joomla visitor
AuditorŪa
De Adicto a ADICTO Delirios de persecución y algo más
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
402
Banner
401
Banner
400
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 402

 40215

De Adicto a ADICTO

Delirios de persecución y algo más

Ernesto Salayandia García

EMERGENCIA 060

Ahí estaban, yo los veía, escuchaba sus voces, oía sus pasos, yo los sentía que estaban adentro de los ductos de los aires de mi casa, dos tipos, el supuesto amante de mi mujer y un cómplice que querían bajar a mi casa a matarme.

Corrían de un lado a otro, atrás de los techos y paredes de mi casa, esa casa a la que mi madre le decía, el Castillo de Drácula, era enorme, como enorme mi adicción a la cocaína, la que noche tras noche me secuestraba en verdaderas escenas de pánico y terror, mi ansiedad se disparaba al por mayor, sus voces, sus risas y pasos me volvían loco.

NO LOGRABA conciliar el sue√Īo y dorm√≠a con dos cuchillos en las manos, ve√≠a claramente mensajes de muerte en las paredes de mi casa.

‚ÄĒP√ļdrete cabr√≥n, vas a morir. ‚ÄĒTe vamos a matar. ‚ÄĒMu√©rete culero.

Ve√≠a los mensajes por todas partes y todo el tiempo, y las letras, que yo le√≠a, que yo ve√≠a, con tinta sangre escurr√≠an, le√≠a los mensajes en las alfombras y luego cuidadosamente echaba talco para que se pudieran ver las hullas de las pisadas de los tipos que me est√°n hostigando, amenazando y burl√°ndose de m√≠, de repente, colocaba papel peri√≥dico hecho bolas o trapos y los impregnaba de alcohol, les prend√≠a fuego, sal√≠an corriendo, escuchaba las pisadas aceleradas dentro de los ductos y yo corr√≠a tras de ellos, queme mi casa cuatro veces, los polic√≠as municipales fueron infinidad de noches a mi llamado al n√ļmero de emergencia, al 060, inspeccionaba, corroboraban mis versiones, tomaban nota y despu√©s de dos horas o m√°s de inspecci√≥n, se retiraban, sin novedad en el frente, no hab√≠a nada, m√°s que la loca de la azotea me dictaba , mis pensamientos, psic√≥ticos, patol√≥gicos, obsesivos, me dec√≠an todo lo contrario, perd√≠ el sano juicio, perd√≠ la raz√≥n y me volv√≠ loco con mis obsesiones, los techos y paredes quedaron ahumados, mas, el humo apestaba en cada rinc√≥n del llamado Castillo de Dr√°cula. Puedes ver esa foto, una casa de locos, ropa tirada, zapatos, basura, trastes sucios, todo en decadencia, como mi mente enferma.

 

40215a

CELOTIPIA INFERNAL, obsesi√≥n que mata

EN MI  CASO, abus√© de mi pareja, por principio de cuenta, mi celotipia infernal, celos patol√≥gicos, obsesivos, pensamientos enfermos, psic√≥ticos, una obsesi√≥n que mata, unos celos enfermizos, patol√≥gicos, sic√≥ticos, con acciones denigrantes, con un lenguaje ofensivo, denigrante, me volv√≠ loco con mis celos y le di una vida del demonio, llegu√© a bajarla de la camioneta, a dejarla sola en los bailes, en las discotecas, me di media vuelta y me largu√© lleno de ira, de rabia, mi mente enferma romp√≠a con la armon√≠a y la alegr√≠a de cualquier tipo de reuni√≥n, tenia, yo, actitudes infantiles, hac√≠a berrinches, panchos y un sinf√≠n de incongruencias, no pod√≠a controlar mi celotipia, no pod√≠a desactivar mi mente ni mi lengua, comet√≠ muchas injusticias, como el violar sus derechos humanos, sus derechos constitucionales y su integridad de mujer, hoy, mi cambio es radical, mis celos se esfumaron, gracias a Dios aunque de repente, la loca de la azotea quiere que despierte mi celotipia infernal.

40215b

 

40215c
DELIRIOS
obsesivOS

  Mi mente enferma, anestesiada, era capaz de producir las m√°s sucias escenas, yo la ve√≠a teniendo relaciones sexuales, sexo oral y degeneraciones con medio mundo, con mis colaboradores, con mis sobrinos o primos de ella, con alba√Īiles, al igual que con el jardinero o su ginec√≥logo, con todo el mundo. Mi mente generaba pel√≠culas triple x, muchas de esas escenas ven√≠a a mi mente mientras ten√≠amos relaciones y muchas me excitaba por el simple hecho de verla como la penetraban o como gozaba ella haci√©ndolo con otro. Me causaba dolor y placer. As√≠ delato mi mente enferma y da√Īada. Mis pensamientos no descansaban y yo supon√≠a y daba por hecho de que ella me enga√Īaba. Me hice pasar por la v√≠ctima, cuando yo era el victimario. Yo la hostigue, la denigre, la humille, la escup√≠ y la zurre, la ofend√≠ severamente, mientras que yo viv√≠a bajo el falso concepto de sentirme el ofendido, sin duda alguna, yo me sent√≠a el due√Īo de su vida, de sus pensamientos, de su pasado y de su presente. Yo sufr√≠a por su manera de vestir, por su manera de ser, por sus amigas, por sus comentarios, yo reprim√≠a y explotaba iracundo lleno de odio y sed de venganza, me tornaba violento y muy ofensivo, muchas veces era sarc√°stico, burl√≥n y me andaba por las ramas. Por las noches, yo inspeccionaba su cuerpo a ver si no tra√≠a un chup√≥n o una marca de amor pasional, incluso llegue a levantarle la falda a bajarle los calzones y a tocar sus partes a ver si estaba h√ļmedas y con olor a semen. Llegue a juntar costales enteros de supuestas muestras de su traici√≥n, desde ropa interior, pa√Īales, trapos de cocina, colillas de cigarros, revistas, calcetines y muchas, pero muchas cosas m√°s. Me volv√≠ loco pensando en que ella me enga√Īaba, luego gener√©, que ella y su supuesto amante quer√≠an matarme y por ello dorm√≠a anestesiado.

Loco, con delirios de persecuci√≥n, ansiedad y p√°nico. Loco. Para m√≠ los celos, se cuecen aparte de mi enfermedad emocional tan compleja. Cierto es que encierran inseguridad, baja auto estima, miedos, descoyuntes sexual, traumas, da√Īos emocionales, hipersensibilidad y todo en su conjunto con el alcohol y las drogas se c√≥mo un detonador emocional. Por mi celotipia, yo abandone todo, trabajo, diversi√≥n, compromisos, la misma vida, me abandone de m√≠ mismo y ma√Īana, tarde y noche no hacia otra cosa m√°s que pensar en el enga√Īo, yo procesaba la traici√≥n y me da√Īaba severamente. Drogado, juraba vengarme, generaba m√°s celotipia y m√°s odio, sufr√≠a demasiado y me frustraba. Me masturbaba a la salud de mi mujer, vi√©ndola en mi mente sucia y enferma haciendo porquer√≠a y media con otros hombres. No me duele, ni me da pena delatar mi mente enferma, me doler√≠a si siguiera con los mismos pensamientos est√©riles y perversos.

Hoy s√©, que mi verdad me har√° libre y libre soy, solo hasta que yo lo decida y no me d√© el lujo de darle vida a pensamientos chuecos que habr√°n de robarme energ√≠a, amor y serenidad. Hoy no, ma√Īana, tampoco, lucho para que el cavern√≠cola no despierte, al menos, solo por hoy.

LOS CELOS, UNA ENFERMEDAD APARTE

A trav√©s de mi recuperaci√≥n, he visto muchos casos de celos, he palpado el dolor de compa√Īeras y compa√Īeros, he visto mi propia vida en la vida de ellos y no puedo dar un consejo a la ligera, tengo que hablar de m√≠, de mi propia experiencia y de lo que he investigado. He visto, tristemente como unos celos, dejaron de ser sospechas y confirmaron la infidelidad. Mis egos tambi√©n eran un factor determinante. ¬ŅC√≥mo a m√≠, que va a decir la gente, que van a pensar mis familiares de que a m√≠ me pusieron los cuernos? Me pegaba la diferencia de edades, le llevo 13 a√Īos y medio, me sent√≠a demasiado viejo, hacia un gran esfuerzo por satisfacerla sexualmente, por llenarla y que ella viera la gran diferencia, por favor l√©ase entre comillas, yo era de eyaculaci√≥n precoz, mi sexualidad tambi√©n se ha ido normalizando poco a poco, fui un masturbador compulsivo, soy lujurioso y pienso que ella es igual de mente cochambrosa y cachonda como la m√≠a, le doy rienda suelta a la imaginaci√≥n, no sab√≠a detectar mis pensamientos chuecos, no sab√≠a c√≥mo se origin√≥ y como explotaba mi celotipia, hoy s√© que todo est√° en mi mente y en mi coraz√≥n, s√© que los celos, son veneno puro para m√≠ y que lejos de da√Īarme a m√≠ mismo. Da√Īo a un ser querido como es a mi mujer y contamino de inseguridad y celotipia a mis hijos, les heredo mis celos, mis miedos, mi inseguridad, como a m√≠ me los heredaron, como se hereda tambi√©n la neurosis y las actitudes disfuncionales. Sin pretender buscar culpables...

40215d

Mi cultura y formaci√≥n machista me orillaba a vivir en el pasado, a tener falsas expectativas sobre las atenciones que mi esposa deb√≠a de tener hacia m√≠ y como no me atendida, no era capaz de levantarme el plato de la mesa, de coserme un bot√≥n de la camisa, de atenderme en muchos sentidos, de llevar el hogar con un sentido de responsabilidad, le ven√≠a valiendo gorro todo y yo le daba rienda suelta a mis pensamientos. Me angustiaba y me dol√≠a su pasado, como macho, yo quer√≠a haber sido el √ļnico en su vida. Yo quer√≠a tener atenciones. Viv√≠ en el pasado de ella, incluso llegue a visualizar los rostros de sus ex novios, la vi en un sin fin de escenarios degener√°ndose y prostituy√©ndose, bastaba con que ella me diera alg√ļn inicio, de su pasado, alguna foto, alg√ļn recuerdo de sus ex parejas, algo simple y vago para m√≠ era motivo suficiente para atormentarme y denigrarla a ella y a mismo. Perd√≠ una cantidad enorme de energ√≠a, le di demasiada importancia a algo que no lo ten√≠a y hoy s√© que los celos, son una enfermedad, progresiva y mortal si son curables y la receta es muy simple. Amor, dignidadrespetovalores y Dios. Jam√°s pude confirmar la infidelidad de ella, cuando descarte que me enga√Īaba con hombres, genere que era lesbiana, que ten√≠a relaciones con su mejor amiga.

ALCOHOL Y DROGAS ME TRASTORNARON

Con el tiempo, confirmo en mi propia experiencia, el severo da√Īo que me provoc√≥ el abuso en el consumo de sustancias t√≥xicas, veo, como activaba me mente enferma, esa mente enferme que se esconde en mucho, en m√≠ no, yo viole a mi esposa muchas veces, la violente para que tuviera relaciones conmigo y s√© que pocos lo comprenden, menos lo aceptan, pero mis excesos, me cambiaron, el alcohol me volvi√≥ neur√≥tico, violento, la coca√≠na, activo a la loca de la azotea, los f√°rmacos generaban en mi depresi√≥n, me convert√≠ en un maniaco depresivo, ca√≠a en la cama ante la m√°s m√≠nima provocaci√≥n, me volv√≠ aislado, refugiado en mis especulaciones, sufriendo en secreto, siendo por dem√°s egoc√©ntrico, se, como moldearon mi personalidad y muchos joven mariguanos, no lo aceptan cuando les regalo la historia de mi vida, luego, pasan los a√Īos y me revelan.

Ernesto, oigo una voz en mi mente. Platico con el diablo. Veo a la Santa Muerte. comienzan a tener delirios de percusi√≥n, delirios auditivos, como los borrachos, como cualquier mediocre que se atasca de sustancia, el cristal, los vuelve locos, ha hecho, que los drogadictos maten sin consideraci√≥n a sus propias madres e hijos, mientras, alguien como yo, anda por ah√≠ alertando a los ni√Īos, a que les sigan no a las drogas, motiv√°ndolos con el grito de ¬°VENCEREMOS A LAS DROGAS! Y tratando de ayudar a que el drogadicto se recupere, pero no, son igual que yo, negados, obsesionados con el pensamiento absurdo de decir. Cuando yo quiero, dejo de drogarme.

 

40215f

TUVE QUE PERDERLO TODO

Esta enfermedad, perra, La Saliva del Diablo, me hizo trizas, desgarr√≥ cualquier sensaci√≥n de vida, mat√≥ mis sue√Īos, viol√≥ mis ilusiones, extermin√≥ mi presente y mi futuro, me volv√≠ loco, me quede solo, por supuesto, que fueron muchas p√©rdidas, perd√≠ mi trabaj√≥, me encantaba mi programa de radio, La Voz de Chihuahua, despu√©s de humillarla, denigrarla, hostigarla, insultarla, maltratarla, mi mujer se fue, me abandono, me quede solo con mi coca√≠na, mis pastillas y mi alcohol, m√°s mi morfina, hundido en depresi√≥n, enfermo f√≠sicamente, secuestrado por mi mente, perd√≠ tiempo, salud, dignidad, perd√≠ la esencia de la vida y hablando de ello, vivo de milagro, llegue a pesar menos de 50 kilos, tuve qu√© sufrir mis propias consecuencias y ahora, s√© que a esta maldita enfermedad perversa del alma, no hay quien le gane, esta asquerosa enfermedad qu√© est√° matando ni√Īos, seres inocentes que han entrado a ese laberinto y del que dif√≠cilmente habr√°n de salir, simplemente, porque en recuperaci√≥n, estamos en pa√Īales y en prevenci√≥n, queremos jugarle al vivo, colocando posters en las escuelas, creo que el problema de la adicci√≥n al cristal, merece talento, profesionalismo, merece capacitaci√≥n emocional para maestros, padres de familia, medios de comunicaci√≥n, esta droga, es del diablo, forma parte de la escuela de la delincuencia, forma parte de los futuros sicarios, de mal que vivimos y nadie hace nada por detenerlo, el mal esta hecho, pero hablando de m√≠, tengo que despertar conciencia y elevar mi esp√≠ritu a las m√°s grandes de las motivaciones, para bajar mi ansiedad, para hacerme responsable de m√≠ mismo y motivarme a dar pasos firmes hacia mi recuperaci√≥n, que es Dios, confirm√≥, que cualquiera que quiera, ah√≠ no s√© queda, s√© que somos muchos los del problema, pero somos pocos los elegidos, estar en sobriedad y en recuperaci√≥n constante es una verdadera bendici√≥n de Dios.

40215g

Hechos son amores, y no buenas razones.

Gracias por leerme y más por escribir. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla 614 256 85 20. Tengo nueve libros que te pueden ser de gran utilidad. montrealquebeclatino.com Tratamiento ambulatorio en línea, asesoría, información y orientación. -







More articles by this author

De Adicto a ADICTO Somos muchos los necesitados, pocos los elegidosDe Adicto a ADICTO Somos muchos los necesitados, pocos los elegidos
  De Adicto a ADICTO Somos muchos los necesitados, pocos los elegidos    ...
De Adicto a ADICTO Bola de Nieve IIDe Adicto a ADICTO Bola de Nieve II
  De Adicto a ADICTO Bola de Nieve II Ernesto Salayand√≠a Garc√≠a S√©...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 371 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner