joomla visitor
AuditorŪa
DEFINICIONES
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
425
Banner
Posada del Periodista
Banner
432
Banner
431
Banner
430
Banner
429
Banner
428
Banner
427
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 288

DEFINICIONES
MANUEL MAGA√ĎA CONTRERAS
(Exclusivo para Voces del Periodista)


El Batallón de San Patricio, digno

de la gratitud de los mexicanos

 

 

DURANTE LA INVASI√ďN NORTEAMERICANA 1846-1848 destinada a mutilarnos territorialmente,¬† nuestro pa√≠s fue escenario de uno de los m√°s grandes rasgos de solidaridad humana, de parte del Batall√≥n de San Patricio integrado por irlandeses quienes, convencidos de lo injusto de esa guerra en contra nuestra, decidieron sumarse a los defensores de M√©xico en aquellos a√Īos en que las traiciones santanistas se sucedieron unas a otras¬† al grado de que, tal como lo dicen¬† historiadores de prestigio, ‚ÄúAntonio L√≥pez de Santa Anna fue quien realmente nos venci√≥ en esa guerra, antes que los invasores‚ÄĚ.


Batallón de San Patricio

En vísperas de la conmemoración de las fiestas patrias de septiembre  evocamos  con gratitud al Batallón de San Patricio, porque sus integrantes no dudaron en ofrendar sus vidas para que saliésemos vencedores en aquellas lides -sin saber que el santanismo asechaba desde la batalla de la Angostura con sus traiciones, para que el enemigo nos venciera-   hasta la caída de Chapultepec  y el abandono de la Ciudad de México a merced  de las fuerzas del expansionismo del monroista “destino manifiesto.

La historia de esa época aciaga para los destinos de México nos informa que  en esa guerra se alistaron numerosos irlandeses en las filas del ejército norteamericano  y que, desde 1846, durante las acciones en la frontera, empezaron a darse cuenta de la agresión injusta -que gran parte del pueblo norteamericano reprobaba, por cierto- y decidieron abandonar las filas de los invasores. De inmediato formaron un batallón dentro de las filas mexicanas defensoras de nuestro territorio.

El Batallón de San Patricio

Adoptaron, para la formación del Batallón de San Patricio, el nombre del Santo Patrono de Irlanda  y de inmediato se distinguieron por su valor y entrega en defensa de la causa mexicana.  Participaron en la Batalla de La Angostura, la cual se perdió porque Santa Anna mandó prevenir  al general Taylor sobre la emboscada que se le preparaba en ese punto, del cual, cuando se entablo la batalla, Santa Ana, en los momentos en que la victoria se inclinaba a favor de los mexicanos, ordenó la retirada hasta San Luis Potosí.

Después de su valiente participación en La Angostura, los miembros del Batallón de San Patricio  actuaron con decisión  en las batallas libradas en el Valle de México, donde la traición santanista rondó en Padierna, Churubusco, Chapultepec y la Ciudad de México. Sin las retiradas santanistas, la suerte para nuestro país hubiese sido otra.

Dejaron sus vidas en los campos de batalla

En la batalla de Churubusco, adem√°s de la ‚Äúcl√°sica‚ÄĚ retirada, Santa¬† Anna sabote√≥ a los defensores¬† envi√°ndoles balas de distinto calibre al de las armas. All√≠, la derrota signific√≥¬† la captura de los miembros sobrevivientes del Batall√≥n de San Patricio.

Los miembros de este heroico Batall√≥n ten√≠an una insignia blanca¬† con los escudos de Irlanda y M√©xico y el nombre de su capit√°n,¬† John O‚ÄĚReilly bordado en verde. Fueron inicialmente 260. Asientan invariablemente los historiadores que ‚Äúlo miembros del Batall√≥n de San Patricio¬† dejaron su vida en los diversos campos de batalla de nuestro pa√≠s que escogieron como segunda patria. Del total citado, quedaban 72, mismos que fueron hechos prisioneros por las fuerzas enemigas. A algunos se les priv√≥ de la vida y a otros se les conden√≥ a sufrir azote y a que se les marcara la cara con hierro candente.

Se les conden√≥ a muerte¬† por las autoridades militares norteamericanas, con excepci√≥n del capit√°n O‚ÄĚReilly¬† y de otros nueve soldados¬† que desertaron antes de que el Congreso de la Uni√≥n de los EU expidiera el decreto de pena de muerte para los miembros del Batall√≥n de San Patricio. Al resto, se les conden√≥ a la horca.

Esta b√°rbara orden se cumpli√≥¬† el 9 de septiembre de 1847 cuando fueron ejecutados 16 en la Plaza de San Jacinto, San √Āngel. Otros cuatro en Mixcoac¬† al d√≠a siguiente. Treinta m√°s en el mismo lugar¬† y el resto en Tacubaya¬† el 13 de septiembre, cuando el pat√≠bulo fue colocado ene tal forma que vieran la ca√≠da de Chapultepec¬† en poder de los invasores..

Crueldad extrema

En Memoria de mis Tiempos‚ÄĚ, Don Guillermo Prieto, publica una carta que le envi√≥¬† ‚ÄúMZG‚ÄĚ, en donde le dice¬† sobre el martirio infligido por los invasores a los miembros del Batall√≥n de San Patricio:

‚ÄúLo que ha dejado en mi, profund√≠simo impresi√≥n, fue el suplicio de los prisioneros irlandeses¬† de San Patricio,...‚Ä̬†¬† (Por razones de espacio es necesario sintetizar). ‚ÄúLos de San Patricio se hab√≠an creado¬† simpat√≠as por su conducta¬† irreprochable y por el valor¬† y entusiasmo con que defend√≠an nuestra causa. Detr√°s de la Plaza de San Jacinto, a la espalda de las casas que ven al oriente , se pusieron de trecho en trecho¬† y se amacizaron gruesos vigones con trabas gruesas, tendidas horizontalmente¬† en la parte superior, colgando otras reatas verticalmente¬† de espacio en espacio.

‚ÄúLos prisioneros fueron puestos¬† en carros distribuidos seg√ļn los claros de las vigas ; a cierta distancia, entre gritos y chasquidos¬† de l√°tigos ataron¬† con soga corrediza¬† el extremo de os lazos colgantes al cuello de los prisioneros...¬† y en medio de gritos hicieron¬† correr a los caballos que¬† tiraban de los carros, quedando balance√°ndose en los aires¬† entre horribles convulsiones¬† y muestras de dolor¬† aquellos defensores de nuestra Patr√≠a‚Ķ

‚ÄúPor supuesto, que la agon√≠a¬† de aquellos m√°rtires dur√≥ mucho tiempo... los cuerpos de las v√≠ctimas fueron sepultados en el florido pueblecito de Tlacopac, situado entre Mixcoac y San √Āngel‚ÄĚ.

Don Vicente Riva Palacio, en El Libro Rojo expresa esta sentencia: ‚ÄúHay sobre los intereses pol√≠ticos de los pueblos y de las naciones, una virtud que es superior a todas las virtudes, la gratitud‚ÄĚ.

Ahora que estamos a unos d√≠as de que se cumplan los 165 a√Īos de aquellos acontecimientos en que los miembros del Batall√≥n de San Patricio ofrendaron su vida en defensa¬† de nuestro pa√≠s, hagamos un agradecido recuerdo de esos pr√≥ceres que merecen un sitio de honor en el Santuario C√≠vico de M√©xico y en el coraz√≥n de los mexicanos de bien..



More articles by this author

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 973 invitados conectado(s)
Noticias
224
Banner
273 Suplemento
Banner
Convocatoria 2022
Banner
426
Banner
424
Banner
423
Banner
422
Banner
421
Banner