joomla visitor
AuditorŪa
El terrorismo en √Āfrica
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 349

ROLA 1

 

¬ŅQu√© es el terrorismo?


El terrorismo es la sucesión de actos de violencia para infundir terror, generar inestabilidad y atentar contra la seguridad nacional o internacional y crear miedo e incertidumbre entre la población. La consigna es poner en jaque un concepto central de la democracia: la libertad.


Sólo si entiende lo anterior podemos comprender bien que las grandes transformaciones mundiales que se originaron a partir de la disolución de la Unión Soviética dejaron obsoletos algunos esquemas de seguridad regional imperantes durante la Guerra Fría y también a muchos de los elementos tradicionales que componían la geopolítica. En la actualidad, el terrorismo internacional ha reconfigurado nuevamente dichos esquemas y ha mostrado que la principal amenaza a la paz ya no es exclusivamente un enfrentamiento armado entre Estados si no también el terrorismo.

El aparente fracaso de la guerra contra el terrorismo -iniciada por el gobierno estadounidense, franc√©s, ingl√©s, espa√Īol- ha probado que las acciones militares aisladas no son la estrategia adecuada para enfrentar el problema. El nuevo car√°cter transnacional de las posibles amenazas provoca la interdependencia de la seguridad estatal, por lo que la regi√≥n magreb√≠ o norte de √Āfrica debe seguir teniendo un car√°cter prioritario. Debido a que la mayor√≠a de las amenazas, tanto terroristas, pol√≠ticas como militares, viajan r√°pidamente tanto a cortas como a largas distancias. As√≠, la mayor√≠a de los Estados temen a sus vecinos, al terrorismo y a los poderes distantes.

 

rola 2

 

Hay petr√≥leo en Argelia y Libia; fosfatos y recursos pesqueros en Marruecos y la RASD; hierro en Mauritania; y oro en Argelia. Tambi√©n hay agua potable en el subsuelo del Gran Magreb, sobre todo en Libia y en el Sahara Occidental. As√≠, la importancia econ√≥mica y energ√©tica del Magreb es m√°s que evidente, y en la actualidad los Estados Unidos de Am√©rica, la Rep√ļblica Popular de China y Rusia han tomado muy en cuenta lo anterior a la hora de dise√Īar su pol√≠tica exterior hacia la regi√≥n. Por ello, debido a las desigualdades existentes en los pa√≠ses magreb√≠es, la corrupci√≥n, la impunidad, las confrontaciones geopol√≠ticas y geoecon√≥micas entre las grandes potencias y su falta de articulaci√≥n y visi√≥n sobre dicha regi√≥n en cuesti√≥n gener√≥ el marco perfecto para el incremento y empoderamiento del terrorismo en el Magreb y en Sahel.

La creciente importancia estratégica de la región mediterránea confirma que la seguridad de Europa está íntimamente ligada a la estabilidad y seguridad en la ribera sur del Mediterráneo, es decir, del Magreb. Para la Unión Europea, las amenazas provenientes del Mediterráneo sur son multidimensionales: desde amenazas terroristas hasta otras ligadas a problemas como narcotráfico, lavado de dinero, crimen organizado, subversión, fanatismo religioso, desigualdad del desarrollo, etc.

rola 4As√≠, la amenaza es de orden econ√≥mico, pol√≠tico y social. Por todo esto, la relaci√≥n entre las dos riberas es muy relevante para preservar y asegurar la estabilidad internacional y enfrentar de manera articulada y organizada las acciones y amenazas del terrorismo internacional de AL QAEDA, AQMI (Al Qaeda para el Magreb Isl√°mico), y su fusi√≥n pr√°cticamente con ISIS en ingl√©s (Estado Isl√°mico de Irak y Siria: EIIS en espa√Īol), ISIL en ingl√©s (Estado Isl√°mico de Irak y el Levante) o DAESH en √°rabe (acr√≥nimo de al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham) o Estado Isl√°mico de Irak y el Levante.

La historia de este movimiento terrorista se puede sintetizar a que en 2002, el fallecido Zarqawi, jordano de origen, creó el grupo radical y juró lealtad a Osama bin Laden y fundó al Qaeda en Irak. En 2006, al Qaeda creó el Estado Islámico de Irak. En 2010, Abu Bakr al-Baghdadi se convirtió en el nuevo líder. En 2013, se unió a la rebelión contra el presidente sirio, Bashar al Asad. Fusionó las milicias y las bautizó como ISIS. En 2013, ISIS tomó Faluya y Mosul, Tikrit, Talafar y Raqqa. ISIS declaró la creación del califato y cambió su nombre al de Estado Islámico. El hecho real es que ha realizado más de 60 acciones terroristas en diferentes países, entre ellas en el Magreb, desde septiembre de 2014.

En ese tenor, la proximidad entre las dos costas del Mediterráneo ha creado, al mismo tiempo, una relación de atracción y rechazo, de solidaridad y de conflicto. Los EUA son conscientes de las particularidades de la relación Europa-Magreb, mismas que han aprovechado para reforzar su presencia en la zona. Además, en el contexto de una Europa unida, el Magreb pasa a ser el vecino de los 27 países de la Unión Europea (próximamente ya sin el Reino Unido) y no sólo de los países del sur de Europa. Así, esta nueva realidad fronteriza hace de la zona un tema de interés mundial y no sólo regional.

 

rola 3



Pero, ¬Ņqu√© factores determinan la importancia estrat√©gica del Magreb y del Sahel? ¬ŅPor qu√© las potencias occidentales nuevamente se disputan por jugar un papel trascendental en la zona? De manera muy general, la importancia geoestrat√©gica de la regi√≥n puede ser analizada desde dos perspectivas, mismas que no se oponen sino se complementan la una a la otra. √Čstas comprenden, por un lado, la existencia de recursos naturales, en especial petr√≥leo y gas; y, por otro, cuestiones de seguridad y la presencia del terrorismo. El factor geogr√°fico est√° presente en ambas aproximaciones.

La situaci√≥n geogr√°fica del Magreb como punto de encuentro entre Europa y el √Āfrica Subsahariana (Sahel o regi√≥n Sur del Magreb) y entre Occidente y Oriente, as√≠ como la abundancia de hidrocarburos, hacen de la regi√≥n un punto clave para la estabilidad internacional. La franja del Sahel es una inmensa frontera indefinida de m√°s de 8 millones de kil√≥metros cuadrados, entre doce Estados, que enlaza el Atl√°ntico al Oeste con el Nilo Blanco y el mar Rojo al Este. Boudchiche Boucetta, experto en geopol√≠tica, dir√≠a con toda raz√≥n que ‚Äúdesde un punto de vista econ√≥mico, el volumen de los intercambios comerciales y la interdependencia energ√©tica y pesquera, por ejemplo, no se pueden dejar sujetos a la amenaza. Todos aquellos puntos afectar√≠an a cuestiones de seguridad‚ÄĚ.

La seguridad de Europa no puede ser garantizada sin la de los países de la ribera sur. La estabilidad en el Mediterráneo representa la certidumbre en cuanto al suministro energético de Europa, pues el Mediterráneo es una vía por donde se trasladan petróleo, gas, etc. De hecho, la dependencia energética de Europa con respecto al Mediterráneo es más acentuada que aquella frente a los países de Europa Oriental.

Terrorismo en el Magreb y el Sahel

Después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, la seguridad es el tema que rige las relaciones internacionales en todos los niveles. Sin embargo, la inestabilidad, la desigualdad, la falta de respeto a los derechos humanos, la falta de oportunidades rola 6laborales, la impunidad, la corrupción, etc. que prevalece actualmente en varios países africanos ha servido de foco al terrorismo y al extremismo. Sin una buena gobernabilidad, sin fuerzas de seguridad adecuadas y sin trabajo de inteligencia apropiado, los grupos y las facciones extremistas han tenido el campo libre para crear redes y desarrollar células terroristas. En ese contexto, numerosas células de Al Qaeda, que devino en Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), se aprovecharon de la inestabilidad política de algunos países africanos del norte de ese continente y del Sahel (región Sur del Magreb) para desarrollarse y actuar en aquellos Estados.

En virtud de lo anterior, el progreso del fundamentalismo religioso violento representa una seria amenaza a la estabilidad internacional. En la actualidad, la cuesti√≥n de seguridad m√°s importante en la regi√≥n corresponde al desarrollo del AQMI y su fusi√≥n pr√°cticamente con ISIS o DAESH, grupo radical que ha llevado a cabo atentados terroristas en los pa√≠ses del Magreb, en el Sahel y en Europa. De hecho, el Comit√© de Contraterrorismo de la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas ha afirmado que el norte de √Āfrica y el Sahel, con su lento progreso econ√≥mico y falta de empleo para los j√≥venes, son las zonas m√°s preocupantes en cuanto al desarrollo del terrorismo.

La creaci√≥n de Al Qaeda para el Magreb Isl√°mico fue anunciada el 11 de septiembre de 2006 por Ayman Al Zawahiri, brazo derecho de Osama Bin Laden. El origen de AQMI se ubica en Argelia, dentro del Grupo Salafista para la Predicaci√≥n y el Combate (GSPC). El fundador del GSPC, Hassa Hattab, fue destituido como l√≠der por un conflicto interno entre quienes deseaban acercarse a la organizaci√≥n terrorista Al Qaeda, y los seguidores de Hattab, que rechazaban llevar a cabo atentados contra la poblaci√≥n civil. √Čstos √ļltimos fueron derrotados y Hattab fue sustituido por Nabil Sahraoui, quien formaliz√≥ la alianza entre Al Qaeda y el GSPC.

Si bien la mayor√≠a de los integrantes de AQMI fueron originalmente argelinos que combatieron en el GSPC, en sus filas tambi√©n se encuentran ciudadanos mauritanos, marroqu√≠es, tunecinos, malienses, nigerianos, nigerinos y libios, todos miembros de diversas organizaciones isl√°micas que funcionan al interior de sus respectivos pa√≠ses. AQMI ha recibido mucha atenci√≥n y apoyo por parte del liderazgo de Al Qaeda, que extendi√≥ la influencia de aqu√©l allende las fronteras de Argelia. Ese √©xito anim√≥ al jefe de la rama magreb√≠ de Al Qaeda, hoy AQMI, el argelino Abdelmalek Droukdel, a intentar expandirse a√ļn m√°s al sur, en el pa√≠s m√°s poblado de √Āfrica: Nigeria. Cuya poblaci√≥n alcanza los 150 millones de habitantes y donde la mitad son musulmanes.

 

rola 5



En ese contexto, hubo un llamado de Droukdel al grupo islamista nigeriano Boko Haram (en lengua hausa ‚Äúla educaci√≥n occidental es pecado‚ÄĚ), en el que manifest√≥ que "estaban dispuestos a ayudar a sus hijos a manejar armas y a aportarles cualquier ayuda en hombres, armas, municiones y material b√©lico para permitirles defender a su pueblo y rechazar a los cruzados (cristianos)". El terrorismo yihadista en el Sahel y en √Āfrica occidental se ha manifiestado como AQMI; Movimiento para la Unidad de la Yihad en √Āfrica Occidental (MUJAO); Al Mourabitoune (los Almor√°vides); Ansar Dine (los defensores de la fe); Frente de liberaci√≥n de Macina (FLM); y Boko Haram, convertido en Estado Isl√°mico de √Āfrica Occidental.

En esa l√≠nea de acci√≥n, miembros de Boko Haram acudieron posteriormente a Mal√≠ para ser entrenados por el AQMI. La ONU ha se√Īalado que la alianza de Boko Haram con ISIS que opera en Irak, Siria y Libia contin√ļa minando la paz y la estabilidad de la regi√≥n de √Āfrica Occidental y Central: Chad, N√≠ger, Nigeria y Camer√ļn. Acciones que han forzado a 2.65 millones de nigerianos a abandonar sus lugares de origen.

ISIS anuncio recientemente la subida al poder de un nuevo l√≠der en el grupo Boko Haram en sustituci√≥n de Abubakar Shekau, quien estaba al frente de la secta yihadista desde el a√Īo 2009. Es relevante mencionar que Boko Haram declar√≥ fidelidad a Abubakar al-ROLA 8Bagdad√≠, en marzo de 2015, y pas√≥ a denominarse oficialmente Estado Isl√°mico de √Āfrica occidental. El nuevo l√≠der es Abu Musab al-Barnawi, quien fuera portavoz y jefe de log√≠stica de la organizaci√≥n terrorista y responsable de haber abierto nuevas redes de aprovisionamiento de armas procedentes de Sud√°n. Fuente:Internacional.elpais.com/internacional/2016/08/07/actualidad/1470483820_139575 Consultado el 7 de agosto de 2016.

Los gobiernos de los pa√≠ses del Magreb han llevado a cabo diversos operativos para frenar el desarrollo de grupos terroristas. Los gobiernos han seguido una estrategia que incluye presiones ideol√≥gicas (a trav√©s de antiguos l√≠deres insurgentes que piden un cese al fuego y la rendici√≥n de los terroristas), as√≠ como acciones militares concretas. √Čstas √ļltimas han acabado con la vida de decenas de terroristas en sus refugios. Igualmente, las fuerzas de seguridad han conseguido desmantelar decenas de redes que ofrecen apoyo log√≠stico a los terroristas. Pero a pesar de los enormes esfuerzos y √©xitos gubernamentales, la situaci√≥n es todav√≠a cr√≠tica.

Por ejemplo, tan s√≥lo en el per√≠odo 2006-2016 fueron registrados alrededor de 800 atentados terroristas en diferentes regiones, dejando un saldo total de muertos de alrededor de 4,000 civiles, elementos de seguridad, as√≠ como de terroristas y otros tantos heridos. Durante el mismo per√≠odo, extranjeros resultaron muertos o heridos en diferentes atentados terroristas. Ning√ļn pa√≠s del Magreb o del Sahel ha sido inmune a dichas acciones.

 

ROLA 7

 

Los comandos de AQMI disponen de armas de gran calibre y se comunican con teléfonos satelitales. Sus miembros son jóvenes con un bajo nivel educativo, pero que están dispuestos a quitarse la vida en atentados terroristas. Por su parte, las fuentes de financiamiento de las redes terroristas en los países del Magreb son claras: rescates por secuestros, tráfico de drogas, uso de la migración clandestina, venta de productos falsificados, lavado de dinero, robos de diversos tipos, producción y venta de drogas, limosnas obtenidas en mezquitas radicales y donaciones de individuos del interior y de fuera de la región.

Las primaveras √°rabes y sus repercusiones

La inestabilidad, la desigualdad, la falta de respeto a los derechos humanos, la falta de oportunidades laborales, la impunidad, la corrupci√≥n, etc., que ha prevalecido en varios pa√≠ses africanos, en particular en el Magreb y en el Sahel, ha servido de foco al terrorismo y al extremismo. Los j√≥venes de zonas urbanas en Argelia, Marruecos y T√ļnez y posteriormente en Libia y Mauritania protagonizaron protestas violentas que desembocaron en hechos lamentables. En Marruecos no se extendi√≥ la protesta social gracias a la pronta reacci√≥n del gobierno y a las reformas pol√≠ticas, econ√≥micas y sociales r√°pidamente instrumentadas por su gobierno.

En esa tesitura, en diciembre de 2010, estallaron las protestas sociales en T√ļnez mismas que llevaron al derrocamiento del presidente Zine Ben Al√≠. Para enero del 2011, en varias ciudades argelinas tales como Argel, Tipaza, Or√°n, Annaba, Tlemcen, Mostaganem, Mascara, Tizi Ouzou, Bouira y otras regiones del pa√≠s, grupos de j√≥venes, armados de garrotes, cuchillos y sables, saquearon diversos comercios e incendiaron sucursales bancarias y agencias de autom√≥viles. El origen de las protestas fue en principio el aumento a los precios del az√ļcar y el aceite vegetal. No obstante, en el fondo reflejaban su ansia de protestar ‚Äúcontra la mala calidad de vida y el desempleo‚ÄĚ, en particular el descontento existente en Argelia entre el 33% de los j√≥venes menores de 30 a√Īos de edad. En varias ciudades tunecinas fue la condena a la corrupci√≥n, a la falta de libertades civiles y pol√≠ticas en el pa√≠s, as√≠ como a un airado se√Īalamiento de la falta de oportunidades de empleo.

En el caso de Argelia, ante el temor de las autoridades a repetir las medidas represivas de 1988 que fueron el inicio de una d√©cada de extrema violencia en el pa√≠s, la fuerza p√ļblica se despleg√≥ con mesura, aunque procedi√≥ a realizar la detenci√≥n de participantes en las protestas. En todo caso, el saldo de las protestas, trajo consigo que m√°s de una veintena personas fallecieran durante las protestas; 800 resultaran heridas, entre quienes se contar√≠an 763 polic√≠as; y se procediera al arresto de m√°s de 1,100 personas. Como parte de las medidas de control ejercidas por el Gobierno argelino, se suspendi√≥ el servicio de internet de manera intermitente; asimismo, los proveedores de telefon√≠a celular dejaron de prestar servicios de recepci√≥n y env√≠o de mensajes SMS.

Finalmente, en Argel, el Consejo de Ministros sostuvo una reuni√≥n de emergencia para tomar medidas que permitieron mitigar, los or√≠genes de las protestas. As√≠, el Ministerio de Comercio anunci√≥ que se reduc√≠an las cargas impositivas al az√ļcar y al aceite vegetal, y se prometieron reformas econ√≥micas y pol√≠ticas. Mismas que permitieron deshacer al movimiento social.

En T√ļnez, los disturbios comenzaron en la ciudad de Sidi Bouzid, en diciembre de 2010, cuando un joven llamado Mohammed Bouazizi, con un grado de maestr√≠a en inform√°tica, a falta de empleo, se dedic√≥ a vender frutas y verduras como ambulante y se inmol√≥ luego que una mujer polic√≠a le incaut√≥ supuesto de venta, despu√©s de que en varias ocasiones le pidi√≥ dinero (mordida o chipa en √°rabe) para dejarle vender sus productos. Las protestas se recrudecieron luego que otros cinco j√≥venes se suicidaron para protestar por la falta de oportunidades y empleo en T√ļnez.

Sin embargo, la respuesta de las autoridades tunecinas no fue tan mesurada como las de Argelia. Seg√ļn versiones oficiales, grupos de j√≥venes de Thala y Kasserine en T√ļnez apedrearon edificios gubernamentales, incendiaron tres sucursales bancarias, una estaci√≥n de polic√≠a y una gasolinera. Cuando la polic√≠a fracas√≥ en su intento de dispersarlos, entonces ‚Äúen defensa propia‚ÄĚ las fuerzas de seguridad dispararon contra los j√≥venes.

ROLA 9La situaci√≥n result√≥ diferente en T√ļnez, donde el Gobierno del Presidente Zine El Abidine Ben Ali aplic√≥ medidas en extremo represivas a las manifestaciones de la sociedad contra el desempleo y la falta de libertades civiles y pol√≠ticas. El saldo oficial de muertos por disparos de arma de fuego de la polic√≠a se elev√≥ a m√°s de una veintena de personas muertas por armas de fuego. En consecuencia, en T√ļnez, la convocatoria para las protestas se organiz√≥ a trav√©s de las redes sociales de Facebook. De esta forma se pas√≥ de la protesta limitada a un barrio o una ciudad a las protestas que estallaron en diversos puntos en todo el pa√≠s. En T√ļnez, los reclamos se plantearon de manera bastante m√°s articulada.

Como se dijo anteriormente, las redes sociales creadas a partir de Facebook por j√≥venes en T√ļnez sirvieron para dinamizar la participaci√≥n en las protestas. El origen de las protestas en T√ļnez se gest√≥ m√°s bien debido a la pol√≠tica autoritaria del r√©gimen, la falta de perspectivas de reformas democr√°ticas, la ausencia de libertad de expresi√≥n y los desequilibrios del crecimiento econ√≥mico en el pa√≠s, el cual privilegiaba al sector tur√≠stico limitado a su zona costera y por lo tanto a un grupo de empresarios tunecinos y franceses con fuertes inversiones en el sector.

Los sistemas pol√≠ticos de esos pa√≠ses cumpl√≠an con un perfil autoritario, policiaco, y olig√°rquico, sin perspectivas de reformas democr√°ticas; si bien ambos pa√≠ses presentan tambi√©n diferencias importantes. La sociedad tunecina, con mucho, era bastante m√°s permisiva que la argelina. El hecho de que el turismo constituyera la principal fuente de ingresos del Gobierno tunecino ha implicado tambi√©n, a lo largo de muchos a√Īos, una interacci√≥n estrecha entre los extranjeros y las comunidades tunecinas de la costa mediterr√°nea. A esto se agrega que T√ļnez ha sido el pa√≠s del Magreb m√°s integrado a internet, todo lo cual ha facilitado una mejor comprensi√≥n de lo que sucede en el exterior, sobre todo en Europa.

ROLA 11Los disturbios arriba mencionados revelaron la profunda frustraci√≥n de la juventud argelina y tunecina (33% menores de 30 a√Īos en promedio ) que se sintieron marginados de la supuesta modernizaci√≥n, de la riqueza generada por las exportaciones energ√©ticas de Argelia y de los grandes ingresos generados por el sector tur√≠stico de T√ļnez. Tal riqueza se concentr√≥ en el Gobierno, en la √©lite econ√≥mica y sobre todo, en el caso de Argelia, en los generales de las fuerzas armadas, a los cuales la poblaci√≥n por lo regular consideraba proclives a la cleptoman√≠a. Para los j√≥venes argelinos y tunecinos, que quer√≠an huir de esta situaci√≥n y buscar oportunidades en el extranjero, sus aspiraciones se desvanec√≠an y sus opciones al interior de sus pa√≠ses se limitaban. De ah√≠ pues el resultado de la frustraci√≥n y de su levantamiento social.

Hoy en d√≠a, T√ļnez est√° saliendo de la crisis pero a√ļn con la amenaza del terrorismo. En T√ļnez, hubo enfrentamientos pero no tan profundos, como los ocurridos en Libia, porque el pa√≠s contaba con una Constituci√≥n y partidos pol√≠ticos. Sin embargo, los islamistas quisieron aprovecharse de la situaci√≥n para imponerse en el escenario pol√≠tico del pa√≠s. Y debido a ello se reintrodujo el islamismo pol√≠tico ultraconservador y el yijadismo, generando ataques terroristas en m√ļltiples ocasiones como los realizados a hoteles localizados en zonas tur√≠sticas y al museo del Bardo en T√ļnez.

En Mauritania se registraron varias manifestaciones sociales convocadas por el Movimiento ‚Äú25 de febrero‚ÄĚ. Los j√≥venes protestaron contra la falta de perspectivas profesionales, el desempleo, la falta de vivienda. Igualmente, protestaron contra las injusticias sociales y la corrupci√≥n.

Las medidas tomadas por el gobierno para mejorar la situaci√≥n socioecon√≥mica de los mauritanos han sido insuficientes. Aunque las instituciones pol√≠ticas en ese pa√≠s y su presidente a√ļn son fuertes, la amenaza terrorista se manifest√≥ y puede resurgir con mayor violencia si no se atacan las ra√≠ces de la desigualdad, la impunidad, la corrupci√≥n y la falta de respeto a los derechos humanos. El 25 de abril de 2011, la ola de cambios en el Magreb lleg√≥ a Mauritania. En esa fecha cientos de j√≥venes se manifestaron en Nouakchott, Mauritania, para exigir reformas pol√≠ticas y sociales.

La protesta fue convocada por el movimiento juvenil denominado ‚Äú25 de febrero‚ÄĚ a trav√©s de la red social Facebook. Las protestas se desarrollaron pese a la petici√≥n del Ministerio del Interior al movimiento juvenil ‚Äú25 de febrero‚ÄĚ para que nombrara un representante que transmitiera las demandas y con el que el Ejecutivo central pudiera negociar. Los manifestantes publicaron, en redes sociales, una lista de 28 quejas entre las que se encontraba la pobreza, la corrupci√≥n, la impunidad, y la distribuci√≥n desigual de la riqueza. La lista exig√≠a la dimisi√≥n del Primer Ministro, Moulaye Ould Mohamed Laghdaf, y ped√≠a un Gobierno de coalici√≥n nacional formado por tecn√≥cratas. Asimismo, abogaba por la disoluci√≥n del Senado y que el salario m√≠nimo aumentara a 73,000 ouguiyas (aproximadamente 185 euros). En este sentido, el Movimiento ‚Äú25 de febrero‚ÄĚ subrayaba que no pretend√≠a alterar la unidad o pedir la dimisi√≥n del Presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz.

 

ROLA 12



El Gobierno mauritano, por su parte, dio a conocer paulatinamente programas para aliviar la situación de penuria en el país. Y puso en marcha un programa de distribución de tierras para beneficiar a unas 110,000 personas pobres que vivían en Nouakchott. El Primer Ministro Ould Mohamed Laghdaf también informó de que el Gobierno trataría de apoyar la economía local mediante la creación de 1,700 empleos, el aumento de la producción de alimentos y la creación de una nueva infraestructura. Por su cuenta, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Mundial se comprometieron al financiamiento de importantes proyectos de infraestructura en Mauritania, los cuales han avanzado con lentitud debido a la débil estructura institucional del país y a la falta de personal local con la capacidad para administrar los proyectos.

Por su parte, Libia es un país que no ha contado con verdaderas instituciones políticas; tampoco ha imperado un elemental estado de derecho. Desde el arribo al poder del Coronel Kaddafi, en septiembre de 1969, se impuso en Libia un sistema de lealtades de las tribus al poder asentado en Trípoli. Esta falta de instituciones políticas y jurídicas, se puso de manifiesto a principios de febrero de 2011, cuando la policía de Benghazi, al este de Trípoli intentó dispersar una manifestación de unas 2,000 personas que protestaban contra la detención del abogado Fethi Tarbel, conocido por sus críticas al gobierno libio.

ROLA 10Tarbel desde hacía tiempo venía representando a familias de muchos de los cientos de presos que murieron en 1996 tras una indiscriminada intervención de las fuerzas de seguridad libias en el centro de detención de Abou Slim en Trípoli para sofocar un motín de los presos donde predominaban estudiantes.
La furiosa represión de las autoridades contra esa manifestación pronto se convirtió en una verdadera insurrección que terminó por dividir el aparato de seguridad del régimen y por agregar un componente regional al conflicto.

El hecho de que los brotes más violentos contra el Coronel se produjeran al Este del país, en ciudades como Benghazi, Al-Bayda, Ajbabiya y Darnah, de la región cirenaica, no sólo indicaba un mero componente regional de oposición política, sino un riesgo de que el componente islamista de la oposición intentaba aprovecharse de la situación. Darnah, con una población de 80,000 habitantes, ha sido la ciudad árabe que ha generado más jihadistas en el mundo islámico, muy por encima de Riyadh que cuenta con una población de 4.3 millones de personas.

Al tornarse las protestas en un desaf√≠o al r√©gimen, denominado ‚ÄúMovimiento 17 de febrero‚ÄĚ, Kaddafi advirti√≥ que todos aquellos que estaban detr√°s de las protestas "ser√≠an castigados con la pena de muerte", para lo cual habr√≠a una ‚Äúlimpia‚ÄĚ casa por casa y familia por familia. Orden√≥ a sus seguidores a ‚Äúsalir a las calles y arrestar a las ratas‚ÄĚ en alusi√≥n a los manifestantes. Agreg√≥, delirante, que si as√≠ se requiriese, se usar√≠a la fuerza, seg√ļn las leyes internacionales y la ‚ÄúConstituci√≥n libia‚ÄĚ. El resultado fue el inicio del aniquilamiento de la poblaci√≥n opositora al r√©gimen dictatorial imperante. Poco despu√©s, la otrora responsable de Asuntos Exteriores de la Uni√≥n Europea (UE), Catherine Ashton, anunci√≥ que el bloque europeo hab√≠a decidido suspender las negociaciones respecto a un acuerdo marco de cooperaci√≥n con Libia.

El 28 de febrero de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU impuso sanciones contra Libia e invoc√≥ ‚Äúcr√≠menes contra la humanidad‚ÄĚ cometidos por Kaddafi. Sin embargo, √©ste denunci√≥ la competencia de la Corte Penal Internacional. El 2 de marzo, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas decidi√≥ por unanimidad expulsar a Libia de dicho Consejo. El 17 de marzo finalmente el Consejo de Seguridad de la ONU aprob√≥ una zona de exclusi√≥n a√©rea en Libia, lo cual llev√≥ a la Organizaci√≥n del Tratado del Atl√°ntico Norte a atacar objetivos militares libios a fin ‚Äďen los t√©rminos de la Resoluci√≥n‚ÄĒde proteger a civiles libios opuestos al Coronel Kaddafi. La Liga de Estado √Ārabes y la Uni√≥n Africana respaldaron esa resoluci√≥n.

En ese contexto, diplom√°ticos libios en distintas partes del mundo dejaron sus puestos, emitiendo declaraciones de ‚Äúrepugnancia e indignaci√≥n‚ÄĚ contra Kaddafi. Los embajadores de Libia en India, Tailandia, China y ante la Liga √Ārabe, as√≠ como el Embajador alterno de Libia ante la ONU, renunciaron a sus puestos, en protesta por la "opresi√≥n contra los manifestantes". Incluso todo el equipo de diplom√°ticos libios en la ONU decidi√≥ romper sus relaciones con Kaddafi, diciendo que ellos ‚Äúahora s√≥lo representaban al pueblo de Libia y al organismo internacional‚ÄĚ. Igualmente, oficiales del ej√©rcito e incluso pilotos abandonaron al r√©gimen, indignados por las masacre contra los civiles.

Hay que recalcar que los mercados de exportaciones para Libia fueron cerrados virtualmente, ya que los bancos internacionales rechazaron en extender cartas de cr√©ditos a compa√Ī√≠as internacionales de petr√≥leo. Asimismo, Estados Unidos y la Uni√≥n Europea impusieron el congelamiento de fondos financieros libios depositados en instituciones bancarias estadounidenses y europeas, que en conjunto sumaban unos 150,000 millones de d√≥lares.

La insurrección en Libia no parecía tener, desde su inicio, una solución predecible y rápida. La capacidad de respuesta de las fuerzas de Kaddafi rebasó los análisis de la OTAN, dadas las importaciones subrepticias hechas por Libia de grandes cantidades de armamento procedente de China y Rusia. Además, en un momento dado, grupos islamistas libios existentes, que vivían principalmente en la ciudad de Darnah y sus alrededores tomaron una posición política radical. Se desató la guerra tribal-civil que desembocó en el asesinato de Kaddafi, anunciado por el Consejo Nacional de Transición libio el 20 de octubre del 2011, y en la profunda división interna en Libia, generando tres gobiernos simultáneos y una gran inestabilidad en el Magreb y en el Sahel. Situación de la cual se aprovechó el AQMI y posteriormente DAESH para participar activamente en el conflicto.

La guerra tribal-civil libia, fomentada por Francia y con ayuda del Reino Unido y EUA e instrumentada por la OTAN, gener√≥ inestabilidad en toda la regi√≥n del Magreb y del Sahel permanente hasta el d√≠a de hoy. Cabe se√Īalar que las autoridades estadounidenses decidieron enviar a equipos de expertos a Libia a fin de colaborar con las ‚Äúnuevas autoridades‚ÄĚ de ese pa√≠s con el objetivo de garantizar la seguridad de los dep√≥sitos de armas e intentar de recuperar las armas robadas. Con tal prop√≥sito, EUA dedic√≥ 13 millones de USD para poder realizar dicha operaci√≥n.

A todo lo anterior, habr√≠a que agregar que los recientes bombardeos estadounidenses en Sirte en agosto de 2016, contra las fuerzas de ISIS, podr√≠an agravar la balcanizaci√≥n que se vive en Libia. Cinco a√Īos despu√©s del derrocamiento de Kaddafi, anunciado por el Consejo Nacional de Transici√≥n libio el 20 de octubre del 2011, y casi siete meses de la integraci√≥n del llamado Gobierno de Unidad Nacional Libio, el 15 de enero de 2016, el pa√≠s magreb√≠ contin√ļa profundamente dividido. La formaci√≥n del llamado Gobierno de Unidad fue la propuesta de la ONU a iniciativa de Francia, EUA, y Reino Unido, el 17 de diciembre de 2015, para poner fin al caos en el que se sumi√≥ Libia. La integraci√≥n de dicho ‚Äúgobierno‚ÄĚ fue vista como una posible salida a la inestabilidad del pa√≠s. Pero, las diversas partes no han logrado alcanzar un consenso.

Como bien afirma Ricard Gonz√°lez de El Pa√≠s, ‚Äúla comunidad internacional pretend√≠a superar la divisi√≥n entre dos poderes ejecutivos y parlamentos paralelos, uno basado en Tr√≠poli y el otro en la ciudad oriental de Tobruk, vigente desde 2014. No obstante, el llamado Gobierno de Unidad Nacional Libio simplemente se ha convertido en una tercera estructura administrativa, pues las otras dos fuerzas pol√≠tico-militares no se han disuelto‚ÄĚ. As√≠, ni las presiones de la ONU ni de la UE han logrado el reconocimiento total del Gobierno de Unidad por parte de todas las fuerzas beligerantes. Hecho del cual se ha aprovechado ISIS quien sigue controlando la regi√≥n de Sirte.

En s√≠ntesis, con su presencia en el Magreb y en el Sahel, ISIS busca crear un ¬ęemirato independiente¬Ľ o un ¬ęespacio libre¬Ľ en territorios sobre los que la soberan√≠a de los estados sea d√©bil y se ejerza con dificultad. La franja del Sahel es una inmensa frontera indefinida de m√°s de 8 millones de kil√≥metros cuadrados, entre doce Estados, que enlaza el Atl√°ntico al Oeste con el Nilo Blanco y el mar Rojo al Este. La presencia de ISIS/DAESH es un factor peligroso de desestabilizaci√≥n, tanto en el Magreb y en Sahel, como en el resto de los pa√≠ses de √Āfrica Central y del Sur, siendo una zona que forma parte de los tres actuales teatros de operaciones de AQMI/DAESH junto a Oriente Medio y Asia Central y Oriental.


Geopolítica del terrorismo magrebí y sahelino

Considerando toda la coyuntura descrita anteriormente, Argelia, Mauritania, Mal√≠ y N√≠ger crearon conjuntamente un comando militar especial para combatir el terrorismo en el vasto desierto de su territorio. El acuerdo de Tamanrasset apuntaba especialmente a combatir las actividades del AQMI en el Sahara, incluso en T√ļnez, Libia, Burkina Faso y Chad. Formalmente comenz√≥ a operar bajo el nombre de "Comit√© Militar Conjunto de operaciones", y en el Comando Conjunto participaban agentes de los siete pa√≠ses del S√°hara y el Sahel. La acci√≥n anterior se tom√≥ en virtud de que la actividad terrorista en la regi√≥n estaba deteniendo seriamente el desarrollo econ√≥mico de esa remota √°rea, y afectaba a todas las actividades relacionadas con el comercio, el transporte y el turismo debido a la inseguridad.

 

ROLA 13


Es claro que la rivalidad entre Argelia y Marruecos está fuertemente relacionada con el conflicto del Sáhara Occidental, donde Marruecos intenta conseguir el reconocimiento de su ocupación del territorio, mientras que Argelia da cobijo al gobierno de Sahara Occidental. Esta rivalidad, hizo que se excluyera a Marruecos, ha complicado notablemente la cooperación regional en temas candentes como la Unión Económica y una respuesta conjunta al terrorismo. Fuente:Actualidad.rt.com/actualidad/204487-eeuu-reconocer-intervencion-libia-facilitar-ei

La zona sahelo-sahariana, que engloba desde Mauritania hasta Chad e incluye Argelia, Malí y Níger, se ha convertido en "base logística" para esta milicia y sirve de campo de entrenamiento tanto para AQMI como para otros movimientos radicales vinculados al DAESH que operan en la región. Esta zona también supone un área de abastecimiento de armas o financiamiento procedente de distintos países. De lo anterior se intuye que la actividad de AQMI en el Sahel no sería posible "sin la pasividad, complicidad y respaldo de la población". La organización islamista se aprovecha, para lograr este apoyo social, de la falla existente por los Estados al no aportar soluciones reales a los problemas fundamentales que afectan a los habitantes locales.

El financiamiento logrado por AQMI, y recientemente con sus v√≠nculos a DAESH, ha sido notable. Entre 2005 y 2016 la organizaci√≥n terrorista ha obtenido la cantidad de casi 100 millones de d√≥lares. Alrededor del 90% de esa cantidad, provienen de los secuestros; el 10% restante, tienen su origen en el tr√°fico ilegal de drogas y la recepci√≥n de ‚Äúdonaciones‚ÄĚ (zakat).

Balance actual

Es importante resaltar que los terroristas siguen activos en el Magreb y en los seis pa√≠ses del Sahel y est√°n en contacto con ISIS/DAESH. Saben que son vigilados por sat√©lites y aviones de vigilancia occidentales, y que son espiados por los servicios de inteligencia de la regi√≥n. Por ello, son n√≥madas, viven la mayor parte del tiempo en tiendas de campa√Īa, duermen en sus veh√≠culos todo terreno y evitan cualquier instalaci√≥n fija que pudiese servir de objetivo. Cada grupo -la regi√≥n del Sahel tiene cuatro- est√° organizada alrededor de un jefe (emir), designado por el jefe supremo del AQMI. Hay un mufti, responsable religioso que edicta la "fatwas" que debe seguir el grupo, un m√©dico o enfermero, y un responsable de log√≠stica.

La crisis libia y la acci√≥n de AQMI y su trabajo conjunto con DAESH ponen en peligro la regi√≥n del Magreb y del Sahel, y las dejan en una situaci√≥n precaria que permite recordar el contexto afgano en los a√Īos 80. Los militantes de DAESH est√°n activos en Libia. En consecuencia, la situaci√≥n que prevalece actualmente en Libia, exacerbada por la presencia de militantes islamistas radicales, requiere de los pa√≠ses vecinos ir m√°s all√° de sus divergencias y mostrar un esp√≠ritu de cooperaci√≥n a toda prueba con el fin de aniquilar de manera definitiva al AQMI/ISIS/DAESH.
Fuente:Internacional.elpais.com/internacional/2016/07/05/actualidad/1467736948_598497


El conflicto libio ha permitido el libre acceso a muchas armas, sobre todo misiles sofisticados de tipo SA-24 que representan un grave peligro ante posibles ataques a aviones civiles. AQMI conjuntamente con DAESH, con su presencia en el Magreb y en el Sahel, buscan crear un ¬ęemirato independiente¬Ľ o un ¬ęespacio libre¬Ľ preparando el camino para la creaci√≥n de un califato en territorios sobre los que la soberan√≠a de los Estados sea d√©bil y se ejerza con dificultad.

Si bien, el DAESH, como fuente de inspiración y también de aprovisionamiento del AQMI en el Magreb y el Sahel, ha sufrido un ligero debilitamiento; sería un grave error bajar la guardia. El territorio controlado por el Estado Islámico en Irak y Siria se ha reducido un 12% en la primera mitad del 2016. El estudio realizado por la consultora internacional IHS ha evaluado las posesiones del grupo yihadista en 68,300 kilómetros cuadrados. Sólo en 2015, el grupo perdió el 14% de su territorio. Asimismo, las ganancias mensuales del Estado Islámico han caído de 80 millones de dólares registrados a mediados de 2015 a 56 millones en marzo de 2016. Y es muy probable que ese indicador haya decrecido hasta la fecha, marcando una caída del 35%.

El hecho fundamental es que si no se realizan los cambios prometidos, y se da solución a los problemas económicos y sociales, la apertura democrática será más complicada, los jóvenes magrebíes y sahelinos y la población en general podrían optar por más violencia con el apoyo del terrorismo internacional de DAESH. Los desafíos de los gobiernos del Magreb y del Sahel, hoy en día, son el de luchar para mejorar la vida socio profesional de sus compatriotas, proteger su poder adquisitivo, garantizar la vivienda y luchar contra la corrupción y el terrorismo.
Fuente: actualidad.rt.com/actualidad/214151-mapa-estado-islamico-querer-ver Consultado el 25 de julio de 2016.

De continuar esa tendencia, los terroristas no lograrían su objetivo, siempre y cuando y simultáneamente se logre la consolidación de sociedades más justas, con menos impunidad, con más igualdad social, con más respeto a los derechos humanos, sin corrupción, y con la fuerza y la voluntad de la población y de los gobiernos de los países de las regiones del Magreb y del Sahel.

En suma, en esas regiones del mundo el deterioro de los gobiernos se agudiz√≥, hecho que se vio reflejado en lo que podr√≠amos llamar ‚Äúuna condici√≥n de anomia nacional o regional, que es el estado de desorganizaci√≥n social como resultado de la ausencia o degradaci√≥n de normas sociales, que ya no son respetadas por los individuos ni sus gobiernos‚ÄĚ. Queda claro que la seguridad depende, sobre todo, de las condiciones pol√≠ticas y socioecon√≥micas de cada pa√≠s. Con un buen desarrollo de la econom√≠a y de la elevaci√≥n cuantitativa y cualitativa del los niveles de bienestar de la sociedad, la colaboraci√≥n con grupos terroristas no ser√≠a una opci√≥n atractiva para la poblaci√≥n y en particular para los j√≥venes. Sin una mejor cooperaci√≥n y coordinaci√≥n entre los pa√≠ses del Magreb y del Sahel, y de estos √ļltimos con la Uni√≥n Europea, los EUA, Francia, Reino Unido, China y Rusia ser√° muy dif√≠cil lograr la estabilidad y seguridad en la zona. Sin duda, las regiones abandonadas o econ√≥mica y socialmente descuidadas por las autoridades representan una verdadera amenaza a la seguridad y en su lucha contra el terrorismo.


*Diplomático, analista político y escritor.



More articles by this author

Cambio clim√°tico y la irresponsabilidad de EEUU en la era de Trump Cambio clim√°tico y la irresponsabilidad de EEUU en la era de Trump
CAMBIO CLIM√ĀTICO Y LA IRRESPONSABILIDAD DE EE.UU. EN LA ERA...
La negociación que se avecina con EE.UU. y CanadáLa negociación que se avecina con EE.UU. y Canadá
  La negociaci√≥n de  cualquier  asunto busca  acercar posiciones y poder...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 182 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner