joomla visitor
AuditorŪa
Bajos salarios, pobres y descuido afean Madrid.
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
354
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 326

regino1

 


La empresa china Alibaba llega a Wall Sreet
¡Pero si ya estaba allí!

 

 

MADRID.- De c√≥mo va el pa√≠s hay dos versiones oficiales. Luis de Guindos, ministro de Econom√≠a, asegura que: ‚Äúla posible reca√≠da de la zona euro afectar√° a Espa√Īa‚ÄĚ por lo que no hay que echar las campanas al vuelo.

 

Imagen de la Gran Vía

 


Por su parte, el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, sale al relevo e informa, ‚Äúcrecemos a mayor ritmo que la media europea‚ÄĚ y ‚Äúsalimos del caos que nos dej√≥ el socialismo la pasada legislatura‚ÄĚ.


Pero la verdad es que la clase media se reduce, las medidas tomadas por Prometeo s√≥lo favorecen a la macroeconom√≠a y cada a√Īo tiene m√°s ganancias y no dej√≥ de obtener beneficios. Aun en plena crisis, sus ingresos fueron suculentos.


Cinco-detenidos-en-MadridEn caída libre


As√≠ est√°n las cosas en Espa√Īa, inmersa en contradicciones, seg√ļn el nivel de las fuentes de informaci√≥n.
La realidad es otra diferente a la que apunta el neoliberalismo. No est√° sujeta a las opiniones subjetivas surgidas de un tronco com√ļn: enga√Īar a los ciudadanos que ya no creen en nada y en nadie porque aumentan las personas que est√°n en el umbral de la pobreza o que s√≥lo comen gracias a la asistencia social.


Inclusive así, miles de familias siguen sin trabajo o sólo obtienen entre 200 y 300 euros al mes por desempleo.
Llevamos seis a√Īos en ca√≠da libre. Se ha desahuciado a un mill√≥n de personas, otras emigran y muchas aceptan trabajos por hora, d√≠a o semana con contratos leoninos.


Ignacio Fernandez ToxoLos bancos se encargan de agravar la situación.


Quitan el techo a los que no pueden pagar la hipoteca y, adem√°s de sacarlos a la fuerza de su vivienda, no admiten saldar la deuda con la entrega del piso. Ponen a la gente de patitas a la calle aunque sean ancianos, ni√Īos o discapacitados.
Los espa√Īoles de a pie se convierten de esta forma en rehenes de las instituciones crediticias para toda la vida.
No hay muchos suicidios porque el espa√Īol nunca fue propenso a ello, pero s√≠ a la depresi√≥n. Se roba para comer y vestir, aunque sea con harapos.


Mientras tanto, los centros comerciales aumentaron sus medidas de seguridad. No vaya a ser que los indigentes nos roben pan o latas de conserva. El los grandes negocios se instalan cámaras y aparatos de grabación, inclusive en las calles. El ciudadano es perseguido con mayor eficacia cada vez. Hay que controlarlo.


No hay casa que se precie que no esté rodeada de aparatos de vigilancia ni políticos y empresarios que no lleven guardaespaldas a buen sueldo.
Las compa√Ī√≠as ‚Äúprotectoras‚ÄĚ echan mano de sus m√©todos m√°s sofisticados para grabar a los menesterosos. Emplean m√©todos nov√≠simos que s√≥lo pueden pagar los que mucho tienen.
Los funcionarios p√ļblicos han encontrado un fil√≥n en acuerdos oscuros con jueces e industriales felones a los que amparan y respaldan. Las multas a los que m√°s tienen son canceladas sotto-voce.
Las faltas administrativas se archivan y los grandes almacenes violan la ley y siempre pagan menos multas.


Los extremistas


Ataques a los mendigosAl calor de esta situaci√≥n surgen grupos extremistas. La mayor√≠a de ultra derecha. En esta capital, neonazis se instalan en edificios desocupados y dan de comer ‚Äús√≥lo a los espa√Īoles‚ÄĚ. Ocurre, como ya dijimos, en el barrio de Tetu√°n, donde habitan los conglomerados latinoamericanos, sobre todo de Centroam√©rica.


Banderas pre-constitucionales (el gobierno llama así a los trapos franquistas) ondean en los balcones de los edificios tomados. Por ahí, menos visibles pero vigentes, se ven las suásticas pintadas en las paredes.
Atentos a este caso concreto: los okupas de un inmueble en la periferia de la capital, y que fueron desalojados legalmente, recibieron la promesa de un empresario neo-fascista valenciano para reinstalarlos en un lugar de su propiedad. Adem√°s, los ‚Äúayudar√°‚ÄĚ con 400 mil euros en ‚Äúsu labor humanitaria para con los espa√Īoles‚ÄĚ.
Los jóvenes falangistas están a la espera de conocer el inmueble donde se instalarán de nuevo. Mientras tanto, recorren las calles difundiendo ideas de ingrato recuerdo.


La polic√≠a s√≥lo se ocupa de que no cometan alg√ļn delito. Y no sabemos qu√© es para los jefes polic√≠acos un delito porque este concepto es movible seg√ļn qui√©nes sean los acusados.
En el interior del edificio en que estaban se pueden ver a√ļn pancartas como ‚Äúa los de raza inferior, nada‚Ķ‚ÄĚ


Ana Botella¬ŅY el gobierno? ¬°Bien, gracias!


El clima se enrarece, los medios de comunicaci√≥n no se dan abasto para informar. Unos, ocultan la realidad, otros, los menos, sacan a la luz los desmanes contra la democracia y la libertad, instituciones enfermas en Espa√Īa.


Una alcaldesa de caricatura


En el centro de Madrid se convive con la basura. La alcaldesa no se entera o no le da importancia. Ana Botella parece salida de una obra de Lope o de Quevedo. Es una mujer que consiguió el puesto por herencia porque era la teniente alcalde de Gallardón y cuando éste fue nombrado ministro de Justicia la dejó al frente de Villa y Corte.


Do√Īa Ana, acaba de anunciar que no se presentar√° a las elecciones para el mismo puesto el a√Īo pr√≥ximo. ¬°Qu√© miedo!, ¬Ņes posible que venga alguien peor? Peor... peor, imposible, pero a lo mejor el gobierno bate sus propios records y lo consigue.
Es ya un clásico hablar de la inteligencia de la esposa del ex presidente José María Aznar. En una de sus magníficas intervenciones confundió Navarra con Andalucía. Y fue el hazmerreír de todos. Y de todas.


Sin embargo, como todav√≠a sigue al frente de esta hist√≥rica ciudad, debo se√Īalar que las calles y las plazas est√°n sucias; los madrile√Īos protestan y no les hacen caso. Los manifestantes contra el deterioro de la capital son castigados con fuertes multas y otros condenados a prisi√≥n.


Ella no sale de su b√ļnker y lo saben los dirigentes del Partido Popular. Pero la aguantaremos ocho meses m√°s. Ni remedio. Las huelgas parciales y las marchas son parte del escenario cotidiano. La polic√≠a arremete contra los participantes y la UGT y Comisiones Obreras est√°n hu√©rfanas. Sus dirigentes, C√°ndido M√©ndez y Ignacio Fern√°ndez Toxo, parecen ajenos al deterioro citadino.


Hace tiempo que no se dejan ver, ni siquiera en sus sedes. Mucho menos en los plató de las televisiones o las entrevistas radiofónicas. Para la prensa escrita no existen.
El ayuntamiento considera que incomodarse por la mala gesti√≥n de las autoridades es ‚Äúantipatri√≥tico‚ÄĚ en estos ‚Äúmomentos de desbarajuste‚ÄĚ.


Ciudad entristecida


Hola flaco de oro cuando vayas a Madrid chulona m√≠a voy a hacerte emperatriz de Lavapi√©sEn plena gresca, la ciudad ha perdido un tercio de turistas con respecto al a√Īo pasado. Do√Īa Ana a√ļn no anuncia lo que har√° para evitarlo. El casi nulo mantenimiento de los pocos √°rboles que a√ļn quedan afuera de El Retiro, ha originado que caigan las ramas sobre la gente y ya son dos los muertos aparte de que hubo heridos.


Magerit, otrora limpia y acogedora es una ciudad entristecida, más egoísta, desconfiada. Sus habitantes han hecho del silencio un modo de vida y sus palabras hay que sacarlas con tirabuzón.


Estamos resignados, hasta cierto punto, pero la situación no debe continuar. Menos mal que las elecciones están cerca. Por lo menos es una esperanza aunque las encuestas dicen que el triunfo será muy apretado y podría inclinarse por cualquiera de los candidatos de los partidos tradicionales.


El n√ļmero de limosneros se multiplica. En Sol y Gran V√≠a se hacen corrillos de gente sin trabajo de todas las nacionalidades en espera de que caiga el man√° o que alguien se distraiga para quitarle algunos euros.


La estación del metro en el kilómetro cero, está rodeada de basura. El servicio de limpia no da abasto y amenaza con huelgas. Trabaja con lentitud para conseguir su propósito que es un aumento de salario. Aunque esto es una utopía. No estamos para dispendios.
Los churros y el chocolate son para los extranjeros y los turistas; el chotis se baila, si acaso, una vez al a√Īo.


¡Hola, flaco de oro… cuando vayas a Madrid chulona mía voy a hacerte emperatriz de Lavapiés…!
Con esta a√Īoranza nos quedamos en espera de tiempos mejores y de ox√≠geno.

RDR



More articles by this author

Una guitarra para Kerry y la marca Espa√ĪaUna guitarra para Kerry y la marca Espa√Īa
“…el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable,...
Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.
‚ÄúPinochet respetaba mucho m√°s los derechos humanos que Nicol√°s Maduro‚ÄĚFelipe...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 306 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
347
Banner