joomla visitor
AuditorŪa
PAPELES AL VIENTO
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 271

{vozmestart}

papeles al viento

 

2012: La incógnita

El stablishment act√ļa de facto;

amenaza nueva racha golpista

Seg√ļn el formalismo constitucional, el 1 de julio de 2012 el pueblo de M√©xico -para el caso te√≥ricamente 80 millones de mexicanos inscritos en el Registro Federal de Electores, cifra que se cribar√° para formar el listado definitivo- acudir√° a las urnas para la renovaci√≥n de los poderes Legislativo y Ejecutivo de la Uni√≥n. El centro de gravedad de ese proceso -en el que est√°n calendarizadas elecciones concurrentes en el Distrito Federal y en algunos estados federados- est√° la sucesi√≥n presidencial.

De formalismo constitucional es preciso hablar porque, en estricto rigor, los mandatos de la Carta fundamental nunca han sido en la realidad política mexicana el imperativo categórico kantiano dictado por el Constituyente. Aun como formalismo, éste ha quedado reducido a mero ejercicio retórico de profesionales que hacen del derecho y la democracia descarada y descarnada simulación: Una putrefacta mascarada.

El formalismo constitucional establece que la renovaci√≥n de poderes federales se realizar√° mediante elecciones libres, aut√©nticas y peri√≥dicas. Salvo esta √ļltima condici√≥n, los dos primeros preceptos son una falacia. Seg√ļn las bases del proceso electoral previstas en la Constituci√≥n, los partidos pol√≠ticos son entidades de inter√©s p√ļblico. Falso: El registro legal de los partidos pol√≠ticos se ha convertido en franquicia privada detentada por alguna familia, facci√≥n o tribu que hace del r√©gimen interno de cada formaci√≥n instrumento de control -ley del hierro de la oligarqu√≠a- y de las prerrogativas p√ļblicas a los partidos privilegio patrimonialista de la partidocracia.

1

El IFE

Partidos envilecen la

aspiración democrática

 

‚ÄúLos partidos pol√≠ticos‚ÄĚ, dice el formalismo constitucional, ‚Äútienen como fin promover la participaci√≥n del pueblo en la vida democr√°tica, contribuir a la integraci√≥n de la representaci√≥n nacional y, como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de √©stos al ejercicio del poder p√ļblico, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo‚Ķ‚ÄĚ. En los hechos, seg√ļn lo prueba la estad√≠stica electoral, son los propios partidos los que han inhibido la participaci√≥n electoral al envilecerse a s√≠ mismos y corromper la espontaneidad y la autenticidad del voto e imponer sobre sus declaraciones de principios una mezcla ecl√©ctica de ideas conforme los intereses internos en pugna o la retacer√≠a discursiva que aportan a convenencieras alianzas o coaliciones de ocasi√≥n, resueltas desde sus mandos cupulares.

El formalismo constitucional dice m√°s: Que ‚Äúla organizaci√≥n de las elecciones federales es una funci√≥n estatal que se realiza a trav√©s de un organismo p√ļblico aut√≥nomo denominado Instituto Federal Electoral, dotado de personalidad jur√≠dica y patrimonio propios (‚Ķ) En el ejercicio de esa funci√≥n estatal, la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad ser√°n principios rectores (‚Ķ) El Consejo General ser√° su √≥rgano superior y se integrar√° por un consejero presidente y ocho consejeros electorales‚ÄĚ. Al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n le corresponde resolver en forma definitiva e inatacable, ‚Äúlas impugnaciones de actos y resoluciones que violen los derechos pol√≠tico-electorales de los ciudadanos de votar, ser votados y de afiliaci√≥n libre y pac√≠fica para tomar parte en los asuntos pol√≠ticos del pa√≠s‚ÄĚ. Es obvio que -la experiencia lo documenta con creces- al menos dos calidades de las listadas -la independencia y la imparcialidad- no son atributos que puedan acreditar el IFE ni el Trife. En el menor de los casos, los magistrados act√ļan como militantes de partido embozados en la toga.

2

Emilio Chauyffet Chemor

Diputados federales

fuera de la Constitución

 

La facultad de nombrar a los consejeros del IFE, es de la Cámara de Diputados federal. Recientemente, el presidente de la directiva de esta Cámara, el priista Emilio Chuayffett Chemor, declaró que los diputados violan la Constitución al dejar al IFE, hasta el momento, sin tres de sus nueve consejeros. Esto es, aquí ni siquiera el formalismo se observa por parte del Constituyente permanente. Los especialistas dirían que esa es una conducta inconstitucional. Los más ortodoxos y exigentes la calificarían de anticonstitucional. Con esto está dicho todo.

Como sea, para una gran corriente de opini√≥n, tanto el IFE como el Trife funcionan como agencias de consigna. Ya se puede intentar la formaci√≥n de un tratado con las obras de investigaci√≥n que ponen en tela de juicio la actuaci√≥n de consejeros y magistrados electorales en los comicios presidenciales de 2006. A mayor abundamiento, en los resultados del sondeo 2011 de Latinobar√≥metro, difundido aqu√≠ recientemente, se concluye que entre los pa√≠ses de la regi√≥n investigados, M√©xico aparece en √ļltimo lugar en confianza hacia la democracia. A la pregunta de qu√© tan satisfecho est√° con la forma en que opera la democracia en su pa√≠s‚ÄĚ, s√≥lo 23 por ciento se dijo satisfecho. Apenas 16 por ciento cree que la democracia mexicana est√° mejorando. Una consecuencia de esas opiniones es que s√≥lo 31 por ciento conf√≠a en sus gobernantes. Peor a√ļn. Resulta harto ominoso que a 35 por ciento de los mexicanos les d√© lo mismo el sistema democr√°tico que otra forma de gobierno. Dicho en buen cristiano, en esta respuesta subyace el riesgo de que no pocos prefieran de plano una dictadura.

 

Desencanto, sí,

autocrítica, no

 

El propio consejero presidente del IFE, Leonardo Vald√©s Zurita, acaba de reconocer que el desencanto creciente con la democracia durante los a√Īos recientes obedece esencialmente a la inseguridad acentuada y a una crisis econ√≥mica que ha afectado la situaci√≥n de las familias. ‚ÄúSiempre que los ingresos caen, la poblaci√≥n responde con irritaci√≥n, enojo, inconformidad‚ÄĚ. Vald√©s Zurita agrega que uno de los principales d√©ficits de la democracia mexicana radica en un insuficiente marco legal para contener la compra y coacci√≥n del voto. Los tres factores citados son reales, pero en √ļltima lectura, Vald√©s Zurita esquiva el tema toral de la duda en la integridad √©tica de los funcionarios electorales. Como sea, el pasado 24 de noviembre -d√≠a en que los magistrados dieron un en√©simo espaldarazo a la direcci√≥n nacional del PRI a ponencia presentada por Mar√≠a del Carmen Alan√≠s-, IFE y Trife suscribieron un convenio de colaboraci√≥n para, seg√ļn el texto, dar ‚Äúmayor‚ÄĚ certeza al proceso de 2012 y, dicho por Vald√©s Zurita, ‚Äúconsolidar la democracia‚ÄĚ. El gran ausente en ese acuerdo fue el ajuste de cuentas con el pasado reciente, visto desde el punto de vista filos√≥fico: S√≥lo un adarme de autocr√≠tica era de esperarse. Pero no.

3

Leonardo Valdés Zurita

Esa constante antidemocr√°tica, por supuesto, no es privativa de M√©xico, pero en M√©xico se ha arraigado desde los primeros a√Īos de la independencia en que una corriente europeizante, esgrimiendo argumentos racistas, opuso resistencia a la inclusi√≥n popular en el derecho electoral; actitud enervada por Los cient√≠ficos del porfirismo que mantuvieron fija su mirada en Europa, y por sus residuos discriminatorios a√ļn en el periodo de la revoluci√≥n triunfante, que hizo suyos lema y consigna de Sufragio efectivo no reelecci√≥n.

Durante el prolongado reinado del priato en sus tres etapas, en que se implant√≥ la divisa Democracia y justicia social, la caracter√≠stica m√°s acusada del sistema de ‚Äúpartido casi √ļnico‚ÄĚ fue la del denominado centralismo democr√°tico del sistema sovi√©tico, que en la forma fue adoptado por los partidos de cu√Īo comunista o socialista, pero en el fondo fue el m√©todo -‚Äúsobre cerrado‚ÄĚ, dedazo con estampida de b√ļfalos y cargada- ejercido por el Partido Revolucionario Institucional, como ahora lo est√° haciendo de nuevo en torno a Enrique Pe√Īa Nieto con vistas al 2012. No fue casual que, primero con el viraje de algunas zonas del viejo continente hacia el eurocomunismo y la final disoluci√≥n del r√©gimen sovi√©tico, una vertiente intelectual dom√©stica se enamorara del concepto transici√≥n democr√°tica, que ilusoriamente crey√≥ ver sobre rieles con la ca√≠da del PRI en 2000. Recordar nom√°s: En el √ļltimo cuarto del siglo pasado los modelos propuestos para armar en nuestro pa√≠s fueron los del espa√Īol Felipe Gonz√°lez, el portugu√©s Mario So√°rez, el franc√©s Fran√áois Mitterrand, el sovi√©tico Mijael Gorbachov, el polaco Lech Walesa, etc√©tera.

4

Felipe Gonz√°lez

La marejada que

viene de Europa

 

Esa vertiente intelectual aport√≥ el discurso de la democratizaci√≥n de la vida p√ļblica en M√©xico, pero la acci√≥n corri√≥ a cargo, melifluamente, de una tecnoburocracia ascendente que hizo del priismo fuerza electoral y coartada para alzarse con el poder p√ļblico. Si vale el dato, debe recordarse que, casualmente, inmediatamente despu√©s del asesinato en 1994 del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, M√©xico fue admitido en la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el Desarrollo Econ√≥mico (OCDE), que entre sus condicionantes -como lo demandaba tambi√©n el Foro Econ√≥mico Mundial de Davos- introdujo en el acta de afiliaci√≥n la llamada cl√°usula democr√°tica que, para efectos pol√≠ticos ulteriores, implic√≥ el debilitamiento y desplazamiento del PRI del poder, exigencia por lo dem√°s ya aceptada por la tecnoburocracia en las cartas de intenci√≥n suscritas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y refrendada en otros convenios firmados con la Casa Blanca, especialmente con el Departamento del Tesoro como contraprestaci√≥n al salvataje econ√≥mico despu√©s del maquinado error de diciembre de 1994.

En la perspectiva de la sucesi√≥n presidencial de 2012 en M√©xico, ¬Ņtiene cabida ese ejercicio memorioso? Creemos que lo tiene a la luz de los acontecimientos que conmueven a Europa, donde los que ayer eran exportadores de democracia, hoy son importadores de dictadura. De dictadura cremat√≠stica. De espaldas a los electorados nacionales, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisi√≥n Europea, imponiendo el inter√©s financiero, han dado golpe de Estado en Grecia e Italia y obligado al gobierno del Partido Socialista Obrero Espa√Īol (PSOE) a entregar la plaza al adelantar las elecciones presidenciales. Huelga decir que Washington, otro ‚Äúdemocratizador‚ÄĚ de dientes y dominios para afuera, como podermandante del FMI no s√≥lo no reprueba la estrategia de la plutocracia bancaria trasnacional, sino que la aplaude. Ahora, pues, la nueva moda europea parece ser la de implantar la cl√°usula antidemocr√°tica.

De otro lado, no se puede pasar por alto el papel de los aliados occidentales que -√°vidos de petr√≥leo- han jugado en la insurgencia en los pa√≠ses √°rabes, donde han desnaturalizado origen y causa de los levantamientos populares -con determinante participaci√≥n juvenil- contra reg√≠menes desp√≥ticos. La aspiraci√≥n democr√°tica como leitmotiv de esos movimientos, seg√ļn la propaganda inicial, ha devenido mascarada en la que se maquilla a los viejos actores para que permanezcan en el poder o se habilita como relevos digitados a impostores de igual temple dictatorial a fin que prevalezca el mismo estado de cosas, ahora empeorado por la frustraci√≥n que mengua la resistencia al galopante, brutal y rapaz neocolonialismo.

 

Fermenta el golpismo

desde el fraude del 88

 

Si precedente obliga, M√©xico es escenario f√©rtil para una opci√≥n golpista de tipo europeo en 2012: En 1988, cre√≥ verosimilitud la hip√≥tesis del Golpe de Estado t√©cnico con Carlos Salinas de Gortari. En 1994, mediante el asesinato, se prescindi√≥ del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio. A toro pasado, m√°s de tres a√Īos despu√©s la autoridad electoral hizo del dominio p√ļblico que el resultado de la elecci√≥n presidencial de 2000 en favor de Vicente Fox no precisamente rechin√≥ de limpio. De 2006, basta con volver a leer el dictamen ‚Äúdefinitivo e inatacable‚ÄĚ del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n y ver de nuevo los videos de la militarizada toma de posesi√≥n del presidente designado Felipe Calder√≥n Hinojosa para deducir que cualquier desenlace no constitucional en 2012 es absolutamente posible y probable.

En los entremeses de la campa√Īa que viene, vale retomar algunos antecedentes aleccionadores. Hasta antes de la sucesi√≥n presidencial de 1988, la convicci√≥n de las oposiciones de diverso signo era que resultaba imposible que individualmente un partido contrario pudiera vencer al PRI, si bien el PAN cre√≠a que pod√≠a lograrlo por si solo. De esa realista convicci√≥n se deriv√≥ la convocatoria de los partidos de izquierda a la formaci√≥n del Frente Democr√°tico Nacional (FDN), que el 6 de julio de ese a√Īo desencaden√≥ lo que el ex presidente priista Miguel de la Madrid denomin√≥ terremoto pol√≠tico, que empuj√≥ al PRI a fraguar en los Colegios Electorales de la C√°mara de Diputados un golpe de Estado t√©cnico, seg√ļn lo tipificaron constitucionalistas del tricolor, aunque los opositores le llamaron simplemente fraude electoral. Salinas de Gortari, usufructuario de la manipulaci√≥n de los paquetes electorales, se vio obligado a llamar al PAN a una alianza estrat√©gica por la cual la derecha le otorgar√≠a la legitimidad de gesti√≥n a cambio de concertacesiones electorales que le permitieran salir de las catacumbas.

 

El ocaso del

‚Äúl√≠der moral‚ÄĚ

 

Con la experiencia de 1988, algunos sagaces l√≠deres propusieron mantener activo el frentismo electoral, pero el ingeniero Cuauht√©moc C√°rdenas Sol√≥rzano, derrotado por las argucias priistas en el verano de ese a√Īo, se empecin√≥ en la opci√≥n personal y fund√≥ su propio partido: El de la Revoluci√≥n Democr√°tica (PRD). Para 1994, a√Īo de la irrupci√≥n guerrillera del Ej√©rcito Zapatista de Liberaci√≥n Nacional y del asesinato de Colosio, la posibilidad del frente unitario opositor fue socavada por la astuta acci√≥n del salinismo que, entre otras maniobras, promovi√≥ el registro del Partido del Trabajo que nomin√≥ a Cecilia Soto como su candidata presidencial. Ese proces√≥ marc√≥ la declinaci√≥n de C√°rdenas Sol√≥rzano y el suplente de Colosio, Ernesto Zedillo, derrotado en debate por el panista Diego Fern√°ndez de Cevallos -‚Äúse raj√≥‚ÄĚ, dijo despu√©s Vicente Fox- result√≥ victorioso sin impugnaciones de peso, aunque ya en el poder reconoci√≥ que su campa√Īa fue inequitativa. Las elecciones intermedias de ese sexenio, en 1997, fueron un nuevo aviso para el PRI, que perdi√≥ el Distrito Federal y qued√≥ acorralado en la C√°mara de Diputados.

El Partido Acci√≥n Nacional -que pudorosa o arrogantemente rechaz√≥ frecuentes propuestas de ex comunistas para pactar la coalici√≥n electoral-, fue finalmente arrastrado por Vicente Fox a la alianza con el impresentable Partido Verde Ecologista de M√©xico (PVEM), con la que blasona haber ‚Äúechado de Los Pinos‚ÄĚ al PRI en 2000. La izquierda apenas pint√≥. En 2006, fue el PRI el que busc√≥ asociarse con el veleidoso PVEM, con resultados frustr√°neos. La izquierda se desembaraz√≥ de C√°rdenas Sol√≥rzano y, con Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, tuvo que enfrentar la resistencia de un PAN que, aliado en campa√Īa con las corporaciones empresariales y clericales, y la concupiscencia de consejeros y magistrados electorales, le impidieron la toma del poder. Ahora, con un pa√≠s militarizado, ensangrentado y aterrorizado, viene la prueba de 2012. Pero esta es otra historia. Si el m√ļsculo cardiaco nos lo permite, la contaremos dentro de quince d√≠as. Vale.

 

{vozmeend}



More articles by this author

ITINERARIO 2018 / Patológica lucha entre paralíticos y epilépticosITINERARIO 2018 / Patológica lucha entre paralíticos y epilépticos
En tratándose del tema de la sucesión presidencial México-2018, no...
ITINERARIO 2018 / Sucesión presidencial, fertilizada con sangreITINERARIO 2018 / Sucesión presidencial, fertilizada con sangre
Del manual para aprendices de cínico: No traicionar es perecer: Es...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 178 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
347
Banner
346
Banner
345
Banner