joomla visitor
AuditorŪa
PAPELES AL VIENTO La clase obrera no va al paraíso: los narcos sí
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
400
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 209

ABRAHAM GARC√ćA IBARRA
(Exclusivo para Voces del Periodista)
 


‚ÄúDesde d√≥nde amigo vengo‚ÄĚ

HASTA EL MOMENTO DE
procesar esta entrega, no se sabe que alg√ļn padre de la patria del Partido Acci√≥n Nacional (PAN) haya propuesto escribir con letras de oro en los muros de alguno de los palacios legislativos el nombre de Elliot Ness con el que el presidente Barack Obama rebautiz√≥ recientemente a su hom√≥logo Felipe Calder√≥n Hinojosa. No equivocarse, sin embargo: El alias, para tal efecto, deber√≠a acompa√Īarse, en tal caso, de la denominaci√≥n Segundo, ya que el primero en ser distinguido con ese remoquete por las agencias policiales de los Estados Unidos fue el ya difunto (febrero de 2003) comandante de la Polic√≠a Judicial Federal, Guillermo Gonz√°lez Calderoni. El Cabo Ness, le dec√≠an sus subalternos, colegas y amigos de la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica.

‚ÄúCrecimos juntos en Matamoros (Tamaulipas); fuimos compa√Īeros‚ÄĚ, record√≥ alguna vez Gonz√°lez Calderoni al referirse a Juan Garc√≠a √Ābrego, reputado en sus mejores tiempos como jefe del c√°rtel del Golfo. Tanto la agencia antinarc√≥ticos (DEA) de los Estados Unidos, como despu√©s las autoridades mexicanas, acusaron en vida a Gonz√°lez Calderoni de proteger a los Garc√≠a √Ābrego y a Amado El se√Īor de los cielos Carrillo Fuentes, jefe a su vez del c√°rtel de Ju√°rez. En su retiro-fuga, que termin√≥ en la fecha citada con un¬† balazo en McAllen, Texas, Gonz√°lez Calderoni no estaba propiamente en desgracia. Sus perseguidores le acreditaban una fortuna de unos 400 millones de d√≥lares.

Este ejercicio memorioso, es para recordar que, hacia 2001, en entrevista a un medio televisivo etadunidense, Gonz√°lez Calderoni revel√≥ que en 1988, previo al fraude electoral del 6 de julio no se olvida, los servicios de Garc√≠a √Ābrego fueron requeridos por Carlos Salinas de Gortari para asesinar a los estrategas de la campa√Īa presidencial de Cuauht√©moc C√°rdenas, Francisco Xavier Obando y Rom√°n Gil Her√°ldez. A cambio -acus√≥ el infidente-, Salinas de Gortari le garantiz√≥ impunidad en los territorios bajo su dominio.¬† En otras declaraciones, Gonz√°lez Calderoni habr√≠a implicado al salinismo en los cr√≠menes contra Luis Donaldo Colosio y Jos√© Francisco Ruiz Massieu, ocurridos en marzo y septiembre de 1994, respectivamente.

Al tiempo, la respuesta a Gonz√°lez Calderoni se expres√≥ de manera indirecta: El capo sinaloense, Miguel √Āngel F√©lix Gallardo, casualmente capturado por el entonces comandante judicial, escribi√≥ a pu√Īo y letra desde la prisi√≥n, que, durante el sexenio de Salinas de Gortari, Gonz√°lez Calderoni era el encargado de repartir las plazas entre los empresarios de la droga, cuando a√ļn a √©stos no se les codificaba como c√°rteles.

Una cosa lleva a la otra: Con machacona terquedad, aqu√≠ hemos subrayado la alianza estrat√©gica que, con las concertaciones electorales como contraprestaci√≥n, firm√≥ el PAN con Salinas de Gortari en el oto√Īo de 1988 para otorgarle la ‚Äúlegitimidad de gesti√≥n‚ÄĚ. Aunque en 1989 Salinas de Gortari les endos√≥ a los azules la gobernaci√≥n de Baja California, le acot√≥ al PAN, sin embargo, su presencia en el Congreso de la Uni√≥n. En las elecciones federales intermedias de 1991, el PRI se alz√≥ con la holgada mayor√≠a hist√≥rica en la C√°mara de Diputados de la LV Legislatura, la que orden√≥ la quema de los paquetes electorales de 1988 con la anuencia de El jefe Diego Fern√°ndez de Cevallos.

El benefactor del pueblo de Colima

Del 23 de octubre de 1991 es un documento que tenemos a la vista. Se nos hizo llegar en aquel a√Īo como ‚ÄúDeclaraci√≥n ministerial‚ÄĚ ante el Agente del Ministerio P√ļblico federal en Colima, Colima, Sergio Orozco Oseguera. El declarante fue Marcelino Morent√≠n C√°rdenas, quien se present√≥ como propietario de un predio de 42 hect√°reas en el municipio de Coquimatl√°n, del estado citado, colindante, dicho predio, con el Rancho Jayamita. Seg√ļn el testimonio, este rancho hab√≠a sido vendido en 1988 por Arnulfo y Rafael Maga√Īa a un forastero, de cuyo nombre se enter√≥ el deponente en visita que a Coquimatl√°n hizo el entonces gobernador priista El√≠as Zamora Verduzco. El nuevo propietario de Jayamita era ‚Äúel ingeniero Pedro Orozco Garc√≠a‚ÄĚ, quien en esa ocasi√≥n fungi√≥ como anfitri√≥n del mandatario en una comida a la que asistieron entre 100 y 150 personas. ‚ÄúOrozco Garc√≠a‚ÄĚ se puso a las √≥rdenes de sus invitados, entre los que se encontraba el propio Morent√≠n C√°rdenas, quien trab√≥ amistad con el nuevo ranchero y vecino.

Despu√©s de aquel encuentro ‚Äúsocial y pol√≠tico‚ÄĚ presidido por el gobernador Zamora Verduzco, por conducto de su administrador Clemente Vizcarra Sarabia ‚Äúel ingeniero Orozco Garc√≠a‚ÄĚ solicit√≥ a Morent√≠n C√°rdenas apoyo para dotar de agua a sus praderas y ganado, y en reciprocidad aqu√©l le ofreci√≥ maquinaria para faenas agropecuarias. Las comelitonas en un remozado Jayamita se hicieron m√°s frecuentes y no faltaban el gobernador colimense, los presidentes municipales de Coquimatl√°n y Comala, Germ√°n Espinosa Villalobos y Eduardo Morales Valencia, respectivamente; el Procurador de Justicia del estado, Jes√ļs Magall√≥n Arceo; el senador y delegado del PRI en Colima, Bulmaro Pacheco; su colega de esca√Īo Roberto Anzar Mart√≠nez, el flamante diputado federal Rigoberto Salazar Velasco, y, entre los empresarios de la regi√≥n, Karim Assam Alfaro, etc√©tera.

Ya entrados en confianza, ‚ÄúOrozco Garc√≠a‚ÄĚ solicit√≥ al declarante, en arrendamiento por cinco a√Īos, a raz√≥n de 50 millones de pesos anuales (de aquellos a los que Salinas de Gortari no les hab√≠a quitado tres ceros) 46 hect√°reas, a condici√≥n de que esa las instalaciones en esa superficie fueran objeto de mejoras. En esta operaci√≥n ya intervino Juan Roch√≠n Ibarra, quien administraba otras propiedades de su patr√≥n en esa zona, cuyos lugare√Īos buscaban frecuentemente a ‚ÄúOrozco Garc√≠a‚ÄĚ para que apadrinara a sus hijos, funci√≥n que hac√≠a tambi√©n con generaciones de estudiantes de instituciones regionales. Por los medios de comunicaci√≥n, seg√ļn dir√≠a, Morent√≠n C√°rdenas se enter√≥ de que el afamado ‚Äúingeniero‚ÄĚ era en realidad el sinaloense Manuel Salcido Uzeta, popularmente conocido como El cochiloco. Cuando -implicado en diversas averiguaciones sobre delitos contra la salud, homicidios, evasi√≥n carcelaria, etc√©tera-¬† Salcido Uzeta fue asesinado a tiros en Guadalajara, Jalisco, el gobernador El√≠as Zamora Verduzco se refiri√≥ a √©l como ‚Äúun benefactor del pueblo de Colima‚ÄĚ.

Era, aquella, la √©poca del √©xodo de narcos sinaloenses (hacia Jalisco y otros estados de la Rep√ļblica), fugitivos de la ejecuci√≥n de la Operaci√≥n C√≥ndor. Desde entonces se sab√≠a de la apertura y operaci√≥n del corredor terrestre Tecom√°n, Colima-Meseta Pur√©pecha, Michoac√°n para el tr√°fico de drogas, y Manzanillo cobr√≥ celebridad no tanto como puerto campe√≥n en el movimiento internacional de contenedores, sino como socorrida escala en el tr√°nsito de narc√≥ticos y precursores para anfetaminas (remember Zhenli Ye Gon). El hinterland de Manzanillo -oscuro objeto del deseo- es zona de la actual rabiosa pugna lim√≠trofe entre los gobernadores de Jalisco, Emilio Gonz√°lez M√°rquez, del PAN, y de Colima, Silverio Cavazos Ceballos, del PRI. Pero Colima fue entonces motivo de otra indeseable popularidad: La familia pol√≠tica del ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n fue relacionada ministerialmente con las actividades del narcotr√°fico. Tan tan.

Trenes rigurosamente vigilados

A prop√≥sito de Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n, los viejos rieleros no acaban de perdonarle la desnacionalizaci√≥n de los ferrocarriles mexicanos. Uno de los corporativos beneficiados con la privatizaci√≥n ferroviaria por el ex presidente, fue Union Pacific Corporation, obviamente de los Estados Unidos. Tres meses despu√©s de haberle entregado la Presidencia de M√©xico a Vicente Fox Quesada, el ex mandatario acept√≥ ocupar la silla de Dick Cheney en la junta directiva de dicha compa√Ī√≠a, con una retribuci√≥n inicial de 60 mil d√≥lares anuales. Al recrudecerse la paranoia estadunidense por la violencia narca en nuestro pa√≠s, seg√ļn reportes period√≠sticos desde el vecino pa√≠s dependencias de seguridad y justicia del nuevo gobierno de Obama ordenaron una rigurosa vigilancia a los trenes que entre M√©xico y los Estados Unidos opera la Union Pacific, por sospecharse que pueden ser veh√≠culo para el transporte de drogas. ¬°Que tal!

Tu también tienes tu historia, Pancho

Cuando se dio a conocer en el oto√Īo de 2000 el equipo de transici√≥n de Fox Quesada, en su directorio apareci√≥ el nombre del ex gobernador de Chihuahua, Francisco Barrio Terrazas, quien en el gabinetazo pas√≥ a ocupar la ahora denominada Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica, nombramiento por el que se le identific√≥ como zar anticorrupci√≥n. Por esos d√≠as (Excelsior 27-IX-2000) se desempolv√≥ otra declaraci√≥n ministerial, √©sta con Jos√© Tom√°s Colsa Macgregor como protagonista. En su condici√≥n de testigo protegido de la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica, en el llamado maxiproceso (causa 39/99-A) Colsa Macgregor declar√≥ el 25 de marzo de 1997 que un grupo de gobernadores, entre los que se√Īal√≥ a Barrio Terrazas, brindaban protecci√≥n al Se√Īor de los cielos, Amado Carrillo Fuentes.

El documento, retomado por Rafael Medina Cruz, atribuye al testigo protegido la afirmaci√≥n de que le consta que el gobernador de Morelos, Jorge Carrillo Olea, ten√≠a amistad y brindaba protecci√≥n a Carrillo Fuentes. √Čste tendr√≠a tambi√©n relaciones con los mandatarios de Yucat√°n, Quintana Roo, Campeche, Sonora y Chihuahua, de los que recib√≠a protecci√≥n. Dice el texto citado, con su propia sintaxis: ‚ÄúIncluso le coment√≥ Amado al declarante que √©ste √ļltimo gobernador panista, de apellido Barrios (sic), ya hab√≠a abusado en pedirle fuertes cantidades de dinero a Amado Carrillo, a lo cual √©ste ya lo ten√≠a ‚Äėmolesto‚Äô por estarle pidiendo siempre dinero‚ÄĚ. Inexplicablemente, informa por su lado el redactor, ‚Äúla Unidad Especializada en Delincuencia Organizada jam√°s cit√≥, al menos que se conociera p√ļblicamente, al gobernador de Chihuahua‚ÄĚ.

Poco m√°s de un a√Īo antes, a Medina Cruz el diario mencionado le hab√≠a publicado a ocho columnas un tema relacionado, bajo esta ‚Äúcabeza‚ÄĚ: ‚ÄúProtegi√≥ la PGR a Narcos Durante la Gesti√≥n de Lozano Gracia‚ÄĚ, el primer procurador general panista en el mandato de Zedillo Ponce de Le√≥n.

Sin distinción de jerarquías

Cuando, en 1989, Carlos Salinas entregó la gobernación de Baja California al PAN en la persona de Ernesto Ruffo Appel, también llegó el panista Carlos Montejo Favela a la presidencia municipal de Tijuana, que ejerció hasta 1991. Después fue funcionario en el gobierno estatal del también panista Eugenio Elorduy Walther.

Tiempo despu√©s, el periodista estadunidense Ted Koppel condujo el reportaje Man Hunted, de la barra Nigthline, de la cadena internacional ABC. En el programa se pasaron fragmentos de un video presuntamente grabado en 1993 en el rancho El Guaycura, aleda√Īo a Tijuana. El contenido de ese video ser√≠a el de una fiesta campestre. En unos cuadros aparece trago en mano Benjam√≠n Arellano F√©lix. A su lado, sonriente, est√° la imagen del ex alcalde panista de Tijuana, Carlos Montejo Favela. Huelga decir que, entonces, Benjam√≠n era figura clave del c√°rtel de los hermanos Arellano F√©lix.

Como se ve, en todas partes se cuecen habas. Convertidas en bolo fecal, ahora son proyectiles con los que los dirigentes del PRI y del PAN ensucian la atmósfera preelectoral de 2009. Y el nada inocente IFE cree que puede blindar las elecciones venideras contra la ingerencia del narco. ¡Házmela buena!

El PAN de ayer; el PAN de hoy

Cuando el PAN no era gobierno (si bien en los ocho a√Īos recientes tampoco lo ha sido, aunque nominalmente se apoltrone en Los Pinos), en 1984, por conducto de su Instituto de Estudios y Capacitaci√≥n Pol√≠tica, lanz√≥ una especie de manifiesto bajo el t√≠tulo Proyecto de Naci√≥n. En la introducci√≥n acusa: ‚ÄúEl defecto del Estado mexicano actual estriba ante todo y finalmente en la distancia que existe entre pueblo y gobierno. Falta una verdadera conciencia y la realizaci√≥n de un proyecto de Naci√≥n, pero es el r√©gimen el primer interesado en que esto no se d√©. Acci√≥n Nacional es un esfuerzo honrado, tenaz y vigoroso para crear esa conciencia nacional que trascienda etnias, grupos y clases sociales para poder crear (ni modo, tal es la sintaxis) y tener un destino com√ļn, una patria com√ļn. Conciencia que fue despertada en 1910 y que ha querido ser acallada, parad√≥jicamente por un r√©gimen que se dice ser revolucionario‚ÄĚ.

En 1939, el PAN fue fundado precisamente para combatir la obra del r√©gimen del general L√°zaro C√°rdenas del R√≠o, reconocida por historiadores mexicanos y extranjeros como la m√°s revolucionaria del siglo XX, en honrada congruencia con los postulados del movimiento armado de 1910, consagrados en la Constituci√≥n de 1917, que dio a los mexicanos, entre otros, los Derechos Sociales condensados en los art√≠culos 27 (la tierra al campesino y la propiedad de la Naci√≥n) y 123 (al trabajo y del trabajo). Pero en 1984, con toda cachaza, el PAN denuncia: ‚ÄúAnte la desviaci√≥n, utilizaci√≥n y manipulaci√≥n que se hace de los ideales del pueblo en 1910, es que nace nuestro partido para rescatar y limpiar las banderas de la gesta revolucionaria, y es desde entonces que estamos empe√Īados en ello‚ÄĚ (sic.)

Hace, pues, 25 a√Īos que el PAN lanz√≥ como iniciativa el Estado solidario y democr√°tico. ‚ÄúDecimos Estado solidario, porque provee a las necesidades sociales, y democr√°tico, porque su objetivo es hacer de la democracia un sistema de vida‚ÄĚ. Para ello, el PAN aboga por un ‚Äúcambio democr√°tico de las estructuras, tanto econ√≥micas, pol√≠ticas y sociales, ya que el simple relevo de hombres, por ejemplares que √©stos sean, no podr√°n promover dicho modelo solidario, ya que las actuales estructuras no fueron hechas para el hombre sino en su contra‚ÄĚ. Al listar cuatro derechos fundamentales, el PAN pone en primer lugar el Derecho a la Vida: ‚ÄúDerecho al trabajo, a la justa remuneraci√≥n de √©ste y a condiciones laborales satisfactorias, as√≠ como a la seguridad social. Derecho a vivienda digna y familiar‚Ķ‚ÄĚ. De haber hecho algo en esa direcci√≥n, la clase trabajadora de M√©xico no extra√Īar√≠a al PRI y este 1 de mayo, D√≠a Internacional del Trabajo, se volcar√≠a en torno a Felipe Calder√≥n Hinojosa.

Con Vicente Fox Quesada en el poder, su primer secretario del Trabajo fue el ex presidente de la Confederaci√≥n Patronal de la Rep√ļblica Mexicana (Coparmex), Carlos Mar√≠a Abascal Carranza, ex promotor, desde la iniciativa privada, de una Nueva cultura laboral. Ya como responsable de la pol√≠tica laboral del gobierno panista, Abascal Carranza aconsejaba a los desempleados no desesperarse por su situaci√≥n. Ora les recomendaba encomendarse a la Virgen de Guadalupe, ora los remit√≠a al chambatel, al chambanet o a mi chamba. De un plumazo, de facto se hab√≠a derogado la funci√≥n tutelar del Estado sobre los derechos de la clase trabajadora.

¬ŅQui√©n puede llamarse a sorprendido por esa desviaci√≥n pol√≠tica y doctrinaria del PAN? S√≥lo los que tienen ojos y no quieren ver; tienen o√≠dos y no quieren escuchar. Casualmente, en abril de 1997, en los proleg√≥menos de las elecciones federales intermedias, el PAN dio a conocer su Plataforma legislativa 1997-2000. La escudri√Ī√≥ el entonces senador priista, presidente de la comisi√≥n senatorial del Trabajo y Previsi√≥n Social, secretario de Educaci√≥n Obrera de la CTM y secretario general del PRI, Juan Sigfrido Mill√°n Liz√°rraga.

Texto en mano, el legislador sinaloense empez√≥ por observar que ‚Äúel modelo de desarrollo que propone el PAN para M√©xico se sustenta en una econom√≠a de mercado socialmente orientada, con Estado solidario y subsidiario‚ÄĚ. (Nota del autor de estos ‚Äúpapeles‚ÄĚ: por subsidiariedad entienden los tratadistas la subordinaci√≥n, en este caso del Estado, a los intereses privados creados). Mill√°n Liz√°rraga recuerda que en la Plataforma electoral 1984-2000, el mismo PAN hablaba de Econom√≠a Social de Mercado, y no halla explicaci√≥n al cambio de la f√≥rmula del modelo, que no es s√≥lo de orden sem√°ntico, sino de su naturaleza intr√≠nseca. La formulaci√≥n, dice, fue copiada de la Democracia Cristiana alemana, pero no lo revela por no reflejar la pobreza ideol√≥gica y program√°tica de los panistas, ‚Äúo para seguir adapt√°ndose al esquema de las c√ļpulas empresariales del pa√≠s. El PAN pretende que el Estado pierda el papel rector y que sea el mercado el que asuma la rector√≠a del desarrollo nacional. Para lograrlo, el PAN plantea reformar los art√≠culos 25, 26, 27 y 28 de la Constituci√≥n, el llamado cap√≠tulo econ√≥mico, ‚Äėcon el prop√≥sito -dice- de establecer condiciones para el desarrollo econ√≥mico‚Äô‚ÄĚ.

En ese punto, Mill√°n Liz√°rraga advierte que las c√ļpulas empresariales, en Las Propuestas del Sector Privado para el Sexenio 1994-2000, plantearon ‚Äúla institucionalizaci√≥n jur√≠dica de la econom√≠a de mercado con responsabilidad social‚ÄĚ, mediante reformas al citado cap√≠tulo econ√≥mico constitucional.

Por nuestra parte, acotar√≠amos que esa servil identificaci√≥n del PAN con las proposiciones del sector empresarial ten√≠an que desembocar en el financiamiento y manipulaci√≥n de las campa√Īas de los candidatos presidenciales del PAN, para el encumbramiento de Fox y Calder√≥n, a quienes impusieron por la mala.

En cuanto a La cuesti√≥n laboral, Mill√°n Liz√°rraga desmenuza la plataforma en sus apartados: Comit√©s de empresa, flexibilidad de los contratos (en perjuicio del trabajador), los contratos a prueba (arma para facilitar el despido), los contratos a tiempo parcial y temporales, los despedidos injustificadamente (no podr√°n ser reinstalados), la propuesta panista de Ley Federal del Trabajo (LFT, plenamente contraria a los trabajadores). Apunta, por ejemplo, que el PAN establece que ‚Äúla legislaci√≥n laboral es obsoleta (y) que, adem√°s de fomentar la improductividad, favorece las pr√°cticas corporativistas de las verdaderas demandas de los trabajadores y la corrupci√≥n sindical‚ÄĚ. Para ilustrar sobre los m√≥viles vergonzantes del PAN, Mill√°n Liz√°rraga, retoma una de las propuestas del sector privado: ‚Äúse deben suprimir (de la LFT) todas las exageraciones que contiene actualmente, eliminando el paternalismo y la discrecionalidad‚ÄĚ. El PAN en su plataforma: ‚ÄúSe le deben suprimir todas las exageraciones que contiene actualmente, eliminando el paternalismo y la discrecionalidad‚ÄĚ.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†

Fox y Calder√≥n (PAN) han pujado por la reforma al art√≠culo 123 constitucional y a la Ley Federal del Trabajo, y hasta la fecha no quitan el dedo del rengl√≥n. Pero se han olvidado de sus denuncias contra el corporativismo y la corrupci√≥n sindical. Lo prueba el hecho de que ambos han pactado amorosamente con los dirigentes sindicales Elba Esther Gordillo¬† Morales (magisterio), Carlos Romero Deschamps (petroleros), V√≠ctor Flores Morales (ferrocarrileros), Joaqu√≠n Gamboa Pascoe (CTM), etc√©tera, hoy por hoy los espec√≠menes m√°s putrefactos enquistados en el control de las organizaciones de trabajadores. ¬ŅQu√© hay que celebrar en el D√≠a Internacional del Trabajo?


More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 409 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner