joomla visitor
AuditorŪa
PRD: Comercio carro√Īero
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 349

PRD 1

 

‚ÄúP√°salo al aire‚ÄĚ, se escucha la voz imperativa de Ciro G√≥mez Leyva,
seg√ļn audio en las redes sociales que nos parece aut√©ntico.


La indicaci√≥n de Ciro -cuya barra informativa se clasifica por los conocedores como ‚Äúnoticiero de autor‚ÄĚ- parece referirse a una r√≠spida conversaci√≥n de uno de sus colaboradores con el gobernador perredista de Morelos Graco Ram√≠rez, despu√©s de una entrevista relativamente c√≥moda para el d√©spota tabasque√Īo.


Suponiendo los micr√≥fonos cerrados, Graco Ram√≠rez interpela violentamente al reportero tratando de contradecir estad√≠sticas de instancias federales que documentan el incremento de la criminalidad en Morelos durante la gesti√≥n del tabasque√Īo.

Es apenas un episodio -no precisamente anecd√≥tico- que observamos en los medios electr√≥nicos desde que abrieron sus pisos y cabinas a los que les han dado oficiosamente la categor√≠a de ‚Äúizquierda pol√≠ticamente correcta‚ÄĚ.
No es gratuita, esa caracterización. Invariablemente, se escoge a militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que desde 2006 han combatido las aspiraciones políticas de Andrés Manuel López Obrador.

Alejandra Barrales, como Daniel en la jaula de los leones

Dos motivos nos animan a abordar la agon√≠a del PRD en esta entrega: 1) El reciente arribo de Alejandra Barrales a la direcci√≥n PRD 3nacional de la formaci√≥n amarilla, cuya primera misi√≥n consistir√≠a fumigar los espacios de la numenklatura perredista y tratar de quitarles el tufo a cadaverina. 2) El reciente fallecimiento de Rafael Ignacio Aguilar Talamantes, traicionado mentor pol√≠tico de una generaci√≥n de la que entre los a√Īos 70-90 formaron parte Jes√ļs Ortega Mart√≠nez, Graco Ram√≠rez, Carlos Navarrete Ruiz; facci√≥n a la que m√°s tarde se incorporar√≠a Jes√ļs Zambrano Grijalva. A excepci√≥n de Graco, los otros tres nombrados llegaron a la dirigencia nacional perredista.

Para decirlo pronto, Alejandra Barrales se nos semeja un Hércules femenino haciendo talacha para limpiar Los establos de Augías y asear el rostro del perredismo a fin de hacerlo presentable con miras a la próxima sucesión presidencial de 2018.
Dicho sea de paso, Los Chuchos -primero Nueva Generación, más tarde Nueva Izquierda-, contra Alejandra Barrales mantuvieron soldados los candados que le impusieron al ex priista Agustín Basave para impedirle cualquier injerencia en la decisión amarilla del 18.

Sobre el h√≠brido Miguel √Āngel Mancera Aguayo

Nuestro diagnóstico es que, después de los procesos electorales de 2015 y 2016, el PRD llegará al 18 en busca de, de lo perdido, lo que aparezca.
Se apunta ahora mismo como primer ‚Äúaparecido‚ÄĚ el jefe de Gobierno de la Ciudad de M√©xico, el h√≠brido Miguel Mancera Salazar, quien en las elecciones de los dos √ļltimos a√Īos entreg√≥ la hegemon√≠a perredista (m√°s de tres lustros) en el Distrito Federal-CDMX al Partido Movimiento Regeneraci√≥n Nacional (Morena). No voluntariamente, por cierto.

Hacia principios de la segunda mitad del siglo pasado, los detractores del desaparecido Partido Comunista Mexicano (PCM) aseguraban que aquí había más comunistas fuera del PCM que adentro.
Esa figura, de entrada cuantitativa, aplica a lo que actualmente es el PRD. Falta lo que ocurra en 2017 en el Estado de México que, con Coahuila y Nayarit, tiene cambio de gobernador.

Militancia e Ideología

Reciente an√°lisis autocr√≠tico de una corriente interna del PRD, ha concluido que el descenso electoral del partido responde a que los votantes ‚Äúnos ven igual que al PRI y el PAN‚ÄĚ. En la acci√≥n de gobierno, se afirma en ese texto, ‚Äúno hemos podido ser congruentes con las l√≠neas ideol√≥gicas y program√°ticas que nos dieron raz√≥n de ser‚ÄĚ.

Del asunto ideológico se trata. Algunos ensayos que tienen como materia la evolución de la izquierda en México, en un rubro que se presenta con la idea-fuerza Ideología y militancia, tiene entre sus referentes individuales a Aguilar Talamantes.

 

PRD 2


En un √ļltimo encuentro casual, Aguilar Talamantes nos entreg√≥ tres cuadernillos en los que se condensan Declaraci√≥n de Principios, Programa de Acci√≥n y Estatutos, de un nuevo proyecto del bajacaliforniano: El Partido Comunista de M√©xico.

Raras avis: hace algunos meses, topamos accidentalmente con Camino Valenzuela Fierro.
Después de su paso un tanto desencantado por la presidencia del Consejo Político del PRD, el sinaloense organizaba talleres para jóvenes, tratando de explorar futuro para un comunismo en México.
Aguilar Talamantes, después de haber contendido en 1994 por la presidencia de México, había asumido un bajo perfil. Lo atribuimos a un accidente mortal de una de sus hijas. La cita para hablar del Partido Comunista de México no se cumplió, ni se cumplirá. Murió en la soledad el pasado 17 de julio.
Por su nueva tentativa partidaria, colegimos que Aguilar Talamantes, quien nació en 1939 en Santa Rosalía, Baja California, no había perdido su iniciativa organizadora que marcó su trayectoria.

Desde donde amigo vengo

Aguilar Talamantes Inauguró sus mocedades militantes como líder de la -en su tiempo- poderosa Federación Nacional de Estudiantes Democráticos (FNED), que lo dirigió a la Juventud Comunista (PCM).

Su primer encarcelamiento, que lo integró a la nómina de presos políticos mexicanos, ocurrió en 1965 cuando fue arrestado por el Ejército en el campus de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, antes de que una Marcha de la Independencia, que recorrió territorio de El Bajío, concluyera.
En mérito de ese expediente, los animadores de la Liga Comunista 23 de Septiembre, del Movimiento Armado Revolucionario (MAR) y del grupo de Los Lacandones, contactaron con Aguilar Talamantes para atraerlo al combate armado. No los reprobó, pero optó por la vía política.

Después de los trágicos sucesos de 1968 y 1971, por iniciativa de Octavio Paz, Carlos Fuentes, Heberto Castillo Martínez y otros prominentes académicos de la UNAM, a la que se incorporó el combatiente ferrocarrilero Demetrio Vallejo, se instaló la Comisión Nacional de Auscultación (CNAO) para impulsar un nuevo partido democrático. En su directorio fue incluido Aguilar Talamantes.

Por ‚Äúrazones ideol√≥gicas‚ÄĚ rompieron Heberto Castillo y Rafael. El primero se lanz√≥ a la formaci√≥n del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y el segundo al impulso del Partido Socialistas de los Trabajadores (PST).

Aqu√≠ empezaron ‚Äúsu carrera de bandidos‚ÄĚ

Fue en ese periodo en que arrimaron su sardina al fog√≥n talamantista los j√≥venes Jes√ļs Ortega Mart√≠nez y Graco Ram√≠rez Garrido Abreu. Al tiempo les har√≠a tr√≠o Carlos Navarrete Ruiz. El cuarteto se form√≥ con Jes√ļs El tragabalas Zambrano Grijalva, sedicente ex guerrillero de La 23.

PRD 4No pas√≥ mucho tiempo para que el aguascalentense Jes√ļs y el tabasque√Īo Graco exhibieran su cala√Īa: Trataron de despojar a su tutor del registro del PST. Fallado el golpe, se transfugaron al naciente Partido Mexicano Socialista (PMS), nueva denominaci√≥n del liquidado PCM.

En diciembre de 1987, tuvimos una nocturna conversaci√≥n con Aguilar Talamantes. Nos filtr√≥ ‚Äúla exclusiva‚ÄĚ del cambio de denominaci√≥n del PST. Ser√≠a Partido del Frente Cardenista de Reconstrucci√≥n Nacional (PFCRN). El cambio de siglas se concret√≥ tres meses despu√©s.

Subrayamos la calidad de ‚Äúcardenista‚ÄĚ en las nuevas siglas. Intuitivo, pero informado a la vez, Aguilar Talamantes observaba la ruptura interna del PRI (a cuyos sectores nacionalista y revolucionario hab√≠a ligado al PST), generada por la entonces llamada Corriente Democratizadora.

En esa corriente rupturista se inscribieron Adolfo Gonz√°lez Guevara, Porfirio Mu√Īoz Ledo e Ifigenia Mart√≠nez, entre otros. Dejamos al final a Cuauht√©moc C√°rdenas Sol√≥rzano, entonces gobernador de Michoac√°n.

Tenía sentido la denominación que introdujo al PFCRN Aguilar Talamantes. Sin apartarse de la propuesta socialista, la amplió con el ideario y el programa del general Lázaro Cárdenas del Rio.

La resistencia electoral activa contra Salinas de Gortari

Los animadores de la Corriente Democratizadora del PRI, reaccionaron contra la imposición de Carlos Salinas de Gortari como candidato presidencial. Cárdenas Solórzano concretó su deserción tricolor aceptando su nominación presidencial por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM).
Aguilar Talamantes no fue ajeno a la convocatoria para la formación del Frente Democrático Nacional (FDN), que se hizo cargo de la oposición contra Salinas de Gortari.

‚ÄúLa ca√≠da del sistema‚ÄĚ de c√≥mputo el 6 de julio de 1988 fue consecuencia de la primera avalancha de votos en favor de C√°rdenas Sol√≥rzano, principalmente en los Estado de M√©xico y Michoac√°n.

La usurpaci√≥n presidencial es historia conocida. Vale recordar, sin embargo, que en la elecci√≥n de diputados fueron integrados a la LIV Legislatura federal el propio Aguilar Talamantes, Jes√ļs Ortega Mart√≠nez, Carlos Navarrete Ruiz y Pablo G√≥mez √Ālvarez, viejo conocido del bajacaliforniano en sus tiempos de la Juventud Comunista. Porfirio Mu√Īoz Ledo se coloc√≥ en el Senado. (Pablo G√≥mez √Ālvarez acaba de renunciar a la representaci√≥n del PRD ante el INE con la llegada de Alejandra Barrales).

Aguilar Talamantes, con otros militantes del FDN, defendió entonces la continuidad de la opción frentista para aprovechar la dinámica de izquierda del 88.
Cárdenas Solórzano se obcecó en la formación de su partido. El PRD. Ahí recalaron los tránsfugas Ortega Martínez, Graco Ramírez, Carlos Navarrete Ruiz y Zambrano Grijalva.

El destello amarillo de 1997

Con su combativa trayectoria en Tabasco, López Obrador se posicionó como líder nacional del PRD. Fue durante su gestión que los amarillos empezaron a escalar la cumbre.

Echaron al PRI del Distrito Federal (después de su segunda intentona presidencial Cárdenas Solórzano tomó la jefatura de Gobierno) y le arrebataron al tricolor las gubernaturas de Nayarit, Zacatecas y Tlaxcala. Se rompió entonces la hegemonía del PRI en la Cámara de Diputados federal.

L√≥pez Obrador quiso dormir con el enemigo. Promovi√≥ al secretariado nacional a Ortega Mart√≠nez. Cuando al tiempo se cuestion√≥ a √©ste su traici√≥n, primero a Aguilar Talamantes y despu√©s L√≥pez Obrador, el aguascalentense se dio el lujo de la cachaza: Acus√≥ de traidores al l√≠der hist√≥rico del 68 Ra√ļl √Ālvarez Gar√≠n y a Pablo G√≥mez √Ālvarez.

Dos veces contendió Ortega Martínez por la dirigencia nacional. Los Chuchos traicionaron por segunda vez a López Obrador en 2006, ahora de la mano de Rosario Robles Berlanga a la sazón presidenta del PRD.

A la tercera, la vencida. Ortega Mart√≠nez y sus compa√Īeros de viaje tomaron por asalto la direcci√≥n nacional, en una turbia operaci√≥n contra Alejandro Encina Rodr√≠guez, avalada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n.
Tocar√≠a el turno a Zambrano Grijalva y Navarrete Ruiz sucesivamente. Ahora la v√≠ctima fue el fundador del partido C√°rdenas Sol√≥rzano, a quien despojaron del ‚Äúliderazgo moral‚ÄĚ.

Nuevo fierro, el pe√Īista

Fue la ocasi√≥n en que se colaron a las gubernaturas de Morelos Graco Ram√≠rez Garrido Abreu, y de Guerrero, √Āngel Aguirre Viveros. Por ah√≠ se filtraron tambi√©n los ex priistas oaxaque√Īo Gabino Cu√© y sinaloense Mario L√≥pez Valdez; los cuatro senadores del establo del priista Manlio Fabio Beltrones Rivera.

PRD 5No por accidente, en julio de 2012, fieles a su espejo diario, convocados por Ortega Mart√≠nez, esos gobernadores se adelantaron al fallo jurisdiccional y reconocieron el triunfo ‚Äúindiscutible‚ÄĚ de Enrique Pe√Īa Nieto contra L√≥pez Obrador, que contendi√≥ todav√≠a abanderado por el PRD.

Esa empedernida c√°fila mercenaria rompi√≥ la resistencia interna en el PRD y negoci√≥ con Pe√Īa Nieto su incorporaci√≥n al Pacto por M√©xico. Para los anales, est√° la fotograf√≠a de Jes√ļs Zambrano Grijalva con el entonces dirigente del PRI, Pedro Joaqu√≠n Coldwell, y el jefe nacional del PAN, Gustavo Madero Mu√Īoz. Los escoltan por la izquierda, Luis Videgaray y por la derecha Miguel √Āngel Osorio Chong.

Ser√° por eso que el an√°lisis comentado arriba dice que el PRD ha perdido su h√°ndicap electoral porque los votantes ‚Äúnos confunden con el PRI y el PAN‚ÄĚ. Brujos, los electores.

Con esos enemigos tiene que lidiar la ingenua (¬Ņ?) Alejandra Barrales en su intento de resucitar al PRD. No le arrendamos las ganancias. Es cuanto.

 



More articles by this author

Se apagaron los motores del barco de gran caladoSe apagaron los motores del barco de gran calado
Algunos compases de la danza de los apóstatas En 1864, el...
Sucesión presidencial: Lucha entre epilépticos y paralíticosSucesión presidencial: Lucha entre epilépticos y paralíticos
Porque es de nuestras más sentidas y provocadoras motivaciones periodísticas,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 498 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
N√ļmeros Anteriores
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
347
Banner
346
Banner