joomla visitor
AuditorŪa
El Chapo sabe quién mató al cardenal Posadas y porqué
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 346

Chapo 1

 

El lunes 24 de mayo de 1993, el cardenal Juan Jes√ļs Posadas Ocampo fue acribillado en una balacera ocurrida en el aeropuerto internacional de Guadalajara. Le asestaron 14 balazos a escaso medio metro de distancia cuando intentaba bajar de su auto. A su chofer, le metieron 10 balazos por el otro lado del coche.

 

Despu√©s de 23 a√Īos, a√ļn no hay ning√ļn sentenciado por ese homicidio, y los autores intelectuales siguen empe√Īados en que no se d√© a conocer lo que realmente sucedi√≥, la investigaci√≥n sigue abierta y los expedientes est√°n bajo reserva de la PGR.

Es de desear que, en caso de ser extraditado, Joaquín Guzmán Loera pueda narrar lo que sucedió, pues en México fue amenazado de muerte y después favorecido por su silencio.

CHAPO 2En un principio, el entonces procurador Jorge Carpizo McGregor informó que el cardenal murió en medio de un "fuego cruzado". La declaración se derrumbó con la misma velocidad que fue dicha, porque el dictamen forense y las pruebas balísticas arrojaron que el auto del prelado recibió 57 disparos a corta distancia, y todos directamente contra sus dos tripulantes.

Acorralada por las evidencias, la PGR tuvo que cambiar de versión. La causa del asesinato, dijeron en 1995, fue una "confusión", pues los Arellano Félix confundieron su coche con el de El Chapo Guzmán, a quien iban a matar.

Pero esta tesis era todav√≠a m√°s dif√≠cil de sostener que la primera, pues ninguno de los pistoleros de los Arellano se√Īalan en sus declaraciones saber que El Chapo ten√≠a un Grand Marquis blanco como en el que iba el cardenal, adem√°s de que esos pistoleros nunca estuvieron en el lugar de los hechos, y la banda de los Arellano estaba abordando ya el vuelo 110 a Tijuana en el momento en que asesinaban al cardenal.

Al ver que la segunda tesis tampoco se sosten√≠a, la PGR sac√≥ una nueva hip√≥tesis: que no fue una confusi√≥n de coche, sino "de CHAPO 3persona". Ni la PGR ni la procuradur√≠a estatal de Jalisco se detuvieron a pensar que era imposible que pistoleros profesionales, entrenados a no fallar en su objetivo, hubieran confundido a un hombre alto, pesado, de m√°s de sesenta a√Īos de edad, vestido con su traje negro y una gran cruz colgada al pecho, como el cardenal Posadas, con otro hombre delgado, joven y bajo de estatura, cu√°l era El Chapo Guzm√°n.

Después del ridículo de esta tercera tesis, la PGR tuvo que salir con una cuarta versión, en 1999, postulando la hipótesis del "asesinato circunstancial", que no es más que una variante de la segunda.

Pero aqu√≠ se present√≥ un problema jur√≠dico, pues las declaraciones de los dos principales testigos son contradictorias. √Ālvaro Osorio, alias El Nahual, dice que fue al aeropuerto para encontrar a El Chapo y darle muerte, mientras que Edgar Mariscal, El Negro, dice que iban a brindar protecci√≥n a los Arellano F√©lix en su salida a Tijuana.

En realidad, todo apunta a que no hubo ning√ļn enfrentamiento entre bandas criminales, sino que el grupo de los Arellano y los de El Chapo fueron citados por sus protectores desde el gobierno para que un tercer grupo pudiera dar muerte libremente al cardenal y poder despu√©s desviar la investigaci√≥n hacia otro lado. Los que convocaron a las dos bandas: Rodolfo Le√≥n Arag√≥n y Enrique Harari Gardu√Īo, de la Polic√≠a Federal Preventiva.

 

CHAPO 4



El encargado de desviar la investigaci√≥n: Jorge Carpizo McGregor. El m√≥vil: recuperar documentos que el cardenal entregar√≠a al nuncio Girolamo Prigione, los cuales evidenciaban la complicidad entre los c√°rteles de la droga y prominentes pol√≠ticos del gobierno. Esta informaci√≥n aparece en el libro "Los Se√Īores del Narco", el libro "El extraditado", el libro "Los Chacales", el libro "Sangre de Mayo", escritos con base en los expedientes, y la investigaci√≥n de Proceso en que el obispo de Nezahualc√≥yotl, Jos√© Mar√≠a Hern√°ndez Gonz√°lez, confirm√≥ que Posadas Ocampo fue invitado a una comida en Los Pinos 10 d√≠as antes del homicidio donde se trataron cuestiones muy delicadas y el cardenal Posadas y el presidente Salinas tuvieron un fuerte enfrentamiento.

Hablan los asesinos

Tanto Marco Enrique Torres Garc√≠a, como Alberto Bayardo Robles, pistoleros operadores del homicidio, declaran que la causa del CHAPO 6homicidio fue que una mujer le entreg√≥ al cardenal Posadas documentos que evidenciaban la relaci√≥n de la familia Salinas y de pol√≠ticos prominentes con los c√°rteles de la droga, informaci√≥n que tambi√©n compromet√≠a a gobernadores, procuradores y funcionarios p√ļblicos beneficiarios del narcotr√°fico (se abri√≥ investigaci√≥n en la l√≠nea de Cecilia Occelli y de dos esposas de El Chapo). El operativo del homicidio habr√≠a sido ordenado y dirigido por el general Jorge Carrillo Olea, entonces director de la lucha antidroga.

El comandante Jos√© Manuel Zamudio, polic√≠a de la Federal de Caminos, testigo casual del asesinato, se√Īala en su declaraci√≥n que despu√©s de que acribillaron al cardenal, uno de los agresores abri√≥ la cajuela del Gran Marquis, sac√≥ un sobre amarillo que apret√≥ bajo el brazo, y luego se ech√≥ a correr.

Seg√ļn estas fuentes, los motivos del asesinato pudieron originarse en un reclamo airado de Posadas, entonces vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, al mandatario mexicano, porque su hermano Ra√ļl estaba involucrado en el narcotr√°fico. En la comida estuvieron presentes, entre otros, Manuel Camacho Sol√≠s, el candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio (quien era amigo de Posadas y lo llev√≥ all√≠ en su propio coche, as√≠ como el jefe de la Oficina de la Presidencia, Jos√© C√≥rdova Montoya. En el expediente se se√Īala que, despu√©s de comer con el presidente, hicieron pasar al cardenal Posadas a la oficina de C√≥rdova Montoya, que √©ste le ofreci√≥ dinero a cambio de que entregara los documentos y que, finalmente, al ver que el c√°rdenal se negaba, insult√≥ al cardenal y lo agredi√≥ f√≠sicamente, sac√°ndolo a empujones de su oficina.

Uno de los testimonios m√°s controvertidos es el de Catalina Rivadeneira Urdis. Cabe se√Īalar que ella no se present√≥ voluntariamente a declarar, sino que fue levantada y llevada a la Ciudad de M√©xico para rendir declaraci√≥n el 21 de septiembre de 1998. Ella refiere que el d√≠a anterior al homicidio del cardenal fue invitada por una amiga, Edith Ramirez, empleada dom√©stica de la casa en la que se plane√≥ el homicidio. En su testimonio refiere que el grupo estaba dividido, en cuanto que algunos quer√≠an simplemente recuperar los CHAPO 7documentos que le hab√≠an entregado a Posadas pero sin matarlo, y otros, adversarios de la Iglesia, quer√≠an que se aprovechara la ocasi√≥n para tambi√©n asesinar al cardenal. Escuch√≥ que la orden de matarlo ven√≠a de la Ciudad de M√©xico. Edith no solo le relat√≥ eso a Catalina, sino que le ense√Ī√≥ un video de la reuni√≥n que hab√≠a sido grabado ocultamente sin el conocimiento de los asistentes. Se trata de un video en formato VHS en que Catalina reconoci√≥ perfectamente el lugar y a los sujetos que hab√≠an participado en aquella reuni√≥n del domingo 23 de mayo de 1993. Catalina fue violada y amenazada de muerte en caso de que apareciera el video.

El general Jorge Carrillo Olea, se√Īalado en los expedientes del Caso Posadas como el m√°s probable organizador del operativo para asesinar al cardenal Juan Jes√ļs Posadas Ocampo, fue el autor de la captura de El Chapo Guzm√°n el 9 de junio de ese a√Īo y de instruir al general Guillermo √Ālvarez Nahara, jefe de la Polic√≠a Judicial Militar, para interrogar a Guzm√°n Loera durante el vuelo y averiguar qu√© tanto sab√≠a del homicidio. A El Chapo lo hab√≠an entregado en la frontera con Guatemala, y lo trasladaron a Tuxtla, donde lo hicieron abordar un Boeing 727 con destino a Toluca, para ingresarlo a Almoloya.

 

CHAPO 5



¬ŅQu√© sucedi√≥ el 24 de mayo en el aeropuerto de Guadalajara?, pregunt√≥ Nahara a El Chapo. Sin m√°s, Guzm√°n Loera contest√≥ que aquel d√≠a iba de viaje de descanso a Puerto Vallarta, que no iba armado al igual que ninguno de sus hombres, pues las maletas con las armas ya hab√≠an sido documentadas, y que al ir entrando por la puerta principal escuch√≥ r√°fagas de disparos, por lo que se ech√≥ pecho a tierra y se fue arrastrando y luego pudo correr hasta el interior de las pistas del aeropuerto.

CHAPO 8Con esta declaraci√≥n, El Chapo echaba abajo la versi√≥n que Jorge Carpizo y Carrillo Olea hab√≠an hecho creer a la opini√≥n p√ļblica, en el sentido de que el cardenal muri√≥ en medio de un fuego cruzado entre los hombres de los Arellano y los de Guzm√°n Loera.

Al entrar a Almoloya, El Chapo recibió la amenaza: todo lo que había dicho durante el vuelo no había sido una declaración ministerial, apenas le iban a tomar su primer declaración oficial y, si él repetía las cosas como las había narrado durante el vuelo, lo matarían dentro del penal. En su primer declaración "válida", Guzmán dijo no saber nada de nada.

A partir de ese d√≠a, comenz√≥ el silencio por el que Guzm√°n protegi√≥ al gobierno federal y militar, con el que sigui√≥ colaborando en el narcotr√°fico desde dentro del penal, hasta el d√≠a en que lo tuvieron que sacar de Puente Grande, al no haber ganado Francisco Labastida la elecci√≥n presidencial. Seg√ļn la declaraci√≥n ministerial del comandante Antonio Aguilar Garz√≥n (16/2001-III), El Chapo Guzm√°n no se escap√≥ en un carrito de lavander√≠a, sino que lo sacaron por la puerta delantera, siendo c√≥mplices de ese operativo el subsecretario de Seguridad P√ļblica, Jorge Tello Pe√≥n; el director general de Prevenci√≥n y Readaptaci√≥n Social, Miguel √Āngel Yunes, el subdirector de la misma dependencia, Enrique P√©rez Rodr√≠guez, y el director del penal de Puente Grande, Leonardo Beltr√°n Santana.

CHAPO 9A inicios de marzo de 2012, Benjam√≠n Arellano, preso en Almoloya de Ju√°rez, llam√≥ a sus abogados y dijo que estaba dispuesto a declarar todo lo que sab√≠a (y sabe) sobre el homicidio del cardenal Juan Jes√ļs Posadas Ocampo. Estando ya presentes ministerio p√ļblico, abogados y testigos, pareci√≥ echarse para atr√°s y dijo que se hab√≠a arrepentido, que mejor no iba a declarar nada. Uno de los presentes lo convenci√≥: "mira lo que le hicieron a tu hermano Ram√≥n, tal vez esta sea tu √ļltima oportunidad de decir lo que sabes". Benjam√≠n finalmente acept√≥ pero con una condici√≥n: "dir√© qui√©nes fueron los responsables del homicidio del cardenal hasta un primer nivel, y si veo que el gobierno realmente hace algo con mi declaraci√≥n, entonces revelar√© qui√©nes estuvieron en el nivel superior". Arellano F√©lix habl√≥ abiertamente de la implicaci√≥n de Rodolfo Le√≥n Arag√≥n, esperando que, de ser aprehendido, entonces delatar√≠a la implicaci√≥n directa de Jorge Carpizo y otros.

CHAPO 10No sucedi√≥ nada con Le√≥n Arag√≥n, el 30 de marzo muri√≥ Jorge Carpizo de forma muy extra√Īa en el hospital M√©dica Sur, mientras lo preparaban para una cirug√≠a, y el 29 abril extraditaron a Benajam√≠n Arellano a los Estados Unidos (violando el Tratado de Extradici√≥n, pues su juicio en M√©xico no hab√≠a concluido).
Con la recaptura de El Chapo Guzmán, se puede abrir una capítulo nuevo de este caso tan intricado, si es que hay voluntad política o si es que el gobierno de los Estados Unidos se lo lleva y desean saber cómo operaba el narcotráfico durante el sexenio salinista.
Por decir la verdad y exigir al gobierno el esclarecimiento del caso, al cardenal Juan Sandoval lo han calumniado e intentado matar, envenen√°ndolo en dos ocasiones...


Cardenal Juan Sandoval: se trató de un crimen de Estado,
fue ejectutado por Rodolfo León Aragón bajo órdenes de Jorge Carpizo
para recuperar documentos que evidenciaban el narcosalinismo
y como venganza por el reestablecimiento de la relación Iglesia-Estado

 



More articles by this author

Golpe de Estado y genocidio amenazas contra SiriaGolpe de Estado y genocidio amenazas contra Siria
Golpe de Estado y genocidioamenazas contra Siria Los ciudadanos sirios que...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 404 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner