joomla visitor
AuditorŪa
M√ČXICO Y LOS VIRUS,DE LA VIRUELA CONQUISTADORA AL COVID-19‚Ķ (PASANDO POR IZTAPALAPA)
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner
Edición 413

 41318

El Covid-19 es un ser vivo, y sí, nació, se está reproduciendo y seguramente morirá. Queremos ver el fin de la pandemia de acuerdo a las agendas personales o del poder, pero como cualquier virus tiene su propia historia y un árbol genealógico combativo.

M√ČXICO Y LOS VIRUS,

DE LA VIRUELA CONQUISTADORA AL COVID-19… (PASANDO POR IZTAPALAPA)

Dr. Sa√ļl Santana Hern√°ndez*

Deslumbrados por la luz de la esperanza recapitulemos la historia de este tipo de mal en México, no siempre cronológico ni lógico.

LA PASI√ďN DE CRISTO de Iztapalapa inici√≥ con ‚Äúuna manda‚ÄĚ, ofrecida por los habitantes a cambio de superar la plaga del c√≥lera de 1833. En 2020, la representaci√≥n fue limitada por otro virus, el Coronavirus, denominado cient√≠ficamente 2019-nCov y posteriormente rebautizado por la ONU como Covid-19. Hoy es parte de nuestro lenguaje, de nuestra vida y de nuestra muerte.

Recorramos la relaci√≥n de los virus biol√≥gicos con M√©xico, de otras variantes como los ‚Äúvirus‚ÄĚ pol√≠ticos o econ√≥micos‚Ķ los iremos topando.

De acuerdo con el estudio Historia de las Epidemias en el México antiguo, de la UAM, firmado por Angélica Mandujano, Luis Camarillo y Mario Mandujano, en la era azteca se sufrieron las siguientes epidemias:

1450. ‚ÄúCatarro pestilencial‚ÄĚ debido a bajas temperaturas. Afectaba v√≠as respiratorias, pudiendo ser influenza de alta mortalidad.

A√Īo 7 tochtli. ‚ÄúGran pestilencia‚ÄĚ que atribuye una de las causas abandono en Tula. Las cr√≥nicas dicen que de las mil partes toltecas murieron novecientas.

1456. Los aztecas sufrieron de posible difteria.

1496. Xochtlan, Tequantépec y Amaxtlan sufrieron tifo exantemático y enfermedades respiratorias. Escasas referencias se tienen y debido al arrase posterior se ignoran cómo las curaban. Suponemos herbolaria.

La viruela, tra√≠da por los espa√Īoles

El primer gran impacto form√≥ parte del surgimiento del mestizaje. La viruela, tra√≠da en la sangre y secreciones de los espa√Īoles de aquella √©poca, diezm√≥ a los combatientes y mandos de los locales. Cuitl√°huac hermano del Tlatoani Moctezuma fue una de las v√≠ctimas, Moctezuma, muri√≥ lapidado, pero le toc√≥, aparte de las pedradas, ver a su pueblo infectado.

En aquel contexto la enfermedad fue vista por los indígenas como parte de un designio divino, lo que implicó una doble vulnerabilidad: La biológica y la mental ante un enemigo. La misma visión de que se trataba de una penitencia se vivió con la peste negra en Europa en el medievo.

La investigadora de la UNAM Isabel P√©rez, refiere el libro Historia de las Epidemias en el M√©xico Antiguo. Algunos aspectos biol√≥gicos y Sociales, texto que atribuye al brote de viruela ‚Äúa√ļn no hab√≠a terminado la conquista cuando se produjo la epidemia de viruela transmitida por un hombre negro: Francisco de Egu√≠a‚Ķ trajeron enfermedades desconocidas que atacaron a los ind√≠genas y que contribuyeron mucho a disminuir el n√ļmero de habitantes y el esp√≠ritu de quienes lograron sobrevivir.‚ÄĚ

1531. A una d√©cada de la llegada de Cortez, se registr√≥ la epidemia de sarampi√≥n, tambi√©n los espa√Īoles fueron el vector. Aunque fue m√°s leve, penetr√≥ culturalmente los ind√≠genas conquistados la denominaron ‚Äúzahualt√©pitl‚ÄĚ, o lepra chica, mezcla de n√°huatl y espa√Īol de uso. Afect√≥ lo que ahora es Tabasco.

1545. Lleg√≥ el ‚ÄúCocoliztli. Con s√≠ntomas como tos sanguinolenta y calentura o como lo llama la investigadora puma ‚Äúpadecimiento febril hemorr√°gico con un s√≠ndrome c√≥lico sangriento‚ÄĚ, se supone fue salmonelosis por los s√≠ntomas agregados de sangre en heces y fuerte dolor abdominal. Dur√≥ 5 a√Īos y acab√≥ con el 80 por ciento de la poblaci√≥n, por las condiciones insalubres impuestas a los conquistados. Fue paralelo a la parte final de la pestenegra que mat√≥ a 25 millones de personas en Europa entre los siglos Siglo XIV y XVI. Ac√° lo vieron como una calamidad divina, en Europa tambi√©n y la combat√≠an quemando enormes cirios en las plazas centrales.

1555. Registr√≥ m√°s brotes de viruela, sarampi√≥n, hambre, guerra, opresi√≥n, tributos, esclavitud y trabajo en las minas‚ÄĚ. ‚ÄúDios castig√≥ a la Nueva Espa√Īa con plagas trabajosas‚Ķ, adem√°s los esclavos ind√≠genas y de la tercera ra√≠z, afro, padec√≠an constantemente portaban y padec√≠an: diarrea, disenter√≠a, neumon√≠a, paludismo, fiebre amarilla, amibiasis, lepra, s√≠filis y tripanosomiasis. Seg√ļn datos de la UAM.

1596. Epidemias simultáneas de sarampión, paperas y tabardillo.

Las constantes entre todas las epidemias, pandemias, fue que las v√≠ctimas fueron en su mayor√≠a ind√≠genas, o de raza negra, solo al final del siglo XVII lograron crear anticuerpos contra los virus. Contra los latigazos, tardar√≠an 300 a√Īos m√°s. Otra constante fue la mencionada visi√≥n de que las enfermedades eran un mandato divino. Los espa√Īoles de entonces fomentaban la versi√≥n de que las enfermedades eran castigos divinos por intentar levantarse o robar.

Pasó la época colonial y el inquieto Siglo XIX enfermó:

1813. Epidemia de tifo en Cuautitlán. Un total de 3,114 víctimas en siete meses.

1833. El c√≥lera mat√≥ a 324,000 personas en todo el pa√≠s. Precisamente este episodio fue el que dio origen a la representaci√≥n de La Pasi√≥n del Cristo de Iztapalapa por la que los habitantes de los barrios de la ahora Alcald√≠a montan la representaci√≥n de la Pasi√≥n de Cristo, como ‚Äúuna manda‚ÄĚ. Eran los remedios de la √©poca y n√≥tese que, a pesar del imperio de la ciencia, el temor de que el mal vuelva este 2020, por no cumplir la manda obliga a los iztapalape√Īos a reducir, pero no omitir el ritual. Optaron por crucificar ‚Äúal cristo‚ÄĚ en la iglesia de ‚ÄúLa Cuevita‚ÄĚ en plena avenida Ermita-Iztapala, donde inicia la pendiente hacia el Cerro de la Estrella, que ver√° su G√≥lgota anual abandonado por el Covid-19.‚ÄĚ La pasi√≥n se representa porque se representa ‚Äúvaya a ser el pinche diablo‚ÄĚ, dice un habitante. Esto nos indica que persiste la visi√≥n-versi√≥n de la causal divina por encima de la cient√≠fica.

1883. Fiebre amarilla en Mazatl√°n. Desembarcaron 33 enfermos procedentes de

Panamá. Murieron 2,541 personas, aproximadamente 16 por ciento de la población. Se aplicaron medidas de época pero que dos décadas después serían insuficientes.

Entrando al siglo XX la cosa se puso peor

1902-1903. La peste negra o ‚ÄúBub√≥nica‚ÄĚ tambi√©n en el puerto de Mazatl√°n. responsabiliza a unos marineros que ven√≠an a bordo del vapor ‚ÄúCuracao‚ÄĚ procedentes de San Francisco California. Se infectaron 824 personas, de las cuales fallecieron 582 (71 por ciento). Las autoridades aplicaron medidas que de alguna manera nos recuerdan las aplicadas en 2009 y 2020 en M√©xico: ‚ÄúSe desinfectaron 1,399 casas y se incineraron 1,103, Se aislaron 2,146 personas, Se eliminaron 13,908 ratas, Se aplicaron 17,260 dosis de suero Yersin, llamado as√≠ por el m√©dico suizo que aisl√≥ el bacilo de la enfermedad.

1918. Un a√Īo despu√©s de firmarse la Constituci√≥n que acab√≥ oficialmente con la Revoluci√≥n, peg√≥ la que es considerada le peor epidemia mundial, la Influenza espa√Īola, mat√≥ a 40 millones de personas en todo el mundo, de las cuales 500 mil murieron en M√©xico. De nuevo las medidas tomadas son ‚Äúun recuerdo del porvenir infeccioso‚ÄĚ: Evite cines, teatros y lugares de reuni√≥n mal ventilados, Estornude o tosa con un pa√Īuelo; Prohibici√≥n de escupir en el suelo; Adoptar saludo higi√©nico; Realizar 20 respiraciones profundas por la nariz; Ejercicio 3 horas a la semana para destruir g√©rmenes.

1940. En plena Segunda Guerra Mundial, el mosquito Anopheles, fue el vector del Paludismo (Malaria) que mat√≥ a 24,000 personas, entre los cambios sexenales y la inteligencia del insecto se declar√≥ erradicada hasta el 2002, gracias a una campa√Īa de vacunaci√≥n. No fue virus, pero si epidemia.

1948-1955. Despu√©s de la Segunda Guerra Mundial y hasta los a√Īos sesenta, la poliomielitis azot√≥ a los ni√Īos mil 100 casos, hasta que se aplic√≥ una campa√Īa nacional de vacunaci√≥n. El problema no solo fue el virus en s√≠, sino el escepticismo de quienes negaban las bondades de las vacunas, y se negaron a aplicarla a los hijos, sentenci√°ndolos a una silla de ruedas y a una muerte por aplastamiento de la caja tor√°xica en edad adulta. Eso s√≠, desde la silla acrecentaban sus facultades mentales y de perspectiva.

Fiebre de mitad del siglo XX

1946. La fiebre aftosa, conocida tambi√©n como glosopeda, no afect√≥ a humanos directamente, pero s√≠ las vidas y econom√≠as de la cada vez menos gente de campo de los a√Īos 40,‚ÄĚ atac√≥ al ganado vacuno de doble pesu√Īa, bovinos, caprinos, porcinos y ovinos, dando al traste a la producci√≥n de carne y leche. El gobierno orden√≥ la muerte de vacas lecheras y sementales a metralla en todo el pa√≠s sin indemnizar a los due√Īos, gente de campo.

El portal de gobierno lo califica de ‚ÄúEl primer gran reto sanitario en M√©xico‚ÄĚ, era mayo de 1946 arribaron a M√©xico 327 animales de ganado ceb√ļ brasile√Īo al puerto de Veracruz, en octubre se reportaron los primeros animales infectados, se reconoci√≥ la epidemia en diciembre.

Estados Unidos cerr√≥ la frontera a la importaci√≥n de ganado mexicano aqu√≠ se decret√≥ cuarentena y emergencia nacional. Es hasta de abril de 1947 que se crea la Comisi√≥n M√©xico-Americana para la Erradicaci√≥n de la Fiebre Aftosa, consistente en campa√Īa de ‚Äúinspecci√≥n, cuarentena y sacrificio de animales enfermos, medida que se conoci√≥ como ‚Äúrifle sanitario‚ÄĚ y donde se eliminaron en promedio 2 mil cabezas de ganado bovino y porcino al d√≠a‚ÄĚ.

A los ganaderos se les indemniz√≥ oficialmente. Lleg√≥ 1947 y la enfermedad sigui√≥ y se decidi√≥ iniciar campa√Īa de tras analizar la situaci√≥n, se decidi√≥ incorporar la vacunaci√≥n con sustancias europeas y solo hasta 8 meses despu√©s fue producida en M√©xico. ‚ÄúPara 1950 se hab√≠an aplicado 60 millones de dosis y se observ√≥ una dr√°stica reducci√≥n de brotes, quedando totalmente erradicada en 1955.

De acuerdo con las cifras oficiales, con el ‚Äúrifle sanitario‚ÄĚ se sacrificaron m√°s de un mill√≥n de cabezas de ganado‚ÄĚ. El gobierno dice ‚ÄúLa erradicaci√≥n de la fiebre aftosa represent√≥ uno de los m√°s grandes √©xitos sanitarios en M√©xico, lo que permiti√≥ entrar de lleno en el mercado internacional para la comercializaci√≥n de productos c√°rnicos, dice la p√°gina oficial https://www.gob.mx/senasica/articulos/la-fiebre-aftosa-el-primer-gran-reto-sanitario-en-mexico

Pero, si me permiten, mi abuelo materno, Don Encarnaci√≥n Hern√°ndez, platicaba: ‚ÄúQu√© fiebre ni que fiebre, eso fue un invento de los gringos y de Alem√°n (Miguel, presidente) para hacer negocio y meter carne gringa a pie y en canal desde y para Estados Unidos...‚ÄĚ. En casa les decomisaron y ametrallaron a ‚ÄúEl Espejo‚ÄĚ un semental ‚Äútodo oscuro‚ÄĚ y, contaba, nunca le dieron un peso.

Ya en el XXI ‚Äúnos alcanz√≥ el pasado‚ÄĚ

2009. H1N1. Imposible olvidar que nadie recuerda a alguien cercano enfermo o muerto, pero las autoridades actuaron ante el fantasma de la Influenza, de origen porcino. El caso se registr√≥ en una granja de ‚ÄúLa Gloria‚ÄĚ, Perote, Veracruz, pero oficialmente registr√≥ casos en Oaxaca, San Luis Potos√≠ y el Estado de M√©xico, Estados Unidos y Canad√°, Espa√Īa, Inglaterra y Nueva Zelanda y 74 pa√≠ses m√°s que el 11 de junio de 2009 temblaron d√≠a en que la OMS declar√≥, que el mundo se

encontraba ante una pandemia y todo mundo culpaba a México y desde capitales hasta exiliados huyeron.

La OMS estim√≥ 16 mil muertes en todoel mundo. En M√©xico, al final de diciembre, de ese a√Īo, hubo 70 mil casos confirmados y alrededor de mil muertes, oficialmente. Este virus sembr√≥ un escepticismo de cara a la autoridad que resurgir√≠a en 2020. H1N1, trastorn√≥ el sistema.

Era presidente Felipe Calder√≥n Hinojosa, quien se repleg√≥ a ‚ÄúLos Pinos‚ÄĚ dej√°ndole el paquete al entonces jefe de gobierno Marcelo Ebrard, quien no dud√≥ en ‚Äúatrincherar‚ÄĚ la ciudad. Cuando Calder√≥n vio que crec√≠a la imagen de Ebrard instruyo actuar al Secretario de Salud Jos√© √Āngel C√≥rdova Villalobos, al fin pol√≠ticos ambos, Ebrard y C√≥rdoba se coordinaron. C√≥rdoba Villalobos es recordado por su eficacia y √©tica y acusar a las corbatas de ser vector del mal y dar conferencias de prensa sin esa prensa de ornato.

2018. Como si hubieran presentido, la Coordinaci√≥n de Protecci√≥n civil y el Cenapred presentaron un recorrido hist√≥rico completo de las epidemias registradas en M√©xico, el trabajo fue presentado por la Ingeniera Mar√≠a de Lourdes Ydir√≠n Alonso, subdirectora de Riesgos sanitarios y Toxicolog√≠a de la Coordinaci√≥n Nacional de protecci√≥n Civil. De ah√≠ parten muchos a√Īos-cifra de este trabajo.

Sin ser infecciosa, por extensión del lenguaje se considera epidemia toda enfermedad que se generaliza entre una determinada población como la diabetes o la obesidad, y no hay vacuna solo prácticas preventivas y de alivio. Ampliando el lenguaje vivimos una epidemia de violencia, el arsenal se adquirió en sexenios anteriores y pareciera que el actual no haya la vacuna o el remedio.

Tambi√©n se han registrado lo que podr√≠amos llamar ‚Äúepidemias medi√°ticas‚ÄĚ que, aunque suceden en otras latitudes, generan temor y resquemor ac√°, por el ejemplo el √©bola, esencialmente africano pero que, dadas las condiciones de intercambio mundial, nada garantiza que no lleguen en sus versiones actualizadas.

2020. Covid-19. Así actualmente entre miedos y excesos de confianza, la relación bilateral México-virus, llena de dudas… insistiría lo puesto en internet “sería irresponsable pensar que no se trata de algo biológico, pero seria ingenuo pensar que no fue político-mediático.

*) Reportero del eco-portal ‚ÄúLa meta del planeta‚ÄĚ y Dr. en CF.



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 347 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner