joomla visitor
AuditorŪa
Lo que usted no sabe sobre los acuerdos entre Estados Unidos e Ir√°n
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 332

thierry


Hace dos a√Īos que Estados Unidos viene negociando en secreto una tregua regional con Ir√°n. Despu√©s de llegar a un entendimiento bilateral, anunciaron una soluci√≥n al diferendo nuclear y a las sanciones econ√≥micas en el marco de las negociaciones bilaterales que se manten√≠an estancadas desde 2003. Testigo privilegiado de este proceso, Thierry Meyssan revela lo que est√° juego y c√≥mo Washington pretende organizar el Levante y el Golfo para los 10 pr√≥ximos a√Īos.

 

18025806 xl


Estados Unidos e Ir√°n vienen conversando en secreto desde marzo de 2013. Esos contactos secretos se iniciaron en Om√°n. Ahogados por un asedio econ√≥mico y monetario sin precedente en la historia, los iran√≠es no ten√≠an intenciones de ceder ante el imperialismo sino de obtener varios a√Īos de tregua, un tiempo para respirar y recuperar fuerzas. Para Estados Unidos, que quiere desplazar sus tropas del Medio Oriente hacia el Lejano Oriente, esta oportunidad ten√≠a que venir acompa√Īada de garant√≠as precisas de que Teher√°n no aprovechar√° ese respiro para seguir extendiendo su influencia.


Las conversaciones bilaterales secretas


Dos negociadores excepcionalmente hábiles, Jake Sullivan y William Burns, encabezaban el equipo estadounidense. Se desconoce la composición de la delegación iraní.

Hillary ClintonSullivan hab√≠a sido uno de los principales consejeros de la secretaria de Estado Hillary Clinton, con quien no compart√≠a sin embargo ni el respaldo incondicional a Israel ni la fascinaci√≥n por la Hermandad Musulmana. Organiz√≥ las guerras contra Libia y contra Siria. Cuando el presidente Obama decidi√≥ deshacerse de la se√Īora Clinton, Sullivan se convirti√≥ en consejero de seguridad nacional del vicepresidente Joe Biden y fue desde ese puesto que inici√≥ los contactos con Ir√°n. William Burns, por su parte, es un diplom√°tico de carrera, se dice que uno de los mejores de Estados Unidos, y se uni√≥ a las conversaciones a t√≠tulo de adjunto del secretario de Estado John Kerry.

De esos contactos salieron al menos dos decisiones. En primer lugar, el Gu√≠a de la Revoluci√≥n, ayatola Ali Khamenei, se ocupar√≠a de excluir de la carrera presidencial a Esfandiar Rahim Ayatollah Ali KhameneiMashaie ‚Äďel ex responsable del servicio de inteligencia de los Guardianes de la Revoluci√≥n, convertido en jefe de la oficina del entonces presidente iran√≠ Mahmud Ahmadinejad. El objetivo era garantizar que Ir√°n bajara el tono en las instancias internacionales. Posteriormente, Estados Unidos se ocupar√≠a de que sus aliados anti-iran√≠es tambi√©n bajaran el tono y desbloquearan las negociaciones con el grupo 5+1 sobre el tema nuclear para preparar el fin de las sanciones.

De hecho, el Consejo de los Guardianes de la Constitución rechazó la candidatura de Esfandiar Rahim Mashaie. Fue gracias a la división así creada en el campo de los revolucionarios, y hábilmente alimentada por el Guía, que el jeque Hassan Rohani ganó la elección.


El hombre del momento

Rohani era el hombre de la situación. Este religioso nacionalista había sido negociador en jefe sobre la cuestión nuclear desde 2003 hasta 2005. Había aceptado todas las exigencias europeas antes de que Mahmud Ahmadinejad, al llegar a la presidencia, decidiera sustituirlo. Rohani había estudiado derecho constitucional en Escocia y fue el primer contacto iraní de Israel y Estados Unidos en el escándalo Irángate. En 2009, durante el intento de revolución de color organizado por la CIA con ayuda de los ayatolas Rafsanjani y Khatami, Rohani se puso del lado de los pro-occidentales en contra del presidente Ahmadinejad. Y de paso, el estatus clerical de Rohani permitía a los molas reconquistar el Estado iraní de manos de los Guardianes de la Revolución.

Por su parte, Estados Unidos impartía instrucciones a sus aliados sauditas para que también bajaran el tono y aceptaran la mano tendida del nuevo gobierno iraní. Durante varios meses hubo sonrisas entre Riad y Teherán mientras que el jeque Rohani se ponía personalmente en contacto con su homólogo estadounidense.


El plan de la Casa Blanca


La idea de la Casa Blanca era tomar nota de los éxitos iraníes en Palestina, Líbano, Siria, Irak y Bahréin y permitir que Teherán goce de su influencia en esos países a cambio de que renuncie a seguir expandiendo su revolución. Después de abandonar la idea de compartir el Medio Oriente con los rusos, Washington preveía distribuirlo entre Arabia Saudita e Irán antes de retirar sus propias tropas de esa región.

El anuncio de esta posible división fortaleció abruptamente la lectura de los acontecimientos regionales como un conflicto entre sunnitas (sauditas) y chiitas (iraníes), lo cual resulta absurdo ya que la religión de los cabecillas a menudo no corresponde con la de quienes los apoyan.

Pero esa división devolvía el Medio Oriente a la época del Pacto de Bagdad [1], o sea a los tiempos de la guerra fría, con la diferencia de que Irán ocuparía el lugar que antes tenía la URSS y que la repartición de las zonas de influencia sería diferente.

 

WAR-EEUU



Adem√°s de que eso obligatoriamente molestar√≠a a la actual Federaci√≥n Rusa, esta nueva repartici√≥n devolv√≠a Israel a la √©poca en que no dispon√≠a del paraguas estadounidense. Algo inaceptable desde el punto de vista del primer ministro Benyamin Netanyahu, partidario de la expansi√≥n de Israel ¬ędesde el Nilo hasta el √Čufrates¬Ľ. As√≠ que Netanyahu hizo todo lo posible por sabotear la continuaci√≥n del programa.

Es por eso que, a pesar de que a principios de 2014 ya se hab√≠a alcanzado en Ginebra un acuerdo sobre la cuesti√≥n nuclear, la negociadora estadounidense Wendy Sherman utiliz√≥ las exigencias israel√≠es para tratar de obtener m√°s concesiones y afirm√≥ sorpresivamente que Washington no se conformar√≠a con eliminar la posibilidad de que Ir√°n obtuviese la bomba at√≥mica sino que tambi√©n exig√≠a que Teher√°n renunciara a desarrollar sus misiles bal√≠sticos. Esta sorprendente exigencia fue rechazada por China y Rusia se√Īalando que no ten√≠a absolutamente nada que ver con el Tratado de No Proliferaci√≥n nuclear ni entraba en el campo de competencia de los 5+1.


Preocupación ficticia


William BurnsEso demuestra que la bomba at√≥mica nunca fue la preocupaci√≥n de Estados Unidos en todo este asunto y que Washington s√≥lo utiliz√≥ ese pretexto para contener a Ir√°n imponi√©ndole un terrible cerco econ√≥mico y monetario. Lo m√°s interesante es que el propio presidente Obama lo reconoci√≥ impl√≠citamente en su discurso del 2 de abril cuando mencion√≥ la fatwa del Gu√≠a de la Revoluci√≥n prohibiendo el arma at√≥mica. En realidad, la Rep√ļblica Isl√°mica de Ir√°n puso fin a su programa nuclear militar poco despu√©s de la declaraci√≥n del ayatola Khomeiny contra las armas de destrucci√≥n masiva, en 1988. A partir de aquel momento, Teher√°n se ha limitado a la investigaci√≥n nuclear de car√°cter civil, que en algunos casos puede tener implicaciones militares, como ‚Äďpor ejemplo‚Äď garantizar la fuerza motriz en nav√≠os de guerra. La decisi√≥n del imam Khomeiny adquiri√≥ fuerza de ley con la fatwa del ayatola Khamenei, el 9 de agosto de 2005 [2].

En todo caso, como en Washington estiman que Benyamin Netanyahu es un ‚Äúfan√°tico hist√©rico‚ÄĚ, los estadounidenses pasaron el a√Īo todo el a√Īo 2014 tratando de llegar a un acuerdo con Tsahal [las fuerzas armadas de Israel]. Poco a poco, fue imponi√©ndose la idea de que, en la repartici√≥n de la regi√≥n entre Arabia Saudita e Ir√°n, habr√≠a que imaginar un sistema de protecci√≥n para la colonia jud√≠a. De ah√≠ surgi√≥ el proyecto de crear una especie de nuevo Pacto de Bagdad, algo as√≠ como una OTAN regional, presidida oficialmente por los sauditas ‚Äďpara que fuese aceptable para los √°rabes‚Äď pero dirigida en realidad por Israel, como el antiguo Pacto presidido de facto por Estados Unidos a pesar de que este pa√≠s no era miembro. El presidente Obama hizo p√ļblico este proyecto en su Doctrina de Seguridad Nacional, el 6 de febrero de 2015 [3].

 

5199f923039c2 800x533



As√≠ que el acuerdo nuclear y el fin de las sanciones fueron pospuestos. Washington organiz√≥ la rebeli√≥n de Tsahal contra Netanyahu, creyendo que al primer ministro no le quedaba mucho tiempo en el poder. Pero, a pesar de la creaci√≥n de Commanders for Israel‚Äôs Security y de los llamados de casi todos los ex oficiales superiores a no votar por Netanyahu, este √ļltimo logr√≥ convencer a sus electores de que √©l √ļnico defensor de la colonia jud√≠a y acab√≥ siendo reelecto.

En lo tocante a Palestina, Washington y Teher√°n hab√≠an previsto congelar la situaci√≥n de Israel y crear un Estado palestino, conforme a los acuerdos de Oslo. Netanyahu, que estaba espiando no s√≥lo las negociaciones de los 5+1 sino tambi√©n las conversaciones bilaterales secretas [4], reaccion√≥ anunciando p√ļblicamente que mientras √©l est√© vivo Israel nunca aceptar√° que se reconozca un Estado palestino. Al hacer esa declaraci√≥n, Netanyahu reconoc√≠a impl√≠citamente que Tel Aviv no tiene intenciones de respetar la firma israel√≠ estampada en los acuerdos de Oslo y que ha venido negociando con la Autoridad Palestina durante 20 a√Īos √ļnicamente para ganar tiempo.


La Fuerza Com√ļn √Ārabe


Wendy ShermanApurados por completar su plan, Washington y Londres decidieron utilizar la rebeli√≥n yemenita para concretar todo el asunto. Los chiitas hutis aliados a los soldados fieles al ex presidente Saleh hab√≠an exigido y obtenido la renuncia del presidente Hadi, quien a √ļltima hora decidi√≥ tratar de recuperar su puesto. Aunque la verdad es que su estancia en el cargo ya no era ni legal ni leg√≠tima desde hac√≠a mucho tiempo. Hadi se hab√≠a mantenido en el poder despu√©s de terminar su mandato sin haber cumplido ninguno de los compromisos que hab√≠a contra√≠do sin intenciones de respetarlos. Ni Estados Unidos ni el Reino Unido ten√≠an ning√ļn tipo de simpat√≠a por ninguno de los dos bandos, despu√©s de haberlos respaldado alternativamente en diferentes momentos. As√≠ que permitieron que Arabia Saudita afirmara que la revoluci√≥n era un golpe de Estado y que justificara as√≠ su nuevo intento de anexar Yemen. Londres mont√≥ una operaci√≥n militar para respaldar a Ad√©n desde el Estado pirata de Somalilandia. Al mismo tiempo, con el pretexto de la crisis yemenita, la Liga √Ārabe hizo p√ļblica la parte √°rabe de la nueva OTAN regional: la Fuerza Com√ļn √Ārabe.

Tres d√≠as m√°s tarde, tambi√©n se hac√≠a p√ļblico el acuerdo de los 5+1 negociado un a√Īo antes. Sin embargo, el secretario de Estado John Kerry y el ministro iran√≠ de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif dedicaban todo un d√≠a a pasar revista a todos los puntos pol√≠ticos en discusi√≥n. Se decidi√≥ que Washington y Teher√°n reducir√°n la tensi√≥n en Palestina, L√≠bano, Siria, Irak y Bahr√©in durante los pr√≥ximos tres meses y que el acuerdo de Ginebra no se firmar√≠a hasta finales de junio y por 10 a√Īos si ambas partes respetaban su palabra.


Consecuencias


Es probable que Netanyahu trate nuevamente, en los tres próximos meses, de hacer fracasar el plan estadounidense. No sería por lo tanto sorprendente que veamos toda una serie de actos de terrorismo o de asesinatos políticos no reivindicados pero cuya responsabilidad será atribuida a Washington o a Teherán para impedir la firma prevista para el 30 de junio de 2015.

Lógicamente, Washington estimulará en Israel una evolución política que limite los poderes del primer ministro. Eso es lo que se desprende del durísimo discurso que pronunció el presidente israelí Reouven Rivlin cuando encargó a Netanyahu la formación del próximo gobierno.

 

USA vs China



La cuesti√≥n de Y√©men nunca lleg√≥ a mencionarse en las discusiones bilaterales. Si se firma el acuerdo, ese pa√≠s podr√≠a mantenerse como √ļnico punto de conflicto en la regi√≥n durante los pr√≥ximos 10 a√Īos.

Al concluir un acuerdo con Teher√°n y promover una alianza militar en torno a Arabia Saudita, Washington favorece, por un lado, una divisi√≥n de la regi√≥n entre Estados. Por otro lado, fragmenta las sociedades utilizando para ello el terrorismo e incluso acaba de crear un sub-Estado terrorista: el Emirato Isl√°mico, tambi√©n conocido como ‚ÄúDaesh‚ÄĚ.

Estados Unidos hab√≠a previsto originalmente conformar la Fuerza Com√ļn √Ārabe con las monarqu√≠as del Golfo y Jordania, con la posibilidad de incorporar posteriormente a Marruecos. Existe en ello una coherencia entre los reg√≠menes implicados. Sin embargo, Om√°n se ha mantenido al margen, a pesar de ser miembro del Consejo de Cooperaci√≥n del Golfo, mientras que Arabia Saudita est√° tratando de utilizar su influencia para incluir a Egipto y Pakist√°n, a pesar de que este √ļltimo no es un pa√≠s √°rabe.

Jake SullivanEn el caso de Egipto, El Cairo no dispone de ning√ļn margen de maniobra y tiene que plegarse a todas las presiones sin implicarse en materia de actuaci√≥n. El pa√≠s no dispone de medios sustanciales y s√≥lo puede alimentar a su poblaci√≥n gracias a la ayuda internacional, o sea gracias a Arabia Saudita, los Emiratos √Ārabes Unidos, Rusia y Estados Unidos. Egipto se ve implicado en la operaci√≥n ‚ÄúTempestad Decisiva‚ÄĚ contra Yemen, nuevamente junto a la gente del sur, como en la guerra civil (1962-1970), con la diferencia de que en vez de estar con los comunistas ahora est√° del lado de los miembros de al-Qaeda y que El Cairo es ahora aliado de la monarqu√≠a saudita. Es evidente que Egipto deber√≠a tratar de salir de ese enredo lo m√°s r√°pido posible.

M√°s all√° del Levante y del Golfo, la evoluci√≥n de la situaci√≥n regional plantear√° problemas a Rusia y a China. Para Mosc√ļ, el cese del fuego de 10 a√Īos es una buena noticia pero le resultar√° amargo tener que renunciar a sus esperanzas mientras que Ir√°n se beneficia √ļnicamente porque la dirigencia rusa tard√≥ en reconstituir sus fuerzas despu√©s de la disoluci√≥n de la URSS. Esto explica el acuerdo concluido con Siria para desarrollar el puerto militar de Tart√ļs. La marina de guerra rusa deber√≠a implementar de forma duradera su presencia en el Mediterr√°neo, tanto en Siria como en Chipre.

En cuanto a China, el cese del fuego entre Estados Unidos e Ir√°n se traducir√° r√°pidamente en un traslado de las tropas estadounidenses hacia el Lejano Oriente. El Pent√°gono ya se plantea la construcci√≥n de la mayor base militar estadounidense del mundo en Brunei. Para Pek√≠n, poner sus fuerzas armadas al nivel de esa amenaza se convierte desde ahora en una carrera contra reloj: China debe estar lista para hacer frente al Imperio estadounidense antes de que este √ļltimo est√© en condiciones de atacarla.

 



More articles by this author

En el Alto Karabaj, la OTAN apoya ‎a Turquía, pero busca eliminar ‎a ErdoganEn el Alto Karabaj, la OTAN apoya ‎a Turquía, pero busca eliminar ‎a Erdogan
  EN EL ALTO KARABAJ, LA OTAN APOYA ‚Äé A TURQU√ćA, PERO BUSCA...
ESTADOS UNIDOS AL BORDE DE LA ‚ÄéGUERRA CIVILESTADOS UNIDOS AL BORDE DE LA ‚ÄéGUERRA CIVIL
  En este art√≠culo, el autor llama nuestra atenci√≥n hacia un...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 385 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner