Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 385

 38510

Ante el inminente fin de la II Guerra Mundial, un mundo arrasado y sumido en una grave situación económica decidió dotarse de nuevas reglas monetarias y financieras.

Nuevo modelo

económico mundial

Daniel Estulin

Esas normas, pactadas en la Conferencia que las Naciones Unidas celebraron en el complejo hotelero de Bretton Woods, en New Hampshire, Estados Unidos, pusieron las bases del sistema económico mundial, hoy en entredicho. Tras varias rondas de negociaciones, los acuerdos se firmaron el día 22 de junio de 1944.

ESTAMOS VIVIENDO algo sin precedentes en la historia de la humanidad. Solamente dos veces en los últimos 2,000 años hemos experimentado acontecimientos parecidos.

LA PRIMERA VEZ, entre los siglos IV y VI, cuando cayó el viejo orden y nació el feudalismo y entre los siglos XVI y XVII, cuando murió el feudalismo y apareció el capitalismo. ¿A qué me refiero?

En el siglo XIX, existían cuatro modelos económicos; británico, alemán (después de la guerra con Francia), estadounidense y japonés (la continuación del modelo Meiji de 1868). Después de la Segunda Guerra Mundial nos quedamos con dos modelos; socialista soviético (más sus satélites) y capitalista occidental. Entre 1944 (acuerdo de Bretton Woods) y 1999, estos dos modelos coexistían cómodamente.

EN ALGUNOS ASPECTOS, el capitalismo tenía ventajas (ganancias y comodidad de vida), en otros, en los países socialistas (bienestar social). Demográficamente hablando, existía una paridad.

En 1991, con la caída de la URSS, los dos sistemas se unieron en un modelo liberal banquero financista global. Es absolutamente incierto que la URSS perdió debido a que su modelo era inferior. Las razones van más allá del alcance de este trabajo, pero podemos decir que, a partir de 1991, en el mundo entero, solamente existió un modelo económico; liberal-banquero-financista del modelo Bretton Woods. Este modelo está basado en una expansión sin límite planetario.

Sin embargo, según Marx, no puede existir crecimiento infinito en un planeta con los recursos naturales finitos, así que hacia 2008, en la elite global se dieron cuenta que el fin de Bretton Woods y de la expansión sin límite llegaba a su fin y quebraría la economía mundial.

CONTRA ESTE TELÓN DEL FONDO, tenemos que entender todos los acontecimientos de hoy y no solamente en otro país concreto, sino a escala planetaria. Es decir, la verdadera lucha hoy en día no está entre Trump vs Putin o USA vs Rusia o USA vs China, sino por definir el nuevo modelo económico post industrial 3.0.

Globalización

HEMOS IDO de Global 1.0 (mundo de Westfalia, 1648 – 1968) a Global 2.0 (mundo de Empresa Mundial S.A., 1968 – 2008) a Global 3.0 (el mundo del networking, donde la energía principal no es el gas natural o el petróleo, sino energía de conocimiento).

En este nuevo mundo la lucha no está entre los Estado-naciones, sino entre los proyectos globales supranacionales. ¿Qué es un proyecto global? Para ser un proyecto global, hace falta la conceptualización del futuro, economía independiente global y los servicios de inteligencia del alcance global.

Según estos criterios, hoy en día, existen seis proyectos globales:

1. Londres.

2. La Gran Europa/Vaticano

3. Eurasia, con epicentro en Moscú.

4. China.

5. Califato

6. Liberalismo centrado en Wall Street, FMI, OMC Banco Mundial.

Son estos proyectos y no países que están disputando el control ideológico global.

¿Qué es lo que nos falta a nosotros? Falta la ideología de los sentidos. Falta la ética de consciencia. En este sentido, el marxismo, necesitaría reinventarse para poder jugar un papel fundamental otra vez. El marxismo construido sobre la base de eurocentrismo y la ética protestante resultó ser poco adecuado en la lucha contra el capitalismo. Por ejemplo, en Rusia, para tener éxito, necesitaríamos una fuerte base ortodoxa, para hacer frente al ecumenismo. Falta la voluntad política, los símbolos de la victoria y los valores universales. Y cada uno de nosotros, tenemos que definir los símbolos de nuestra victoria. Un símbolo, desde el siglo XVIII era el Proyecto Rojo.

Eliminar lo místico

EL PROYECTO ROJO era una idea que apareció en el siglo XVIII basado en la unión de sistemas de valores bíblicos y progreso científico.

Marx fue el creador de la idea del Proyecto Rojo pero dado que no entendía nada del sistema de gobierno, su proyecto, al nivel práctico no podría funcionar. El error grave de Marx estaba relacionado con su relación personal con la religión. Marx eliminó del Proyecto Rojo el elemento místico, lo que hizo inoperante el proyecto a largo plazo.

Esto me lleva a otro aspecto crucial de mi discurso:

Uno de los aspectos fundamentales es entender por qué la izquierda latinoamericana perdió el control del continente, después de la década de oro, con casi todo el continente en las manos de la izquierda.

Podemos enumerar muchos aspectos y pasos en falso, pero el elemento principal es la falta de un modelo viable, de un futuro basado en una nueva realidad post Bretton Woods. Ningún país ni ningún líder ha podido definir y explicar a su pueblo en qué consistía la nueva coyuntura política, económica y social.

No podemos fiarnos de los limitados análisis de los llamados expertos mercadólogos que son mercenarios de partidos, líderes e instituciones políticas ya que además de carecer, en muchos casos de ética, no tienen la lectura del futuro.

El siguiente desarrollo

POCOS se dieron cuenta que el nuevo mundo latinoamericano contará con una población joven, tecnológicamente muy avanzada que va a permitir al continente irse hacia el sexto desarrollo tecnológico (NBIC/Convergencia, blockchain).

Debido a su avance tecnológico, el proyecto de izquierda no va a necesitar hacerse con el poder de los gobiernos de derecha sino gobernar vía meta gobiernos, fuera de las estructuras oficiales, llevando los recursos críticos hacia su zona de influencia.

La base de los meta gobiernos, estructuras sociales y la economía del sexto desarrollo tecnológico, va a tener como base una nueva generación de internet, Skynet blockchain de última generación donde todo se ve y todo es transparente. La base del sistema; justicia y bien común. Los gobiernos tradicionales de derecha, con su estructura vieja y poco hábil se convierten en un envoltorio vacío.

A los que lamentan la pérdida de poder y de gobernanza en todo el continente Latinoamericano, les aseguro que la derecha disfrutará poco de su idilio político. Los proyectos conservadores de derecha no son factibles porque en una economía en crisis existencial, va a caer bajo la influencia del Vaticano y la elite continental europea.

Con la coyuntura de la quiebra económica global, falta de ideas para salir de la crisis, ¿quién podría escribir este nuevo modelo económico? El occidente capitalista, desde luego no. El sistema Occidental está basado en un modelo en quiebra: Bretton Woods que sirvió como elemento de expansión de la influencia estadounidense post guerra.

En el Occidente no existe el lenguaje para poder explicar un modelo alternativo, dado que todas las instituciones financieras, económicas, políticas, los think tanks, ONGs, sociedades privadas y semi secretas como Bilderberg, la Comisión Trilateral, CFR, Instituto Hudson, Hoover, AEI, Rand, etc., desde 1944 forman parte del modelo gastado y carecen de alternativas filosóficas.

Solamente Rusia y China tienen el lenguaje para crear un modelo alternativo. Rusia, debido a que en la época Soviética tenía su propio modelo económico alternativo exitoso, basado en Marx y Adam Smith. Dado que éramos el único país grande, vetado para entrar en el mercado estadounidense, pudimos mantener nuestra identidad económica y financiera y no perdernos dentro del modelo basado en Bretton Woods.

Y los chinos, porque su modelo está basado en A) La transición de los países de la Nueva Ruta de la Seda al modo asiático de producción de valores naturales. B) El sistema de financiamiento de dos contornos (infraestructura y mercado de consumo) vinculado al peso del oro metálico. C) la capitalización de la buena voluntad (Good Will) como parte integral de los expertos cuyas habilidades, experiencia y conexiones da la ventaja intangible para crear un rendimiento extraordinario sobre el capital invertido.

El mensaje de México

LAS SEÑALES QUE MÉXICO está mandando al mundo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador son positivas, aún se debe lograr una vanguardia para lograr el nuevo modelo. Contemplar la educación inicial es primordial en el diseño civilizador.

He venido trabajando en México al lado del analista y productor Daniel Marmolejo en un proyecto civilizador conceptual con los jóvenes de este país empleando elevados recursos tecnológicos en su realización, el proyecto se denomina HomoXNovo.

Para terminar, me gustaría citar al compañero Mao; “las perspectivas son muy buenas, el camino sin duda sinuoso”.



More articles by this author

La trastienda de TrumpLa trastienda de Trump
La trastienda de Trump Daniel Estulin ¿El final del camino?                           (Exclusivo...
La Ética del PeriodismoLa Ética del Periodismo
LA ÉTICA DEL PERIODISMO  Por: Daniel Stulin  EL CONFLICTO NUNCA PUEDE SER...