joomla visitor
Auditoría
La CIA-NSA y sus topos en México
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
403
Banner
402
Banner
401
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 307


La dupla Calderón-George W. Bush

La CIA-NSA 

y sus topos en México

 

LA DECADENTE CIA fue fundada por Washington después de la Segunda Guerra Mundial en 1947, como correa de trasmisión de la Guerra Fría. 

EL 25 DE MARZO DE 1959, se asestó lo que después se codificaría como El Vallejazo, operación por la que se reprimió militarmente más de 10 mil ferrocarrileros sindicalizados, acaudillados por el oaxaqueño Demetrio Vallejo -codificado como comunista- quien puso en huelga los Ferrocarriles Mexicanos. 

Con motivo del encarcelamiento del sinaloense Gilberto Rojo, secretario de organización de la dirigencia nacional del sindicato ferrocarrilero, se supo que sobre él habían puesto el dedo soplones de la CIA. Después de esos acontecimientos, burlonamente se decía que el fundador del Partido Popular, Vicente Lombardo Toledano, veía a la CIA “hasta en la sopa”. 

Complot contra México 

En febrero de 1972 se hizo la presentación del libro Complot contra México, editado por Selecciones Reader’s Digest, y firmado por John Barron, ex agente de inteligencia naval de los Estados Unidos, quien había estado destacamentado en Alemania. 



Un dato particular en la presentación de ese libro, fue que aparecieron como organizadores del evento dos ciudadanos estadunidenses, que en noviembre de 1969 se habían colado en una entrevista de prensa que como Presidente electo ofreció en la Casa Blanca Luis Echeverría, después de su encuentro con Richard Nixon. 

Siguiendo pistas, se ubicó a esos dos sujetos en el directorio del Servicio de Información de los Estados Unidos (USIS), que operaba entonces desde la Colonia Cuauhtémoc, del Distrito Federal, a unos pasos de la sede de la Embajada en México. Pero lo más extraño fue verlos en el área de Relaciones Públicas de Comunicación Social de Los Pinos, cuando la dirigía el potosino Fausto Zapata Loredo. 

Buendía, cazador cazado 

A partir de entonces, el maestro Manuel Buendía Tellezgirón, quien escribía para El Día su columna Para control de usted, empezó a difundir información sobre el tema. Cuando inició su columna Red Privada, causó conmoción cuando reveló, con pelos y señales, la presencia de la estación de la CÍA en México, a cargo del agente Winston Scott. Con ese mismo título, La CIA en México, editorial Océano le publicó al maestro Buendía una recapitulación de sus investigaciones. 

El 30 de mayo de 1984, el maestro Buendía fue asesinado.

Se atribuyó el crimen a elementos de la Dirección Federal de Seguridad, creada durante el gobierno de Miguel Alemán, con la asesoría de servicios de inteligencia de los Estados Unidos, precisamente cuando la CIA empezó sus operaciones. 

La Dirección Federal de Seguridad fue camuflageada en 1985 como Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales adscrita a la Secretaría de Gobernación. Del otro lado estaba ya el Centro de Investigaciones y Seguridad Nacional (Cisen). 



Alejandro Poiré Romero.

La mención del Cisen sirve para actualizar otra pista. Hasta el 17 de noviembre de 2011, la dirección de ese centro de espionaje estuvo a cargo de  Alejandro Poiré Romero, quien había pasado ya por los Consejo y Gabinete de Seguridad Nacional y, a la misteriosa muerte aérea del secretario de Gobernación, Francisco Blake, Poiré asumió el relevo. 

Con registro hemerográfico en mano, consta que Poiré Romero llegó informar que Felipe Calderón solicitó a El Pentágono vuelos en cielos mexicanos de drones asesinos del tipo de los utilizados por Barack Obama en Medio Oriente. Según el ex secretario de Gobernación, el pedido fue “sólo para casos especiales”. 

Para entonces, se sabía que El Pentágono tenía debidamente mapeado el territorio nacional en zonas consideradas críticas,  con el auxilio de técnicos y científicos de las universidades norteamericanas, cuyos mandos habían hecho lo mismo en América Central y más recientemente en Colombia. 

Ahora que se confirma esa larga historia de espionaje norteamericano sobre México, descrita apenas en mínimos y suaves trazos, es continuada por la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos,  los responsables mexicanos de la seguridad interna actúan como el marido que es el último en enterarse que su mujer huele a leña de otro hogar.  



More articles by this author

Gregorio Jiménez, una víctima más del exterminio periodísticoGregorio Jiménez, una víctima más del exterminio periodístico
LA FEADLE, RÉMORA BUROCRÁTICA   Gregorio Jiménez, una víctima más del exterminio periodístico Gregorio...
SUCESOSSUCESOS
SUCESOSEl presidente Barack Obama felicitó a Enrique Peña Nieto por la...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 424 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
398
Banner
400
Banner
399
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner