Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 280

BUHEDERA
GUILLERMO F
ÁRBER

 

Ternura

En un bautizo una bella y sensual joven se acerca al papá que carga al niño, y con voz melosa le dice: “¿Me permite acariciarlo?” “¡Claro que sí! Nada más permítame antes dejar al bebé con su mamá…”.

Desahuciada

Me dice una querida y sensata amiga septuagenaria: “La semana pasada fui con la cardióloga, que me encontró con la presión muy alta (soy hipertensa). Me  duplicó dos de las varias medicinas que ya tomo y me aumentó con una extra (que por cierto mi cuerpo la rechazó, por lo que tuvimos que suspenderla). ‘Bueno’, le pregunto a la cardióloga, ‘si dejo de tomar todas  estas medicinas, ¿me muero?’. Contestación: Por supuesto`’.

“Aaaahhh, ¿entonces me tienen sostenida con alfileres?” Contestación: ‘Por  supuesto?. ‘Entonces supongo que me está desahuciando’. Así que hoy sin perder el tiempo me voy a la agencia de inhumaciones y pago mi cremación y velatorio. Como no tengo a ningún pariente cerca de mí, prefiero hacerlo con tiempo, así que ya salí de ese pendientito. Ni triste estoy. Me parece que a mi edad se necesita ya un descansito. Muy merecido me  lo tengo, ¿no crees? Soy tan rezandera y llevo una vida tan retirada y apegada a Dios que no me provoca miedo el hecho de saber que pronto dejaré de respirar”. Es valiente mi amiga, en efecto, aunque su actitud no es nada menos que sensata. Estoy convencido de que la vida que nos espera es muuuuuuuuuucho mejor que ésta, de modo que es cavernícolamente idiota lamentarlos por el brinco que tenemos avisado, ¿no?

Bromita

Un grupito de amigos organizó en un salón de fiestas una despedida de solteros para una pareja próxima a casarse. Previamente repartieron juegos de llaves a varias de las chicas invitadas (muchas de las cuales no eran conocidas por los novios). Ya en la fiesta, uno de ellos toma el micrófono y dizque muy serio dice: “La novia sabe que el novio ha tenido muchas aventurillas; así que si alguna mujer aún tiene llaves de su departamento, se le agradecería las devolviera en este momento.” Esa era la señal para que todas las chicas se adelantaran y entregaran sus llaveros (incluyendo un par de mujeres embarazadas y la abuelita de uno de los organizadores.)

Inflación

De mis tiempos universitarios (aprox 1967) recuerdo que alguna vez cargamos gasolina y el dueño del carro le pidió al despachador que le pusiera diez pesos. Esa cantidad pagaba como diez litros o poco más. Por esas mismas épocas un departamento en condominio nuevo cerca de CU costaba unos $350 mil morlacos.  Mmmm, vamos a ver. Ahora el litro de gasolina cuesta diez pesos nuevos, que equivalen a diez mil de antes. O sea que llenar hoy un tanque de 50 litros cuesta $500, o sea medio millón de pesos antiguos. Es decir, llenarle hoy el tanque a un auto modesto cuesta bastante más que un departamento entonces. ¿Y todavía insiste el INEGI en su batea de babas de índices inflacionarios microchirris? ¡A otro perro con ese hueso, señores!

Seductor

Un gruñego está en un bar y ve que en el extremo de la barra está una joven y bella mujer. Llama discretamente al cantinero y le dice: “Llévale a esa chica otra de las bebidas que está tomando.” El cantinero le responde que no le ve caso a ese gesto, y le explica por qué. “¡No importa!”, responde el necio, “llévasela de parte mía.” Encogiendo los hombros el cantinero le lleva la bebida, y cuando la chica la está bebiendo, el gruñego se le acerca con cara de seductor barato y le pregunta: “¿Y de qué parte de Lesbia eres?”

Meditación

Todos los días te esperamos a las 12 del mediodía para que te retires en silencio un minuto y medites o reces con nosotros; cada día somos más y entre todos estamos creando un mundo más armónico, pacífico y generoso. “Al rezar, el hombre habla y el cielo escucha; al meditar, el hombre escucha y el cielo habla.”

La apuesta de El Sinaloense

Me dice el paisano Maximiliano Castroarenas: “Respecto a tus columnas pasadas sobre la melodía ‘El Sinaloense’ y su posible autoría, me sorprendí de que tú no haces mención del que (más) posiblemente fue su verdadero creador: Enrique Sánchez Alonso, ‘El Negrumo’. Siendo yo un niño, escuché de boca de mi madre que en una entrevista que el célebre autor le concedió (mi madre fue reportera de un periódico ya extinto en la capital sinaloense), le confesó que dicha obra ‘la perdió’ en una apuesta entre borrachos donde, entre otros, departía el mencionado Severiano Briseño.

Sinaloense

Lo que sí yo no recuerdo es si fue en el puerto de Mazatlán o en el de Altata donde el ‘cambio de dueño’ (o autor) sucedió. Mi madre termina de contarme que ese recuerdo -¡y cómo no!- atormentó al ‘Negrumo’ hasta el fin de sus días.” (Será el sereno, pero la canción está registrada a nombre de Briseño, digo yo, ¿no?)

Un símbolo citadino

“Todo el mundo conoce la historia de la ciudad de Pompeya, ciudad romana que fue destruida por la erupción del volcán Vesubio en el año 79. Pero no todos saben que su símbolo urbano (semioficial, al parecer) era un pene. ¡Merecido tributo al sufrido órgano masculino, que en nuestra cultura decadente está confinado a los grafitis en mingitorios de tercera, rescatados por el gran Armando Jiménez en su Picardía Mexicana! Uno de tantos ejemplos de esa cultura de superior refinamiento es la casa de los Vetii, una lujosa vivienda que pertenecía a dos hermanos libertos Aulo Vettio Conviva y Aulo Vettio Restituto, dos comerciantes adinerados que decoraron su casa lujosamente para demostrar su status social. En la puerta está el famoso fresco de Príapo, dios de la fertilidad, que pone su falo sobre el platillo de una balanza y en el otro platillo hay una alforja de dinero. Es un símbolo contra el mal de ojo y el auspicio de riqueza (¿qué tendría que decir Carl Jung al respecto?).

Pompeya

A juzgar por los símbolos que han quedado como testigos de la historia, dicen que es la tierra perfecta de la sexualidad y el lugar en el que muchos soñarían vivir. Muy por encima de la picaresca intrascendente, ese pueblo celebraba la naturaleza y el poder de la fecundación a partir de un conjunto de símbolos fálicos que reposaban en las casas y comercios. La frase ‘Aquí yace la felicidad’ acompaña a los símbolos; la idea es alejar la envidia y la mala energía. Cuenta la historia que el pueblo romano era muy supersticioso y para contrarrestar las miradas recelosas en muchas casas ricas se esculpían estos bajo relieve –penes erectos, falos hiper desarrollados, entre otros- para justificar la riqueza como una bendición de los dioses. Hoy muchos de estos símbolos se exponen en el Mueso Arquelógico de Nápoles.” ¿Has visto la serie de televisión “Roma”? Pues entonces verás penes esquematizados en muchas paredes de la ciudad.

Protección

“Que Dios me proteja de mis amigos; de mis enemigos me encargo yo.” Otto von Bismarck.

Ita

Después del enésimo intento por acostar a sus nietos, la abuela se pone su vieja bata gruesa para salir de la ducha, sus pantuflas acolchadas y entra al baño para lavarse el pelo mientras los nietos arman oooootro bochinche colosal en su recámara. A la mitad de su operación higiénica, y con el pelo chorreando, a la buena mujer se le acaba la paciencia. Hecha una súbita furia, se enrolla una toalla en la cabeza y entra como una tromba en la habitación, les pega tres gritos a los niños, les apaga la luz, les ordena acostarse en silencio y sale dando un portazo. Tan pronto deja la habitación, oye al más chico de todos murmurar con voz temblorosa: “¿Quién era ésa?”

Hueconomía

Viernes a la 1:40 del mediodía pasa por canal 40 mi equilibrada y justa capsulita. Justa y equilibrada porque en ella yo me burlo de mis amigos economistas y a su vez ellos se burlan de lo que ahí digo (es que no la entienden, pobres)



More articles by this author

BuhederaBuhedera
Norma militar. Todo eyaculador precoz debe ser ascendido de inmediato...
BuhederaBuhedera
Sarcasmos  Mamá, préstame tu corazón para enfriar unas Pacíficos. / “¡Qué...