joomla visitor
AuditorŪa
BUHEDERA Mancur Olson, economista
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
402
Banner
401
Banner
400
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 220

buhedera
Mancur Olson, economista (Libros)

GUILLERMO F√ĀRBER


PRETENDER DECIR ALGO relevante sobre el origen del templo griego me ha dado un par de alegrías, una de ellas ésta. Titulé un capítulo de mi trabajo El origen mafioso del Estado y tiempo después descubrí que este Mediterráneo ya lo había descubierto un economista norteamericano, de nombre Mancur Olson, recientemente fallecido. Creo que los investigadores gustan de ser los primeros en hollar una teoría; en el caso de los aficionados (a mí me pasó) ocurre lo contrario: descubrir que uno es el segundo, tras una autoridad con mando en plaza, anima mucho.

En su libro Poder y prosperidad. La superaci√≥n de las dictaduras comunistas y capitalistas (Madrid: Siglo XXI de Espa√Īa Editores, 2001.ISBN: 8432310611), Mancur Olson teoriza el origen del Estado distinguiendo las figuras del bandido n√≥mada y del bandido sedentario. El primero es un simple depredador, el segundo un depredador con inter√©s a largo plazo, que adem√°s de robar piensa en c√≥mo seguir robando ma√Īana, y en c√≥mo robar m√°s con el paso del tiempo. M√°s que un depredador, y estas son palabras m√≠as, el bandido sedentario es un ganadero de sus semejantes: como el ganadero cuida a su ganado, as√≠ el bandido sedentario proporciona servicios a sus v√≠ctimas. Del cap√≠tulo 1, titulado La l√≥gica del poder, selecciono un extracto sobre el monopolio de la violencia: ‚ÄúSi en el territorio en cuesti√≥n los negocios dejan de resultar beneficiosos por culpa del crimen, o √©ste induce una emigraci√≥n, el barrio no generar√° los mismos ingresos y no habr√° tanto que robar. De hecho, la familia mafiosa que tenga un monopolio real y continuado sobre el crimen en una zona dada no cometer√° robo alguno. Si en verdad monopoliza el crimen, le ser√° beneficioso potenciar la rentabilidad de los negocios y la seguridad de residir en ese barrio. La familia mafiosa asentada maximizar√° sus ingresos vendiendo protecci√≥n, tanto contra los cr√≠menes que ella misma cometer√≠a (de no ser pagada) como contra los que podr√≠an ser cometidos por otros (de no mantener ellos alejados a los criminales). En igualdad de circunstancias, cuanto m√°s favorable resulte la comunidad como entorno para los negocios y la residencia, tanto m√°s saldr√° ganando el negocio de la protecci√≥n. As√≠ pues, si una familia mafiosa tiene poder para monopolizar el crimen, habr√° pocos o ning√ļn delito (aparte del negocio de la protecci√≥n). La abundante literatura sobre el monopolio del crimen deja claro que una monopolizaci√≥n firme de √©ste da lugar, usualmente, a negocios de protecci√≥n y no al crimen ordinario‚ÄĚ (p√°gina 6).

Ese párrafo coincide con la primera función que atribuía a mi mafioso original: mantener los caminos libres de (otros) salteadores. Olson identifica aquí el verdadero sentido de la protección mafiosa: es una protección contra los demás ladrones (hasta ahí se trata de un servicio de seguridad tan legítimo como cualquier otro), pero también (y en esto radica el carácter mafioso de la protección) una protección contra lo que haría el mismo protector en caso de impago, es decir, una forma de robo con amenaza.

En otro lugar del mismo cap√≠tulo Olson afirma que el bandido sedentario proporcionar√° a las v√≠ctimas de su latrocinio dos servicios tendentes a aumentar sus ganancias: las obras p√ļblicas y un sistema judicial, ya que ambos estimulan las transacciones comerciales y por tanto el monto de riqueza que el bandido podr√° robar. ¬°Bingo! me digo. Es justamente la misma evoluci√≥n en cuatro fases que yo atribu√≠a a mi mafioso original o protorrey: robar, escoltar, construir y juzgar. Parece que di en la diana, aunque poco gente nos crea (a √©l unos cuantos m√°s que a m√≠.)

Se da otra coincidencia no casual entre su trabajo y el m√≠o, y es que parece que ambos nos inspiramos en el proceso de recomposici√≥n de Rusia tras el descalabro de la URSS. Ante la ausencia de autoridad, nace una mir√≠ada de organizaciones mafiosas que luchan entre ellas, se fusionan √©stas con aquellas para crecer y sucumben o prosperan en un proceso acelerado de selecci√≥n natural, hasta que una de las familias mafiosas alcanza un grado de poder tal que lo √ļnico que le interesa es un Estado ordenado. Es el momento en que la familia vencedora no necesita la brutalidad para crecer m√°s, sino reprimirla en los otros para evitar que pongan en peligro el poder que los primeros han alcanzado. Voil√° el Estado, el grado mayor del latrocinio.
Boutade. Resulta ir√≥nico que quienes citan a Olson hablen de su met√°fora del bandido n√≥mada y el bandido sedentario. Ya no est√° entre nosotros para rabiar, pero probablemente Mancur Olson hablaba totalmente en serio y cre√≠a realmente que el origen del estado fue el latrocinio; de hecho los impuestos que √©l pagaba y yo espero seguir pagando durante muchos a√Īos distan mucho de ser metaf√≥ricos. Pero hasta en esto nos parecemos: me ha dicho alguna vez que si yo he escrito la met√°fora esa del barco como origen del templo griego. He escrito sobre ello, s√≠, pero de met√°fora nada de nada. Una nave templaria es una nave naval, dicho sea as√≠ por si queda m√°s claro, y punto. Y este art√≠culo es tanto un homenaje a Mancur Olson como a m√≠ mismo, aclaraci√≥n que extiendo por si no se hab√≠a notado.



More articles by this author

BuhederaBuhedera
Norma militar. Todo eyaculador precoz debe ser ascendido de inmediato...
BuhederaBuhedera
Sarcasmos  Mam√°, pr√©stame tu coraz√≥n para enfriar unas Pac√≠ficos. / ‚Äú¬°Qu√©...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 585 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner