joomla visitor
Auditoría
VOCES DEL DIRECTOR Transición: Se venden planes de supervivencia
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 377

 3771

VOCES DEL DIRECTOR


Transición: Se venden planes de supervivencia

Mouris Salloum George

POR ESTAR MIRÁNDOSE EL OMBLIGOo, peor aún, afilando los cuchillos para sacarle las entrañas al adversario, los beligerantes en la transición presidencial en México no ven más allá de sus narices, sin alcanzar a observar al lobo feroz que los acecha.

Publicidad editorial para colocar en el mercado otro best seller o simulaciones terroristas para engarrotar a los conductores del Estado mexicano, la advertencia es de tamaño descomunal: En horas haría nuevamente crack la economía mexicana, de por sí naufragante en una profunda crisis de gobernabilidad y de certezas.

La voz de alerta no es inocente: Le pertenece a un ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, Jim Rickards, cuyos servicios han sido requeridos, para citar a solo uno de sus contratantes, por la Reserva Federal (FED), remedo privado de banca central, cuya infernal maquinaria ejerce el control de casi la totalidad de los sistemas correspondientes del mundo occidental.

Otra vuelta a la tuerca de las economías periféricas

Rickards es especialistas en amenazas financieras. Obviamente, sus investigaciones son inducidas para blindar la Seguridad Nacional de su país y darle armas a Washington para darle otra vuelta a la tuerca a las economías periféricas en su área de influencia, en la que está el patio trasero, según se identifica en la Casa Blanca a México.

Existe en ese proceso un perverso sometimiento de la mayoría de los medios de comunicación mexicanos, particularmente los electrónicos, que sirven de compañeros de viaje de los agentes de dominación del Coloso, cuyos resortes se mueven desde Wall Street, de Nueva York.

Apuntamos hacia ese fenómeno, habida cuenta de que esos medios son utilizados como cajas de resonancia de los intereses en pugna, los legítimos y los que representan a los poderes fácticos, que están metiendo baza en los vacíos de poder que caracterizan el cambio en la Presidencia de México.

Con independencia de los fines del autor citado, que anuncia la inminente caída del sistema monetario internacional y pretende vender a quienes se dejen planes de supervivencia, lo cierto es que, desde que se anunció la consulta sobre el proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional de Texcoco, impresentables bolsistas domésticos amenazaron con que, si la obra es suspendida, los mercados castigarán a México.

El “castigo de los mercados” como coartada

En esa línea táctica mediática, al conocerse el resultado de la consulta, esos agentes de la economía especulativa dan por cumplida su advertencia y sobredimensionan los vaivenes en los mercados, especialmente en lo que toca al tipo de cambio y el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores.

Hacen abstracción, esos aprendices de terrorista, de que, desde la campaña presidencial de Donald Trump, durante su inquilinato en la Casa Blanca -desde donde atacó la línea de flotación del Tratado de Libre Comercio y del nonato Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica- y su declaración de guerra comercial contra China, las variables fundamentales de la macroeconomía mexicana han sido colocadas en el péndulo.

No es por otra cosa que las calificadoras extranjeras, radicadas en Nueva York, desde 2016 han venido hablando incesantemente de la incertidumbre que señorea sobre la economía mexicana en su conjunto.

Todo arrancó con el fracaso de las reformas “transformadoras”

En estricto rigor, el peso se ha venido devaluando desde se dio por sentado el fracaso de las reformas “transformadoras”, cuyo buque insignia, la contrarreforma petrolera, fue colocada en el ojo del huracán de la especulación con las cotizaciones internacionales del crudo y la sospechosa gestión de Petróleos Mexicanos. Peores días ha tenido el peso desde hace tres años.

A mayor abundamiento, los más juiciosos especialistas mexicanos han venido alertando contra el espejismo del puntaje del IPC de la BMV que, por añadidura, se mueve al son que toque el índice industrial de Wall Street.

Desde otra óptica, la inestabilidad de los mercados locales se palpó desde que asomó la crisis migratoria centroamericana, Trump maniobró para que el gobierno mexicano hiciera el trabajo sucio de la contención represiva y ordenó la movilización militar para sellar la frontera con México.

En el fenómeno migratorio -con tener antecedentes históricos enraizados en las guerras regionales sonsacadas por el Departamento de Estado y en la miseria de los pueblos sureños derivada de las políticas de choque impuestas por el FMI y el Banco Mundial-, incita a la sospecha por su dimensión y su exacerbación precisamente cuando se aproxima un cambio de gobierno, cuya tendencia ideológica no es del agrado de Washington.

Bombas de mecha corta, ¿a quién beneficia el crimen?

Es cierto que la migración no se circunscribe a la América sometida. Es un fierro ardiente que preocupa y divide a los gobiernos europeos, pero algunos de ellos han venido administrando el problema poniendo por delante los Derechos Humanos, imperativo que no acomoda a la desquiciada mentalidad del inquilino de la Casa Blanca que, con el silencio mexicano, ha confesado su odio a todo lo mexicano y su objetivo es el exterminio.

En última lectura, lo que está en el centro de gravedad de esa ola subversiva, es el cambio de guardia en la conducción del Estado mexicano. Los electores votaron porque ese cambio fuera tan pacífico como es deseable y posible.

Cuando a ese proceso se le colocan bombas de mecha corta, lo primero que hay que preguntarse es a quién beneficia el crimen.

En las recientes y aleccionantes experiencias de América latina no se fue a Roma por la respuesta: Las crisis golpistas fueron maquinadas por los plutócratas, que terminaron por hacerse del control del Estado y lo privatizaron.

En México, ese regresivo proceso se pactó para implantar el Estado neoliberal. No parece ser el caso en el marco de la anunciada cuarta transformación de la República. Será por eso que un ex agente de la CIA vende planes de supervivencia. Sólo hay unos cuantos, no pasan de veinte, que pueden comprarlos.  



More articles by this author

VOCES DEL DIRECTOR Guerra sin solución de continuidad
  VOCES DEL DIRECTOR Guerra sin solución de continuidad Mouris Salloum George SI SE...
¿Quién está en línea?
Tenemos 157 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner