joomla visitor
AuditorŪa
Cómo ser periodista y no morir en el intento
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 358

49mini

Los asesinatos y desapariciones de periodistas a lo largo de México nos obligan hacer una profunda reflexión. Sin duda, estos hechos reprobables hacen más evidente la crisis de derechos humanos que se vive en la nación. En algunas partes del territorio no hay Estado de Derecho; por tanto, no puede haber libertad de expresión.

Michoac√°n forma parte de la zona de guerra entre el Estado y el crimen organizado; cuando uno ha pasado la frontera de Uruapan uno corre el riesgo que le suceda cualquier cosa; lo curioso es que cuando uno anda en la carretera es lo √ļltimo que piensa. Quien se dedica a este oficio lo hace bajo su propio riesgo, porque sabe que no existen condiciones para ejercerlo.

En este sentido, coincido con el periodista Gabriel Envila Fisher de que vivimos en un momento de mucha oscuridad, donde no sabemos qué integrante de la clase política forma parte del crimen organizado. Por tanto, los comunicólogos no deberíamos entrevistarlos en un largo tiempo, mientras se calman las cosas.

Podríamos dedicar nuestro tiempo y esfuerzo a enfocarnos en otros temas que resultan igual o más importantes, como son las organizaciones feministas que luchan por lograr justicia por los feminicidios, o los migrantes que tratan de organizarse para poder ser tomados en cuenta en la vida orgánica de los partidos políticos, o los paisanos que regresan después de haber sido deportados; ni que decir de los desastres ecológicos que hay en la entidad; en fin, temas no faltarían.

 

Nomás cuídate

No vale la pena arriesgar la vida por los pocos pesos que se ganan en este oficio. ¬ŅQu√© objeto tiene recibir amenazas veladas por parte de los pol√≠ticos, quienes con una sonrisa suelen decirte ‚Äúcu√≠date‚ÄĚ? Uno todav√≠a, como no crey√©ndolo, se auto cuestiona en silencio: ¬ŅDe qu√©, del sol porque puede provocar c√°ncer?  ¬ŅDe ti, o de lo que escribo?  Hay una infinidad de preguntas. Sin embargo, no se puede vivir con miedo y todo queda en el olvido, o lo que es peor se vuelve algo normal.

No obstante, si en Morelia existe tensi√≥n en el gremio, en Tierra Caliente las cosas son m√°s complicadas. En Apatzing√°n existen zonas de silencios, ah√≠ quienes se dedican a este negocio saben con precisi√≥n lo que sucede y no lo escriben; incluso, cuidan mucho lo que publican en redes sociales.

Sin duda, el ‚Äėlevant√≥n‚Äô que le dieron en el municipio de M√ļgica a Salvador Adame Pardo, periodista y due√Īo del canal 4TV, el pasado 18 de mayo, es reprobable. Los 13 comunicadores que se dedican a escribir en distintos medios de comunicaci√≥n han manifestado que han sido amenazados en alg√ļn momento, y la mayor√≠a de las veces han sido funcionarios que est√°n involucrados en el crimen organizado.

La tragedia impactó en la capital del estado y, por segunda vez en menos de 15 días, los periodistas salieron a las calles mostrando su rabia e impotencia.

 

Se conocer√° la verdad

El gobernador se vio obligado a dar discursos y asegur√≥ que se conocer√° la verdad de los hechos, ‚Äúsea cual sea‚ÄĚ y afirm√≥ que para ello ha dado la instrucci√≥n a las √°reas de seguridad y procuraci√≥n de justicia. Paralelamente en el Congreso se pretende aprobar una ley para proteger a los periodistas.

En este contexto no es exagerado lo que afirmó Amnistía Internacional México, que aseguró que ser periodista en México parece más una sentencia a muerte que una profesión, debido al constante derramamiento de sangre.

Esta postura la asumió en relación al homicidio del periodista Javier Valdez, el 15 de mayo. La organización humanitaria sentenció que las autoridades prefieren hacer caso omiso a los homicidios o agresiones a la prensa, generando un profundo vacío que afecta el ejercicio de la libertad de expresión en el país que se ha convertido en una zona de alto riesgo para quien ama este trabajo.



More articles by this author

Cuando el temblor nos alcance Cuando el temblor nos alcance
Cuando el temblor nos alcance Héctor Tenorio EL TEMBLOR de 1985 cambió...
Grandes lecciones de EdomexGrandes lecciones de Edomex
El pasado proceso electoral en el Estado de México demostró...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 280 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner