joomla visitor
AuditorŪa
El ‚ÄúEstado profundo‚ÄĚ cubrir√° a ISIS con el pretexto de una amenaza nuclear
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 354

40 minii

La guerra del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se agudizar√° en las pr√≥ximas semanas, para evitar que se consolide en el cargo. (El ‚Äúestado profundo‚ÄĚ tiene su cara visible en el complejo militar, financiero, industrial y medi√°tico que es conocido como el ‚Äúestablishment‚ÄĚ y que tiene m√°s poder que el Presidente estadounidense en turno)

Los siguientes pasos de la campa√Īa de desprestigio contra Trump tendr√°n que ver con un tema que, desde finales de la II Guerra Mundial, ha angustiado a los norteamericanos: un posible ataque nuclear contra su pa√≠s.

Flynn y el miedo nuclear 

Uno de los hombres m√°s cercanos al entonces candidato presidencial republicano Donald Trump, fue el general Michael Flynn, hombre que escal√≥ altas posiciones en el Ej√©rcito de los Estados Unidos, a pesar de no ser egresado de la academia de West Point, de donde salen, por lo general, los mandos militares m√°s importantes de su pa√≠s. Flynn se gradu√≥ en la Universidad de Rhode Island.

Sin embargo, Flynn escal√≥ tanto que fue nombrado (2012) director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, es decir, de la principal instancia de espionaje extranjero del Pent√°gono. Dur√≥ en el cargo dos a√Īos debido a su postura radical contra el terrorismo isl√°mico (el mismo que, por cierto, el papa Francisco dice que no existe). Durante la pasada campa√Īa electoral en EE.UU. Flynn fue el principal asesor de Seguridad Nacional del candidato republicano, Donald Trump.

Flynn asumi√≥ una abierta postura en contra del Estado Isl√°mico (ISIS). En alguna ocasi√≥n, tuite√≥ que despu√©s de la liberaci√≥n de Mosul, el ISIS podr√≠a atacar a los Estados Unidos. Para √©l, el Estado Isl√°mico es una amenaza global, criterio que comparte el nuevo jefe de la Casa Blanca.

En lo dom√©stico, se pronunci√≥ de manera abierta porque la candidata dem√≥crata Hillary Clinton fuera llevada a prisi√≥n, por haber subido informaci√≥n confidencial a una cuenta de correo electr√≥nico no oficial.

Muy breve estancia en el cargo

El general Flynn fue nombrado asesor de Seguridad Nacional por el presidente Trump, pero su estancia en el cargo fue muy breve, porque renunci√≥ el 14 de febrero pasado. Y no lo hizo por su ‚Äúislamofobia‚ÄĚ, o por haber pedido -alguna vez- que encarcelaran a la se√Īora Clinton, miembro distinguid√≠simo del ‚Äúestablishment‚ÄĚ, sino por haber mentido.

Resulta que, sin haber entrado en funciones, habl√≥ por tel√©fono, en diciembre pasado, con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak y discuti√≥ con √©l la manera de atemperar el impacto de las sanciones impuestas a Mosc√ļ por el todav√≠a presidente, Barack Obama, a ra√≠z la recuperaci√≥n rusa de Crimea.

Esa conversaci√≥n fue grabada y filtrada a uno de los medios m√°s importantes del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ y de su estructura visible, el ‚Äúestablishment‚ÄĚ: el Washington Post.

La periodista Claudia Cinatti nos da un dato muy revelador: Detr√°s del esc√°ndalo Flynn se transparenta la mano negra de las fracciones del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ. Flynn fue director de inteligencia militar en el √ļltimo mandato de Obama, entre 2012 y 2014. En 2013, ese departamento present√≥ junto con el jefe del estado mayor, el General M. Dempsey, un informe sobre Siria que cuestionaba la l√≠nea oficial de Obama que planteaba como condici√≥n para cualquier negociaci√≥n la ca√≠da del r√©gimen de Assad. Para este fin, como Estados Unidos no estaba dispuesto a comprometer tropas, la v√≠a era ‚Äúarmar a los rebeldes moderados‚ÄĚ, una pol√≠tica llevada adelante como operaci√≥n encubierta por parte de la CIA, en acuerdo con aliados norteamericanos como Catar, Arabia Saudita y Turqu√≠a.

Cero moderación

Seg√ļn la inteligencia militar, de la que Flynn era el jefe, no hab√≠a tal cosa como ‚Äúrebeldes moderados‚ÄĚ por lo que el resultado de la pol√≠tica llevaba directamente a un escenario similar al de Libia y la ca√≠da de Kadaffi, que como es conocido deriv√≥ en un estado fallido disputado por fracciones islamistas, disputa que se llev√≥ puesto nada menos que a un embajador norteamericano.‚ÄĚ

Sin embargo, a juicio de Cinatti, Flynn no fue cesado por eso, como director de la agencia de inteligencia del Ej√©rcito de los Estados Unidos. Sigamos leyendo: Pero el mayor esc√°ndalo no era el enfrentamiento entre el Pent√°gono por un lado y la CIA y el Departamento de Estado (dirigido por Hillary Clinton en el momento de la guerra de la OTAN en Libia) por otro, sino que, como trascendi√≥ luego p√ļblicamente, los militares decidieron llevar adelante su propia l√≠nea, boicoteando en los hechos la pol√≠tica oficial de Obama y los esfuerzos y negocios de la CIA.

Seg√ļn el periodista Seymour Hersh, que construy√≥ su legitimidad informando sobre la masacre de My Lai en la guerra de Vietnam, Flynn y el Pent√°gono admitieron haber compartido de manera indirecta inteligencia militar con Rusia y el r√©gimen de Assad sobre la ubicaci√≥n de milicias opositoras, ligadas a Al Qaeda y el Estado Isl√°mico.

Finalmente, el general Dempsey pas√≥ a retiro y ocup√≥ su lugar el general J. Dunford que sintonizaba con la l√≠nea del gobierno y del departamento de Estado.‚ÄĚ

La doctrina que identificaba al terrorismo isl√°mico como la principal amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, cambi√≥ de pronto, s√≥lo nueve d√≠as despu√©s del cese de Flynn.

Una nueva guerra fría

En efecto, el presidente Trump declar√≥ el jueves 23 de febrero, a la agencia de noticias brit√°nica Reuters -muy vinculada al ‚Äúestablishment‚ÄĚ-, que quiere aumentar el arsenal nuclear de Estados Unidos para garantizar que sea ‚Äúel mejor de todos‚ÄĚ, afirmando que el pa√≠s ha quedado a la zaga en su capacidad de armamento at√≥mico.

El material, firmado por el periodista Steve Holland, consigna que Trump dijo, entre otras cosas, las siguientes: ‚ÄúSer√≠a maravilloso, un sue√Īo ser√≠a que ning√ļn pa√≠s tuviera armas nucleares, pero si los pa√≠ses van a tener armas nucleares, vamos a estar en lo m√°s alto‚ÄĚ. Enseguida, el reportero de Reuters, agrega: Rusia tiene 7.300 ojivas nucleares y Estados Unidos 6.970, seg√ļn el Fondo Ploughshares, un grupo antinuclear. ‚ÄúRusia y Estados Unidos tienen muchas m√°s armas de las necesarias para impedir un ataque nuclear del otro o de otro pa√≠s que posea armas nucleares‚ÄĚ, dijo Daryl Kimball, director ejecutivo del grupo sin fines de lucro Arms Control Association.

El nuevo Tratado de Reducci√≥n de Armas Estrat√©gicas entre Estados Unidos y Rusia, conocido como ‚ÄúNew START‚ÄĚ, requiere que para el 5 de febrero de 2018 los pa√≠ses reduzcan sus arsenales at√≥micos y que los mantengan en un mismo nivel por 10 a√Īos.

Se tiene el antecedente de que el 22 de diciembre de 2016, el todav√≠a presidente electo, Donald Trump, tuite√≥ que ‚ÄúEE.UU. debe fortalecer en gran medida y expandir su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en raz√≥n en lo que se refiere a las armas at√≥micas‚ÄĚ.

Luego, el 7 de febrero de 2017 -una semana antes de la renuncia de Flynn como asesor de Seguridad Nacional de Trump- el general David Goldfein, jefe de la Fuerza A√©rea de los Estados Unidos, anticip√≥ que, en primavera, su pa√≠s podr√≠a revisar la doctrina de empleo de armas nucleares.

Conclusi√≥n: 

La jugada del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ es muy clara: hacer que los estadounidenses se desentiendan del terrorismo isl√°mico y tengan como principal temor el de una guerra nuclear con Rusia.

De esta manera, preparar√≠an el terreno para otro atentado controlado, como el del 11 de septiembre de 2001, con el que exhibir√≠an la ‚Äúfalta de capacidad de Trump‚ÄĚ, a fin de expulsarlo de la Casa Blanca y, por otro lado, reactivar√≠an la Guerra Fr√≠a.

Estamos hablando de un negocio redondo, pues ISIS es un engendro del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ, que lo sostiene porque le permite intervenir en diversas naciones, adem√°s de redituarle ganancias multimillonarias en d√≥lares, por la venta de armas, equipos de seguridad en aeropuertos, sistemas de espionaje, etc√©tera.

La versi√≥n revisada y actualizada de la Guerra Fr√≠a dejar√≠a decenas de miles de millones de d√≥lares adicionales al complejo financiero, militar e industrial del ‚Äúestado profundo‚ÄĚ al que, est√° visto, nada le importa que contin√ļe el reguero de sangre.



More articles by this author

Estado socavado Estado socavado
Estado socavado Jorge Santa Cruz (*) EL PLEITO ENTRE RUIZ ESPARZA Y...
Narro y De la Fuente operadores de:¬ŅEl C√°rtel de Bata Blanca?Narro y De la Fuente operadores de:¬ŅEl C√°rtel de Bata Blanca?
Narro y De la Fuente operadores de: ¬ŅEl C√°rtel de Bata...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 239 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner