joomla visitor
AuditorŪa
Trump y el secesionismo
Voces Diario
Banner
Noticias
Cert√°men XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 364

36422

Trump y el secesionismo

 Thierry Meyssan

LOS NEOCONSERVADORES pretend√≠an realizar una ‚Äúrevoluci√≥n mundial‚ÄĚ exportando su ‚Äúdemocracia‚ÄĚ mediante la guerra. Pero el presidente Trump basa su pol√≠tica exterior en el respeto de la soberan√≠a de los Estados. Por eso interrumpi√≥ todo respaldo estadounidense a los separatismos. Thierry Meyssan recuerda en este art√≠culo las ambig√ľedades de la posici√≥n de Estados Unidos sobre las secesiones y se√Īala los puntos comunes entre los acontecimientos que vemos en Kenya, Irak y Espa√Īa.

DURANTE LOS √öLTIMOS A√ĎOS,la CIA ha respaldado movimientos secesionistas a favor de los luos en Kenya, de los kurdos en Irak y de los catalanes en Espa√Īa. Esas poblaciones, que esperaban alcanzar la creaci√≥n artificial de nuevos Estados independientes, se han visto abandonadas por Estados Unidos desde que Donald Trump lleg√≥ a la Casa Blanca y se hallan ahora al borde del colapso.

Estados Unidos: secesi√≥n, pero s√≥lo al servicio del saqueo organizado

Estados Unidos siempre ha tenido una visi√≥n cambiante del derecho de los pueblos a disponer de s√≠ mismos.

En 1861, Washington no toler√≥ que los Estados del sur pretendieran seguir viviendo como una Confederaci√≥n mientras que los del norte ten√≠an intenciones de imponer una Federaci√≥n con derechos de aduana y un banco central √ļnico. Desde el momento mismo de su llegada a la Casa Blanca, el presidente Abraham Lincoln reprimi√≥ la secesi√≥n. Si bien la cuesti√≥n de la esclavitud se convirti√≥ en una cuesti√≥n moral que identificaba a cada bando, eso sucedi√≥ s√≥lo durante el desarrollo de la guerra ‚Äďya iniciada por aquella otra raz√≥n‚Äď entre nordistas y sudistas.

Hoy resulta f√°cil olvidar el mill√≥n de muertos que cost√≥ aquella guerra y condenar a los confederados como racistas, cuando en realidad la cuesti√≥n de la esclavitud no se ten√≠a en cuenta en aquel momento, lo cual se demuestra en el hecho que tambi√©n hab√≠a Estados esclavistas en el bando de los nordistas.

En el momento de la construcci√≥n del canal de Panam√°, justo antes de la Primera Guerra Mundial, Washington invent√≥ un pueblo paname√Īo, apoy√≥ aquel movimiento separatista contra Colombia y Estados Unidos fue el primer pa√≠s que reconoci√≥ la independencia de Panam√°. Washington instal√≥ entonces all√≠ una importante base militar y se apropi√≥ de facto de los trabajos del Canal en las mismas narices de los inversionistas franceses. En cuanto a la seudo independencia, el presidente paname√Īo Omar Torrijos ‚Äďque renegoci√≥ en 1977 la soberan√≠a paname√Īa sobre el Canal interoce√°nico‚Äď nunca lleg√≥ a verla ya que muri√≥ en un extra√Īo accidente a√©reo. Tampoco lleg√≥ a verla el jefe del estado mayor, el general Manuel Noriega, porque Washington decidi√≥ deshacerse de √©l despu√©s de la guerra sucia estadounidense contra los sandinistas nicarag√ľenses, acus√°ndolo de tr√°fico de droga, e invadi√≥ Panam√° en 1989. Durante la invasi√≥n estadounidense, denominada Causa Justa por el Pent√°gono, el general Noriega fue hecho prisionero por las tropas de Estados Unidos y Panam√° fue devastado.

El hecho es que Washington carece de autoridad moral en materia de derecho de los pueblos a disponer de s√≠ mismos.

El senador Obama y su primo Raila Odinga.

Kenya: sobre el ¬ęuso correcto¬Ľ del racismo

Kenya s√≥lo cuenta 53 a√Īos de independencia. A pesar de la gran influencia de su partido comunista durante la lucha por la independencia, la organizaci√≥n de la poblaci√≥n sigue siendo de car√°cter tribal. Debido a ello, el conflicto entre el presidente saliente Uhuru Kenyatta y su eterno rival Raila Odinga es, en primer lugar, una cuesti√≥n de rivalidad entre los kikuyus (22% de la poblaci√≥n) y los luos (13% de la poblaci√≥n). Pero al aliarse con los kalenyins, los luos pueden obtener el apoyo de un 24% de los electores. Durante los √ļltimos a√Īos, ambos bandos han logrado obtener la mayor√≠a en diferentes momentos, debido a las fluctuaciones de la ef√≠mera alianza entre luos y kalenyins. Hist√≥ricamente son principalmente los kikuyus quienes lograron la independencia del pa√≠s y enfrentaron, en los a√Īos 1950, la incre√≠ble barbarie de la represi√≥n brit√°nica [1]. Fueron tambi√©n los kikuyus quienes obtuvieron la presidencia en 1964, en la persona de Jomo Kenyatta. Este √ļltimo nombr√≥ primer ministro a un l√≠der luo, Oginga Odinga, que se hab√≠a implicado a su lado en la lucha contra el apartheid y contra el acaparamiento de tierras por parte de los colonos. Pero aquel t√°ndem no funcion√≥ y hoy, medio siglo despu√©s, el pa√≠s se halla inmerso en un conflicto que perdura desde aquella √©poca y en el que ahora se enfrentan los hijos de aquellos l√≠deres.

Todo intento de dar a esa rivalidad una lectura pol√≠tica alcanza r√°pidamente sus l√≠mites dado el hecho que ambos bandos han cambiado repetidamente de opiniones y de alianza. Lo √ļnico que no ha cambiado es su diferencia √©tnica. Ninguna democracia puede funcionar dentro de una sociedad basada en criterios tribales o √©tnicos y se necesita al menos un siglo para pasar de la simple fidelidad a un clan a una responsabilidad personal. Es necesario, por tanto, que cada cual vea a Kenya como lo que realmente es: una sociedad en plena transici√≥n donde no pueden funcionar a plenitud ni las reglas √©tnicas, ni las reglas de la democracia.

En 2005, el presidente kikiyu establece una alianza con China. En respuesta, la CIA respalda a su oponente luo. La CIA descubre entonces que un miembro del Senado estadounidense es descendiente de un luo y que el padre de ese congresista estadounidense hab√≠a sido el consejero de Oginga Odinga. As√≠ que la CIA organiza un viaje de ese senador a Kenya para que respalde a Raila Odinga. En lo que constituye un acto flagrante de injerencia en la vida pol√≠tica local, el senador por Illinois Barack Obama participa en una serie de m√≠tines electorales con Raila en 2006, afirmando incluso ser su primo [2].

Como Estados Unidos organiz√≥ una gran provocaci√≥n enviando a los luos SMS racistas en el momento de la proclamaci√≥n de los resultados de la elecci√≥n presidencial y todo aquello desemboc√≥ en enfrentamientos que arrojaron como saldo m√°s 1 000 muertos y 300 000 personas desplazadas, toda la operaci√≥n fue borrada de las memorias.

Cercana al Pent√°gono, Cambridge Analytica (CA), que particip√≥ en la campa√Īa de Ted Cruz por la investidura republicana para la elecci√≥n presidencial estadounidense de 2016, tambi√©n estuvo al servicio Uhuru Kenyatta durante sus campa√Īas presidenciales en 2013 y 2017, o sea en momentos en que Steve Bannon era ‚Äďpor poco tiempo‚Äď accionista de esa firma [3]. Odinga, por su parte, recurri√≥ a Aristotle Inc., compa√Ī√≠a que pudiera estar vinculada al asesinato de Chris Msando, el n√ļmero 2 del servicio inform√°tico de la comisi√≥n electoral, abatido por desconocidos el 29 de julio [4].

En todo caso, gracias al desorden reinante en el servicio de inform√°tica de la comisi√≥n electoral, Raila Odinga logr√≥ que se anulara la elecci√≥n presidencial de 2017 y se neg√≥ a presentarse al convocarse el nuevo escrutinio. La idea consist√≠a en iniciar una secesi√≥n en tierras de los luos. Odinga reivindicar√≠a entonces la anexi√≥n de los territorios luos del oeste y del centro de √Āfrica en nombre del trabajo realizado en el pasado por su padre, el Ker (l√≠der espiritual) de los luos, Oginga Odinga.

Pero esta vez la embajada de Estados Unidos se mantuvo alejada de su antiguo protegido. Despu√©s de haber boicoteado el segundo escrutinio de la elecci√≥n presidencial, Raila Odinga, al verse s√ļbitamente abandonado, acaba de exigir una nueva anulaci√≥n y un tercer escrutinio.

El ej√©rcito iraqu√≠ libera Kirkuk de la ocupaci√≥n de los kurdos.

Kurdist√°n iraqu√≠: como en Israel y Rhodesia, independencia para los colonos

En el marco de su redise√Īo del Medio Oriente ampliado, el Pent√°gono se hab√≠a planteado, desde el 11 de septiembre de 2001, desmembrar Irak en 3 Estados separados, uno de los cuales estar√≠a reservado a la poblaci√≥n kurda. Una variante de esa idea se impuso despu√©s de la proposici√≥n del Council on Foreign Relations, en 2006, de convertir Irak en una federaci√≥n con 3 regiones aut√≥nomas [5]. Ese proyecto fue llevado al Senado estadounidense, de manera bipartidista, por el senador dem√≥crata Joe Biden y el republicano Sam Brownback. Pero el estado mayor israel√≠ empuj√≥ para que esas tres entidades fuesen independientes, para poder instalar en ellas sus misiles precisamente en la frontera del norte de Siria y en la frontera oeste de Ir√°n.

El t√©rmino ‚Äúkurdo‚ÄĚ designa a un pueblo n√≥mada que vivi√≥ movi√©ndose por todo el Medio Oriente. En el siglo XIX, algunos de esos n√≥madas se estabilizaron en la actual Turqu√≠a, en una regi√≥n donde se hicieron mayoritarios. Durante la operaci√≥n ‚ÄúTormenta del Desierto‚ÄĚ, en 1991, Estados Unidos y el Reino Unido impusieron dos zonas de exclusi√≥n a√©rea. Una de ellas se convirti√≥ en refugio de los kurdos que se opon√≠an al presidente iraqu√≠ Saddam Hussein. Como la sociedad iraqu√≠ est√° organizada de manera tribal, los kurdos sunnitas segu√≠an a la familia Barzani mientras que los kurdos chiitas segu√≠an a la familia Talabani y los kurdos yazid√≠es segu√≠an al Baba Cheikh (l√≠der espiritual). Con el reagrupamiento de esa poblaci√≥n en la zona de exclusi√≥n a√©rea, surgi√≥ una rivalidad entre los Barzani y los Talabani. Los Barzani recurrieron al presidente Saddam Hussein para deshacerse de los Talabani, pero Saddam Hussein ten√≠a otros planes. En todo caso, con la ca√≠da de ¬ęSaddam¬Ľ, en 2003, Estados Unidos puso a los Barzani a la cabeza de la regi√≥n que desde entonces se dio en llamar ‚ÄúKurdist√°n iraqu√≠‚ÄĚ.

Durante la guerra contra Siria, la CIA utiliz√≥ el Kurdist√°n iraqu√≠ principalmente para abastecer con armas a los yihadistas. En 2014, cuando la CIA organiz√≥ el califato, autoriz√≥ a los Barzani a aprovechar la confusi√≥n para conquistar nuevos territorios. Los Barzani ampliaron as√≠ su feudo en 80%, anexando zonas pobladas por √°rabes musulmanes y cristianos. De paso, los Barzani tambi√©n permitieron que los yihadistas masacraran y esclavizaran a los kurdos yazid√≠es.

Cuando, en un giro de 180 grados en relaci√≥n con la pol√≠tica imperialista de Estados Unidos, el presidente Trump decidi√≥ liquidar el Emirato Isl√°mico (Daesh) y su ej√©rcito se dedic√≥ verdaderamente a esa tarea, las poblaciones no kurdas que viv√≠an bajo el yugo de los Barzani reclamaron volver nuevamente a estar bajo la autoridad del gobierno central de Bagdad. El presidente Massud Barzani, quien para justificar su propia permanencia en el poder m√°s all√° de la expiraci√≥n de su mandato afirmaba que era imposible hacer elecciones en plena guerra, organiz√≥ un refer√©ndum de independencia. Su objetivo era regularizar su permanencia en el poder y lograr al mismo tiempo reconocimiento internacional para sus conquistas territoriales.

Durante la campa√Īa que antecedi√≥ el refer√©ndum, los Barzani aseguraron que dispon√≠an del respaldo de 80 pa√≠ses, entre ellos Estados Unidos y Francia, Estados todos que acudir√≠an en ayuda del Kurdist√°n independiente si Irak y sus vecinos se negaban a reconocer su independencia. Los aliados de Barzani declararon p√ļblicamente que no era el momento adecuado para proclamar la independencia del Kurdist√°n iraqu√≠, pero no desmintieron la posici√≥n que los Barzani les atribu√≠an, con excepci√≥n de Israel que apoy√≥ p√ļblicamente la independencia. M√°s sutiles, numerosos pa√≠ses enviaron representantes de alto nivel al Kurdist√°n iraqu√≠, sugiriendo as√≠ ‚Äďm√°s con el gesto que con la palabra‚Äď que efectivamente apoyaban a los Barzani.

Pero cuando los Barzani, ya despu√©s del escrutinio ‚Äúarreglado‚ÄĚ, anunciaron que el 92% de los kurdos participantes apoyaba la independencia, y por ende la dictadura del clan Barzani, Irak, Turqu√≠a e Ir√°n amenazaron con intervenir militarmente‚Ķ sin que reaccionara ninguno de los 80 pa√≠ses que seg√ļn dec√≠an los Barzani acudir√≠an en su ayuda. ¬ŅPor qu√©? Porque entre tanto el presidente Trump se opuso tanto al proyecto de partici√≥n de Irak como al reconocimiento de las conquistas territoriales de los kurdos iraqu√≠es.

As√≠ que el globo se desinfl√≥ abruptamente. Turqu√≠a e Ir√°n se preparaban para invadir conjuntamente el nuevo Estado, pero se les adelant√≥ la intervenci√≥n del gobierno central iraqu√≠. En 48 horas, las tropas de Bagdad liberaron los territorios que Erbil hab√≠a anexado, de donde huyeron m√°s de 100 000 colonos kurdos. Las fuerzas de Bagdad se abstuvieron de continuar su avance hacia Erbil, admitiendo con ello impl√≠citamente la legitimidad de las reivindicaciones hist√≥ricas del pueblo kurdo, pero rechazando a la vez las pretensiones de los Barzani sobre un supuesto Kurdist√°n en territorio √°rabe.

Son muy numerosos los kurdos iraqu√≠es que se negaron a apoyar la independencia del seudo Kurdist√°n. En primera fila estuvieron los yazid√≠es, que el 25 de julio crearon su propia provincia aut√≥noma: Ezidikhan [6]. Tambi√©n la rechazaron los cantones de Germian y de Suleimaniy√©, los m√°s duramente reprimidos en tiempos de Saddam Hussein, que boicotearon el refer√©ndum [7], as√≠ como los chiitas y la familia Talabani ‚Äďque acogieron al general Qasem Soleimani, de los Guardianes de la Revoluci√≥n iran√≠es, quien hab√≠a llegado para preparar la liberaci√≥n de los territorios √°rabes que hab√≠an anexado los Barzani‚Äď y finalmente colonos que se hab√≠an instalado en Kirkuk y que ahora se ven en una situaci√≥n similar a la de los franceses que resid√≠an en Argelia cuando ese pa√≠s alcanz√≥ la independencia.

Aislado, Massud Barzani acaba de dimitir, probablemente a favor de su sobrino Nechirvan Barzani.

Catalu√Īa: falsos secesionistas y verdaderos conspiradores

‚ÄúCatalonia Today‚ÄĚ, la revista en ingl√©s de Carles Puigdemont, dirigida a sus padrinos anglosajones.

Muchos se imaginan que el independentismo catal√°n surgi√≥ al calor de la resistencia contra el fascismo. Es falso. El primer partido independentista catal√°n, Estat Catal√†, se fund√≥ en 1922, o sea justo antes de las dictaduras de Miguel Primo de Rivera y de Francisco Franco en Espa√Īa.

Tambi√©n imaginan que su fundador, Francesc Maci√† quer√≠a crear un Estado independiente que nunca hab√≠a existido para salvar del fascismo la regi√≥n de Barcelona. Es falso. Maci√† pretend√≠a anexar Andorra, el sudeste de Francia y parte de la isla italiana de Cerde√Īa ya que, seg√ļn √©l, ‚ÄúCatalu√Īa‚ÄĚ se hallaba bajo la opresi√≥n de Andorra, Espa√Īa, Francia e Italia.

Muchos imaginan que los independentistas catalanes son pacifistas. Falso. En 1926, Francesc Maci√† intent√≥ dar un golpe de Estado despu√©s de haber reclutado para ello un centenar de mercenarios italianos y haber reunido un ej√©rcito.

Muchos imaginan que los independentistas catalanes son hist√≥ricamente de izquierda. Falso. En 1928, cuando Francesc Maci√† fund√≥ en La Habana el Partido Separatista Revolucionario de Catalu√Īa, lo hizo con ayuda del dictador pro-estadounidense cubano Gerardo Machado.

Los independentistas catalanes nunca han tenido apoyo de los Estados antiimperialistas. La URSS no los respald√≥ ni siquiera durante la guerra de Espa√Īa ‚Äďa pesar de que Francesc Maci√† viaj√≥ a Mosc√ļ en busca de ayuda sovi√©tica y obtuvo entonces respaldo de Bujarin y Zinoviev. Su m√°ximo resultado en ese sentido fue establecer alianzas con algunos miembros de la Segunda Internacional.

Proclam√°ndose seguidor directamente de Maci√†, y no de su ex patr√≥n Jordi Pujol, y respaldando as√≠ impl√≠citamente el proyecto de anexi√≥n de Andorra, y de una parte de Francia y de Italia, Carles Puigdemont nunca trat√≥ de disimular que ten√≠a apoyo de los anglosajones. Como periodista, cre√≥ una publicaci√≥n mensual para mantener a sus sponsors al tanto de la evoluci√≥n de su lucha. Esa publicaci√≥n no se redacta en catal√°n ni en espa√Īol sino‚Ķ en ingl√©s, se llama Catalonia Today y su esposa, la rumana Marcela Topor se convirti√≥ en su redactora en jefe. Puigdemont dirige adem√°s asociaciones que promueven el independentismo catal√°n, pero no en Espa√Īa sino en el extranjero, con financiamiento del multimillonario George Soros [8].

Los independentistas catalanes, al igual que sus hom√≥logos luos kenyanos y kurdos iraqu√≠es, pasaron por alto el cambio de inquilino en la Casa Blanca. Apoy√°ndose en el ¬ęParlament¬Ľ catal√°n, donde tienen la mayor√≠a de los esca√Īos, aunque obtuvieron una minor√≠a de votos durante su elecci√≥n, proclamaron la independencia luego del refer√©ndum realizado el 1¬ļ de octubre de 2017. Cre√≠an poder contar con el respaldo de Estados Unidos y, por ende, con el apoyo de la Uni√≥n Europea. Pero el presidente Trump no los apoy√≥, como tampoco apoy√≥ a los luos kenyanos ni a los kurdos iraqu√≠es. As√≠ que la Uni√≥n Europea se mantuvo en contra de su nuevo Estado.

Conclusión

Los ejemplos anteriormente mencionados de secesionismo no tienen absolutamente nada que ver con la descolonizaci√≥n que dio lugar al nacimiento del derecho de los pueblos a disponer de s√≠ mismos. Por otra parte, se trata, en los 3 casos, de Estados que s√≥lo ser√≠an viables si anexaran otros territorios que no tienen nada que ver con ellos ni tienen aspiraciones independentistas, anexiones que ambicionan Raila Odinga y Carles Puidgdemont y que Massud Barzani hab√≠a logrado concretar.

Est√° de moda decir que el presidente Trump es un enfermo mental, que apoya a los nost√°lgicos de la Confederaci√≥n racista y que carece de pol√≠tica exterior. Sin embargo, podemos comprobar que por el momento ha logrado detener las operaciones de sus predecesores y mantener una relativa estabilidad en Kenya, en Irak y en Espa√Īa. Eso merece subrayarse.

Red Voltaire

[1Web of Deceit: Britain’s Real Foreign Policy, Mark Curtis, Random House, 2008.

[2] ¬ęLa experiencia pol√≠tica africana de Barack Obama¬Ľ, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 10 de marzo de 2013.

[3] ‚ÄúUhuru hires data firm behind Trump, Brexit victories‚ÄĚ, Gideon Keter, The Star (Nairobi), 10 de mayo de 2017.

[4] ‚ÄúCanadian working with Kenya opposition party detained, to be deported‚ÄĚ, The Globe and Mail, 5 de agosto de 2017. ‚ÄúAn American working for the Kenyan opposition describes his harrowing abduction and deportation‚ÄĚ, Robyn Dixon, Los Angeles Times, 10 de agosto de 2017.

[5] ‚ÄúUnity Through Autonomy in Iraq‚ÄĚ, Joe Biden y Leslie H. Gelb, The New York Times, 1¬ļ de mayo de 2006.

[6] ‚ÄúEstablishment of the Provisional Government of Ezidikhan‚ÄĚ, Voltaire Network, 25 de julio de 2017.

[7] ¬ęLe Kurdistan n‚Äôa pas besoin de grands propagandistes¬Ľ, Aras Fahta y Marwan Kanie, Le Monde, 18 de mayo de 2017.

[8] ‚ÄúGeorge Soros financi√≥ a la agencia de la paradiplomacia catalana‚ÄĚ, Quico Sall√©s, La Vanguardia, 16 de agosto de 2016.

Thierry Meyssan

Intelectual franc√©s, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus an√°lisis sobre pol√≠tica exterior se publican en la prensa √°rabe, latinoamericana y rusa. √öltima obra publicada en espa√Īol: La gran impostura II. Manipulaci√≥n y desinformaci√≥n en los medios de comunicaci√≥n (Monte √Āvila Editores, 2008).



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 739 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner