joomla visitor
Auditoría
MEDICINA PARA TODOS: Bien piercingnado
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 370

 p24370

MEDICINA PARA TODOS

Bien piercingnado

 Dr. Hernán Edrían Chavarría Aguilar

 

HAY modificaciones físicas que forman parte del acervo cultural en algunos grupos y sociedades desde hace siglos, muchas de ellas consideradas hoy prácticas retrógradas e inhumanas, como la emasculación en varones o la ablación –infibulación— del clítoris en mujeres (mutilación sexual permanente, censurada por la OMS) practicada por muchas etnias africanas. ​

 

LA “modificación o transformación corporal”, se volvió muy popular en Occidente desde los 80’s del siglo XX. Quienes lo practican, pueden optar por alteraciones temporales o permanentes, por motivos religiosos, culturales simbólicos o estéticos. ​

 

EN NUESTRO MÉXICO, el uso por mera moda de estos “adornitos” (tatoo y piercing incluidos), por desgracia se ha vuelto una tendencia entre los adolescentes. Como movimiento serio, mucho proviene del “primitivismo moderno” liderado por Fakir Musafar, considerado el padre de la tendencia y uno de los máximos exponentes del fetichismo y del Bondage, Dominación, Sumisión y Sado-Masoquismo (BDSM); ​ quien acepta y promueve el uso de prácticas rituales como tributo a los pueblos primitivos, manejándolos como una respuesta a la búsqueda de la propia identidad y afirmando que la espiritualidad solo se consigue a través de la transformación del cuerpo.

 

Procedimientos​

 

Sin meternos con la mayor de las modificaciones (cambio quirúrgico de sexo), diremos que hay muchos procedimientos asociados con la transformación corporal, por mencionar algunos: escarificación, amputación, limado dental, implantes subdérmicos, transdérmicos, microdermales y extraoculares, castración, bifurcación de lengua, vendado de pies, estiramiento de cuello, deformación craneal, corseting, etc. Todas las que derivan de las técnicas tradicionales del tatuaje y el piercing, como son el body suit o genital beading.

 

Quienes se oponen a los “adornos” y modificaciones los califican como desfiguración, mutilación y autolesión, denunciándolas como prácticas que atentan contra la salud y la vida​, arguyendo que muchos de los que se someten a estos procedimientos han sufrido daños irreversibles en ojos, oídos, nariz, dientes, lengua, genitales, manos y pies.

 

Daños diversos

 

EN CUANTO A LOS PIERCINGS, la revisión del dermatólogo español Laumann, afirma que en genitales pueden causar obstrucción de la uretra e infecciones que derivan en infertilidad, de acuerdo con él, estos adornos "favorecen la transmisión de determinadas infecciones y enfermedades como hepatitis, sífilis, VIH […] Pueden producir heridas en la mucosa y esto es una puerta abierta a la contaminación". En el pezón generan riesgo de galactorrea (secreción patológica espontánea de leche).

 

De acuerdo con algunos investigadores, en sitios como la oreja con frecuencia “pueden producir desgarros y necrosis del cartílago, algo que también ocurre a veces en la nariz", y explican: "Dependiendo de la importancia de la necrosis se generan deformidades que sólo pueden solucionarse con cirugía".

 

Agregan que, si la zona escogida es el ombligo, "tarda un año en curarse y es especialmente propensa a las infecciones" detallando que "se trata de una zona poco aireada y húmeda, lo que facilita la acción de hongos y bacterias".

 

Un estudio publicado en “American Journal of Clinical Dermatology” revela que en el 20% de los casos se producen complicaciones como infecciones y sangrados locales. Hay referidos datos incluso de severas bacteriemias crónicas (infección en sangre) y daño a largo plazo en las válvulas cardiacas, que han ameritado hospitalización. Los piercings orales son puertas abiertas a infecciones recurrentes, según un estudio publicado en “Dental Traumatology”, al menos un 35% de las personas con uno en la lengua o los labios experimentan recesión gingival (pérdida de encía), que de no tratarse puede tirar el diente, dejando un área imposible de reimplantar.

 

Un “artista” promedio de las modificaciones, no posee conocimientos médicos y realiza sus procedimientos en algún tallercito a bocacalle, como mejor puede y sin la requerida esterilidad, muchos ni siquiera usan anestesia ya que la tolerancia al dolor es parte del “ritual”.

 

En cambio, un Cirujano Plástico en México, debe estudiar y capacitarse por un lustro o más después de la carrera de Médico, y habiendo aprobado rigurosos exámenes, opera apoyado por sus pares y sólo en centros médicos especializados.

 

Así que si de verdad rinde usted culto a su cuerpo, mejor evite todas esas variopintas “piercingnaciones”.                                                                        

 



More articles by this author

MEDICINA PARA TODOS Meta estasis
  MEDICINA PARA TODOS Meta estasis  Dr. Hernán Edrían Chavarría Aguilar Promesas, promesas, eso...
CIENCIA Y TECNOLOGÍA Bronceado verdoso
  CIENCIA Y TECNOLOGÍA QUIEN ALGUNA VEZ HA EXPERIMENTADO una dolorosa quemadura...
¿Quién está en línea?
Tenemos 357 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner