joomla visitor
Auditoría
Voz Crítica
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
Ediciones anteriores

Edición 353

Edición 352

Edición 351

Edición 350

Edición 349

Edición 348

Edición 347

Edición 346

Edición 345

Edición 344

Edición 343

Edición 342

Edición 341

Edición 340

Edición 339

Edición 338

Edición 337

Edición 336

Edición 335

Edición 334

Edición 333

Edición 332

Edición 331

Edición 330

Edición 329

Edición 328

Edición 327

Edición 326

Edición 325

Edición 324

Edición 323

Edición 322

Edición 316

Edición 306

Edición 315

Edición 314

Edición 313

Edición 312

Edición 311

Edición 310

Edición 309

Edición 308

Edición 307

Edición 305

Edición 304

Edición 303

Edición 302

Edición 301

Edición 300

Edición 299

Edición 298

Edición 297

Edición 296

Edición 295

Edición 294

Edición 293

Edición 292

Edición 291

Edición 290

Edicion 289

Edición 288

Edición 287

Edición 286

Edición 285

Edicion 284

Edicion 283

Edicion 282

Edición 281

Edición 280

Edición 279

Edición 278

Edición 277

Edición 276

Edición 273

Suplemento 273

Edición 276

Edición 275

Edición 274

Edición 272

Edición 271

Edición 270

Edición 269

Edición 268

Edición 267

Edición 266

Edición 265

Edición 264

Edición 263

Edición 262

Edición 261

Edición 260

Edición 259

Edición 258

Edición 257

Edición 256

Edición 255

Edición 254

Edición 253

Edición 252

Edición 251

Edición 250

Edición 249

Edición 248

Edición 247

Edición 246

Edición 245

Edición 244

Edición 243

Edición 242

Edición 241

Edición 240

Edición 239

Edición 238

Edición 237

Edición 236

Edición 235

Edición 234

Edición 233

Edición 232

Edición 231

Edición 230

Edición 229

Edición 228

Edición 227

Edicion 226

Edicion 225

Edicion 224

Edicion 223

Edicion 222

Edicion 221

Edicion 220

Edicion 219

Edicion 218

Edicion 217

Edicion 216

Edicion 215

Edicion 214

Edicion 213

Edicion 212

Edicion 211

Edición 210

Edición 209

Edición 208

Edición 207

Voces del Periodista Edición 321

English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 271

{vozmestart}

 

voz critica

Imperialismo

mundial sionista

Sus tentáculos son las logias. Padecemos mucho sin tener culpa de una globalización, con repercusiones a diestra y siniestra.

El entorno se ha metalizado, no hay lugar para el espíritu. Y si nosotros, conscientes de lo que pasa, no lo cuidados y mordemos el anzuelo del bienestar, y de la alta categoría social, lo rebajaremos a lo ínfimo; pero hemos de considerar que la premisa de “tanto tienes, tanto vales”, es cierta para los demás, pero no para nosotros, con aspiraciones de algo mucho más elevado.

Conforme a la educación recibida, cada persona reacciona y se va o no, tras el dinero y el modo fácil de ganarlo. Los valores han sido sustituidos por antivalores: la  avidez por el oro, por la mentira, por la apariencia, etcétera, que nos conducen a un camino falso. En todas las profesiones hay y habrá los contrastes de la Ética, o su contraparte.

Estamos así porque algo ajeno a nosotros se ha infiltrado en cada nación del mundo. México, hoy por hoy, es un coctel explosivo, pero expliquémonos: Sión se cree llamado a cumplir el “Destino Manifiesto”; para Sión, por ser él, el “pueblo escogido”, nadie más que él tiene derecho a subyugar, corromper, saquear, matar, y adjudicarse el poder universal en sus manos.

Consideremos lo que el historiador judío, escritor e historiador, Arthur Koestler, en la página 17 de su libro informativo, “The Thirteen Tribe” (“La décimo tercera tribu”), asegura: “La gran mayoría de los judíos en el mundo, después de la ‘Segunda Guerra Mundial’, era de origen oriental y, por lo tanto, quizás principalmente de origen de Khazar. Si fuera así, esto significaría que sus antepasados no vinieron del Jordán, sino del Volga; no del Canaán, sino del Cáucaso, del que se suponía que era la cuna de la raza aria.  Genéticamente, son más estrechamente relacionados con las tribus hunas, uiguras y magiares, que con la semilla de Abrahán, Isaac y Jacob. Si este fuere el caso, entonces el término antisemítico carecería de significado, con base en el MALENTENDIDO que comparten los asesinos y las víctimas. La historia del Imperio de Khazar, como surge lentamente del pasado, comienza a verse  como la BROMA más cruel de la historia.”

4

Sión se ha apoderado del oro, la plata, el platino, el uranio, las piedras preciosas, el petróleo, el carbón mineral, el gas y cuanto produce enormes utilidades.

Manipula a través de los grandes medios informativos, porque son suyos. Ataca a los árabes, que sí son semitas y, valiéndose de la gente que tiene incrustada en los Estados Unidos, su mayor aliado, se erigió en el Estado de Israel, en 1948.

En 1967 lanzó una guerra relámpago y, después de siete días, despojó a los palestinos de su territorio natal y desde entonces los tiene en campos de concentración en la Franja de Gaza. Los bombardea, los mata y no quiere devolverles las tierras que son suyas. Los judíos que vengan del Imperio de Khazar son una opción, pero existen otros judíos, los israelitas, que se dicen descendientes del pueblo escogido. Nos quedamos en suspenso, por la valentía de los palestinos de reclamar un Estado para ellos. La ONU aceptó, en principio, pero bien sabemos que a dicha organización la maneja el gobierno de los Estados Unidos, y que al gobierno de los Estados Unidos lo manejan, a su vez, los sionistas, los que ya se posesionaron no sólo de la economía europea, sino del planeta entero. Están en los cinco continentes. Su ariete y sus tentáculos son las logias masónicas; en EUA se cuentan entre dos mil y dos mil 500; han proliferado desde George Washington, quien recibió de Lafayette la Llave de La Bastilla, y la colgó a la entrada de su residencia en Mont Vermont. No es raro, pues, que afuera de la finca del primer presidente norteamericano hubiera hileras de cabañas para sus esclavos negros.

El Capitolio está pleno de símbolos masónicos. Las logias congregan a sus adeptos entre las clases media y alta. Ofrecen  riquezas y altos puestos. Prefieren a los científicos, investigadores, literatos, porque es vital tener control y se allegan, también, a los comunicadores. Se van  sobre televisoras, estaciones de radio, periodistas, etcétera; lo hacen para controlar a la opinión pública a través de ellos. Uno de sus mejores instrumentos son las agencias de noticias internacionales: la AP, Reuters, AFP, EFE, DPA y por el estilo.

La Masonería se viste de inocencia. Las que son sociedades secretas, con ritos sangrientos, que disponen de las vidas de los “hermanos” cuando son estigmatizados por algún “error”, sea de deslealtad o circunstancial, el “Caballero Kadosh” los elimina. Sus armas suelen ser el veneno, las dagas, los “accidentes”, las bombas, los “suicidios”, etc. En la oscuridad de sus ceremonias, alumbradas por mechones encendidos, ofrecen a su amo y dios, el macho cabrío, los sacrificios. Pero afuera de sus templos en tinieblas se muestran como asociaciones culturales, o de ayuda, para los demás. Toman el altruismo como bandera.

Quien entra a una logia pierde su libertad. No dispondrá de sí mismo.

Los estadounidenses, en general, se encuentran ajenos a la verdad. Ellos sostienen a Israel con sumas estratosféricas de dólares que son destinadas de éste.

El “Mosad”, la red de espionaje más grande y completa del mundo, está bajo la bandera de la estrella de seis puntas.

En el caso de México, se encuentra a kilómetros de saber de dónde proviene el interés por sus riquezas naturales. Es un territorio, el suyo, que codician. Por eso introdujeron los EUA las logias encargadas de provocar el derrocamiento de Iturbide, de Guerrero y de Francisco I. Madero, prohombres mexicanos. Los yorquinos fueron la avanzada, en 1821. A Madero lo mandó matar el embajador norteamericano Henry Lane Wilson. Fue el asesino intelectual.  La invasión de Pancho Villa a Columbus despertó la rabia y el rencor de los que manejan el supragobierno y, para vengarse y aprovecharse, indujeron  más violencia a la Revolución Mexicana. Ellos hicieron la revolución. Les vendían armas a todos, y los cabecillas acabaron matándose unos a otros. El dolor, la orfandad, el abuso, ya los hemos sufrido. Por el momento, pretenden, a través de las susodichas logias, adueñarse de México mediante el narcotráfico.

Nosotros no estamos de acuerdo. Sabemos que los políticos más relevantes, que se pelean la Presidencia de la República, pertenecen a esa clase de sociedades, y están patrocinados económicamente por ellas. Son asesorados por los miembros del llamado Club de Bilderberg. De modo que nos encontramos en una terrible encrucijada. La exigencia de que México acabe con el contrabando de armas es para nuestros vecinos del norte. Los que contrabandean son los gringos. Por desgracia, el presidente Felipe Calderón parece estar ciego. No ve y no oye lo que su pueblo le pide. Poseemos un gran Ejército, patriota y valiente, pero las armas, las principales, las tienen ellos, y las tienen los señorones del crimen organizado. Por eso, presidente Calderón: ¡deténgase a oír a un pueblo sangrante y victimizado! Tómese un rato en leer lo que la prensa nacional le dice.

 

{vozmeend}



More articles by this author

VOZ CRÍTICAVOZ CRÍTICA
VOZ CRÍTICAMA. GUADALUPE SANTA CRUZ DE LA MORA(Exclusivo para Voces...
¿Cuánto vale México? ¿Cuánto vale México?
VOZ CRÍTICAMA. GUADALUPE SANTA CRUZ DE LA MORA ¿Cuánto vale México?...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 277 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Números Anteriores
347
Banner
346
Banner
345
Banner
344
Banner
343
Banner