joomla visitor
Auditoría
‎¿Será que está empezando la ‎‎“guerra civil” en Israel?‎
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
416
Banner
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 417

 41711

El mundo entero es testigo pasivo de nuevos enfrentamientos entre Israel y ‎los palestinos y sigue sin mover ni un dedo ante el derramamiento de sangre. La ‎secuencia de hechos demuestra que potencias extranjeras –Estados Unidos, Irán ‎y Turquía– añaden leña al fuego.

‎¿Será que está empezando

la ‎‎“guerra civil” en Israel?‎

Thierry Meyssan

Israel proclamó unilateralmente Jerusalén su «capital eterna e indivisible», ‎violando las resoluciones de la ONU.

Pero ese conflicto es diferente de las demás guerras ‎que se suceden desde hace 73 años en la medida en que estamos ante el posible inicio ‎de una guerra civil en Israel. La cuestión es saber si se trata de un incendio ‎espontáneo o si es provocado. ‎

El Día Internacional de Jerusalén

‎El 7 de mayo de 2021, cuarto viernes del ramadán (el mes sagrado del islam), era el tradicional ‎Día Internacional de Jerusalén, instituido por el imam Khomeini. Su sucesor, el Guía Alí ‎Khamenei, pronunció en esa ocasión un discurso para poner nuevamente la cuestión de Jerusalén ‎‎–el tercer lugar sagrado más importante del islam– en primera línea de las relaciones ‎internacionales, una cuestión que Khamenei estima como de primordial importancia para ‎el mundo islámico [1]. ‎

En su discurso, el ayatola Khamenei reiteró que Irán reconoce el genocidio perpetrado por ‎los nazis contra los judíos de Europa. Según Khamenei, los europeos crearon Israel para ‎deshacerse de los judíos que habían sobrevivido (lo cual es falso, como demuestra el caso del ‎‎Exodus), robando para ello una tierra que no les pertenecía y haciendo así pagar a ‎los palestinos el crimen que los propios europeos habían cometido. Agregó que ‎los europeos demostraron así que en realidad no les importan los derechos humanos y que ‎capitalistas y comunistas mostraron entonces sus verdaderos rostros. Recordó que Irán nunca ha reconocido el ‎Estado de Israel, ni en tiempos del shah Reza Phalevi, ni tampoco desde la proclamación de la ‎República Islámica, y profetizó que Israel desaparecerá antes del año 2040, no por causa de Irán ‎sino por «su propia arrogancia». ‎

El ayatola Khamenei afirmó que Israel caerá cuando la Nación islámica se una. Alabó a los ‎mártires de esa causa, desde los sunnitas de la Hermandad Musulmana hasta sus propios ‎discípulos chiitas, comenzando por el jeque Ahmed Yassin y el general Qassem Suleimani. ‎Denunció, sin nombrarlos, el «Trato del Siglo» y los «Acuerdos de Abraham», impulsados por ‎la administración Trump, y la normalización de las relaciones entre varios países musulmanes ‎e Israel. ‎

El Guía iraní terminó su discurso recordando su propuesta –presentada a la ONU– de organizar ‎un referéndum para que todos los habitantes de Palestina, sin importar su religión, y ‎los palestinos refugiados en el extranjero –incluso los que viven en Latinoamérica, Australia ‎etc.– puedan decidir su futuro común. ‎

La expulsión programada de los palestinos del barrio Cheikh Jarrah

‎Durante todo el ramadán y principalmente desde el discurso del ayatola Alí Khamenei, ya era ‎palpable en Jerusalén una fuerte tensión alrededor de la posible expulsión de 4 familias palestinas ‎del barrio Cheikh Jarrah [2]. ‎

Desde 1948, Israel ha venido expulsando, casa por casa, las familias palestinas residentes ‎en Jerusalén, invocando para ello leyes de la época de la ocupación otomana, conservadas ‎desde entonces por los británicos y por el régimen actual. Esa maniobra está confinando a ‎los palestinos en la pequeña barriada de Kfar-Aqab, en Jerusalén-Este, ya aislada del resto de ‎la ciudad por un muro de concreto. Pero en el caso específico de estas 4 familias palestinas, ‎los tribunales se basan en una ley israelí que viola el acuerdo concluido hace 65 años entre ‎Jordania –entonces a cargo de esa parte de la ciudad– y las Naciones Unidas. ‎

Todo el mundo sabe ya cuáles serán las próximas decisiones de la “justicia” israelí, dado el hecho que, ‎desde 1967, Israel proclamó unilateralmente Jerusalén su «capital eterna e indivisible», en ‎violación de las resoluciones de la ONU. ‎

En la tarde del viernes 7 de mayo, hubo enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas –el ‎Monte del Templo, según la terminología de Israel. Esos choques ya fueron más violentos que los ‎registrados en 2017. El sábado también hubo enfrentamientos en Cisjordania (gobernada por la ‎OLP) y en la línea de demarcación entre Gaza (gobernada por el Hamas, movimiento vinculado a ‎la Hermandad Musulmana) y en Israel. El ejército de Israel dispersó las multitudes con gases ‎lacrimógenos y disparando balas de goma. Cuando se produjeron envíos de globos incendiarios y ‎el lanzamiento de un cohete hacia Israel, el ejército israelí respondió destruyendo un puesto ‎militar del Hamas en el sur de la franja de Gaza. El Hamas llamó entonces los palestinos a ‎ocupar la Explanada de las Mezquitas hasta el fin del ramadán, el jueves 13 de mayo. ‎

El Tribunal Supremo israelí pospuso por tiempo indefinido la audiencia sobre la expulsión de las ‎‎4 familias palestinas de Cheikh Jarrah, que estaba prevista para el 10 de mayo. Desde Roma, ‎el papa Francisco llamó al fin de los actos de violencia: «La violencia sólo engendra violencia. ‎Detengamos los enfrentamientos.». Arabia Saudita, Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, ‎Irán, Jordania, Marruecos, Pakistán, Sudán, Túnez y Turquía condenaron el comportamiento ‎de Israel y llamaron a la desescalada. Finalmente, el Cuarteto (Rusia, Unión Europea, ‎Estados Unidos y la ONU) publicó un comunicado donde resaltaba «con seria preocupación la ‎posible expulsión de familias palestinas de sus hogares, en los que han vivido durante varias ‎generaciones» y expresaba su «oposición a actos unilaterales que sólo conducen a una escalada ‎en un ambiente ya tenso» [3].‎

El presidente

Hacia un conflicto militar

‎Súbitamente, la situación evolucionó hacia un escenario de guerra, con el Hamas lanzando ‎cohetes hacia Israel y el ejército israelí bombardeando Gaza con numerosos helicópteros y ‎aviones –o sea, con medios 10 veces más letales. ‎

Todas las facciones armadas palestinas entraron rápidamente en modo bélico, exceptuando la ‎Autoridad Nacional Palestina, que, por el contrario, reprimió manifestaciones populares ‎en Cisjordania. ‎

Los palestinos están actualmente huérfanos de democracia… y de República. No han tenido ‎elecciones en 15 años. La Autoridad Palestina anuló las que estaban previstas para este mes de mayo ‎cuando Israel rechazó que la consulta se realizara también en Jerusalén-Este. ‎

El martes 11 de mayo, el líder del Hamas, Ismael Haniyeh, pronunció un discurso en televisión y relacionó la cuestión de Jerusalén con la de Gaza. Definió Al-Quds (Jerusalén) como el ‎corazón de la nación palestina, denunció las expulsiones de las familias palestinas de Cheikh Jarrah ‎y presentó los enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas como ataques “judíos” contra la ‎mezquita Al-Aqsa, lo cual es falso –la policía israelí penetró efectivamente en la mezquita y ‎disparó allí gases lacrimógenos al perseguir manifestantes que protestaban, legítimamente, ‎contra la expulsión de las 4 familias palestinas de Cheikh Jarrah. Ese discurso sorprendió a ‎los israelíes en la medida en que el Hamas no se presenta ya como un movimiento de ‎resistencia que aporta una respuesta simbólica ante Israel sino como una fuerza que espera poner fin ‎al avance de la colonización de más territorios palestinos por parte de Israel. ‎

Comienza la guerra

‎En la tarde del martes, Israel derribó el edificio Al-Shuruk (de 12 pisos), en pleno centro de Gaza, ‎bombardeándolo con artefactos penetrantes. Ese inmueble albergaba, entre otras ‎oficinas, el canal de televisión del Hamas, Al-Aqsa TV. Era la respuesta de Israel al mensaje de ‎Haniyeh. El Hamas –que cuenta con el apoyo de Turquía y Qatar– y la organización Yihad Islámica ‎‎–con respaldo de Irán– respondieron lanzando una lluvia de cohetes sobre Tel Aviv y también ‎contra Asdod, Ascalón y los límites de Jerusalén. ‎

La destrucción intencional de un canal de televisión es un crimen de guerra. La Corte Penal ‎Internacional, que recientemente se declaró competente para juzgar los crímenes de guerra ‎perpetrados en los territorios palestinos, ha sido por consiguiente puesta al tanto de ese hecho. ‎

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió dos veces, por videoconferencia y a ‎puertas cerradas. En ambos encuentros virtuales, Estados Unidos se opuso a la emisión de ‎cualquier declaración oficial, alegando que las expulsiones de familias palestinas residentes en ‎Jerusalén-Este son un «asunto interno israelí», lo cual cuestionan todos los demas miembros del ‎Consejo de Seguridad. ‎

Por su parte, la Liga Árabe‎ estimó que las expulsiones de las familias palestinas no son un simple ‎litigio inmobiliario y que quienes tienen memoria son los únicos que no se equivocan. ‎

Rusia exigió una reunión inmediata del Cuarteto (ONU, Rusia, Unión Europea, Estados Unidos). ‎

Al no haber podido llegar el Consejo de Seguridad a una posición común, cuatro de sus miembros –‎Francia, Estonia, Irlanda y Noruega– emitieron un comunicado donde llaman Israel «a cesar sus ‎actividades de colonización, demolición y expulsión, incluso en Jerusalén-Este». ‎

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que suministra armas al Hamas, denunció la inacción ‎del Consejo de Seguridad y llamó a «dar una lección a Israel». ‎

Por primera vez, se produjeron choques en ciudades mixtas israelíes (pobladas por musulmanes, ‎cristianos y hebreos), principalmente en la ciudad obrera de Lod, donde se registró el ‎linchamiento de un joven padre de familia musulmán israelí a manos de compatriotas judíos ‎armados. El presidente israelí Reuven Rivlin denunció el hecho como un «pogromo» ‎antimusulmán. El primer ministro Benyamin Netanyahu condenó enérgicamente el crimen e ‎instauró en Lod el estado de emergencia. Durante los funerales de la víctima, hubo más ‎enfrentamientos en 18 ciudades mixtas. Ahora se habla no sólo de una guerra entre israelíes ‎y palestinos sino también de una posible guerra civil en Israel entre judíos y goys (los ‎no judíos). ‎

Estados Unidos intensificó sus contactos con Israel para obtener una desescalada. Esfuerzo inútil. ‎Washington, que se dispone a reanudar oficialmente los contactos con Irán –cuando se hayan ‎concretado la elección del próximo presidente iraní y la firma de un nuevo acuerdo nuclear, ‎en contra del deseo del gobierno israelí–, no parece dispuesto a ejercer más presión sobre Israel. ‎Sin embargo, con la esperanza de lograr algo, Estados Unidos se opuso a una tercera reunión ‎del Consejo de Seguridad por videoconferencia, ganando así tiempo para su aliado. ‎El reglamento del Consejo de Seguridad prevé que la presidencia rotatoria del Consejo, ‎este mes en manos de China, puede imponer la realización de una reunión con la participación ‎física de todos los miembros, pero Pekín se abstuvo de utilizar esa prerrogativa. ‎

Análisis del conflicto

‎Todos los observadores imparciales concuerdan en considerar que la política israelí de ‎colonización, demolición de viviendas de pobladores palestinos y expulsión de estos últimos, viola ‎el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU. Se trata de hecho de una forma de ‎conquista de territorios, no por vía militar sino mediante la aplicación de una legislación viciada.

Benyamin Netanyahu, hijo del secretario particular de Vladimir (Zeev) Jabotinsky, el ‎fundador en 1925 del Partido Revisionista –el principal partido de la derecha nacionalista sionista–‎‎, encarna el proyecto del «Gran Israel» (Eretz Israel), desde el Nilo hasta el Éufrates. ‎Netanyahu promueve una forma de supremacismo judío. Ya no es mayoritario en su país, pero ‎sigue siendo primer ministro. ‎

Todos concuerdan también en considerar que los lanzamientos cohetes al azar sobre ‎aglomeraciones urbanas son un crimen de guerra contra poblaciones civiles. ‎

El Hamas no cuestiona la colonización de Palestina –a diferencia de al-Fatah– sino únicamente ‎el hecho que una tierra musulmana sea gobernada por judíos, lo cual constituye una forma de ‎supremacismo musulmán. En todo caso, esta «sección palestina de la Hermandad Musulmana» ‎‎–así se indicaba hasta hace poco en la bandera del Hamas– fue creada por el jeque Ahmed ‎Yassin, con ayuda de Israel, para debilitar el movimiento al-Fattah, encabezado por Yasser ‎Arafat. ‎

Todo lo anterior nos muestra que tanto el Likud israelí como el Hamas palestino reivindican ‎ideologías obsoletas y que ambos recurren a prácticas criminales, lo cual aleja toda perspectiva ‎de paz y de convivencia entre las partes. ‎

Todos los Estados miembros de las Organización de las Naciones Unidas –exceptuando a Israel– ‎reconocen el «derecho inalienable» de los palestinos no a regresar a las viviendas de las que ‎fueron expulsados en 1948 sino a regresar a su tierra como ciudadanos plenos. Al reconocer a ‎los palestinos ese derecho, todos los Estados miembros de la ONU se oponen teóricamente a la ‎‎«solución de los dos Estados», a pesar de que los países occidentales han apoyado esa solución ‎desde 2007. Al alimentar esa contradicción, las potencias occidentales son responsables de la ‎perpetuación del conflicto. ‎

Los enfrentamientos actuales se desarrollan todos en el espacio de la “Palestina geográfica”, ‎o sea tanto en Israel como en los territorios de la Autoridad Palestina. Pero no deben hacernos ‎olvidar que en el pasado los dirigentes palestinos abandonaron su reclamo de vivir en tierra ‎palestina para tratar de conquistar Jordania (durante el llamado «Septiembre Negro») y ‎posteriormente el Líbano (durante la guerra civil), cometiendo así crímenes que los ‎desprestigiaron. ‎

La única solución es el Estado binacional cuya creación se previó al final de la Segunda ‎Guerra Mundial por parte de las Naciones Unidas. Esa fórmula pondría fin al apartheid ‎implantado por Israel, como escribió el ex presidente estadounidense James Carter hace ya ‎‎15 años [4], y ‎garantizaría el derecho de los palestinos al retorno. El problema es que no hay hoy israelíes ‎ni palestinos capaces de asumir papeles similares a los que desempeñaron Frederik de Klerk y ‎Nelson Mandela. Y los enfrentamientos intercomunitarios que hoy se desarrollan en las ciudades ‎mixtas de Israel hacen esta solución cada vez más difícil de alcanzar. ‎

Hipótesis explicativa

‎Resulta difícil de creer que el desgaste del tiempo basta para explicar los enfrentamientos entre las ‎comunidades que viven en Israel. Israelíes y palestinos aspirar a convivir en paz… exceptuando a ‎los que militan en el Likud o en Hamas. Yo quisiera entonces plantear aquí una hipótesis sobre ‎esa región que los estrategas estadounidenses llaman «Gran Medio Oriente» o «Medio Oriente ‎ampliado». ‎

Resulta extraño el incidente ocurrido el 14 de mayo en Jaffa, donde desconocidos lanzaron un ‎coctel Molotov dentro de la casa de una familia árabe, provocando graves quemaduras a un niño ‎de 14 años. Ese ataque antiárabe fue seguido de un centenar de acciones antijudías en la ciudad, ‎acciones que a su vez suscitaron nuevos ataques antiárabes. Sin embargo, según la policía, ‎el incidente inicial no fue perpetrado por judíos extremistas sino por dos árabes [5]. Cabe entonces ‎la siguiente interrogante: ¿Eran sólo imbéciles que se equivocaron de casa y agredieron ‎así a su propio bando o en realidad eran mercenarios que realizaron una acción premeditada del ‎tipo false flag, o sea “bajo falsa bandera”, para incentivar la escalada de violencia? ‎

Desde el 11 de septiembre de 2001 (con excepción del paréntesis creado por la administración ‎Trump), el Pentágono ha venido aplicando la doctrina Rumsfeld/Cebrowski ‎ [6]‎, lo cual implica adaptar las fuerzas armadas de ‎Estados Unidos a las exigencias del capitalismo financiero y de la globalización del intercambio. ‎Para empezar, el estado mayor estadounidense se planteó como objetivo destruir las ‎estructuras mismas de los Estados en los países del «Gran Medio Oriente», para poder explotar ‎a fondo los recursos de esos países sin enfrentar obstáculos políticos. Sólo habrían de ‎preservarse los Estados en Israel, Líbano y Jordania. ‎

Así vimos, a partir de entonces, la destrucción de los Estados en Afganistán, Irak, Libia, Siria ‎y Yemen. Nos “vendieron” todas esas guerras como «revoluciones», sin que ninguna fuese ‎tal cosa. También nos “vendieron” esas guerras como conflictos que durarían algunas ‎semanas, pero ninguna ha terminado aún porque en realidad son parte de lo que el presidente ‎estadounidense George Bush hijo enunció como la «guerra sin fin». Ahora nos “venden” ‎esas guerras como «guerras civiles». Hace 2 años que el mismo proceso está en marcha ‎en Líbano, pero esta vez sin recurrir a las armas. Eso significa que se ha modificado el mapa ‎del estado mayor estadounidenses publicado en 2005 (ver imagen arriba). Por consiguiente, ‎podemos pensar que esa peste puede extenderse a Israel. ‎

Según el almirante Arthur Cebrowski, lo más difícil en la aplicación de su doctrina es evitar que ‎se extienda el incendio. Es por eso que Cebrowski delineó la región «Medio Oriente ampliado» ‎basándose no en los recursos de sus territorios sino en la cultura de sus habitantes. Partiendo de ‎esa base, ¿era realmente posible dinamitar todos los Estados de esa región –sin importar que ‎sus gobiernos fuesen amigos o aliados de Washington– sin “tocar” la Palestina geográfica? ‎

Esta hipótesis incluye 2 variantes:

--En la primera, la “contaminación” de Israel viene de los pueblos movidos por sus pasiones;

--En la segunda, el incendio se extendería a Israel por voluntad del Pentágono. ‎

En todo caso, si las consecuencias de los hechos que hoy están desarrollándose llegase a ‎confirmar esta hipótesis en los próximos meses, sería porque lo que hoy vemos modifica la ‎naturaleza misma del conflicto y lo proyecta decididamente hacia el infinito. ‎

El Pentágono se opuso a la política exterior del presidente Trump. Varios generales se jactaron ‎incluso de haberlo engañado y de haber hecho fracasar la retirada de las fuerzas que ‎Estados Unidos mantiene ilegalmente en Siria. Esos militares no aceptaron que Siria escape ‎al control de Estados Unidos para quedar bajo la protección de Rusia. También en contra de la ‎voluntad de Donald Trump, retomaron la doctrina Rumsfeld/Cebrowski, aplicándola contra el ‎Líbano, donde han utilizado las rivalidades internas para poner ese país en crisis sin utilizar ‎abiertamente tropas estadounidenses. ‎

En Estados Unidos, el Partido Demócrata está volviéndose antisraelí, bajo la influencia del grupo ‎de congresistas encabezado por Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Cori Bush, Ayanna Pressley y ‎Alexandria Ocasio-Cortez. El Pentágono, que desde el año 2001 ve en Israel un aliado que ‎se ha hecho demasiado independiente, alcanzaría su revancha destruyendo el Estado hebreo. ‎

En sólo días, sobre todo después del bombardeo israelí contra las oficinas de Associated Press ‎en Gaza, la prensa estadounidense, habitualmente proisraelí, pasó a ser pro Palestina. Un cambio ‎tan fulgurante es forzosamente sospechoso.

 

Notas:

[1] “Speech by Ali Khamenei on the occasion of the International Al Quds Day”, por Alí Khamenei, Voltaire Network, 7 de mayo de 2021.

[2] Cheikh Jarrah (o sea «el cirujano») fue, junto al rabino Moisés ‎Maimonida, uno de los médicos de Saladino, quien arrebató Jerusalén a los cruzados.

[3] “Joint statement of the Middle East Quartet on the situation in ‎East Jerusalem”, Voltaire Network, 9 de mayo de 2021.

[4] Palestine: Peace Not Apartheid, Jimmy Carter, Simon & Schuster, 2006.

[5] «Posible operación “false flag” en la ‎ciudad israelí de Jaffa», Red Voltaire, 18 de mayo de 2021.

[6] ‎«El proyecto militar ‎de Estados Unidos para el ‎mundo», por Thierry ‎Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017.‎

Red Voltaire. 18 de mayo de 2021.

 

 



More articles by this author

El sistema económico occidental está ‎a punto de expirarEl sistema económico occidental está ‎a punto de expirar
  El sistema económico occidental está ‎a punto de expirar Thierry Meyssan Occidente ya...
“En defensa de Taiwán”‎,  AUKUS ‎prepara una guerra nuclear “En defensa de Taiwán”‎, AUKUS ‎prepara una guerra nuclear
  ‎“En defensa de Taiwán”‎, AUKUS ‎prepara una guerra nuclear Washington prepara una...
¿Quién está en línea?
Tenemos 498 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner