joomla visitor
Auditoría
Nuevos críticos del nuevo régimen
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 375

 3755

El cambio de régimen político en México implica también, aunque no necesariamente, el reacomodo de las relaciones prensa-poder… A partir del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en 2018, este momento dejará ver situaciones insospechadas.

Nuevos críticos del nuevo régimen

Feliciano Hernández*

¿LOS MEDIOS Y PERIODISTAS críticos adversos al gobierno, seguirán siéndolo? ¿Aquellos bien conocidos aduladores del sistema derrotado, la “prensa vendida”, caerán rendidos ante los nuevos dueños del poder o se transformarán en duros críticos del sistema naciente?

CHICAGO, ILLINOIS. En los últimos lustros, y como resultado de cierta apertura democrática, todo México fue testigo cotidianamente de la enconada lucha entre los críticos del régimen y los defensores de éste. Desde las más importantes trincheras periodísticas y dentro de ellas todos los días se publicaron denuncias, reclamos y observaciones contra el régimen neoliberal y sus mayores exponentes. Desde esos mismos medios los editorialistas subordinados al sistema respondieron sin el menor rubor justificando los malos pasos o francos errores de los funcionarios y de los más influyentes empresarios o buscando desviar la atención.

Los periodistas y editorialistas mejor posicionados en sus importantes trincheras levantaron una muralla china para proteger a sus patrones y desde sus privilegiados espacios atacaron con todo a los opositores del régimen. Hicieron blanco preferido, por obvias razones, a López Obrador y a sus seguidores.

Todos los medios apologistas y aduladores de los gobernantes en turno hicieron bien su trabajo de censurar la crítica, de ocultar la verdad y de arremeter contra las opiniones adversas. No les importó que México fuera colocándose rápidamente entre las naciones más rezagadas en derechos humanos, en progreso económico y material y con los más bajos índices en educación pública y privada. Mentirosos, trataron fallidamente de presentar sus reformas estructurales como grandes avances… Y lo fueron, pero para beneficio de unos pocos.

Esa “prensa vendida” comparte un porcentaje alto de responsabilidad ante la debacle del sistema al que sirvió eficientemente, representado principalmente por los dos partidos más antiguos de México, el Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), y en los últimos años el debilitado PRD, junto con los otros pequeños siempre útiles al mejor postor.

La mayor parte de esos medios y periodistas en la categoría de prensa vendida siempre fueron empresarialmente exitosos; estuvieron apoyados por las firmas publicitarias más importantes y por todos los gobernantes en turno: les asignaron altos presupuestos, dejando nada para los medios independientes y los alternativos.

Los medios independientes

LA NUEVA REALIDAD comienza mal para medios y periodistas acostumbrados a vivir del dinero público, por el anuncio de AMLO referente a que recortará a la mitad el presupuesto asignado a comunicación social, asimismo porque concentrará en una sola unidad la tarea de difusión y propaganda de su gobierno.

Eso implicará para la prensa, radio y televisión comercial, y para los portales informativos de internet menos recursos y es presumible que se vean obligados a reducirse y recortar personal en las áreas correspondientes.

Los medios alternativos y los independientes no se verán tan afectados, por lo mismo de que no dependían del gobierno para su existencia, aunque su influencia entre el público en general sea limitada o inexistente por efecto de su estrecha cobertura. Pero tampoco es buena noticia, puesto que en su mayoría son medios que apoyaron el cambio y la llegada de AMLO al poder como abanderado de la izquierda. ¿Los medios alternativos impresos y electrónicos independientes tienen que estar destinados a sobrevivir fuera del presupuesto, aunque hayan apoyado y servido de plataforma a la izquierda antes y después de AMLO? Esto es debatible.

Hay que subrayar los siguiente: desde una perspectiva que puede ser fundamental para el cambio verdadero y en consecuencia para AMLO, es de la mayor relevancia que él y los gobernantes de ideología izquierdista cambien su enfoque sobre la utilidad social de los medios en general y en particular de los que le son simpatizantes y promotores. Los van a necesitar para consolidarse en el poder, afianzar el cambio y su movimiento alternativo, de suerte que pueda sobrevivirlos mucho más allá.

La utilidad social de los medios

HAY QUE TENER UNA VISIÓN muy corta para desdeñar la enorme utilidad que significan los medios en general para toda autoridad en la función de gobierno. No es exagerado mencionar que son indispensables.

Solo por dar una idea, significan el 50 por ciento o más de la inversión humana o monetaria para que un gobierno tenga éxito. Porque no sólo se trata de hacer las cosas bien sino de informar, justificar, convencer y advertir a los gobernados sobre el estado de cosas y hacia donde apuntan las directrices. Ni más ni menos para esa fundamental tarea sirven los medios. La izquierda no parece haberlo entendido.

Cuando AMLO fue Jefe de Gobierno de la capital federal, la Ciudad-Estado que es la histórica urbe mexicana, trató a todos los medios sin diferenciación. Lo mismo ocurrió durante los mandatos de Marcelo Ebrard y Cuauhtémoc Cárdenas. No podría decirse que hubo algún trato preferencial en cuanto a la asignación de publicidad para estos medios aliados ideológicamente.

Tanto es así que algunos de los pocos aliados significativos que la izquierda ha tenido, casi siempre han estado en dificultades económicas, por ejemplo, el periódico La Jornada. Y el resultado es que la izquierda sigue desde entonces sin consolidar una fuerza pujante de medios simpatizantes, en una gama amplia, consolidados en lo económico y con potencial de competir contra las mejores empresas periodísticas en general.  

No sobra decir que la mayoría de medios periodísticos siempre han estado mejor retribuidos en lo económico durante los gobiernos de centro derecha, en los que se asumen como empresas de comunicación y reciben el mismo trato fiscal y de gobierno que todas las demás, y no pocos han florecido en lo particular o como grupo de medios.

Periodismo neutral o militante

EN ESTOS DÍAS DE INCERTIDUMBRE para el devenir de la prensa ya surgieron opiniones al respecto y algunos destacados periodistas han advertido que mantendrán ante el nuevo gobierno una posición crítica.

Entre ellos Jorge Ramos y Raymundo Riva Palacio, ya pintaron su raya en sus propias concepciones de lo que debe ser la prensa y el periodista sí, porque no hay unanimidad en las definiciones. ¡Y qué bueno!

Ellos escribieron en sus correspondientes espacios que no darán concesiones en lo que consideran su obligación profesional de criticar, como contrapeso del poder en turno.

El periodista Federico Arreola, atinadamente, les respondió que ningún periodista necesita salir a explicar o justificar su posición editorial ante ninguna autoridad ni ante los lectores y precisó que siempre que las criticas estén apegadas a patrones de profesionalismo, es decir que sean objetivas, necesarias, honestas, veraces, oportunas, e independientes, se justifican y legitiman por sí mismas. Incontrovertible argumento, sin embargo, incompleto.

Hay en tal sentido una laguna importante. Hasta donde se puede ver no existe manual de periodismo ni teoría que posicione la tarea de criticar como la definición única de periodismo, que al parecer es la que enmarca el concepto de los aludidos. Si ese fuera el caso, entonces estaríamos ante una limitada y pobre definición. Es aquí donde se abre un espacio para catalogar al periodismo militante como la otra cara de la moneda. Y la historia abunda en ejemplos. El periodismo militante, de la tendencia que sea, tiene existencia propia por la necesidad de unos y otros de expresar y defender lo que convenga a los intereses de cada quien, valores y principios, es decir a su manera de ver el mundo.

Así que eso de que el periodista tiene que ser crítico, es sólo una cara de la historia. La otra es la del periodista que defiende el sistema en el que cree, sin ser propagandista del mismo, sino apegado a los mismos códigos de los críticos, es decir que sea objetivo, oportuno, veraz, útil socialmente hablando, honesto y con capacidad de autocrítica.

La historia nos brinda numerosos ejemplos de grandes periodistas que, siendo objetivos y críticos ante el poder, al mismo tempo abrazaron causas sociales legítimas y se entregaron a ellas con pasión, en un claro momento de periodismo militante. Por mencionar sólo un episodio grande de la historia nacional, es el caso de John Kenneth Turner, al autor estadounidense del extraordinario libro-ensayo México Bárbaro, en el que relata los abusos del genocida y dictador Porfirio Díaz.  Es ese gran ensayo-reportaje una manifestación contundente contra los abusos del poder y un extraordinario ejemplo de periodismo militante. Porque Kenneth Turner abrazó la causa de los revolucionarios, y gracias a ese gran periodista de su tiempo conocemos las razones por las que el porfiriato se hundió en la ignominia.

John Kenneth Turner investigó a los personajes y la situación del momento, se entregó al mismo tiempo y con máximo profesionalismo, apegado a los códigos aludidos, a la causas de la Revolución Mexicana. Siendo estadounidense no dudó en oponerse al intervencionismo del gobierno norteamericano en los asuntos internos de México y gestionó apoyos para los revolucionarios mexicanos al tiempo que denunciaba las atrocidades del dictador.

La prensa que necesita la Cuarta Transformación

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN que promete López Obrador necesitará de medios y periodistas amigos, militantes convencidos de la necesidad del cambio y su impostergable realidad. Periodistas profesionales, subordinados a códigos universalmente aceptados, con capacidad de autocrítica, simpatizantes de la necesidad del cambio verdadero a favor de las mayorías.

Será un error de AMLO y de su gente querer gobernar solos, sin el apoyo mediático indispensable para la trascendencia de los cambios que pretenden llevar a cabo. A final de cuentas abanderan un mandato popular y mayoritario.

Cometen ya un error si creen que porque ganaron —con ayuda de los periodistas militantes—, les será fácil llevar a cabo lo que se proponen, y que todas las puertas les serán abiertas o que todo mundo se les rendirá. No y no.

Los perdedores históricos de hoy son poderosos, no están totalmente derrotados y harán lo que tengan que hacer en defensa de sus intereses y privilegios, porque es lo que los define, y llegada la hora acudirán donde sea por encontrar refuerzos para resistir el cambio anunciado. Entonces inyectarán recursos a sus periodistas amigos y a esas trincheras bien conocidas que ellos sí saben utilizar. Veremos, pues, en acción —ya en casos notables— a los nuevos conversos del periodismo crítico, bien conocidos por sus notables capacidades para el servilismo y la adulación, atacarán con todas sus armas a los promotores del cambio.

Las grandes transformaciones sociales requieren grandes esfuerzos para vencer a grandes enemigos. Lo difícil está por venir y AMLO necesitará apoyo decidido, no de la prensa comercial que está y seguirá al servicio del mejor postor ni de los críticos de oficio que ya se anuncian como puntas de iceberg, sino de la prensa militante de la izquierda. Por eso es necesario fortalecerla, con tecnología moderna, con instalaciones funcionales y eficientes, con sueldos profesionales dignos para periodistas, empleados y directivos; sin mezquindades que dificulten su labor informativa, de análisis, y de educación y convencimiento. Porque la tarea por delante no será fácil.

*Periodista mexicano, radicado en Chicago, IL. USA.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

Perdón si olvido noPerdón si olvido no
  Con AMLO en el gobierno, la exigencia y el compromiso...
RELEVO PRESIDENCIAL El pasado sigue muy presenteRELEVO PRESIDENCIAL El pasado sigue muy presente
  RELEVO PRESIDENCIAL, 2018 El pasado sigue muy presente Feliciano Hernández   LOS MISMOS que...
¿Quién está en línea?
Tenemos 283 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner