joomla visitor
AuditorŪa
El drama de la migración, en cartelera
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 321

THEODORE ROOSEVELT: NUESTROS HIJODE PERRA

Un intento para encontrar las raíces históricas del mal

A principios del siglo XX a√ļn anidaban en el alma estadunidense algunos residuos de aut√©ntico puritanismo. ‚ÄúSe√Īor Presidente‚ÄĚ, le dijo uno de sus colaboradores a Theodore Roosevelt, reproch√°ndole el solapamiento del jefe de la Casa Blanca a los s√°trapas latinoamericanos -entre los que se encontraba Porfirio D√≠az-, tipific√°ndolos como ‚Äúverdaderos hijos de perra‚ÄĚ.

‚ÄúS√≠. Pero son nuestros hijos de perra‚ÄĚ, respondi√≥ imperturbable don Theodore,  republicano egresado de la Universidad de Harvard, quien lleg√≥ a la riberas de El Potomac despu√©s del asesinato del Presidente William McKinley, reputado como defensor del inter√©s p√ļblico contra los rapaces intereses privados.

Una sociedad corrompida por la televisión

PARA ABRAHAM TEMA

El estilo teodoriano

Un siglo despu√©s, agotado el puritanismo inspirado en la √Čtica protestante, Zbigniew Brzezinski, quien fuera consejero del dem√≥crata Presidente Jimmy Carter en materia de Seguridad Nacional, padre de la Comisi√≥n Trilateral, despu√©s autor de Out of control (Fuera de control), hizo para la instituci√≥n NPQ -un proyecto postulante de ‚Äúperiodismo de calidad‚ÄĚ-, algunas reflexiones sobre la situaci√≥n de Los Estados Unidos.

‚ÄúLo que m√°s me preocupa es que nuestra propia autocorrupci√≥n cultural podr√≠a socavar la capacidad de los Estados Unidos para sostener no s√≥lo su posici√≥n como dirigente pol√≠tico en el mundo, sino con el tiempo, incluso como modelo sist√©mico para otros‚ÄĚ, fue el testimonio de Brzezinski.

A manera de argumentos valorativos, Brzezinski hizo, entre otras, las siguientes consideraciones:

1)    Definitivamente, en el caso de hoy en d√≠a, los medios de comunicaci√≥n masiva juegan un importante papel, en particular la televisi√≥n, que ha sustituido a la familia, la escuela y la iglesia. Al sustituir a estas tres instituciones previamente decisivas de transferencia de valores y continuidad, la televisi√≥n se ha visto impulsada por su equivalente a la Ley de Gresham: La mala programaci√≥n saca a la buena programaci√≥n, ya que, en su sentido m√°s amplio, apela no a lo m√°s noble en el hombre, sino a sus intereses lascivos m√°s bajos y a sus temores y ansiedades m√°s malsanos. As√≠ pues, la televisi√≥n se ha convertido en un instrumento para la diseminaci√≥n de valores corruptivos, desmoralizadores y destructivos.

2)    Son, precisamente, los valores que a lo largo de toda la historia civilizada han sido considerados como destructivos y disgregativos por todas las sociedades y todas las religiones: La avaricia, el libertinaje, la violencia, la autogratificaci√≥n sin l√≠mites, la ausencia del recato moral, a los que se alimenta rodeados del encanto de los ni√Īos.

3)    Esta sociedad desenfrenada es, por tanto, hedonista, orientada al consumo. No puede proyectar un imperativo moral hacia el mundo.

Nadie ha dicho, no existe signo de sospecha de que Zbigniew Brzezinski sea un antimperialista trasnochado. La Comisión Trilateral es una prueba de ello.

Theodore Roosevelt (hablaba con suavidad y esgrim√≠a un buen garrote), quien desat√≥ la guerra contra Espa√Īa para arrebatarle Cuba y otros dominios, era en su tiempo la rencarnaci√≥n m√°s acabada de James Monroe, delirante impulsor de El destino manifiesto de los Estados Unidos. El testimonio que trascribimos de Brzezinski nos da la medida del destino que sus l√≠deres sucesivos le han deparado e impuesto  a la sociedad estadunidense.

Primeros avisos de advertencia sobre migración

Theodore: hijo de Harvard.

Theodore: hijo de Harvard.

Ya implantada en Washington la Era reaganiana,basada en la Revoluci√≥n conservadora (placenta del neoliberalismo), le√≠mos el resultado de algunas investigaciones auspiciadas por instituciones acad√©micas subsidiadas por la Casa Blanca, referidas a El Magreb (en √°rabe Marruecos -Poniente-, que la geopol√≠tica extendi√≥ a los pueblos del norte de √Āfrica costeros del Mar Mediterr√°neo; incluso al sur de Europa poblado por comunidades musulmanas.)

El centro de gravedad de esos estudios, derivados de la miseria y las guerras anticoloniales africanas, advertía el problema de la emigración masiva hacia Europa de los que Frantz Fanon llamó en 1961 Los condenados de la Tierra.

Frente a ese descomunal desaf√≠o ya activo desde los a√Īos setenta, al pactarse la Uni√≥n Europea y avanzar en sus bases de acuerdo primordialmente de intercambio econ√≥mico, la alianza incluy√≥ el problema de la mano de obra migrante y ‚Äúel control de da√Īos‚ÄĚ en el interior de los pa√≠ses suscriptores.

Al aceptar las leoninas condiciones del inicial Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (ahora tratado, TLCAN), el gobierno mexicano, en manos del usurpador Carlos Salinas de Gortari, desoyó voces cautelares mexicanas que recomendaban litigar el capítulo de libre tránsito de mano de obra hacia los Estados Unidos y Canadá.

Vicente Fox pedía La enchilada completa

Vicente Fox, quien acu√Ī√≥ la chispeante frase aqu√©lla de que los transterrados mexicanos hac√≠an en los Estados Unidos tareas que ni los negros quer√≠an realizar, fue un terco gestor de una reforma migratoria, que bautiz√≥ con otro folclorismo: La enchilada completa. M√©xico a√ļn espera.

Todo parecía obra de la misericordia

De nuestro trabajo de campo motivado por el oficio periodístico, conservamos un documento que, de entrada, nos pareció casi inocente, y después nos resultó harto revelador.

Se trata de una carta remitida el 10 de marzo de 1989 por el abogado radicado de Albuquerque, Nuevo M√©xico (USA), John Russo, dirigida -en nombre de la se√Īora Cindy L. Davis- al despacho de Rogelio Copca-Peralta (suponemos que Coca), domiciliado en Avenida M√©xico, Manzanillo, Colima.

En nombre de su representada, Russo gestiona la b√ļsqueda  de alg√ļn infante mexicano hu√©rfano total o de alguno de sus padres, o abandonado (infantes, se dice luego en el texto), en orfanatorios o agencias de adopci√≥n, con prop√≥sitos de ‚Äúmigraci√≥n legal‚ÄĚ y ‚Äútutor√≠a‚ÄĚ por parte de la se√Īora Davis, enfermera titulada para m√°s se√Īas.

Si existe algo que a√ļn perturba es que, desde aquellos a√Īos, respetables instituciones m√©dicas de los Estados Unidos se planteaban si el tr√°fico de ni√Īos hacia la Uni√≥n Americana no estar√≠a sirviendo a la venta de √≥rganos humanos para trasplantes. Algunos pastores religiosos sospechaban que, el menos, ese tr√°fico estar√≠a relacionado con el fomento de la prostituci√≥n infantil.

La tradición humanista de la diplomacia mexicana

5 ABRAHAM TEMAConviene antes, precisar un dato para dar sentido a esta rese√Īa: Siguiendo la hist√≥rica y digna tradici√≥n de asilo pol√≠tico de la diplomacia mexicana, los gobiernos de Jos√© L√≥pez Portillo y Miguel de la Madrid instituyeron la Comisi√≥n Mexicana de Ayuda a Refugiados (CMAR, que atendi√≥ primero a perseguidos de las dictaduras del Cono Sur.)

Durante la tiran√≠a del sanguinario general Efra√≠n R√≠os Mont,  que asol√≥ Guatemala (1982-1983), territorios de la frontera sur mexicana registraron un  flujo incesante de familias ind√≠genas que hu√≠an del despiadado exterminio.

Ya en el sexenio de De la Madrid (satanizado por el gobierno de Ronald Reagan por la promoci√≥n del Grupo Contadora, de pacificaci√≥n de Centroam√©rica), hacia 1982 se ten√≠a un censo de 30 mil refugiados guatemaltecos en M√©xico, a los que se brindaba asistencia alimentaria y m√©dica en 50 campamentos fronterizos. Para 1984, la cifra se hab√≠a elevado a 46 mil y el n√ļmero de campamentos a 80.

Se pensó primero en reorientar a esos refugiados hacia otros países con tradición de asilo, un trámite poco expedito. La segunda opción sería su repatriación, pero sería condenarlos a muerte segura. Se optó finalmente por abrir nuevos campamentos en los que incluso se empezó a estimular el arraigo productivo en la actividad agrícola.

Esa política humanitaria -para decirlo pronto- se interrumpió abruptamente durante el gobierno tecnocrático-neoliberal de Salinas de Gortari.

Liquidación de Hermanas de Maryknoll

Volviendo a la carta que líneas antes consignamos, el documento fotocopiado nos los hizo llegar una religiosa canadiense cercana a la centenaria congregación de Las hermanas de Maryknoll, de origen estadunidense, actuante en regiones rurales, mayoritariamente indígenas, de América Central

Con esa fuente tuvimos varias sesiones period√≠sticas. El texto citado pas√≥ a segundo plano, pero fue vinculatorio a otros testimonios de la religiosa canadiense que a√Īos antes hab√≠a realizado trabajo misionero en Centroam√©rica.

El expediente más aterrador provenía de la Guerra Civil en El Salvador, donde la Guardia Civil Nacional había armado los primeros Escuadrones de la muerte. En 1980, tres monjas estadunidenses: Ita Ford, Maura Clarke y Dorothy Kazel, y la misionera laica Jean Donovan, fueron secuestradas, violadas y ejecutadas con armas de fuego por sus victimarios inscritos en la Guardia Nacional.

La preocupaci√≥n m√°s acentuada en nuestra informante eran las interminables legiones de familias civiles que eran obligadas al suicida √©xodo desde El Salvador, Honduras y Guatemala hacia M√©xico, atra√≠das por la solidaridad y  hospitalidad del gobierno. No todas, por supuesto, llegaban a buen refugio. Eran interceptadas y exterminadas en su itinerario por las Fuerzas Armadas vecinas y sus sicarios. Empezaban a conocerse las atrocidades de los kaibiles guatemaltecos.

El tema de la compulsiva y bárbara migración centroamericana no es nada nuevo, si bien México se convirtió después en territorio de tránsito hacia los Estados Unidos.

La mano negra de Washington en la región

7 PARA ABRAHAM TEMASí. Los sátrapas latinoamericanos son unos hijos de perra. Pero son nuestros hijos de perra, dejó dicho Theodore Roosevelt. Hagamos un repaso histórico -así sea a vuelo de pájaro-, para nuestra ilustración.

Para principios del siglo XX, la Rep√ļblica de Guatemala ya hab√≠a sido convertida en feudo indisputable de la bananera United Fruit Company, despu√©s conocida como Mamita Junai.

De 1931 a 1944 gobern√≥ Guatemala el √ļltimo general de la Generaci√≥n Militar de 1871, Jorge Ubico Casta√Īeda. Convoc√≥ en 1944 a elecciones presidenciales, de las que result√≥ triunfante Juan Jos√© Ar√©valo, quien emprendi√≥ una aperturista reforma pol√≠tica, pero, sobre todo, la reforma econ√≥mica.

La reforma económica, en tratándose de un país eminentemente rural-indígena, pretendió darse como soporte la reforma agraria, cuyo principal objetivo fueron los latifundios de la United Fruit, de la que era accionista nada menos que el jefe del Departamento de Estado (USA), John Foster Dulles (Estados Unidos no tiene amigos: tiene intereses). Su segundo de abordo era el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Allen Dulles, ex presidente de la trasnacional bananera.

Invasión de Guatemala desde Honduras

La política reformista de Arévalo fue continuada por su sucesor Jacobo Arbenz. Washington logró el aval de la entreguista Organización de Estados Americanos (OEA, conocida desde entonces como Agencia de Colonias de los Estados Unidos), que emitió una condena contra Arbenz. No conforme con la devolución de las tierras expropiadas, Washington impulsó la invasión armada de Guatemala desde Honduras.

En cuatro fraudulentas elecciones hasta 1982, se sucedi√≥ una cadena de gobiernos militares. En este √ļltimo a√Īo, el del genocida R√≠os Mont, en cuyo mandato, como lo registramos l√≠neas arriba, se enerv√≥ el exterminio de la poblaci√≥n ind√≠gena. Hasta la fecha, de nada ha valido que a la ind√≠gena Rigoberta Mench√ļ se le haya otorgado en 1998 el Premio Nobel de la Paz, por la defensa de sus hermanos en desgracia y la promoci√≥n de una Cultura de la Paz.

Toca el turno a Honduras

El troglodita Ríos Mont.

El troglodita Ríos Mont.

En 1924, los Estados Unidos invadieron Honduras con la coartada de llevar al país la democracia formal, puesta al servicio de Mamita Junai, que extendió sus dominios con la adquisición de la Cuyamel Fruit Company, para implantar el monopolio bananero regional. Se inició un periodo de franca hostilidad contra Guatemala, esgrimiendo el conflicto de límites fronterizos.

Desde 1963 hasta 1971, gobernó con la marca de la casa el general Osvaldo López Arellano quien, sin embargo, permitió elecciones que fueron ganadas por Ramón Ernesto Cruz, del Partido Nacional, sólo para darle golpe de Estado en 1972. Arellano pretendió ciertas concesiones al campesinado. Fue a su vez sustituido por el coronel Juan A. Melgar Castro.

Para 1978, el poder estaba en manos del jefe del Ej√©rcito, Policarpo Paz Garc√≠a, cuya primera se√Īal fue su alianza con el dictador de Nicaragua, Anastasio Somoza, de quien dio cuenta la Revoluci√≥n Sandinista.

Suazo reinauguró el reino del terror

Paz Garc√≠a convoc√≥ a Asamblea Constituyente, s√≥lo para legitimar su continuidad en la dictadura, que hered√≥ en 1982 a Roberto Suazo C√≥rdova, quien caracteriz√≥ su mandato con la primera ley antiterrorista, la prohibici√≥n del derecho de huelga, que codific√≥ como intr√≠nsecamente subversivo, y, siguiendo l√≠nea de El Pent√°gono, cre√≥ los primeros grupos paramilitares para ‚Äúdesaparecer‚ÄĚ a los militantes de las corrientes opositoras.

La más reciente operación liberadora de Washington en Hondura, fue el violento derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009. Ahora despacha un gobierno a sabor de la Casa Blanca.

Kennedy y la Alianza para el Progreso

En 1960, alentado por la Alianza para el Progreso instrumentada por el despu√©s asesinado John F. Kennedy -que estimul√≥ el impulso al Mercado Com√ļn Centroamericano-,  El Salvador pretendi√≥ dar el salto de la econom√≠a rural a un proceso de industrializaci√≥n.

Obama: muy preocupado

Obama: muy preocupado

Aunque el proyecto logró en su inicio incremento en las tasas anuales de crecimiento económico, no impidió, sin embargo, contener la corriente migratoria de más de 300 mil campesinos sin tierra hacia Honduras.

Para 1969, el Imperio atiz√≥ la pugna entre ambos pa√≠ses, logrando la llamada guerra (futbolera) de Las 100 horas. Para los 70, la insurgencia obrero-popular dio pie a la aparici√≥n de las primeras guerrillas. Por la v√≠a del fraude electoral se impuso al general Carlos Humberto Romero en 1977, y dos a√Īos despu√©s fue empoderada la Junta C√≠vico-Militar, que desplaz√≥ todo vestigio de participaci√≥n civil, que en evidente simulaci√≥n fue cedida al sector conservador de la Democracia Cristiana en la persona de Napole√≥n Duarte.

Atribuida la subversi√≥n social a la Iglesia cat√≥lica (ya activa en Am√©rica Latina la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n), el 24 de marzo de 1980 fue asesinado mientras oficiaba misa el arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero. Fue el a√Īo en que fueron asesinadas tambi√©n Las hermanas de Mariknoll, crimen anotado arriba.

S√≥lo los terremotos de 1986 -otra desgracia que coloc√≥ la puntilla a a los m√°s pobres entre lo pobres- permitieron una ef√≠mera tregua, que dio pie a que Duarte, tripulado desde Washington, intentara el a√Īo siguiente negociar una salida pol√≠tica con el FDR-FMLN, (inspirado en el patriota Farabundo Mart√≠),  que fue frustrada por los sectores ultraderechistas, que finalmente abrieron paso a la presidencia  a Alfredo Cristiani, de la temible ARENA, formaci√≥n que dio cartas de naturaleza a Los escuadrones de la muerte.

México en el papel de Celestina

En 1991, M√©xico fue comprometido en el conflicto interno de El Salvador. En abril de ese a√Īo se suscribieron Los Acuerdos de M√©xico, pretendiendo limitar la funci√≥n de las Fuerzas Armadas y prohibiendo los cuerpos paramilitares. En febrero de 1993, rindieron armas los √ļltimos mil 700 rebeldes.

Cuando en 1994 la coalición de izquierda convocada por el FMLN tuvo participación en las elecciones presidenciales, no impidió que, con la bendición de observadores de la ONU, se le diera el triunfo al derechista de ARENA, Armando Calderón, cuya oferta incumplida fue la dotación de tierras a los rebeldes desmovilizados.

Para la primera mitad de los 90, El Salvador registraba 29 por ciento de la poblaci√≥n en pobreza y 22 por ciento en pobreza extrema. M√°s de 400 mil ni√Īos menores de seis a√Īos padec√≠an desnutrici√≥n cr√≥nica y 15 por ciento menores de cinco a√Īos presentaban desnutrici√≥n grave o moderada.

El Plan Puebla Panam√°

Al arranque de la primera década del siglo XXI, la región fue avistada por el Plan Puebla Panamá (PPP), que Fox pretendió extender hasta Venezuela, cuando desde Washington se impulsaba ya el Acuerdo de Libre Comercio de América (ALCA. ¡Al carajo, gritó el venezolano Hugo Chávez. Por qué no te callas, le expectoró el rey dimitente Juan Carlos.)

El PPP tuvo como antecedente inmediato el proyecto El sur también existe, elaborado en México a instancias del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y desde la Secretaría de Hacienda durante el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Ese proyecto tiene como eje el cambio de régimen comunal de la propiedad social en México que ampara -pronto diremos que amparaba, en virtud de la contrarreforma petrolera- los derechos de las comunidades indígenas y los ejidos en territorios ricos, en primer lugar, en una formidable biodiversidad y en hidrocarburos.

Ahora que el inmenso y profundo drama de la emigraci√≥n centroamericana ha sido puesto en cartelera en los Estados Unidos, donde se proclama el triunfo de la Revoluci√≥n de los ricos, ¬Ņusted le cree a Barack Obama, quien inscribe el tema en la bushiana Iniciativa M√©rida? Nosotros no. Es cuanto.



More articles by this author

México en paz: Paz de los sepulcrosMéxico en paz: Paz de los sepulcros
     M√©xico en paz: Paz de los sepulcros Mouris Salloum George DESDE LAS...
¬°Las  perreras de Donald Trump!¬°Las perreras de Donald Trump!
    COMO UNA fecha emblem√°tica, se le denomin√≥ El D√≠a del Elba....
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 586 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner