joomla visitor
Auditoría
Siete mentiras (mediáticas) sobre Afganistán‎
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner
Edición 420

 42014

Siete mentiras

(mediáticas) sobre Afganistán‎

Thierry Meyssan*

EEUU/Gran Bretaña, aliados del terrorismo, los talibanes y el engaño del 11/S.

En sus reportes sobre la caída de Kabul, los medios de prensa repiten estúpidamente ‎las mentiras de la propaganda occidental, ignoran la verdadera historia de Afganistán, ‎ocultan los crímenes perpetrados contra ese país y hacen imposible entrever el futuro ‎que Washington proyecta imponer a los afganos. Y hasta es posible que los talibanes ‎ni siquiera sean los peores en todo este asunto.

EL PRESIDENTE de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Francia, Emmanuel ‎Macron, ‎se dirigieron solemnemente a la opinión pública de sus países respectivos en relación ‎con ‎la caída de Kabul en manos de los talibanes, el 15 de agosto de 2021. ‎

1.- La guerra contra Afganistán ‎no fue una respuesta al 11 de septiembre, estaba ‎planificada antes de los atentados.

Según estos dos jefes políticos occidentales, la invasión de Afganistán por parte ‎de ‎Estados Unidos, en 2001, tuvo como único objetivo «perseguir a quienes nos atacaron el 11 ‎de ‎septiembre de 2001 y evitar que al-Qaeda pudiese utilizar Afganistán como base para ‎perpetrar ‎nuevos ataques» [1].‎

Al oír eso, el ministro de la Propaganda del III Reich, Joseph Goebbels, habría recordado ‎que «una mentira ‎repetida 10 veces sigue siendo una mentira. Repetida 10 000 veces, ‎se convierte en verdad». ‎

Pero los hechos siguen siendo hechos y, aunque no sea del agrado de los presidentes ‎Biden ‎y Macron, la guerra de 2001 contra Afganistán no se decidió después de los atentados ‎del 11 ‎de septiembre. Se decidió antes, a mediados de julio, cuando fracasaron las ‎negociaciones de ‎Berlín que Estados Unidos y Reino Unido habían iniciado, no con el gobierno ‎afgano sino con ‎los talibanes. ‎

Pakistán y Rusia asistían a esas conversaciones secretas como observadores. La delegación ‎de ‎los talibanes fue admitida en Alemania en violación de la prohibición de viajar que ‎el Consejo ‎de Seguridad de la ONU había emitido contra ellos. Después del fracaso de ‎aquellas ‎negociaciones, el ministro pakistaní de Exteriores, Naiz Naik, dio la señal de alarma ‎al regresar ‎a su país. Pakistán buscó entonces nuevos aliados. Propuso a China abrirle ‎una puerta al ‎Océano Índico –lo que hoy vemos con la nueva «Ruta de la Seda». ‎Estados Unidos y Reino ‎Unido comenzaron a enviar a la zona grandes cantidades de tropas –‎‎40 000 hombres fueron ‎desplegados en Egipto y casi toda la flota de guerra británica fue ‎enviada al Mar de Omán. ‎Los atentados del 11 de septiembre sólo tuvieron lugar después… ‎cuando ya todo aquel ‎dispositivo militar estaba en posición y listo para entrar en acción. ‎

‎2.- Al-Qaeda no amenaza a los anglosajones, es su instrumento.

‎Según el presidente estadounidense Joe Biden, «nuestra misión de reducir la amenaza ‎terrorista ‎de al-Qaeda y de matar a Osama ben Laden fue un éxito». ‎

Fue el director de la inteligencia de Francia para el exterior, Alexandre ‎de Marenches, quien ‎propuso a su homólogo estadounidense hacer que la URSS interviniera ‎militarmente ‎en Afganistán para que se empantanara allí [2]. Así que el consejero de seguridad nacional ‎del ‎presidente James Carter, Zbigniew Brzezinski, viajó a Beirut para ponerse en contacto con ‎el ‎millonario anticomunista saudita Osama ben Laden y pedirle que se pusiera a la cabeza ‎de ‎mercenarios árabes para emprender una campaña terrorista contra el gobierno ‎prosoviético ‎afgano [3]. ‎

Osama ben Laden se hallaba en Beirut para reunirse con el ex presidente libanés ‎Camille ‎Chamoun, miembro de la Liga Anticomunista Mundial [4]. Washington había escogido a Osama ben Laden por dos razones:‎

‎a) En primer lugar porque Osama ben Laden era miembro de una secta secreta —la ‎Hermandad ‎Musulmana— lo cual le permitiría reclutar combatientes

‎b) Y, porque era uno de los herederos de la mayor compañía de obras públicas de todo ‎el mundo ‎árabe, lo cual le permitía disponer de los especialistas, la fuerza de trabajo y ‎los medios ‎necesarios para transformar los ríos subterráneos del macizo montañoso asiático ‎llamado ‎Hindu Kush en vías de comunicación para uso militar. ‎

Osama ben Laden fue después consejero militar del presidente bosnio, Alija ‎Izetbegovic –‎desde 1992 y hasta 1994. Los hombres que había reclutado lo siguieron a Yugoslavia, donde ‎modificaron su apelación de «muyahidines» para denominarse «Legión Árabe». Comandos ‎soviéticos que lograron penetrar en el campamento de ben Laden, tuvieron ‎tiempo de registrar ‎su puesto de mando, antes de ser detenidos, y comprobaron que todos ‎sus documentos militares ‎estaban redactados no en árabe sino en inglés [5].‎

Después de su paso por Bosnia-Herzegovina, Osama ben Laden utilizó sus combatientes ‎en ‎operaciones específicas, seleccionándolos en su “fichero”, en árabe «al-Qaeda» (‎القاعدة‎).‎

Como vemos, es indiscutible que Osama ben Laden fue durante largos años un agente ‎de ‎Estados Unidos. Claro, los estadounidenses afirman que acabó volviéndose contra ellos, ‎pero ‎no hay nada, absolutamente nada, que demuestre tal cosa. ‎

En todo caso, Osama ben Laden estaba gravemente enfermo. Como necesitaba atención ‎médica ‎constante en una cámara estéril, fue internado en… el hospital estadounidense de Dubai, ‎en julio ‎de 2001, lo cual se publicó en el diario francés Le Figaro [6], información que fue ‎desmentida por ‎el hospital… pero que fue confirmada por el jeque Khalifa ben Zayed Al Nahyane ‎‎–el actual ‎presidente de Emiratos Árabes Unidos– quien me aseguró que él mismo visitó a ‎Osama ‎ben Laden en ese hospital y en presencia del jefe de la estación local de la CIA. ‎Finalmente, ‎Osama ben Laden recibió tratamiento en el hospital militar de Rawalpindi (Pakistán) ‎‎ [7], donde falleció ‎en diciembre ‎de 2001. Fue enterrado en Afganistán, en presencia de dos representantes del MI6 ‎británico que ‎redactaron un informe al respecto. ‎

Otro hecho indiscutible que contradice la versión de que Osama ben Laden se volvió contra ‎sus ‎empleadores de la CIA es que hasta 1999 –o sea, aún después de los atentados que ‎le fueron atribuidos contra las embajadas de Estados Unidos en Nairobi (Kenya) y en Dar-es-‎‎Salam (Tanzania)– ben Laden seguía teniendo una oficina de relaciones públicas en Londres. ‎Fue ‎desde esa oficina que ben Laden lanzó su Llamado a la Yihad contra los judíos y los ‎cruzados. ‎

Por otra parte, durante años hemos visto y oído videos y grabaciones de audios del ‎supuesto ‎Osama ben Laden, aunque se trataba de personas tan diferentes que sólo pueden ‎equivocarse ‎quienes desean ser engañados: los expertos suizos del Instituto Dalle Molle de ‎inteligencia ‎perceptiva, utilizado por los grandes bancos en casos muy delicados de identificación ‎de personas, son rotundos en ese sentido. Esos videos y grabaciones son falsos –incluso el que ‎fue ‎divulgado por el Pentágono, donde el propio Osama ben Laden supuestamente ‎reclamaba ‎la autoría de los atentados del 11 de septiembre– y no corresponden al verdadero ‎Osama ‎ben Laden. El reconocimiento facial y vocal, que en aquella época era una especialidad ‎muy ‎específica, es actualmente una técnica corriente. Usted mismo puede verificarlo con ‎programas ‎informáticos disponibles en diferentes plataformas. ‎

Después de la muerte real de Osama ben Laden, Ayman al-Zawahiri pasó a ser el nuevo emir de al-‎‎Qaeda. Después de los atentados del 11 de septiembre, Al Zawahiri –quien había supervisado ‎el ‎asesinato del presidente egipcio Anwar el-Sadat– vivió durante años en la embajada ‎de ‎Estados Unidos en Bakú, la capital de Azerbaiyán [8]. Al menos en aquella época, Ayman al-Zawahiri estaba ‎bajo la ‎protección del US Marine Corps. Hoy se ignora su paradero, pero nada demuestra que ‎haya ‎dejado de tener protección estadounidense.‎

Los talibanes no lucharon, solo tomaron lo que les dejó EEUU y los aliados.

‎3.- Estados Unidos dice luchar contra el terrorismo, pero financia y arma a los terroristas.

‎En su alocución sobre la caída de Kabul, el presidente Joe Biden dijo que ‎Estados Unidos ‎no estaba en Afganistán para construir un Estado sino sólo para luchar contra el ‎terrorismo.‎

La «lucha contra el terrorismo» es una fórmula que viene repitiéndose desde hace ‎‎20 años, ‎lo cual no quiere decir que tenga una significación válida. El terrorismo no es un ‎adversario de ‎carne y hueso sino una forma de lucha. En ciertas circunstancias, todos ‎los ejércitos del mundo ‎pueden llegar a recurrir al terrorismo. Durante la guerra fría, ‎ambos bloques lo utilizaron ‎ampliamente contra su adversario. ‎

Desde que el presidente estadounidense George Bush hijo proclamó la «guerra ‎contra ‎el terrorismo» –una especie de “guerra contra la guerra”– el uso de esa estrategia militar ‎ha ‎crecido sin cesar. Cuando se habla de «terrorismo», las opiniones públicas de Occidente ‎piensa ‎en los atentados cometidos en algunas de sus grandes ciudades, pero lo más grave ‎sucedió con ‎la creación de algunos pequeños Estados terroristas en el Medio Oriente ampliado ‎‎(o Gran Medio ‎Oriente)… hasta que se instauró el siniestro Emirato Islámico –o sea, Daesh, ‎también llamado Estado ‎Islámico del Levante (EIL) o designado en inglés como Islamic State of ‎Iraq and the Levant (ISIL) ‎o Islamic State of Iraq and Syria (ISIS) o simplemente Islamic State ‎‎(IS). Ahora pasamos a un ‎‎«Emirato Islámico de Afganistán». ‎

Los afganos, iraquíes, libios y los sirios creyeron al principio en la narrativa estadounidense ‎sobre ‎lo que estaba sucediendo… pero ya no se hacen ilusiones. Al cabo de 20 años ‎de guerra, ‎esos pueblos han entendido que a Estados Unidos no le interesa el bienestar de ‎sus países. ‎Washington no lucha contra el terrorismo sino que crea, financia y arma grupos que ‎practican el ‎terrorismo. ‎

‎4.- Los talibanes no tuvieron que luchar, sólo tomaron lo que Estados Unidos les dio.

‎Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Francia, Emmanuel Macron, se dedican a ‎un ‎juego sorprendente cuando abordan la «toma de Kabul» por los talibanes. ‎

Según Biden y Macron, «los dirigentes políticos afganos abandonaron y huyeron del ‎país. ‎El ejército afgano se derrumbó, a veces sin tratar de luchar». Pero ‎‎¿cómo huyeron ‎esos dirigentes afganos? En aviones militares de países occidentales. En cuanto ‎a que el ejército ‎afgano «a veces» no trató de luchar… es más bien lo contrario: el ejército ‎afgano ‎‎«a veces» trató de luchar. Es importante que sepamos que las fronteras de Afganistán ‎estaban ‎entre las más seguras del mundo: los soldados de Estados Unidos registraban la ‎identidad de ‎todos los viajeros utilizando medios electrónicos sofisticados, principalmente el ‎reconocimiento ‎personal a través del iris del ojo. ‎

El ejército afgano contaba 300 000 hombres –o sea, más soldados que las fuerzas ‎armadas ‎de Francia– entrenados por Estados Unidos, Francia y otros países occidentales. ‎Además, ‎sus hombres disponían de armamento y de material de guerra sofisticados. Toda ‎la infantería ‎afgana disponía de chalecos blindados y de equipamiento personal de visión ‎nocturna. La fuerza ‎aérea afgana era muy competente. Los talibanes, al contrario, no pasaban ‎de ‎‎100 000 combatientes –o sea eran 3 veces menos numerosos– en sandalias y con ‎simples ‎fusiles kalachnikov y no tenían aviación… pero parece que ahora si la tienen y con pilotos ‎que ‎aparecieron de no se sabe dónde. Si hubiese habido combates, los talibanes ‎seguramente ‎habrían sido derrotados. ‎

El cambio de régimen en Afganistán ya se había decidido cuando Donald Trump aún estaba en ‎la ‎Casa Blanca. Pero el presidente Joe Biden modificó el calendario para manipular ‎la historia. ‎Biden utilizó el tiempo extra para instalar bases militares en los países vecinos y ‎desplegar ‎al menos 10 000 mercenarios, movilizó el ejército turco –que ya estaba presente en ‎Afganistán ‎pero que nadie menciona a pesar de que ya ha reclutado al menos ‎‎2 000 yihadistas ‎provenentes de Idlib (Siria)… y todavía sigue reclutando. ‎

Es muy importante recordar que durante la guerra contra los soviéticos en Afganistán, ‎el hoy ‎presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ya era miembro de la Hermandad ‎Musulmana y jefe ‎de una milicia turca –la Milli Gorus, que hoy abre mezquitas en Alemania ‎y Francia. Como ‎miembro de la Hermandad Musulmana y jefe de la Milli Gorus, Erdogan fue a ‎arrodillarse, ‎literalmente, ante Gulbuddin Hekmatyar, el líder afgano de la Hermandad Musulmana ‎y futuro ‎primer ministro de Afganistán. Posteriormente, el propio Hekmatyar juró fidelidad a al-‎Qaeda, ‎lo cual no le impidió presentarse como candidato a la elección presidencial afgana ‎en 2019, ‎bajo la protección de Estados Unidos. ‎

Los aliados occidentales de Estados Unidos ya estaban sacando a sus ciudadanos de ‎Afganistán ‎desde hace meses. Creían que tendrían tiempo de repatriarlos antes del 11 de ‎septiembre, o ‎al menos antes de la medianoche del 30 de agosto. Pero Washington decidió ‎otra cosa al ‎escoger el 15 de agosto, día de la fiesta nacional de la India, lo cual debe ‎interpretarse como ‎una advertencia al gobierno indio: Washington no ve con agrado que ‎los pastunes del hoy ‎fugitivo presidente afgano Ashraf Ghani sean reemplazados por los del emir ‎Akhundzada cuando ‎Estados Unidos respalda a otras etnias.

Las escenas de pánico que hemos visto en el aeropuerto de Kabul, ‎nos recuerdan las que ‎se vieron en Saigón, a raíz de la derrota de Estados Unidos en Vietnam. ‎Es, en efecto, un ‎fenómeno idéntico. Los afganos que intentan huir colgados de los aviones ‎no son precisamente ‎traductores de las embajadas occidentales sino agentes de la “Operación ‎Omega”, iniciada bajo la ‎presidencia de Barack Obama [9]. ‎Son miembros de la «Khost Protection Force (KPF) y de la Dirección ‎Nacional de Seguridad ‎‎(NDS) y se encargaban de torturar y asesinar afganos que se oponían a la ‎ocupación extranjera. ‎Esos elementos cometieron tantos crímenes que los talibanes, ‎en comparación con ellos, son ‎almas inocentes [10].‎

En poco tiempo, veremos un panorama muy diferente en Afganistán. ‎

5.- Estados Unidos no perdió Afganistán frente a China, ha forzado a las empresas ‎chinas aceptar su protección.

‎Estados Unidos no ha perdido absolutamente nada en Afganistán porque Washington ‎no quiere ‎que la paz vuelva a ese país. A los políticos de Washington no les interesa el millón de ‎muertos ‎que su guerra de 20 años provocó en Afganistán. Sólo quieren que la región siga ‎siendo ‎inestable, que ningún gobierno sea capaz de controlar allí la explotación de sus ‎riquezas ‎naturales. El objetivo de Washington es que las empresas, de cualquier país desarrollado ‎que ‎vengan, tengan que aceptar la protección de Estados Unidos para poder explotar las riquezas ‎afganas. ‎

Ese es el esquema del mundo globalizado que Hollywood ha popularizado: la imagen de ‎un ‎mundo globalizado protegido por un muro y cuyas fuerzas especiales se encargan de proteger ‎los ‎yacimientos de riquezas en regiones “salvajes”. ‎

Esa estrategia fue concebida por Donald Rumsfeld, el secretario ‎de Defensa ‎de George Bush hijo, y el almirante Arthur Cebrowski, quien antes había ‎informatizado las fuerzas ‎armadas de Estados Unidos. El 11 de septiembre de 2001, ‎esa estrategia pasó a ser la ‎‎“ideología” del estado mayor estadounidense, antes de ser divulgada ‎más ampliamente por ‎Thomas Barnett, el ayudante del almirante Cebrowski, en su libro ‎‎The Pentagon’s New Map ‎‎ [11].‎

Ese es el cambio de paradigma que el presidente Bush hijo calificó de «guerra sin fin». Con ‎esa ‎expresión, George W. Bush quería decir que Estados Unidos libraría una lucha ‎interminable ‎contra el terrorismo… o más bien que Estados Unidos utilizaría eternamente grupos ‎terroristas ‎para destruir toda forma de organización política en los países de esas regiones. ‎

Sí, hay compañías chinas que ya explotan minas en Afganistán, pero ahora tendrán que pagar ‎a ‎Estados Unidos… y si no lo hacen serán blanco de atentados terroristas. Es cierto que ‎eso ‎se parece al pago de “protección” que exigen los grupos gansteriles en barrios con muy ‎altos ‎niveles de delincuencia… ¿y qué?‎

‎6.- Las potencias occidentales no defienden el progreso frente al obscurantismo, lo que ‎hacen ‎es utilizar este último sin complejos.

‎‎¿Recuerdan cuando la Primera Dama de Estados Unidos, Laura Bush, nos hizo llorar ‎contando ‎la historia de niñas afganas masacradas por los talibanes por haberse atrevido a ‎pintarse ‎las uñas? La verdad es muy diferente. ‎

Cuando el consejero de seguridad nacional del presidente Carter, Zbigniew Brzezinski, y el jefe ‎de ‎la inteligencia francesa para el exterior, Alexandre de Marenches, apoyaron a los ‎islamistas ‎afganos –en 1978–, los dos estaban combatiendo a los comunistas… que abrían ‎escuelas para ‎las niñas afganas. Para el estadounidense Zbigniew Brzezinski y el francés ‎Alexandre ‎de Marenches era más importante luchar contra los aliados de la URSS que favorecer ‎los ‎derechos humanos. Hoy en día, el presidente estadounidense Joe Biden y su ‎secretario ‎de Estado Antony Blinken propician el regreso de los talibanes a Kabul porque ‎consideran que ‎controlar las riquezas naturales del Medio Oriente ampliado es más importante ‎que preservar los ‎derechos humanos. Los estadounidenses ya hicieron lo mismo en Irak, ‎en Libia y en Siria. ‎

Estados Unidos no sólo apoyó a los islamistas en los países en guerra. También los puso ‎en ‎el poder en Pakistán, con el general Mohamed Zia-ul-Haq, miembro de la ‎Hermandad ‎Musulmana, para que ese país sirviera de retaguardia a los islamistas ‎antisoviéticos ‎de Afganistán. El general Mohamed Zia-ul-Haq derrocó la democracia, ahorcó ‎al presidente ‎Zulfikar Alí Bhutto e instauró la sharia en Pakistán. En los años 1990, la hija de ‎Alí Bhutto, ‎Benazir Bhutto, llegó a ser primer ministro y acabó asesinada por los talibanes ‎en 2007. ‎

Es inútil pasar en revista aquí todos los crímenes que la “contrainsurgencia” occidental ‎perpetró ‎en Afganistán, basta con ver el pánico de sus colaboradores en el aeropuerto de Kabul. ‎

Si bien el islamismo y el laicismo han sido ampliamente utilizados para manipular a los afganos ‎y ‎engañar a la opinión pública en Occidente, el hecho es que la vida política afgana no se basa ‎en ‎tales conceptos sino, primeramente, en las divisiones étnicas. En Afganistán existen ‎unas ‎‎15 etnias diferentes y la más numerosa, la etnia pastún, está también fuertemente ‎implantada ‎en Pakistán. Afganistán sigue siendo un país tribal donde no existe el concepto de ‎nación. ‎Otras etnias cuentan con apoyo de otros países de la región en los que también ‎están ‎implantadas.‎

‎7.- Francia no siempre apoyó los crímenes de Estados Unidos en Afganistán. Sólo ‎lo hizo ‎a partir del mandato del presidente Nicolas Sarkozy.

‎Según el presidente francés Emmanuel Macron: ‎«El Presidente Jacques Chirac decidió, desde octubre de 2001, la participación de Francia en ‎la ‎acción internacional, por solidaridad con nuestros amigos y aliados estadounidenses ‎que ‎acababan de sufrir un espantoso ataque en su suelo. Con un objetivo claro: combatir una ‎amenaza ‎terrorista que apuntaba directamente a nuestro territorio y al de nuestros aliados ‎desde ‎Afganistán, convertido en santuario del terrorismo islamista» [12].‎

Esa argumentación es una manera, característica de Francia, de ocultar un conflicto. ‎En octubre ‎de 2001, el presidente francés Jacques Chirac se opuso enérgicamente a que ‎el ejército francés ‎participara en la ocupación de Afganistán por parte de los anglosajones. ‎Jacques Chirac ‎no autorizó más despliegue que en el marco de la resolución 1380 del Consejo ‎de Seguridad de ‎la ONU. Los soldados franceses estaban ciertamente bajo las órdenes de ‎la OTAN, pero sólo en ‎el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia y Seguridad (FIAS), ‎sólo participaban en la ‎asistencia a la reconstrucción, no hacían prisioneros sino que arrestaban ‎ocasionalmente ‎combatientes que entregaban de inmediato al gobierno afgano. ‎

Fue el presidente Nicolas Sarkozy quien modificó la actuación de los militares franceses ‎y ‎convirtió a Francia en cómplice de los crímenes de Estados Unidos. Es por eso que Francia ‎está ‎sacando de Afganistán a miembros de la «Khost Protection Force (KPF) y de la Dirección ‎Nacional ‎de Seguridad (NDS). Por supuesto, eso tendrá un precio para Francia. ‎

Notas

[1] «Alocución de Joe Biden sobre Afganistán», ‎por Joseph ‎R. Biden Jr., Réseau Voltaire, 16 de agosto de 2021.

[2] Dans le secret des princes, Christine ‎Ockrent y ‎Alexandre de Marenches, Stock, 1986.

[3] «Brzezinski: «Sí, la CIA entró en Afganistán antes que los rusos…», por ‎Zbigniew Brzezinski, Le Nouvel ‎Observateur (Francia), Red Voltaire, 15 de enero de 1998.

[4] «La Liga Anticomunista Mundial, internacional del crimen», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 20 de enero ‎de 2005.

[5] El autor conversó ‎en 2003 con un oficial del ‎KGB que participó en aquella operación.

[6] «La CIA a rencontré Ben ‎Laden à ‎Dubaï en juillet» (en español, “La CIA se reunió con ben Laden en Dubai, ‎en julio”), por ‎Alexandra Richard, Le Figaro, 31 de octubre de 2001.

[7] «Hospital ‎Worker: I Saw Osama», CBS Evening News, 28 de enero de 2002.

[8] Classified Woman: The Sibel Edmonds ‎Story: ‎A Memoir, Sibel Edmonds, 2012.

[9] Obama’s Wars, Bob Woodward, Simon ‎& Schuster, 2010.

[10] «Armed Governance: the Case of the CIA-‎Supported Afghan Militias», Antonio ‎De Lauri y Astri Suhrke, in Afghanistan: Militias Governance ‎and their Disputed Leadership. ‎Taliban, ISIS, US Proxy Militias, Extrajudicial Killings, War Crimes ‎and Enforced Disappearances, ‎Musa Khan Jalalzai, Vij Books India Pvt Ltd, 2020.

[11] «La doctrina Rumsfeld-Cebrowski», por ‎Thierry Meyssan, Red Voltaire, ‎‎25 de mayo de 2021.

[12] «Allocution d’Emmanuel ‎Macron ‎sur l’Afghanistan», por Emmanuel Macron, Réseau Voltaire, 16 de ‎agosto ‎de 2021.

*) Red Voltaire, Para Voces Del Periodista.

 

 



¿Quién está en línea?
Tenemos 337 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner