joomla visitor
Auditoría
Unión nacional, en Siria y en Venezuela
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 395

 3959

Fuimos los únicos en anunciarlo, a principios de este mes, y los hechos han ‎venido a confirmar lo que escribimos.

Unión nacional, en Siria y en Venezuela

Thierry Meyssan

El 16 de septiembre, un paso decisivo ‎hacia la paz tuvo lugar simultáneamente en Siria y en Venezuela. ‎Esos países ya no se fuerzan a negociar con terroristas. Sus gobiernos han ‎iniciado la construcción de un nuevo régimen en cooperación con la oposición ‎patriótica. ‎

SIRIA Y VENEZUELAapuestan por el futuro en el mismo momento, aunque de forma paralela. Y es ‎perfectamente normal ya que el origen de sus conflictos no era nacional sino resultado de la ‎estrategia del Pentágono tendiente a destruir las estructuras de los Estados que no se pliegan a la ‎globalización, primeramente en el “Medio Oriente ampliado” (o â€œGran Medio Oriente”) y ‎ahora en la “Cuenca del Caribe”, estrategia enunciada en la doctrina Rumsfeld/Cebrowski [1]. ‎

Resistencia idéntica

LA SITUACIÓN y las capacidades de Siria y de Venezuela son muy diferentes. Pero la resistencia de ‎ambos países frente al imperialismo global es idéntica. Hugo Chávez (presidente de Venezuela ‎de 1999 a 2013) fue el portavoz de los pueblos de la periferia no globalizada ante las ambiciones ‎de las transnacionales. Decepcionado por el Movimiento de Países No Alineados –al final de la ‎guerra fría, ciertos miembros de ese movimiento se convirtieron en vasallos de Estados Unidos–, ‎el presidente Hugo Chávez había pensado, con el presidente sirio Bachar al-Assad, refundarlo ‎sobre bases nuevas en un Movimiento de Aliados Libres [2].

A QUIENES se interrogaban sobre el tiempo necesario para alcanzar ese ‎objetivo, el presidente venezolano había respondido augurando que su homólogo sirio ‎se convertiría en su sucesor en la escena internacional. En el plan quinquenal 2007-2013, que ‎había redactado personalmente, Hugo Chávez impartía a todas las administraciones de Venezuela ‎instrucciones claras para respaldar al lejano aliado político: Siria [3].‎

Hace 18 años que la guerra devasta el Gran Medio Oriente y hace ocho años que esa guerra ‎se extendió a Siria, después de haber destruido Afganistán, Irak y Libia. Yemen es sometido a un ‎cerco por hambre. En el caso de Siria, Estados Unidos y algunos de sus aliados reconocieron un ‎gobierno en el exilio y todos los bienes del país en el exterior fueron confiscados. La Liga Ãrabe‎ ‎expulsó al gobierno constitucional sirio, otorgó el puesto de Siria en esa organización a un ‎gobierno alternativo y los vasallos regionales del Pentágono se pusieron a las órdenes de ‎la OTAN. ‎

En la Cuenca del Caribe, ya se ha avanzado en sentar los pretextos para la guerra, principalmente ‎contra Nicaragua y Cuba. En cuanto a Venezuela, Estados Unidos y algunos de sus aliados han ‎reconocido a un presidente autoproclamado y todos los bienes del país en el exterior han sido ‎confiscados. La Organización de Estados Americanos (OEA) aceptó ilegalmente que un gobierno ‎alternativo representara –también ilegalmente– la República Bolivariana y los vasallos regionales ‎del Pentágono activaron contra Venezuela el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca ‎‎(TIAR). ‎

En Siria, la guerra está terminándose porque la presencia militar rusa hace imposible el envío de ‎más tropas contra ese país, ya sean tropas regulares estadounidenses, mercenarios oficialmente ‎contratados por el Pentágono o yihadistas reclutados extraoficialmente por los aliados de ‎la OTAN. Sin embargo, la victoria del Ejército Árabe Sirio sobre las decenas de miles de ‎mercenarios extranjeros lanzados contra Siria todavía no significa el regreso de la paz. ‎

La paz sólo es posible, tanto en Siria como en Venezuela, si se repara la sociedad, fracturada ‎en Siria por la guerra y en Venezuela por la creación de las condiciones para la guerra. En Siria, ‎esa reparación de la sociedad se inicia a través de la redacción, y de la posterior adopción, de ‎una nueva Constitución, paso previsto hace cuatro años en la resolución 2254 del Consejo ‎de Seguridad de la ONU. En Venezuela, idénticamente, esa reparación de la sociedad se dirige ‎hacia la creación de un régimen de unión nacional entre los chavistas y la oposición patriótica.

En defensa del país‎

TANTO EN SIRIA COMO EN VENEZUELA, la dificultad reside en lograr marginar a la oposición ‎mercenaria –remunerada por Estados Unidos o por sus aliados y dispuesta a todo con tal de ‎seguir cobrando su salario– y en movilizar eficazmente la oposición patriótica, la que se mantiene ‎en el país y se preocupa por la defensa de la nación. ‎

Con el consentimiento del presidente estadounidense Donald Trump y a pesar de la oposición de ‎ciertos generales del Pentágono y de diplomáticos del Departamento de Estado, Siria y Venezuela lograron avanzar por esa vía el 16 de septiembre. Ese día, Irán, Rusia y Turquía ‎anunciaron la formación de la “Comisión Constituyente siria” [4] y Venezuela anunció la apertura de una “Mesa de Diálogo Nacional” ‎entre representantes del gobierno constitucional y de la oposición que rechaza la intervención ‎extranjera [5]. Esta Mesa de ‎Diálogo Nacional se anuncia en Caracas cuando el autoproclamado “presidente encargado”, ‎Juan Guaidó, acababa de dar por “agotado” el diálogo que se había desarrollado en Barbados, ‎y en presencia de mediadores noruegos, entre los representantes de su gobierno virtual y los del ‎gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro. De forma similar, la Comisión ‎Constituyente siria reemplaza las negociaciones que el gobierno sirio había desarrollado durante ‎años con yihadistas “moderados” en presencia de un enviado de la ONU. ‎

En Siria, el principio de la unión nacional fue imponiéndose gradualmente desde el inicio de ‎la guerra. En 2014, el presidente Bachar al-Assad logró organizar una elección presidencial según ‎los parámetros internacionales de los regímenes democráticos. En Venezuela es una novedad que ‎todavía no convence a todos. Un intento anterior, iniciado por el papa Francisco, había ‎fracasado. Esta vez, en cuestión de horas, los negociadores lograron ponerse de acuerdo sobre ‎prácticamente todo lo que el opositor Juan Guaidó decía haber reclamado… mientras se negaba ‎a hacer la menor concesión. Los chavistas anunciaron que sus diputados regresarán a la ‎Asamblea Nacional, el Consejo Nacional Electoral será reformado, el vicepresidente de la ‎Asamblea Nacional –detenido por haber participado personalmente en la intentona sediciosa del ‎‎30 de abril de este año [6]– fue ‎excarcelado de inmediato, etc.‎

Este importante progreso se hizo público después de la destitución del consejero de seguridad ‎nacional del presidente estadounidense Donald Trump y en momentos en que ese cargo estaba ‎vacante. La nominación de Robert O’Brien en el cargo que ocupaba el halcón John Bolton ‎favorece un cambio de discurso por parte de Washington. Aunque O’Brien y Bolton exhiben las ‎mismas referencias ideológicas –el “excepcionalismo” estadounidense– se trata de dos ‎personalidades diferentes: Bolton profería constantemente amenazas de guerra, O’Brien es un ‎negociador profesional. ‎

Carentes del pragmatismo del presidente Donald Trump, la Unión Europea y el Grupo de Lima –‎creado en Latinoamérica en contra de Venezuela, según el esquema de los “Amigos de Siria”– ‎condenaron de inmediato esos avances… porque los terroristas, o sea los yihadistas ‎‎“moderados” y los guarimberos de Juan Guaidó, han quedado excluidos. ‎

China y Rusia vetan proyecto de ‎resolución de Alemania sobre Siria

EL CONSEJO de Seguridad de la ONU parecía haberse embarcado en la máquina del tiempo el 19 ‎de septiembre de 2019. Los argumentos mencionados ese día en la sala del Consejo ‎de Seguridad fueron casi los mismos que se oyeron –hace 5 años– en la Conferencia Ginebra 2 ‎sobre Siria. ‎

Por un lado, China y Rusia denunciaron el apoyo militar de las potencias occidentales a los ‎yihadistas –apoyo que viola de manera flagrante el derecho internacional. Desde el bando de enfrente, Alemania, Bélgica y Kuwait acusaban otra vez a Siria de ‎‎”asesinar a su propio pueblo” pretextando la lucha contra el terrorismo.‎

Después de varios cientos de miles de muertos más, lo que ha cambiado es que:
 los combates ya no están dispersos por toda la geografía de Siria sino que tienen lugar ‎únicamente en una parte de la gobernación de Idlib;‎
 Estados Unidos y Arabia Saudita ya no encabezan el bloque anti sirio, ahora lo hacen Alemania y ‎Kuwait. ‎

Mientras que Estados Unidos y Rusia se ponen de acuerdo para encontrar una solución en Siria ‎sin perder las ventajas que ya han logrado, la Unión Europea –lidereada por Alemania– continúa ‎el doble juego ya abandonado por Washington: Alemania y Francia proporcionan armamento y ‎asistencia a los yihadistas e incluso dirigen sus grupos armados, que utilizan civiles como escudos ‎humanos ante la ofensiva del Ejército Árabe Sirio. ‎

Es importante recordar que Alemania y Francia elaboran diariamente una posición común en el ‎Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, carente del coraje necesario para asumir sus propias contradicciones, ‎Francia no firmó el proyecto de resolución presentado por Alemania, limitándose a solicitar a ‎Bélgica que lo firmara. ‎

Hemos subrayado repetidamente que Alemania y Francia mantienen su ayuda a los yihadistas que ‎reclutaron para derrocar la República Árabe Siria. Los yihadistas que aún ocupan parte de la ‎gobernación siria de Idlib son incapaces de alimentar a la población y, desde hace años, son ONGs ‎subvencionadas por Alemania y Francia quienes hacen llegar recursos a esas zonas. ‎

Eso implica que Alemania y Francia son corresponsables de la formación del Emirato Islámico de ‎Idlib, bajo la dirección del grupo terrorista Hayat Tahrir al-Cham. Mientras tanto, con su ‎pragmatismo habitual, Washington ha aceptado el fracaso y se dedica a borrar las huellas de su ‎pasada implicación. ‎

El debate surrealista que acabamos de mencionar tuvo lugar en el Consejo de Seguridad de ‎la ONU… 19 días después de la proclamación de un alto al fuego unilateral por parte del Ejército ‎Árabe Sirio. ‎

Es por esa razón que China y Rusia recurrieron nuevamente al veto para enfrentar la farsa. ‎

El hecho es que el mundo puede comprobar, a través de este nuevo episodio, las mentiras de las ‎potencias occidentales sobre la supuesta “guerra contra el terrorismo”. El mundo, y ‎los franceses en particular, pueden comprobar también la eficacia de la censura o de la ‎autocensura de los medios de difusión. La prensa francesa ha optado por ignorar este veto.

‎

 RED VOLTAIRE

  [1The ‎Pentagon’s New Map, Thomas P. M. Barnett, Putnam Publishing Group, 2004; «El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití), ‎‎Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.

[2] «Chávez y Assad llaman a la creación de ‎un Movimiento de Aliados Libres», Red Voltaire, 15 ‎de julio de 2010.

[3Proyecto Nacional Simón ‎Bolívar. Primer Plan Socialista (PPS) del Desarrollo Económico y Social de la Nación (2007/2013), ‎Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.

[4] “Joint Statement by Iran, Russia ‎and Turkey on the International Meeting on Syria”, Voltaire Network, 16 de ‎septiembre de 2019.

[5] «Venezuela: Mesa Nacional», Red Voltaire, 26 de septiembre de 2019.

[6] «Golpe de Estado hollywoodense en Venezuela», Red Voltaire, 1º de mayo de 2019.



More articles by this author

BOLIVIA, LABORATORIO DE UNA NUEVA‎ Estrategia de desestabilización BOLIVIA, LABORATORIO DE UNA NUEVA‎ Estrategia de desestabilización
  La prensa internacional nos relata con parsimonia los acontecimientos de...
El futuro del LevanteEl futuro del Levante
  El futuro del Levante Thierry Meyssan DESDE HACE un siglo, el...
¿Quién está en línea?
Tenemos 479 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner