joomla visitor
AuditorŪa
AMLO, indeciso entre los migrantes y Trump
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 388

 3882

LA BATALLA INEVITABLE DE L√ďPEZ OBRADOR: GANAR CREDIBILIDAD O PERDERLA, DENTRO Y FUERA DEL PA√ćS.

AMLO, indeciso entre los

migrantes y Trump

Feliciano Hern√°ndez*

BAJO FUERTES PRESIONES y preguntas que demandan urgentes respuestas, el presidente Andrés Manuel López Obrador se enfrenta a uno de sus mayores desafíos en lo que va de su joven mandato: por un lado, el tsunami de migrantes indocumentados que invade a México de paso hacia Estados Unidos con el beneplácito de él, de autoridades y activistas; y por el otro, la posición enérgica del presidente Donald Trump para que el gobierno mexicano les impida avanzar hacia el norte. Atrás de todos, el gran negocio del tráfico de personas.

Cd. de M√©xico. - El tsunami de indocumentados que azota al territorio nacional en los √ļltimos meses, expuso la fragilidad del entrante gobierno a las presiones desde Estados Unidos. Inesperadamente, se hizo realidad, por otras v√≠as, el empe√Īo del presidente Trump de hacer un muro y de que los mexicanos lo pagaran, pero un tanto peor porque recorri√≥ la frontera inicial hasta los l√≠mites con Centroam√©rica.

Y ESO ES LO QUE YA OCURRE:M√©xico paga el muro, trasladado hasta la frontera de Chiapas y Guatemala, con la disposici√≥n de que, seg√ļn lo acordado en las negociaciones bilaterales, al menos seis mil elementos de la denominada y todav√≠a inoperante ‚ÄúGuardia Nacional‚ÄĚ har√°n las funciones de la Border Patrol en el norte.

¬ŅY QU√Č M√ĀS?L√≥pez Obrador ya busca recursos hasta debajo de las piedras ‚Äďdesatendiendo a sectores nacionales vulnerables‚ÄĒ para pagar los gastos que implica la manutenci√≥n de cientos de miles de indocumentados, mientras esperan respuesta desde M√©xico, a sus peticiones de asilo ante autoridades de Estados Unidos.

Lo que no se apunta con claridad es que muy pocos, quiz√°s el uno por ciento, logran su meta en uno o dos a√Īos. Pero de estos cientos de miles de migrantes ‚ÄúTODOS‚ÄĚ piden asilo, todos argumentan que huyen de la violencia y de la pobreza, y todos afirman que est√°n en riesgo. Y es cierto, pero lo que es cierto tambi√©n y es imposible, es que otro gobierno pueda o tenga que resolverles un problema tan grande y, a todos los solicitantes.

En medio de esta gran batalla regional, las creencias religiosas de AMLO con su política consecuente de puertas abiertas, favorecida por una multitud de beneficiarios que le exigen mantenerse firme en tal postura, se enfrentan a una oposición cada vez mayoritaria de mexicanos que se sienten en riesgo ante las consecuencias de apoyar a las caravanas de indocumentados con los escasos recursos de que dispone el gobierno.

Pero el presidente mexicano ya dijo que donde comen unos comen otros y que debemos ‚Äútratar bien a todos los seres del universo‚ÄĚ. Como si s√≥lo se tratara de comer o como si los impuestos alcanzaran para eso y m√°s. A ver c√≥mo le va al emisor de palabras tan magn√°nimas; quiz√°s no tan bien.

Como aviso, El Universal publicó hace días un sondeo en el que se observa una tendencia mayoritaria, 60 por ciento, y alcista de quienes expresan su rechazo a la llegada y permanencia de los migrantes en México. Y éstos ya afirmaron que prefieren quedarse en el país de acogida a regresar a sus comunidades en otras naciones. Con tan buenas promesas de la parte mexicana, cómo no. Falta que les cumplan.

Y se sabe que en eso de cumplir promesas los políticos y los funcionarios mexicanos debieran tener record Guinness por incumplimiento. Lo que todos pensamos es que, si no pueden con los propios indocumentados del país, es dudoso que puedan avanzar en los otros.

Es grave lo afirmado, desde cierta perspectiva, pero es la realidad y as√≠ lo provocaron sin querer las autoridades mexicanas al permitir durante d√©cadas ‚Äďpor corruptas‚ÄĒ el paso indiscriminado de migrantes e ignorar las advertencias del gobierno estadounidense.

El muy alto precio de las palabras sueltas

LA INVASI√ďN DE migrantes centroamericanos y de otros pa√≠ses que padece M√©xico ‚Äďs√≠, es un padecimiento para muchos pueblos o ciudades por donde pasan o donde se establecen mientras esperan brincar hacia Estados Unidos‚ÄĒ, y lo acontecido recientemente no es responsabilidad total de L√≥pez Obrador, pero √©l potenci√≥ el problema con sus expresiones reiteradas de apoyo a los indocumentados, sin advertir que al mismo tiempo, hacia y hace el trabajo sucio, mejor dicho ‚Äúlimpio‚ÄĚ, a las redes de traficantes de personas y a algunos vividores del mismo fen√≥meno, √©stos camuflajeados en defensores de los derechos humanos de los migrantes.

Ahora AMLO ya paga caro en descrédito el haber desoído y negado la evidencia de que oleadas de inmigrantes centroamericanos invadían a México en su paso hacia Estados Unidos, y se quiso hacer el bueno de la película al expresar todavía como presidente electo y reiterarlo como presidente en funciones, que los migrantes eran bienvenidos a México, que su gobierno les daría registro, trabajo, salud y oportunidades de progreso a quienes quisieran permanecer en territorio nacional.

Acto seguido, las redes de traficantes y sus aliados los promotores del libre tr√°nsito y los defensores de los derechos del migrante, alentaron oleadas de personas que pagan altas cifras en d√≥lares por intentar cumplir su sue√Īo americano (de cuatro mil d√≥lares por persona en paquete, familias; a 15 mil o 20 mil d√≥lares en lo individual).

Parece una contradicción que personas que dicen vivir en la pobreza, tengan altas cifras para entregar a quienes les prometen llevarlos a buen término. Pero ocurre así, increíblemente. Por eso es necesario analizar, sin ánimo idílico ni prejuicios, factores más allá del complicado fenómeno.

El peri√≥dico El Pa√≠s, al d√≠a siguiente de los acuerdos bilaterales, cabece√≥ ‚ÄĒen otras palabras‚ÄĒ: M√©xico vende como triunfo una derrota, en relaci√≥n al tono festivo de los negociadores mexicanos de haber logrado evitar los aranceles anunciados por Trump, pero a costa de fuertes imposiciones que el pa√≠s tendr√≠a que cumplir en un plazo m√°ximo de 45 d√≠as.

M√©xico ya paga y va a pagar m√°s caro, porque el problema es de larga y lenta soluci√≥n, y el pa√≠s est√° pr√°cticamente solo. Los corruptos gobernantes centroamericanos NO responden; estos lo √ļnico que esperan es desprenderse de una fuerte carga social y recibir las remesas, en los casos de que sus nacionales logren establecerse en la tierra prometida.

Los organismos multilaterales tampoco ayudan al gobierno mexicano en este problema regional. La ONU a trav√©s de su oficina correspondiente se limita a felicitar al gobierno de AMLO por el trato humano que promueve al respecto y lo conmina a seguir por ese camino, pero NO le asigna alguna ayuda en la materia para lidiar con el ingente problema: es que son cientos de miles de nuevas bocas que atender, de la noche a la ma√Īana, sin que hayan contribuido en ning√ļn momento presente con impuestos, y a los que el gobierno de AMLO como parte de los acuerdos ofrece lo que no garantiza a los propios mexicanos: comida, casa, educaci√≥n y atenci√≥n m√©dica. Dif√≠cil de creer.

No tenían opción los negociadores

LO ACORDADO por los negociadores mexicanos es entendible desde la perspectiva de que no ten√≠an mejores opciones. El cuento de los cr√≠ticos de que vendieron o empe√Īaron la soberan√≠a y otras expresiones de ese calibre, es tambi√©n entendible desde el √°ngulo de los intereses que los mueven, y no precisamente los de los derechos humanos, sino de los beneficios que han obtenido como activistas o simples cr√≠ticos prejuiciados.

Lo que incomoda a una parte de los analistas es que el gobierno mexicano haya esperado las amenazas del presidente Trump para aceptar que los flujos intermitentes en caravanas de miles son insostenibles para cualquier nación, desde cualquier ángulo.

Desde este espacio advertimos a AMLO y a Pe√Īa Nieto, desde hace a√Īos, que M√©xico ten√≠a que controlar los flujos de indocumentados ante los obst√°culos mayores que interpon√≠a Estados Unidos para ingresar a su territorio, y que los migrantes permanec√≠an en las ciudades fronterizas complicando fuertemente la vida a los lugare√Īos. No es accidental que durante d√©cadas hayan sido las ciudades m√°s violentas, donde florecieron los peores vicios y cr√≠menes.

Nada hicieron las autoridades ante las oportunas llamadas de atenci√≥n, emitidas desde este espacio en el sentido de controlar la migraci√≥n irregular; por corruptas y por no enfrentar la oposici√≥n demag√≥gica de quienes sin arriesgar su zona de confort votan a favor del cruce indiscriminado, amparados en leyes de otros tiempos ‚Äďcuando era justificado promover los desplazamientos humanos por razones econ√≥micas o de otra √≠ndole‚ÄĒ y enarbolando supuestos derechos humanos establecidos a conveniencia de la buena imagen p√ļblica que genera erigirse como defensor de seres abandonados a su suerte, como si invadir territorios fuera un derecho natural.

Que expliquen los que defienden tal posici√≥n ‚Äďcontra los intereses de las mayor√≠as de M√©xico‚ÄĒ en qu√© piedra jur√°sica se encuentran grabados esos supuestos derechos y quien los estableci√≥ y en qu√© calidad. Desde los tiempos m√°s remotos y cuando las tribus se volvieron sedentarias tambi√©n se volvieron territoriales y defendieron sus cuevas y sus espacios, con la vida.

La realidad de hoy otorga raz√≥n a quienes se√Īalamos en su oportunidad que era pertinente un cambio en la pol√≠tica nacional respecto de regular los flujos migratorios bajo la nueva realidad global o regional. Y nos da la raz√≥n porque analizamos con objetividad, sin apasionamientos ni ideologismos baratos a la mano de cualquier demagogo, ubic√°ndonos en las circunstancias de nuestro tiempo, no de leyes que se hicieron hace cincuenta o treinta a√Īos obedeciendo a las necesidades o presiones de entonces, y el mundo ya cambi√≥ bastante.

Preguntas de urgente respuesta

Ante la gran magnitud y complicación de esta crisis migratoria que enfrenta la región de centro y Norteamérica, en la que México es el centro y posiblemente la parte más afectada, es necesario llamar a las partes a pensar objetivamente y a encontrar propuestas, justificaciones que apunten hacia el desenvolvimiento normal de toda sociedad.

Diversas autoridades han mencionado que el tráfico de migrantes es un negocio que llega a los seis mil millones de dólares en la región de Norteamérica, otras hablan de cifras mayores.

El hecho incontrovertible es que hay gente dispuesta a pagar varios dígitos por cruzar fronteras, sin los correspondientes permisos.

        Alrededor de esta floreciente industria operan personas que para algunas autoridades pueden clasificar como delincuentes, traficantes que obtienen cifras importantes por sus servicios, y los beneficiados pueden verlos de alg√ļn modo incluso como benefactores.

El hecho es que estos traficantes o benefactores de las migraciones irregulares cuentan con leyes a veces laxas o promotoras de su actividad, como es el caso de México, cuya Constitución establece que toda persona tiene derecho al libre tránsito por el territorio nacional y que nadie puede ser privado de la libertad por ese hecho.

También llama la atención que alrededor de estas migraciones sin documentos ha florecido toda una actividad de promotores y defensores de los migrantes, como voluntarios o como dependientes de ingresos económicos.

Aqu√≠ vienen las preguntas obligadas, que AMLO podr√≠a ordenar que se respondan y que se transparente todo ese sector. ¬ŅCu√°ntas asociaciones civiles y ONG se dedican a esa promoci√≥n y defensa de migrantes? ¬ŅDe d√≥nde obtienen los recursos econ√≥micos para su funcionamiento? ¬ŅQui√©nes son los donantes f√≠sicos y morales? ¬ŅOperan con rendici√≥n de cuentas a las autoridades hacendarias o de otra √≠ndole? ¬ŅDe qu√© pa√≠ses son o con qu√© nexos cuentan tales asociaciones y donantes?

Desde hace d√©cadas somos testigos de que personas f√≠sicas y morales salen al paso de los migrantes y les dan alimentos, cobijas, albergue, incluso atenci√≥n medica, todo gratuitamente, por no decir que altruistamente. ¬ŅA qu√© obedece tal motivaci√≥n, tan recurrente y a veces sistem√°tica? Es preferible ser catalogado como mal pensado a quedar como ingenuos y colaboracionistas involuntarios y silenciosos de una actividad que en su √°ngulo negativo es reprobable, sin considerar que en no pocas veces los beneficiarios de las ayudas son personas de antecedentes delictivos.

Todo esto viene a cuento porque es tal su activismo y su empe√Īo que es razonable preguntarse si las motiva la pura intenci√≥n altruista u obedecen a otros intereses, puesto que quiz√°s sin propon√©rselo ayudan o sirven a los traficantes, beneficiaros sin escr√ļpulos o simples negociantes de las necesidades humanas que impelen al migrante a abandonar sus lugares de origen, no pocas veces sin fuerte dolor. Al exigir a las autoridades permitir el libre tr√°nsito de toda persona, los primeros beneficiarios son los mercaderes de humanos y los traficantes. El asunto es muy serio para que act√ļen con ingenuidad o deliberadamente a favor de esos obscuros intereses.

Nadie debiera alarmarse ante el flujo irregular, ocasional, de personas o grupos humanos, por razones varias, justificables desde los altos valores universalmente aceptados, pero cuando esos desplazamientos humanos se tornan multitudinarios, ahí las alarmas tienen que mover a las autoridades y a las conciencias, de todos, en el sentido más razonable objetivamente hablando.

La crisis m√°s all√° de Trump y AMLO

HAY QUE DECIRLO, y que les quede muy claro a las autoridades mexicanas: muy independientemente de Trump y sus motivaciones políticas, el gobierno de AMLO tiene que regular, ahora sí con rigor, el tránsito de migrantes, no sólo por cuestiones de seguridad, que ya es mucho decir, sino porque su arribo multitudinario es imposible de sostener sin que cauce fuertes complicaciones a los municipios más afectados. Y algo seguro es que en USA el gobierno les negará una estancia legal.

Y ya queremos ver, los que pensamos en las inconveniencias del fen√≥meno ‚ÄĒsin sentimentalismos en este caso peligrosos‚ÄĒ, a todos aquellos activistas y simpatizantes que con su propio dinero ayuden a los desplazados, y que no comprometan los recursos p√ļblicos nacionales.

        Ya expresamos en este espacio que a los migrantes hay que tratar de ayudarlos ‚Äďcon excepciones‚ÄĒ en sus propios pa√≠ses, mediante esfuerzos coordinados y multilaterales.

El tr√°fico de migrantes no puede seguir siendo aprovechado por nadie, en ning√ļn sentido ileg√≠timo, ni para ganar votos a favor o en contra, y menos por dinero. Tampoco podemos seguir de rehenes del viejo argumento de que si no respetamos ni acogemos a los indocumentados en M√©xico, no podemos exigir lo mismo para nuestros paisanos en Estados Unidos. Esto involucra otros factores explicativos y atenuantes.

Para quienes coincidimos en este planteamiento de oposición a la vieja política de puertas abiertas, resulta riesgoso y puede exponernos a la incomprensión y a ser catalogados como faltos de sensibilidad ante la situación precaria de otros en tránsito necesario.

Pero no es una oposici√≥n ciega, sino un exhorto a que las autoridades regulen los ingresos trasnacionales y que se acuerden por convenios de las partes para que nadie sea ilegal en ning√ļn pa√≠s y cuente con derechos m√≠nimos.

Pareciera difícil o utópico, pero más irracional es persistir en la coyuntura actual, que sólo obedece a intereses políticos o económicos, religiosos o criminales.

* Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

Gran desorden de las finanzas nacionalesGran desorden de las finanzas nacionales
  El intento del Senado por reestablecer la criticada ‚Äúpartida secreta‚ÄĚ...
EN MEDIO DE OBST√ĀCULOS, AMLO AVANZA EN SU AGENDA Del apoyo a la resistenciaEN MEDIO DE OBST√ĀCULOS, AMLO AVANZA EN SU AGENDA Del apoyo a la resistencia
  En medio de altos riesgos, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador inicia...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 294 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner