joomla visitor
AuditorŪa
Nostalgia del pasado
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 342

NOST 1

 

 

NOST 2

 

SUELO TITULAR MI COLUMNA NOSTALGIA del Porvenir pero he decidido dirigir mi nostalgia al pasado en estos d√≠as, que comienza un nuevo a√Īo bajo los auspicios de la √ļltima triada de la mercadotecnia invernal: Malhechor, Gastar y Vaasaltar a 18 meses sin intereses.


CUANDO comienza el porvenir rememoro un gran pasado que viví, al que en retrospectiva se me ha ocurrido llamar (por darle un nombre) mi Decena Fantástica, aprox. 1965-1975.

En ese tiempo cercan√≠simo y muy lejano despertaba yo a la vida adulta junto con millones y millones m√°s. Comenz√≥ el a√Īo de mi nacimiento (1946) el famoso baby boom en Estados Unidos y en los pa√≠ses victoriosos de la II Guerra. Nacimos a partir de ese a√Īo millones de baby boomers, uno de los fen√≥menos m√°s interesantes de la historia poblacional. En la agotada Europa, ayudaron al fen√≥meno millones y millones de desplazados de pa√≠ses sat√©lites, sobrevivientes jud√≠os, y alemanes de raza o recientemente desinstalados de tierras liberadas de los nazis. Cuando estall√≥ la paz, empezaron a reproducirse como conejos.

NOST 5Ese baby boom marc√≥ un peculiar cap√≠tulo demogr√°fico cuando millones de ni√Īos pasamos al mismo tiempo a la adolescencia y la juventud. (Luego a la madurez y ser m√°s o menos productivos y reproductivos, formar familias, para despu√©s esperar la pensi√≥n por retiro; eventualmente algunos formar√°n cola para tratarse el Alzheimer, y finalmente, a los panteones. Demasiados compa√Īeros m√≠os han pasado a ellos.)

NOST 4Para nada pens√°bamos en eso cuando lo vigente era una explosi√≥n juvenil como nunca se hab√≠a dado. Si bien los vecinos del norte tuvieron enorme importancia y la mejor m√ļsica se cantaba en ingl√©s, el Reino Unido marcaba el comp√°s: Hail Britannia! Britannia rules the sound waves! Por primera vez en la historia Inglaterra no s√≥lo fue central en m√ļsica sino que tom√≥ la vanguardia en composici√≥n. Viv√≠ a tope una √©poca en que mi vida recibi√≥ la bendici√≥n que hace poco recib√≠ de Andr√© Rieu: que tu vida est√© rodeada de m√ļsica.

Fueron a√Īos estupendos que no rememoro por los dudosos estudios en la universidad a la que entr√© en el 65 sino por lo aprendido fuera de las aulas, los amigos que hice all√≠, y la m√ļsica. Al comenzar 1965 ya se hab√≠an ido mis abuelos, a uno de los cuales quise con tanta entra√Īa como se puede querer a alguien; y comenz√≥ la fase gruesa de los que desde entonces llam√© alegres sesentas, prolongados hasta media d√©cada siguiente. √Čpoca de envidiable estabilidad econ√≥mica, con moneda a√ļn ligada al oro; apertura art√≠stica y musical, esot√©rica y floral, psicod√©lica y espiritual. Tiempos post Concilio Ecum√©nico con su explosi√≥n de renovaci√≥n lit√ļrgica, y un aggiornamento de las pr√°cticas religiosas, que por circunstancias particulares, viv√≠ a tope.

En el 1967 hizo √©poca Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, ep√≠tome de novedad e innovaci√≥n, talento y variedad en un solo disco. Ringo con With a Little Help from My Friends y las mafufadas de John. Lucy in the Sky with Diamonds, con una guitarra estupenda y ecos que alguien asoci√≥ con el entonces popular alucin√≥geno LSD. Ecos de Schubert en She's Leaving Home, y el m√≠stico George, manifestando cu√°nto hab√≠a aprendido de su amigo y maestro Ravi Shankar enWithin You Without You. Y entre las juguetonas del ligerito Paul, When I‚Äôm sixty-four, que cant√© nost√°lgico hace 5 a√Īos ya.

El 2000 parecía imposible, inconmensurablemente lejano, inalcanzable. Todo mi tiempo era futuro, cuando hoy una parte grande de mi vida es pasado. Es irremediable mirar para atrás, a pesar de que yo siempre estoy empezando. Y sigo mirando p’atrás.

 

NOST 6

 

En la cumbre de esa d√©cada, 1968, tuve el privilegio de vivir solo en Roma dos meses; viaj√© a Suiza, Francia, B√©lgica y al swinging London donde compr√© reci√©n fresquito de las prensas de acetato el disco blanco de los Beatles. En ese a√Īo toda ciudad que se respetara estaba decorada con la bandera indispensable de la capital de esos a√Īos: Gran Breta√Īa. Y no se diga aqu√©l inolvidable Londres donde, a√ļn sin terrorismo ni demasiados √°rabes, las mujeres no se cubr√≠an la cabeza sino que ense√Īaban generosamente las piernas en un despliegue de alegr√≠a y juventud inconcebible para quien visite hoy cualquier ciudad europea y las vea vistiendo el uniforme de la mediocridad, los asquerosos jeans.

Una querida amiga gringa muy querida me regal√≥ en 1967 The sound of silence de sus compatriotas Simon & Garfunkel, indispensable hasta hoy. Al a√Īo siguiente apareci√≥ otro cuyo tema me hac√≠a so√Īar: Are you going to Scarborough Fair? / Parsley, sage, rosemary and thyme / Remember me to one you lives there / She once was a true love of mine.

NOST 3La navidad de 1968 lleg√≥ con un disco ins√≥lito que compr√© en la benem√©rita, hoy desaparecida Sala Margol√≠n: Switched-on Bach, donde Walter Carlos recre√≥ brillantemente en sintetizador Moog piezas de Juan Sebasti√°n. (En 1972 trat√© en un barco a Wendy Carlos sin saber que ella hab√≠a sido √©l, recientemente operada/o de cambio de sexo. Me enter√© a√Īos despu√©s, pero al atracar el barco en NY, lo primero que hice fue ver A clockwork orange, de Stanley Kubrick, con m√ļsica de ella/√©l.) Por aqu√©l entonces empezaba Elton John con una canci√≥n espl√©ndida, Rocket man. Y claro que era indispensable Serrat, compositor de lo bueno suyo en esos tiempos, sin nada recordable desde entonces.

Y hablando de Kubrick, en 1968 salió 2001. A space odyssey, película germinal evocadora de que todo era posible. Nació allí mi gusto por la ficción científica y por las grandiosas obras de Arthur C. Clarke e Isaac Asimov.

En cuanto a literatura, por esas √©pocas me aficion√© tambi√©n a las grandes obras de Teilhard de Chardin, autor estupendo para una √©poca de avanzadas intelectuales, con su m√≠stico evolucionismo cat√≥lico (recogido en una notable serie cat√≥lica reciente, producida por el Opus Dei, donde demuestra la NOST 8razonabilidad cient√≠fica del evolucionismo a la luz de la fe cat√≥lica y de su doctrina; nada que ver con los delirios creacionistas del Bible belt gringo y su visi√≥n literal de la Biblia). Tambi√©n me aficion√© a la excelente literatura francesa (comenc√© por Saint-Exup√©ry, segu√≠ con Camus) y la canci√≥n francesa con el grandioso belga Jacques Brel, Jean Ferrat, Edith Piaf, Juliette Gr√©co, el irreverente Georges Brassens, el excelente Charles Aznavour. Y qu√© decir del jazzista bachiano Jacques Loussier. Ah, y en esos a√Īos me aficion√© por primera vez a lo que m√°s hago hoy: escribir.

Segu√≠ poco a los Rolling Stones, Jefferson Airplane, The Mamas and the Papas o los Bee Gees, aunque tuve motivos para rememorar su bell√≠sima Massachusetts. A√ļn no hab√≠a conocido al gran Jaime Almeida, con quien pude haber vivido mucho m√°s de nuestra afici√≥n principal, la m√ļsica. Y me qued√© pendiente con Bob Dylan, pero recordaba A hard rain‚Äôs gonna fall y Something‚Äôs happening here but you don‚Äôt know what it is‚Ķ do you Mr Jones?

NOST 7Y es que eran épocas insólitas, en que todo (lo bueno) podía pasar. Había una consciencia social de causas mayores que nosotros, que no veo por ninguna parte en nuestro devastado y degenerado ambiente político. Se respiraba en Europa, EEUU y México una generosidad histórica que ya no existe. No había la angustia de pensar en un futuro terrible, y casi todos creíamos en ideales, aunque fueran tan espurios como el socialista, expresados en el espejismo hueco de la criminal dictadura cubana. El guapo y fotogénico Ché (psicópata, asesino, secuestrador) fue producto 100% de los 60, cuya foto de Alberto Korda en 1960 ha pervivido como nostalgia de épocas en que había más de esa consciencia hoy perdida en el estercolero de la peor política.

Aquella contracultura daba espacio a las drogas (que nunca prob√©) y a la cultura oriental, al Zen y a la meditaci√≥n trascendental, que s√≠ me interesaron vivamente; aprend√≠ √©sta a√Īos despu√©s y nunca he dudado de su eficacia. Homenajeo aqu√≠ a mi amigo y socio, el finado Agust√≠n Lira, con quien hice genialidades audiovisuales con poqu√≠simos recursos.

 

NOST 9

 

Los a√Īos cumbre de esta mi nostalgia fueron 1968, 1970, 1972, y desde luego 1975, a√Īo de la fundaci√≥n de mi familia (hoy somos 21) con una notable mujer que hab√≠a conocido desde 1969 en mi universidad, la c√©lebre Totina, quien lleg√≥ a ser madrina de la estudiantina en la que hice m√ļsica durante todos esos a√Īos.

 

I’m beginning


Eran tiempos de flores y perfume, sue√Īos realizables y visi√≥n hacia delante, de poco resentimiento y mucha echarse p‚Äôadelante. Nostalgia quiere decir dolor por la casa (nostos casa, algos dolor). Lo que yo empec√© a ser se fund√≥ en esos a√Īos estupendos.

NOST 10Ya no regresar√°n porque lo pasado ya pas√≥ pero parte de esealgos es saber que las generaciones contempor√°neas ‚ÄĒmis hijos‚ÄĒ no habr√°n conocido lo que se viv√≠a entonces, con ese empuje tremendo hacia el futuro, con ese apetito por cosas mayores que nosotros y que inspir√≥ desde entonces mi inter√©s por la cosa p√ļblica. Carole King cantaba por el 72 you know wherever I am, I'll come running, to see you again‚Ķ Aparece la carne femenina de la nostalgia: to see you again‚Ķ

Soy hechura de esa √©poca, pero no dej√© de aprender entonces. Nunca he dejado de aprender, sobre todo en mi estilo preferido: el autodid√°ctico. Y como he decidido no morirme todav√≠a, lo dir√© de nuevo en el idioma de esos a√Īos musicales: I‚Äôm beginning.



More articles by this author

¬°No circular√°s!¬°No circular√°s!
  LA VOZ DEL DESTINO MANIFIESTO tron√≥ estent√≥reamente desde las m√°s...
Vientos amarillos de guerraVientos amarillos de guerra
Vientos amarillos de guerra FERNANDO AMERLINCK     China es el mayor...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 268 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner