joomla visitor
AuditorŪa
México sigue siendo una potencia petrolera, a pesar del Cártel Negro: Ana Lilia Pérez
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 366

 3VP

Entrevista a Ana Lilia Pérez

México sigue siendo una potencia petrolera,

a pesar del C√°rtel Negro:

Ana Lilia Pérez

Celeste S√°enz De Miera Y Jorge Santa Cruz

(La presente entrevista se difundió, originalmente, en Voces del Periodista Radio)

LA RUINA DE PETR√ďLEOS MEXICANOS dista mucho de ser casual. Por el contrario, ha sido causada de manera premeditada por pol√≠ticos, directivos de la empresa y l√≠deres sindicales.

EN ESTA ENTREVISTA EXCLUSIVA, la periodista mexicana Ana Lilia P√©rez explica con lujo de detalles c√≥mo se mat√≥ a Pemex. Para ella, sin embargo, la muerte de la hoy ‚Äúempresa productiva del Estado‚ÄĚ no le quita a M√©xico su calidad de potencia petrolera mundial.

¬ŅQu√© te parece si vamos comentando este libro maravilloso, haciendo una recapitulaci√≥n sobre los diferentes sexenios a partir de que entr√≥ el neoliberalismo?

Bueno, sí, estos temas son un poco delicados, temas que nos molestan. Son un reflejo de la realidad mexicana; qué se hizo con la principal empresa petrolera que tuvimos en el país, y que pudo serla para hacer el desarrollo y en qué se convirtió.

Este libro, Pemex RIP,que es parte de la trilog√≠a de Petr√≥leos Mexicanos, nos est√° hablando tambi√©n de la historia del pa√≠s; hablando de c√≥mo en M√©xico se tuvo el gran legado de la nacionalizaci√≥n petrolera con el general L√°zaro C√°rdenas y c√≥mo, al cabo de los sexenios, y de que el gobierno en turno manej√≥ como su caja chica, qui√©nes hicieron grandes fortunas de Pemex. ¬ŅD√≥nde qued√≥ la gallina de los huevos de oro?

Ana Lilia, por cierto, ha estado fuera de nuestro pa√≠s; precisamente refugiada por la situaci√≥n que le ha ocasionado todo este tipo de investigaciones. ¬ŅPor qu√© no nos compartes esto?, para ver el contexto de lo que vive una investigadora de verdad, como t√ļ.

Bueno, creo que, a estas alturas, para nadie es ajeno que México es un lugar muy peligroso para ejercer nuestra profesión, como periodistas que hacemos investigación. Somos blanco de acoso frecuente. Aquí mismo en el Club de Periodistas de México se han vivido situaciones bastante delicadas.

Pero el amor que se tiene a la profesi√≥n nos hace que sigamos adelante. Cuando yo publiqu√© el libro El c√°rtel negro,donde por primera vez se habl√≥ de la operaci√≥n de los grupos criminales del narcotr√°fico, dentro de la industria petrolera, cuando por primera vez se consigna esa palabra ‚Äúhuachicolero‚ÄĚ, yo ubico en uno de los cap√≠tulos de mi libro qu√© eran los ‚Äúhuachicoleros‚ÄĚ.

Pero hubo un momento en el que nadie hablaba del tema, y que era un tema tab√ļ en este pa√≠s; era un momento en el que los directivos de Petr√≥leos Mexicanos ocultaban toda esta informaci√≥n.

Ese libro fue producto de una investigación muy arriesgada, pero el riesgo además lo toma el periodista cuando ya está en el campo de trabajo, cuando sabes dónde comenzaste la investigación, pero no sabes hasta dónde vas a llegar. Y cuando yo comencé a investigar la operación criminal dentro de Pemex, no me imaginaba que era tan brutal, tan abismal; y no me imaginaba que iba a estar en ese riesgo tan de intereses empecinados en impedir la salida de esta investigación.

El tiempo ha ido confirmando todo lo que se ha dicho en este libro: hoy en d√≠a se habla de los ‚Äúhuachicoleros‚ÄĚ como un lugar, ya todo el mundo habla de ese problema, pero, en el momento en el que yo lo publiqu√©, me cost√≥ irme de M√©xico.

Me fui de exilio dos a√Īos a Alemania; estuve en un programa de protecci√≥n a periodistas y escritores en exilio, en la Fundaci√≥n de Protecci√≥n de Perseguidos Pol√≠ticos y la propia Alemania me dio protecci√≥n.

El tema que yo estaba haciendo y la corrupción de Petróleos Mexicanos derivó en una serie de acosos, que fueron gradualmente más violentos, hasta que tuve que irme. Al paso del tiempo, regreso en una circunstancia de querer continuar con mi trabajo como periodista, porque para eso me preparé profesionalmente y es lo que yo hago y creo he hecho de una manera responsable, y el trabajo mismo puede dar testimonio de ello.

Ahora estoy publicando un nuevo libro que habla del mismo tema, porque es necesario recuperar esa memoria histórica de la gran empresa que tuvimos y que ha sido saqueada por muchos gobiernos.

Hablando del saqueo de Pemex, el saqueo sistemático con una finalidad también política y transexenal, comienza en los 80.

Exactamente. Hoy en d√≠a, o a partir de las reformas que el gobierno pretend√≠a plantar con Felipe Calder√≥n y, m√°s recientemente, con Enrique Pe√Īa Nieto, donde finalmente se aprueban, se habla de los pasos hacia la privatizaci√≥n; pero el movimiento privatizador se puso en marcha desde los a√Īos 80.

¬ŅQu√© ocurre en ese tiempo? Bueno, en ese tiempo se estaba viviendo todav√≠a aquello a lo que le llamaba ‚Äúla bonanza petrolera‚ÄĚ, que el presidente Jos√© L√≥pez Portillo dec√≠a que se deb√≠a de administrar la abundancia. ¬ŅA qu√© se refer√≠a? Es cuando M√©xico pone en acci√≥n el plan del yacimiento que todav√≠a se ubica en una de las columnas m√°s importantes de Petroleros Mexicanos, y en el yacimiento Cantarell.

Esto fue estrat√©gico en la zona de Campeche, donde se narra el descubrimiento que fue algo casual; donde el hallazgo lo lleva a cabo precisamente un hombre llamado Cantarell, que sal√≠a todas las noches a pescar y ve√≠a en esos mares de Campeche c√≥mo del agua sal√≠an burbujas: ‚Äúel agua burbujeaba‚ÄĚ, dec√≠a √©l.

La primera vez que lo vio, pensó que era un barco que naufragó; se acercó a ver si había alguna victima en esa embarcación que creía había encallado, pero no había nadie. Regresó al día siguiente y pasó lo mismo.

He de pensar que decide reportarlo tras dos a√Īos de presenciar eso. Ese reporte queda en el registro de ingenieros de Petr√≥leos Mexicanos. Es hasta los a√Īos 70 cuando se indica a ingenieros de Pemex que fueran a revisar a qu√© se refer√≠a ese hombre, y era el hallazgo m√°s importante de los √ļltimos tiempos. Se debe mencionar que se le llama de ese modo gracias a ese pescador.

Lleg√≥ a ser el segundo yacimiento m√°s importante de todo el mundo, ¬°de todo el mundo!, justo detr√°s de un yacimiento √°rabe; esa potencia es lo que hace que L√≥pez Portillo llame a ‚Äúadministrar la abundancia‚ÄĚ, ya que con los a√Īos ya hab√≠a problemas en Pemex, por el tr√°fico de influencias.

Eran tiempos en los que la petrolera era dirigida por Jorge Díaz Serrano, un político que tuvo una historia inédita en la política mexicana, porque es a quien se le quita el fuero para ser encarcelado por un negocio de la triangulación de los barcos.

Estos dos barcos se compraron para Pemex con una empresa de portafolios a precios inflados, para que fuera buena la ganancia. Ahora nos suena a un negocio cotidiano, ¬Ņverdad? Pero en este libro yo planteo que Jorge D√≠az Serrano hab√≠a ido a la c√°rcel por ese negocio, pero ese negocio se repiti√≥ sistem√°ticamente y ning√ļn otro directivo de Pemex ha enfrentado la justicia.

A partir de esto, Pemex tambi√©n vive historias de tr√°fico de influencias, tr√°fico de intereses, saqueos‚Ķ Se narra la historia de todos aquellos directivos y c√≥mo hicieron de Pemex su ‚Äúcaja chica‚ÄĚ; c√≥mo, actualmente, la torre de Petr√≥leos Mexicanos se ha visto como un poder ejecutivo en el que se abastece de los alimentos m√°s suculentos y los vinos m√°s exquisitos, todo pagado por los mexicanos, es decir, del bolsillo de todos nosotros.

Entonces, este libro tiene muchas aristas que van planteando el cómo ese dinero petrolero se ha derrochado, cómo se ha transformado en partidos políticos, cómo termina en gobernadores y alcaldes. En fin, toda la clase política que se cerró con empresarios. Pero, por otra parte, se van narrando los primeros planes que nos van llevando hacia la privatización, a la desnacionalización de la industria.

El efecto por el cambio de gobierno entre Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari: Petr√≥leos Mexicanos se reestructura para dividir en subsidiarias y filiales, y este fue un primer gran paso rumbo a la privatizaci√≥n. ¬ŅQu√© ocurri√≥ en ese momento? Al multiplicar la estructura corporativa, se multiplic√≥ tambi√©n la estructura laboral, y se multiplicaron los gastos de operaci√≥n, pero no la producci√≥n. Despu√©s, se fueron desincorporando plantas o se dejaron de utilizar plantas, y aqu√≠ el lector puede encontrar la clave en por qu√© los mexicanos pagamos las gasolinas entre las m√°s caras del mundo, a pesar de ser un pa√≠s petrolero.

La clave est√° en que nuestras refiner√≠as no se usan al cien por ciento; se usan en promedio entre 50, 60 por ciento. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅPara qu√© se hace esto? Para privilegiar un negocio de particulares que es la importaci√≥n de gasolina. Se privilegi√≥ traer la gasolina de otros lados, porque en este negocio, ganan los intermediarios, ganan los coyotes, los que compran gasolina en Estados Unidos, en Asia, en otras regiones del mundo y que se la revenden a Petr√≥leos Mexicanos.

Entonces tenemos un pa√≠s petrolero que tiene que estar importando gasolinas, porque nuestras refiner√≠as no las utilizan al cien por ciento, y de ah√≠ hablamos de otros temas, de otros negocios, que ahora nos muestra la discusi√≥n nacional, como es el caso de los sobornos de la empresa brasile√Īa Odebrecht a altos directivos de Petr√≥leos Mexicanos.

El libro narra qu√© hay m√°s all√° de los sobornos, ¬ŅQu√© se le dio a cambio a la empresa? ¬ŅQu√© se le dio a cambio, adem√°s de los contratos tan importantes que tuvo en refiner√≠as de M√©xico? Y lo se le dio fue, precisamente, el √°rea medular de la petroqu√≠mica, el √°rea medular del negocio principal de Petr√≥leos Mexicanos. Entonces, son este tipo de negocios los que han llevado a Pemex hacia un colapso, que es el que enfrenta actualmente.

En los a√Īos 70, M√©xico era la primera potencia petroqu√≠mica, y en los a√Īos 80, comienza el saqueo de Pemex. Sabemos que el primer involucrado -del que se supo- fue Jorge D√≠az Serrano, un muy amigo del entonces presidente, Jos√© L√≥pez Portillo, que luego cae en desgracia cuando entra Miguel de la Madrid.

Quedamos, también, que en la transición entre Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari se dio la división de Pemex en filiales y subsidiarias, y que a partir de ahí, lo que hizo Díaz Serrano, propició que lo metieran a la cárcel; pero eso se convirtió en un sistema de saqueo a Pemex, totalmente controlado por el sistema político mexicano.

Por ejemplo, para mayor referencia, a Jorge Díaz Serrano se le acusa de comprar esos dos barcos para tener una ganancia de 35 millones de dólares.

Que ahora, imagínense cómo ha crecido el cinismo; eso es una pecata minuta, es un robo; pero, finalmente, si nos ponemos a tomar en cuenta los accidentes petroleros y cómo no aparece todo lo que se ha entregado, nos daremos cuenta de cómo va in crescendo.

S√≠, se tienen estas triangulaciones mejor que D√≠az Serrano. Tomamos como tipo de referencia al sexenio de Felipe Calder√≥n y el actual, de Enrique Pe√Īa Nieto, donde Petr√≥leos Mexicanos se propone renovar las flotas petroleras: todos los barcos que se compraron fueron triangulados con el mismo esquema de Jorge D√≠az Serrano, avalado desde la Presidencia y directores de Petr√≥leos Mexicanos. Un barco, es uno de los activos m√°s costosos para la industria petrolera; entonces, ese tipo de negocios no solo se repiti√≥, sino que -en efecto- se auspiciaron desde las altas esferas.

Hicimos un foro hace tiempo, en el Club de Periodistas de M√©xico, hablando de Petr√≥leos Mexicanos, y se hizo un enlace con ‚ÄúLa Quina‚ÄĚ, Joaqu√≠n Hern√°ndez Galicia, ‚ÄúLa Quina‚ÄĚ. Se hizo un enlace con √©l y precisamente nos explicaba que s√≥lo se compraba chatarra. √Čl ten√≠a los documentos de la chatarra. No crean que se compran barcos nuevos, o que piensen que est√°n buenos. No, no, no: es chatarra.

Y hablando de chatarra, la administraci√≥n de Emilio Lozoya, que ahora est√° de nuevo en el ojo del hurac√°n, cuando un directivo de Odebrecht, est√° reconociendo que hubo, seg√ļn lo dicho, sobornos para este ex funcionario; Emilio Lozoya compr√≥ para Petr√≥leos Mexicanos plantas chatarra, literalmente, plantas que supuestamente ayudar√≠an a renacer la petroqu√≠mica mexicana y el proceso de los amoniacos.

En M√©xico, el amoniaco es un insumo tan importante, porque es b√°sico para el campo mexicano, por los fertilizantes. Entonces, se dijo que esa cadena de fertilizantes por amoniaco se iba a reactivar en esta administraci√≥n y ¬Ņqu√© hizo Emilio Lozoya? Compr√≥ plantas que pertenec√≠an a gente de la √©lite pol√≠tica y a empresarios vinculados a la √©lite pol√≠tica, y eran plantas chatarra.

Entonces, se le hered√≥ eso a Petr√≥leos Mexicanos. Se vincul√≥ a Petr√≥leos Mexicanos con bancos privados, para poder pagar esa chatarra, y ah√≠ es el legado. Ese tipo de compras son las que se hicieron supuestamente para ‚Äúreactivar‚ÄĚ procesos de producci√≥n, pero evidentemente eran negocios privados.

Y que no se nos olvide algo que ha mencionado don Enrique Pastor Cruz Carranza: aquella cuesti√≥n de las ‚Äúmandarinas‚ÄĚ; que se muri√≥ la gente porque eran cosas de cart√≥n, no para la situaci√≥n de salvarse de un siniestro, en una plataforma. Y posteriormente -y con la verg√ľenza tremenda- un premio nobel mexicano, aval√≥ y dijo que finalmente se hab√≠an muerto las personas, los trabajadores, porque no sab√≠an nadar; ellos ‚Äútuvieron la culpa‚ÄĚ de su muerte‚Ķ

Además, nos enteramos de que en Campeche había entre 13 y 14 escuelas de natación, pero que en esas escuelas nunca dieron cursos de nado para supervivencia, pero sí los cobraron.

Las famosas ‚ÄúLibretas de mar‚ÄĚ narran que certifican a la gente, pero sin que la gente deba ser certificada, y en este libro se incluye un apartado de todo eso, que se llama ‚ÄúMorir en Pemex‚ÄĚ, porque, en efecto, narra el testimonio de los sobrevivientes del caso Usumacinta.

Se evidencia cómo la estructura directiva de Pemex ha permitido que las empresas operen en la industria, sin condiciones de seguridad. Hay varios datos ahí que nos hablan también de las evidencias que se tenían que retomar en la parte humana, como es el caso del siniestro de San Juanico, que fue uno de los casos más graves en la industria del gas LP, a nivel internacional.

En esta investigaci√≥n, se recuperan testimonios de trabajadores que hab√≠an reportado que en esas plantas hab√≠a l√≠neas paralelas de suministros de gas. ¬ŅQu√© significa? Que las empresas gaseras de la zona compraban con una factura Pemex, pero por otra conexi√≥n, orde√Īaban las plantas, y de ah√≠ se habr√≠a originado este siniestro tan lamentable.

Entonces, el libro est√° lleno de ese tipo de pasajes, de negligencias, que hasta ahora no hay quien rinda cuentas de estos hechos. Yo quer√≠a retomar una parte y una an√©cdota de Jorge Diaz Serrano, que tambi√©n se cuenta en este libro, para explicar c√≥mo algunos directores de Petr√≥leos Mexicanos han puesto su vida p√ļblica y privada en una misma direcci√≥n.

Jorge D√≠az Serrano, quien ten√≠a como pareja a la secretaria de Petr√≥leos Mexicanos, que, adem√°s, era un personaje muy famoso, aunque poco conocido de nombre: es la musa que sirvi√≥ para la escultura de la ‚ÄúDiana Cazadora‚ÄĚ. Se cuenta que esta historia, ese romance t√≥rrido, se da en las instalaciones de Petr√≥leos Mexicanos; porque, adem√°s, era muy peculiar, porque era una secretaria que hab√≠a estado con los principales directores de Petr√≥leos Mexicanos. Se narra aqu√≠ como Jorge D√≠az Serrano le hizo costosos obsequios o c√≥mo le mand√≥ construir una r√©plica de la ‚ÄúDiana Cazadora‚ÄĚ.

Vamos viendo an√©cdotas y cosas que m√°s derivan en una situaci√≥n mucho m√°s sistem√°tica‚Ķ ¬ŅQu√© sucede, luego, con Ernesto Zedillo? ¬ŅQu√© pasa posteriormente, con esta ‚Äúalternancia‚ÄĚ con Vicente Fox? Todo esto de Oceanograf√≠a. ¬ŅQu√© sucede despu√©s con Felipe Calder√≥n? Y bueno, ¬Ņen el actual gobierno, tambi√©n?

Esto lo decimos, amigos, porque cuando las cosas van bien, todos somos ‚Äúpadres‚ÄĚ y madres de los ‚Äúlogros‚ÄĚ. Recordemos cuando se aprobaron las supuestas reformas y c√≥mo algunos se molestaron porque no les toc√≥ a ellos m√°s marquesina‚Ķ Despu√©s -sin embargo- todo el mundo se averg√ľenza de las cosas.

¬ŅA qu√© vamos con este comentario? A algo en que hemos insistido: fij√©monos en c√≥mo muchos que se quer√≠an anotar y que han hecho cosas para que suceda lo anteriormente expuesto, ahora se√Īalan s√≥lo al gobierno actual. Y aqu√≠ hablamos de partidos, de grupos econ√≥micos.

¬ŅA qu√© vamos? A que no se pretenda se√Īalar con el dedo s√≥lo al actual gobierno, porque claro que hay que se√Īalarle muchas cosas; pero recordemos que igual hicieron en el pasado y ¬Ņqu√© pas√≥? Que Ana Lilia, en su momento, ha escrito esto y que no narra las cosas pasado el tiempo, sino cuando suceden. Las escribe y se arriesga. En esa din√°mica cronol√≥gica, ¬Ņqu√© nos compartes?

T√ļ, lo has explicado muy bien, Celeste, y qu√© bueno que haces este comentario tan pertinente, porque ahora que empezamos a ver el proceso electoral pr√°cticamente en curso; ya empiezan a usarse -como bot√≠n pol√≠tico- los se√Īalamientos. Pero, en efecto, tambi√©n lo has descrito, como c√ļpulas econ√≥micas y c√ļpulas de intereses, a las que han llevado a este desmantelamiento paulatino de Petr√≥leos Mexicanos, sin importar cambios de gobierno, transiciones en el poder, aparentemente con una l√≥gica o con un com√ļn denominador, incluso en los cambios de partido: es la enorme corrupci√≥n dentro de la industria.

Hablábamos de la desincorporación de Pemex, o la división en empresas subsidiarias y filiales en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. En el gobierno de Ernesto Zedillo se dio continuidad a todo ese proyecto de gobierno, pero, además, la estructura laboral se hizo crecer. Al crecer la estructura laboral, también se crearon más plazas para el sindicato petrolero, un sindicato que desde que nació, nació corrupto.

En el libro, se describen muchos casos y la mec√°nica de operaci√≥n, para una referencia clara; por ejemplo: en el sindicato petrolero, las plazas y los trabajos se compran, se heredan, se venden, se rentan, se alquilan o se prestan; es decir, el d√≠a de ma√Īana podr√≠a ir yo sin ninguna experiencia y pedirle a alguien que me rente su plaza en Petr√≥leos Mexicanos y se rentan por uno, dos, tres meses, por un a√Īo, y dependiendo de eso, son las tarifas. As√≠ es c√≥mo se opera este negocio, que es coto -tambi√©n- del sindicato.

Todo eso se ha permitido desde las estructuras directivas. ¬ŅQu√© pasa despu√©s en el gobierno de alternancia? Sigue la misma corrupci√≥n y suceden casos como el de Oceanograf√≠a.

Y en esto nos vamos a quedar, en esto que dice Ana Lilia P√©rez del ‚Äúgobierno de la alternancia‚ÄĚ y solamente hacer un par√©ntesis, queridos amigos. Los logros laborales son importantes, los sindicatos tambi√©n; la corrupci√≥n y los l√≠deres corruptos no.

Lo decimos, porque aqu√≠ tratan de decir que los sindicatos son malos; no, son malos los l√≠deres corruptos. Entonces hay que subrayar esto, porque con ese pretexto tambi√©n se pretenden luego quitar derechos que se han ganado a lo largo de los a√Īos. Son los derechos de los trabajadores. Aqu√≠ estamos hablando de corrupci√≥n.

Por otro lado, tenemos frente a nosotros, la portada de Camisas azules, manos negras. El primer libro de la trilog√≠a es El saqueo de Pemex desde Los Pinos,que public√≥ Ana Lilia en el 2010. Luego vino El C√°rtel negro, en 2011. Sigui√≥ el exilio de la autora y ahora estamos frente a Pemex RIP. ¬ŅA qu√© queremos llegar? A que vemos en la portada de Camisas azules, manos negras, a Felipe Calder√≥n.

Recordemos, pues, que Calderón, antes de ser presidente, fue Secretario de Energía. En el caso de José Antonio Meade, podemos decir que también ya fue Secretario de Energía y quiere ser el próximo presidente de México.

Y, por otra parte, hay ex secretarios de Pemex que ahora sirven a otros intereses, precisamente intereses privados…

Y pr√°cticamente todos los ex directores de Petr√≥leos Mexicanos, incluso aquellos involucrados en pol√©micas como el tema del ‚ÄúPemexgate‚ÄĚ. Por ejemplo, quien era el gobernador de Coahuila, luego lleg√≥ a la direcci√≥n de Pemex. √Čl, se vio involucrado en este asunto de la triangulaci√≥n de 500 millones de pesos. Rogelio Montemayor, ahora, tiene su propia empresa petrolera, y es una de las empresas a las que se le asign√≥ un bloque en esta ronda de licitaciones para la zona de Burgos, en el noreste mexicano.

Tenemos a Luis Ram√≠rez Corzo, un hombre cuya historia en Pemex se narra en este libro. ¬ŅY por qu√© Luis Ram√≠rez Corzo? Porque √©l, es uno de los funcionarios que se quejaba del tr√°fico de influencias de Marta Sahag√ļn, en Petr√≥leos Mexicanos, cosa que narro en este libro. √Čl, se quejaba de los hijos de Marta, de c√≥mo hablaban para recomendar, o de la manera como presionaron para recomendar que se otorgaran contratos a una empresa que -en ese tiempo- nadie conoc√≠a; que era una empresa que ten√≠a una peque√Īa y modest√≠sima oficina en el edificio Insurgentes 300, aqu√©l viejo edificio Canad√°, que todav√≠a sigue en pie, por cierto, despu√©s de los dos tremendos terremotos; pero era un muy modesto despacho.

¬ŅY por qu√© subrayo esto, tanto? Porque es una empresa que despu√©s de aquellas llamadas que hac√≠a este director hacia Marta Sahag√ļn, y que hac√≠an los hijos de ella, tuvo muchos contratos, y esa empresa era Oceanograf√≠a. En este libro se narra la historia de esa empresa, porque es la primera investigaci√≥n period√≠stica que habl√≥ de esa empresa.

Yo fui a reportear todas sus instalaciones en campos, sus barcos, c√≥mo operaban, es decir, desde hace muchos a√Īos, esa empresa operaba mediante tr√°fico de influencias y corrupci√≥n. ¬ŅQui√©n era el Secretario de Energ√≠a que aval√≥ muchas de esas contrataciones? Felipe Calder√≥n. ¬ŅY qui√©n era el enlace entre esa empresa y el Secretario de Energ√≠a? Se llamaba Juan Camilo Murillo.

Y esta es una parte de la historia que también el maestro Enrique Pastor Cruz Carranza documentó muy ampliamente en el estado de Campeche, y que le costó el acoso, también.

¬ŅA qu√© voy con todo esto? No hay gobiernos de transici√≥n; los gobiernos de transici√≥n -por lo menos dentro de Petr√≥leos Mexicanos- a lo que llegaron fue a hacer sus propios negocios privados. Oceanograf√≠a es un ejemplo claro de eso. Y ahora podemos recordar a aquellos dirigentes del Partido Acci√≥n Nacional viajando en las naves de Oceanograf√≠a, en sus giras de campa√Īa por el estado de Campeche y distintas entidades del pa√≠s.

Entonces, para el caso de Petr√≥leos Mexicanos, que yo lo refiero como un espejo de la historia de este pa√≠s, no hay distingos de partidos; lo que hay es intereses, y lo que hay era una intencionalidad clara desde los a√Īos 80 de llevar a Pemex a una situaci√≥n de crisis; a una situaci√≥n donde se diga oficialmente que Petr√≥leos Mexicanos no es ya productiva, donde se diga que Petr√≥leos Mexicanos no es ya competitiva, y donde se diga que se requieren empresas que vengan a hacer lo que antes hac√≠an los mexicanos.

Recordemos a Luis T√©llez Kuenzler, que quer√≠a que -en ‚Äúventa de garaje‚ÄĚ- se vendiera a Pemex que porque iba a llegar a seis d√≥lares el precio del barril; √©l lo dec√≠a. ¬°Imag√≠nense! y sigamos a todos estos personajes.

Y Luis Téllez, también trabajando para otra de las empresas que está documentada su historia, en este libro, como parte de las beneficiarias de las reformas.

En el a√Īo 1970, Zbigniew Brzezinski, quien lleg√≥ a ser -en ese momento- el consejero de Seguridad Nacional en los Estados Unidos, dijo que Estados Unidos no quer√≠a a otro Jap√≥n al sur de su frontera, y, el otro Jap√≥n -o sea, la potencia mexicana- se centraba en Pemex.

Así es. En las decisiones aplicadas a la industria petrolera tienen mucho que ver las presiones, también, de Estados Unidos, o esa visión de negocios de Estados Unidos. Lo que se pensaba era para qué privatizar Pemex si se podía operar en otro tipo de esquemas. Y encontramos, también, que Petróleos Mexicanos ha operado en paraísos fiscales desde hace décadas.

En este libro se incluye un mapa para que el lector identifique en qu√© pa√≠ses del mundo, en qu√© ‚Äúpara√≠sos fiscales‚ÄĚ, est√° el dinero que se supone que es de todos los mexicanos. Entonces, operamos en Islas Caim√°n, en Bermudas y en otros para√≠sos fiscales y en territorios laxos, sin que los mexicanos lo supieran.

Entonces, este libro está comprobando una hipótesis que a veces sonaba a mito, que era el de la privatización de la industria petrolera de manera premeditada, mediante distintos mecanismos, mediante distintas operaciones administrativas y los excesos, los excesos que en efecto de ellos, han echado mano lo mismo los directores, las dirigencias.

Pero en el Sindicato tambi√©n hay corrupci√≥n. Aqu√≠, aplaudo mucho el comentario tan atinado que hace Celeste, de que una cosa son los derechos y los logros de la clase laboral, que siempre deben defenderse, y otra, c√≥mo -para efectos del sindicato petrolero- los propios agremiados han presentado ‚Äúene‚ÄĚ n√ļmero de denuncias ante autoridades judiciales, por supuestos malos manejos de su dirigente, y ninguna de ellas ha prosperado.

Entonces, este libro tambi√©n recupera la voz de los trabajadores petroleros que est√°n indignados por lo que se ha hecho con su industria, con su empresa, con la empresa a la que le dedicaron a√Īos de esfuerzo, y est√°n indignados, tambi√©n, con el proteccionismo que hay ante la falta de rendici√≥n de cuentas de lo que se ha hecho con el dinero petrolero.

Hablan de los accidentes. En el sexenio de Vicente Fox y en el de Felipe Calder√≥n, tuvimos accidentes petroleros; M√©xico vivi√≥ un segundo boom, y d√≠ganme ustedes ¬Ņcu√°ndo pagamos un litro de gasolina a precio m√°s bajo? ¬ŅO cu√°ndo disminuyeron las tarifas de todos los energ√©ticos que consumimos? Jam√°s.

¬ŅCu√°ndo se fortaleci√≥ el sector salud, o el educativo? En fin, las carreteras -porque antes- los mexicanos pod√≠amos transitar por nuestro pa√≠s y ahora toda va, y ha ido, repleg√°ndose.

Y ha ido repleg√°ndose y los mexicanos de a pie, no supimos donde qued√≥ esa bonanza petrolera, ¬ŅQu√© se hizo con esa bonanza petrolera?

¬ŅCu√°nto fue? ¬Ņ500 mil millones?

El dato preciso lo consigno en el libro, y se habla de los distintos periodos. Fue uno, con Vicente Fox, cuando el crudo mexicano alcanzó niveles récord, y dos, con Felipe Calderón, y en México no vimos ni rastro de ese dinero.

Y ahora, le preguntamos y le pedimos, antes de terminar, Ana Lilia: ¬Ņqu√© podemos decir para aquellos que dicen que ‚Äúya se acab√≥ Pemex‚ÄĚ? Pues si ya hubiera acabado, no estar√≠an todos los privados tan ilusionados con todo esto.

Mira, una cosa es hablar del Pemex, la estructura, el se√Īor√≠o de empresa que fue la empresa y que ya no es, y otra cosa es hablar de la riqueza petrolera.

México sigue siendo una potencia en hidrocarburos, y tan es así, que tienes a empresas de todo el mundo que están viniendo a invertir y a hacer negocios en Pemex.

Tienes a los √°rabes, a los noruegos, a los italianos; no conozco una sola petrolera que no quiera hacer negocios con Pemex. ¬ŅPor qu√©? Porque hay nuevos yacimientos, pero esos nuevos yacimientos no se descubrieron de la noche a la ma√Īana, hay ya estudios de muchos a√Īos donde se identifica la riqueza de M√©xico. ¬ŅA qu√© voy? A que los mexicanos necesitamos, primero, conocer la informaci√≥n para saber qu√© decisiones tomar como ciudadanos, en cuanto la rendici√≥n de cuentas, y a la exigencia de que el nuevo gobierno, o el gobierno que est√©, independientemente del partido que sea, debe en realidad, tener una pol√≠tica energ√©tica que favorezca al pa√≠s, y no solamente que favorezca a sus compadres y a sus amigos, o a los empresarios que lo ayuden a llegar al poder.



More articles by this author

Con balazos no se va a salvar al r√©gimen: Gardu√Īo ValeroCon balazos no se va a salvar al r√©gimen: Gardu√Īo Valero
  ENTREVISTA A Gardu√Īo Valero Con balazos no se va a salvar...
El c√°rtel  Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n  de M√©xicoEl c√°rtel Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n de M√©xico
El c√°rtel Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n de M√©xico Celeste...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 309 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner