joomla visitor
AuditorŪa
Partidos c√°rteles
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 346

JOSE 3 

 

JOSE 2

 

La geometr√≠a que por muchos a√Īos identific√≥ la corriente ideol√≥gica de los partidos pol√≠ticos se perdi√≥. Ahora no es la geometr√≠a ideol√≥gica entre izquierda, derecha y centro lo que determinan las acciones de un partido sino su cercan√≠a con el poder.

 

Se dice que el término dictadura surge del concepto que la oposición tenga de su gobierno; así también la categoría del partido político, se medirá por sus coincidencias con el poder y no, como anteriormente lo determinaban los clásicos de la teoría política, por su cercanía con la sociedad civil.

No es imposible que un partido político tenga relación armoniosa con la sociedad civil y, al mismo tiempo con el poder, pero en la práctica no existe. Así, sin importar programas de acción, estatutos, discursos, posiciones, antecedentes, los partidos políticos tienden a alejarse de la sociedad civil y acercarse al poder.

No debería haber entes separados

Koole apunta que una mayor identificación entre partidos y estados no implica, de facto, una distancia más grande entre el electorado y los partidos.

JOSE 1El poder y la sociedad civil no deberían ser entes separados, mucho menos lejanos, sin embargo lo son, incluso a veces, antagónicos y en otros casos, contrincantes y enemigos. Gobernados y gobernantes han dejado de ser complementos para separarse y alejarse. Ante esta realidad insoslayable, surgen dos conceptos de competencia electoral.

Las estructuras cuasi perfectas de los grupos criminales, sobre todo el narcotr√°fico terminaron por contagiar y ense√Īar a los grupos pol√≠ticos nuevas formas de sobrevivencia. De esta manera, el partido c√°rtel es aquel que, de manera ef√≠mera o permanente, se asocia con el poder ya sea para aprobar juntos un objetivo com√ļn o reformar parte de la estructura de gobierno, como sucedi√≥ en M√©xico en 2012, con el Pacto por M√©xico, convenio canalizado para aprobar las reformas estructurales que el gobierno federal pondr√≠a en el debate legislativo.

El contrapeso a este tipo de cercanías prácticas en el ejercicio político son los candidatos independientes, que aprovechan el descontento creado por la cercanía de los partidos políticos con el poder y crean su propio espacio político, desprovisto completamente de una ideología que tan estorbosa le resultó finalmente a los partidos políticos convencionales.

El candidato independiente, s√≥lo es candidato en su momento. Nunca ha sido pol√≠tico, desconoce las atribuciones de cada cargo p√ļblico, incluso las del puesto por el que compite. Nace del momento cr√≠tico de los contrincantes, no de un liderazgo regional o social. Debe aprovechar la oportunidad que le brinda el momento en el que sale a competir, pero desconoce otros tiempos y espacios pol√≠ticos.

Alianzas indestructibles

Mientras que los partidos políticos aprendieron en la práctica que la cercanía con el poder arroja poder, que la armonía con éste crea alianzas que pueden ser indestructibles a la hora de mantener un liderazgo definitivo, entonces coaliciones electorales y alianzas partidistas se vuelven codependientes de tal suerte que no se nota, desde afuera, sus diferencias ni sus debilidades sólo reflejan fortalezas como lo vemos ahora con el PRI y el Partido Verde y, más recientemente con el Partido del Trabajo.

JOSE 5Ahora hay una redistribución de funciones e ideas políticas y una diversificación de medios a través de los cuales los partidos logran establecer sus diferencias ante su clientela electoral; sin embargo, la fusión y la confusión no dejan de significar una duda al electorado que prefiere abstenerse antes de equivocar el rumbo que puede tomar su voto en el gobierno.

Los partidos políticos borran entonces las ideas que les dieron vida como siglas autónomas y opositoras, diluyen sus códigos genéticos ideológicos por dentro y armonizan con otros partidos o con el poder, por fuera

Por su parte, las condiciones de los independientes suelen quedarse en el intento por llegar al poder y cuando lo logran, no rebasan la limitante de una anécdota o terminan por ser absorbidos por un sistema de partidos que se convierte en un bloque donde se asienta la clase política en funciones. Así, la clase que debía ser política por antonomasia, o sea la sociedad, se vuelve espectadora de una práctica que de suyo le corresponde.

La población creyó que el hecho de no pertenecer a un partido político haría de los candidatos o funcionarios de elección popular a un ente más cercano a los ciudadanos, pero se equivocó. La vocación electoral no es la misma que la de la vida política, una es parte de la otra, pero ninguna por sí misma es suficiente para hacer un papel por lo menos regular una vez instalados en el poder.

Libertad y desamparo

Así, cuando el candidato independiente toma posesión de su cargo empieza su declive en popularidad; a los ciudadanos mexicanos se les ha impuesto la costumbre de dejar libres o en el desamparo, cualquiera que sea el punto de vista, a los candidatos ganadores una vez que entran en funciones.

El partido de mesas se convirtió en un partido de élite; los votos son sólo el requisito burocrático indispensable en la sobrevivencia de los partidos, que de todas formas pueden aliarse con o sin registro, a cualquier otro partido que les abra el espacio dentro de su estructura o bien de manera efímera en tiempos de comicios.

 

JOSE 4

 

El modelo de esta forma de agruparse para obtener la sobrevivencia está inspirado en la estructura del narcotráfico, sobre todo en México, aunque la teoría de estos partidos surge en Brasil con otra connotación; sin embargo, su similitud con los esquemas de mando del narcotráfico deja atrás todas las teorías políticas que sobre la democracia se escribieron desde Alexis de Toqueville hasta los contemporáneos.

Por eso se llaman partidos c√°rteles o partidos de cuadros, aunque tambi√©n puede definirse como ‚Äúaquel en el que los principales partidos, de gobierno y oposici√≥n, cooperan con alguna frecuencia (de manera velada o expl√≠cita) para asegurar su posici√≥n dominante y su acceso privilegiado a recursos estatales decisivos para la supervivencia de todos y que minimizan los costos de derrotas electorales‚ÄĚ. En M√©xico la influencia del aparente enemigo es indiscutible, incluso dentro de las propias estructuras del poder.

 



More articles by this author

Narco y guerrilla:  Ramas del mismo troncoNarco y guerrilla: Ramas del mismo tronco
    EL TR√ĀFICO DE DROGRAS y la posibilidad del surgimiento de guerrillas,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 341 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner