joomla visitor
AuditorŪa
Charlie Hebdo como pretexto
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 329

meysan6

 

redaccion-de-charlie-hebdo-tras-el-ataque

 

Sin vacilaci√≥n, millones de franceses acaban de salir a las calles en defensa de la libertad de expresi√≥n y de culto mientras que los pol√≠ticos y la prensa, violadores de esas libertades, explotan esa reacci√≥n popular para redorar su propia imagen p√ļblica. Thierry Meyssan estima que el gobierno de Francia ha orquestado una manipulaci√≥n de gran envergadura para exhibirse a la cabeza de una gran manifestaci√≥n popular precisamente en momentos en que busca c√≥mo justificar una nueva operaci√≥n militar en Libia.

 

EpigramaEn tres d√≠as, un grupo de 4 √≥ 5 personas que dijeron actuar en nombre de al-Qaeda en Yemen y del Emirato Isl√°mico (Daesh) masacr√≥ en Francia a los miembros de la redacci√≥n del semanario sat√≠rico Charlie Hebdo y asesin√≥ despu√©s a una agente de la polic√≠a municipal as√≠ como varios rehenes, en tres acciones diferentes.

Francia, que no hab√≠a conocido hechos de tanta violencia desde la √©poca de los atentados de la OAS [1], hace m√°s de 50 a√Īos, reaccion√≥ proclamando ‚Äú¬°Todos somos Charlie!‚ÄĚ, abatiendo a tres de los terroristas y organizando una gran manifestaci√≥n de varios millones de personas.

El presidente la Rep√ļblica, Francois Hollande, recibi√≥ a los jefes de los partidos pol√≠ticos representados en la Asamblea Nacional, lanz√≥ un llamado a la unidad nacional y particip√≥ personalmente en la manifestaci√≥n acompa√Īado de unos 50 jefes de Estado y de gobierno extranjeros.

En un art√≠culo anterior [2], observ√© que el modus operandi de los terroristas no ten√≠a nada que ver con el comportamiento habitual de los yihadistas sino m√°s bien con el de un comando militar. A partir de lo cual se√Īal√© que poco importa qui√©nes fueron los ejecutores y que lo √ļnico verdaderamente importante es saber qui√©n est√° detr√°s de ellos. Ahora quisiera, en este segundo art√≠culo, referirme a las reacciones que esos hechos est√°n suscitando.

Suspensión del derecho a organizar manifestaciones

Inmediatamente despu√©s del anuncio de la masacre perpetrada en las oficinas de Charlie Hebdo, hacia el mediod√≠a del 7 de enero de 2015, el primer ministro franc√©s Manuel Valls decidi√≥ implantar el Plan Vigipirate-atentados en toda la regi√≥n parisina. Este plan incluye un centenar de medidas de aplicaci√≥n autom√°tica y unas 200 medidas opcionales. Entre las medidas, el ministerio del Interior anunciaba la suspensi√≥n de todas las manifestaciones ya autorizadas. Las autoridades tem√≠an que los terroristas disparasen contra la multitud.

 

2015011119161046985

 

Pero un partido de extrema izquierda llamaba a manifestar de inmediato en se√Īal de respaldo a Charlie Hebdo. Luego de varias horas de vacilaci√≥n, el prefecto de polic√≠a autorizaba una manifestaci√≥n en la que habr√≠an de participar unas 100 000 personas. M√°s extra√Īo a√ļn, el primer ministro declaraba una jornada de duelo nacional para el d√≠a siguiente, 8 de enero. Las autoridades locales organizaron numerosos m√≠tines para observar un minuto de silencio. Y, todav√≠a m√°s sorprendente, el Partido Socialista llamaba a la realizaci√≥n ‚Äďel domingo 11‚Äď de una gran manifestaci√≥n nacional que reunir√≠a m√°s de dos millones de personas en Par√≠s.

O sea, el gobierno prohibi√≥ las manifestaciones por considerar que pod√≠an ser peligrosas para los participantes. Pero los miembros de ese mismo gobierno organizaron una manifestaci√≥n gigantesca e invitaron adem√°s a jefes de Estado y de gobierno extranjeros sin plantearse ning√ļn tipo de inquietud por cuestiones de seguridad.

Esta manipulaci√≥n demuestra que, al contrario de lo que declar√≥ p√ļblicamente, el gobierno conoc√≠a con precisi√≥n la verdadera importancia de la amenaza y sab√≠a que no hab√≠a peligro para las manifestaciones.

De todo esto, optaremos por retener la extraordinaria muestra de entusiasmo popular por la libertad.

Marcha-Francia-3Unión nacional

En esta situaci√≥n de crisis, la derecha y la izquierda se pusieron de acuerdo para participar juntas en una manifestaci√≥n nacional. Pero ¬Ņpara manifestarse a favor de qu√© y contra qui√©n?

Nos enteramos as√≠ de que tanto los dirigentes de derecha como los de la izquierda compart√≠an los valores antirreligiosos, antinacionales y antimilitaristas del muy izquierdista semanario Charlie Hebdo. Ya se sab√≠a que el fundador de la publicaci√≥n, Phillippe Val, era amigo de Sarkozy. Ahora nos enteramos s√ļbitamente de que Charb, el nuevo director del semanario, estaba involucrado sentimentalmente con una ex ministra de derecha, Jeannette Bougrab.

Esta √ļltima fue invitada al noticiero del canal franc√©s de televisi√≥n TF1. Muy emocionada, habl√≥ de su relaci√≥n sentimental con el caricaturista. Luego present√≥ las convicciones antirreligiosas de Charb como un compromiso laico contra el islamismo para compararlo despu√©s con Jean Moulin y pedir que el caricaturista sea inhumado en el Pante√≥n ‚Äďcomo el gran h√©roe de la Resistencia francesa contra la ocupaci√≥n nazi que fue Jean Moulin. Jeannette Bougrab termin√≥ revelando que ella y Charb hab√≠an pensado en irse de Francia y rehacer sus vidas en otra parte. En pocas palabras, la ex ministra de derecha acaba de mostrar su desprecio por sus propios conciudadanos, de asimilar el laicismo a la lucha contra la religi√≥n y de poner un humorista antinacional al mismo nivel que el fundador del Consejo Nacional de la Resistencia. Por mucho que proteste la familia de Charb, Jeannette Bougrab ha sembrado la duda.

Y para que se entienda bien en qu√© consiste la ‚Äúuni√≥n nacional‚ÄĚ de la que nos hablan la derecha y la izquierda, varios l√≠deres socialistas declaran que el Frente Nacional ser√° excluido de la manifestaci√≥n ‚Äúrepublicana‚ÄĚ. ¬ŅAcaso se ha entendido bien la enormidad de ese anuncio? Los l√≠deres pol√≠ticos del pa√≠s invocan la Rep√ļblica para excluir a sus propios rivales. Finalmente, el FN se uni√≥ a las manifestaciones realizadas en diferentes ciudades del interior de Francia.

Unión internacional

El presidente de Francia quiso dar solemnidad a la manifestación de París invitando a ella a todo tipo de jefes de Estado y de gobierno.

Entre los que vinieron a la manifestaci√≥n de Par√≠s pudimos ver a David Cameron y Benyamin Netanyahu, cuyos pa√≠ses gozan de una censura militar omnipotente; al secretario de Justicia estadounidense Eric Holder, cuyo pa√≠s es tan amante de la libertad de prensa que ha bombardeado y destruido numerosas estaciones de televisi√≥n, desde la de Belgrado ‚Äďen la ex Yugoslavia‚Äď hasta las de Libia‚Äď; al primer ministro de Turqu√≠a, Ahmet Davutoglu, cuyo pa√≠s proh√≠be la construcci√≥n de iglesias cristianas (aunque ahora parece dispuesto a autorizar una). Y tampoco podemos olvidar que hace poco Netanyahu felicitaba personalmente a los heridos de al-Qaeda que reciben cuidados en hospitales israel√≠es y que los pa√≠ses de Eric Holder, Ahmet Davutoglu y la Jordania rey Abdallah reorganizaron el Estado Isl√°mico en enero de 2014.

¬ŅQu√© hac√≠an entonces estos personajes en Par√≠s? En todo caso no estaban defendiendo la libertad de expresi√≥n ni la libertad de culto, que sus pa√≠ses combaten activamente.

La libertad de expresión

No fueron los pol√≠ticos los √ļnicos que trataron de mejorar su imagen exhibi√©ndose en la manifestaci√≥n de Par√≠s. Tambi√©n lo hizo la prensa, que ve en Charlie Hebdo un ejemplo de la libertad que ella misma pisotea constantemente con su permanente autocensura y mostr√°ndose cada vez m√°s solidaria con los cr√≠menes que el gobierno comete en el extranjero.

 

FRANCE CHARLIE HEBDO ATTACK

 

Es verdad que son numerosos los medios de prensa existentes en Francia. Pero tambi√©n es cierto que se trata de una prensa extremadamente conformista y, por consiguiente, nada pluralista. Esto se refleja incluso en la unanimidad de esa prensa al presentar el semanario sat√≠rico ya que, al contrario de lo que afirma esa prensa, Charlie Hebdo se opon√≠a a la libertad de expresi√≥n cuando abogaba por la ilegalizaci√≥n del Frente Nacional o militaba a favor de la censura de internet. En todo caso, no podemos m√°s que regocijarnos al ver la prensa retomar ¬°por fin! la defensa de quienes son v√≠ctimas de ataques por lo que han dicho o escrito.

Sobre la pista yihadista

Prosiguiendo su investigaci√≥n tras la pista equivocada, la prensa francesa traza el perfil de los terroristas y se olvida de tratar de encontrar a los que les dieron las √≥rdenes. Y nos dice, con la mayor seriedad, que esta ola de atentados se debe a una colaboraci√≥n entre al-Qaeda en Yemen y el Emirato Isl√°mico, olvidando que esas dos organizaciones est√°n en guerra entre s√≠ desde hace m√°s de un a√Īo, una guerra feroz que ya cuenta m√°s de 3 000 v√≠ctimas en ambos bandos.

Son por lo tanto sorprendentes tales referencias, y es probable que dentro de poco aparezca algo ‚Äďalg√ļn hecho o noticia‚Äď que vincule los hechos de Par√≠s con Libia. En efecto, si Francois Hollande sigue los pasos de George W. Bush, bien pudiera decidir una intervenci√≥n en Yemen, a pesar de que algo as√≠ no ser√≠a de inter√©s para Francia. En todo caso, el general Puga, jefe del estado mayor particular de Hollande, est√° preparando actualmente una nueva intervenci√≥n militar en Libia.

Esta √ļltima ser√≠a un blanco mucho m√°s l√≥gico ya que Francia podr√≠a esperar obtener ahora los dividendos que nunca llegaron en el momento de su primera intervenci√≥n en Libia. Francia culminar√≠a as√≠ el proyecto estadounidense de redise√Īo del ‚ÄúMedio Oriente ampliado‚ÄĚ, correspondiente a lo publicado en el New York Times por la periodista Robin Wright en septiembre de 2013 [3], proyecto que el Emirato Isl√°mico ya est√° concretando en Irak y en Siria.

 

[1] La Organizaci√≥n del Ej√©rcito Secreto, OAS seg√ļn sus siglas en franc√©s, fue creada en 1961 en el marco de la guerra sucia de Francia contra el movimiento de liberaci√≥n de Argelia.

[2] ¬ę¬ŅQui√©n est√° detr√°s del atentado contra Charlie Hebdo? ¬Ľ, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 8 de enero de 2015.

[3] ‚ÄúImagining a Remapped Middle East‚ÄĚ, Robin Wright, The New York Times Sunday Review, 28 de septiembre de 2013.



More articles by this author

BIDEN Y EL PODER POR LA FUERZABIDEN Y EL PODER POR LA FUERZA
  La irrupci√≥n de partidarios del presidente Donald Trump en el...
EL DERRUMBE  DE ESTADOS UNIDOSEL DERRUMBE DE ESTADOS UNIDOS
  EL DERRUMBE DE ESTADOS UNIDOS Thierry Meyssan Todo tiene un fin, incluso los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 317 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner