joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2012
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 281

ITINERARIO 2012
ABRAHAM GARC
√ćA IBARRA
(
Exclusivo para Voces del Periodista)


LACAYO EN ESTADO NARCOPARALELO

La Rep√ļblica de los c√≠nicos

 

DIOGENES -El c√≠nico- agot√≥ la √ļltima flama de su l√°mpara en la b√ļsqueda de un hombre, uno solo, honesto (medianamente decoroso); honrado (que act√ļa con razonable rectitud); honorable (digno de ser ingenuamente respetado). Se dice que nunca lo encontr√≥. Quiz√° porque no lo busc√≥ en los siete c√≠rculos que traz√≥ el infern√≥logo Dante Alighieri, que ya es decir. Di√≥genes y Dante se necesitan en M√©xico para escribir la biograf√≠a de los pol√≠ticos aztecas de la nueva era. No hace mucho, el televisivo Tigre II dijo conocer pol√≠ticos y presidentes rateros. Pero no acudi√≥ a la PGR a solicitar la indagatoria correspondiente ni una consignaci√≥n. Sabe que ser√≠a una vana tentativa, vista la inoperancia-corrupci√≥n de esa dependencia del Poder Ejecutivo. ¬ŅNo existe en M√©xico alguien, uno solo, que pueda tirar la primera piedra? Se sospecha que no. Se prefiere tirar del gatillo de un cuerno de chivo. Am√©n.

 

Diogenes
Diógenes

 

EN REALIDAD, fue el neoprofeta Quetzalc√≥atl (Jos√© L√≥pez Portillo y Pacheco), quien anunci√≥ hace m√°s de tres d√©cadas que M√©xico marchaba a galope a convertirse en un pa√≠s de c√≠nicos. Pa√≠s viene del lat√≠n pagus, que significa pueblo. Pero pueblo ha sido reducido por la tecnoburocracia a mera abstracci√≥n. Rep√ļblica, en cambio, es un concepto constitucional que indica que es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una rep√ļblica representativa, democr√°tica, federal. Es √©sta -la rep√ļblica-, a la que la autodenominada nueva clase pol√≠tica ha transformado en un sindicato de c√≠nicos. Por supuesto, esta rep√ļblica de c√≠nicos no es ni representativa ni democr√°tica.

Si de L√≥pez Portillo hacemos memoria, recordemos que uno de sus lemas de campa√Īa fue la soluci√≥n somos todos. Los primeros en replicarle fueron conspicuos voceros del Partido Acci√≥n Nacional: ¬ŅLa corrupci√≥n somos todos? Algo se tra√≠an en las entra√Īas los azules desde entonces, que en los a√Īos de la docena tr√°gica de ejercicio del poder usurpado han consolidado La rep√ļblica de los c√≠nicos.

Y de s√ļbito ‚Äúdescubren‚ÄĚ a Wal-Mart

Desde la urbe de hierro The New York Times destapa una peque√Īa cloaca: Wal-Mart ha pagado sobornos en M√©xico por 24 millones de d√≥lares para hacerse del control del comercio nacional. Pero no s√≥lo para esto. Le informamos al rotativo neoyorkino: Tambi√©n para colarse por la puerta trasera al sistema bancario con licencia de la Secretar√≠a de Hacienda y los buenos oficios de la Comisi√≥n Nacional Bancaria y de Valores, sin necesidad de crear la infraestructura apropiada ni contratar personal adicional especializado. (Obviamente, funcionarios p√ļblicos facilitadores del enjuague bancario pasaron a formar parte del directorio privado de Wal-Mart, que tambi√©n hac√≠a donaciones a Vamos M√©xico, la fundaci√≥n de la ‚ÄúSe√Īora Marta‚ÄĚ. (¬ŅLe redondeamos su cuenta?)

 

Itinerario1

 

En la divisi√≥n del trabajo, el ex secretario del gabinete de Felipe Calder√≥n y ahora presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, Luis T√©llez, un cazador profesional de oportunidades para inversionistas extranjeros, sali√≥ al paso ipso facto: Pero si Wal-Mart es una empresa muy respetable. Y la Secretar√≠a de Econom√≠a sali√≥ con la vieja cantinela: Yo no fui, fue Tet√©. Pero todav√≠a no se sella el expediente de un proceso judicial contra un abusador y corruptor de ni√Īas empleadas por Wal-Mart. Las mayordomas de esta trasnacional ten√≠an la consigna de apartarle carnita fresca al detentador de una Federaci√≥n Nacional de Trabajadores que le vend√≠a contratos de protecci√≥n a semejanza de las tiendas de raya porfirianas a Wal-Mart; quiz√° se los siga revalidando desde su negra guarida (qui√©n sabe si en Orlando, Florida). El s√°tiro que ejerc√≠a el derecho de pernada cont√≥ siempre con la protecci√≥n del secretario del Trabajo y de Gobernaci√≥n de Vicente Fox, Carlos Mar√≠a Abascal Carranza, quien muri√≥ en gracia y se promueve su beatificaci√≥n.

No es casual que el presidente designado condene a los gobiernos que les cortan las mugrientas u√Īas a ese tipo de inversionistas extranjeros. Si √©stos son tan agradecidos‚Ķ ¬ŅQu√© son 24 millones de d√≥lares para quien se ha llevado del pa√≠s diez veces m√°s?

Lo confirmado despu√©s por The Washington Post es apenas, repetimos, una peque√Īa cloaca. Pero de peque√Īas magnitudes est√°n hechas las grandes rater√≠as de los dos √ļltimos sexenios, as√≠ en Pemex, como en la Comisi√≥n Federal de Electricidad y donde aparezca un oc√©ano de posibilidades impunes. Obviamente, la Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica nunca encuentra culpables de esas trapacer√≠as. Hasta en eso tienen que hacernos la tarea, no gratuitamente, los gringos. Esa es la Rep√ļblica de los c√≠nicos.

√ďrganos aut√≥nomos con pandero

Peor que rep√ļblica bananera, como lleg√≥ a adjetivarse despectivamente a las de Am√©rica Central para indicar que eran administradas por changos plataneros (si, dec√≠an los gringos, son hijos de‚Ķ pero son nuestros hijos de‚Ķ-, la mexicana ha sido usurpada por un oso, al que consejeros y magistrados electorales le percuten el pandero, con las puntuales repercusiones en los medios de comunicaci√≥n adhesivos.

 

Itinerario2
Leon E. Panetta

 

Por lo menos en dos ocasiones en menos de un mes, el presidente designado se ha referido a la presencia volc√°nica en territorio que alg√ļn d√≠a lleg√≥ a ser nacional. La segunda ocasi√≥n, el 19 de abril, casi como un desliz del subconsciente que en la hora crepuscular espera un pretexto para tratar de justificar la fallida gesti√≥n sexenal del Poder Ejecutivo federal.

El presidente designado listó la influenza A/HINI (que fue exagerada por el gobierno para impulsar el mercado interno de fármacos contra la fiebre porcina, producidos por los laboratorios trasnacionales), las inundaciones (en cierto grado provocadas por el propio gobierno al alterar el curso de los ríos con obras para la generación de electricidad, que no consume para comprar la necesaria a franquiciarios extranjeros), las sequías (propiciadas por el mismo gobierno que se niega a solicitar a los Estados Unidos una mora en el suministro de agua a ese país). En fin… sólo falta que haga erupción el Popocatépetl y ya completamos el cuadro.

El Popocat√©petl (‚Äúcerro que humea‚ÄĚ), es conocido amablemente por los lugare√Īos que habitan sus faldas como Don Gregorio. Cuando a los tecn√≥cratas neoliberales se les agotaron los chupacabras y los mochaorejas para aterrorizar a los mexicanos y distraer su atenci√≥n de las calamidades tra√≠das por el depredador modelo econ√≥mico, miraron hacia el oriente y encontraron que don Goyo ser√≠a un buen sustituto para seguir metiendo p√°nico a los compatriotas.

El Popo tuvo su m√°s reciente erupci√≥n hace mil 100 a√Īos. Desde entonces mantiene activas sus fumarolas que han servido de tema a pintores, escritores y turistas, m√°s que de preocupaci√≥n de los vulcan√≥logos. M√°s hostil que el Popo result√≥ El Chichonal, de Chiapas, pero de su erupci√≥n en los ochenta del siglo pasado s√≥lo se ocuparon algunos d√≠as los que andan a la caza de damnificados, que 30 a√Īos despu√©s todav√≠a no reciben los auxilios donados por el generoso pueblo mexicano para socorrer a los ind√≠genas. El Popo, sin embargo, fue literalmente puesto en escena por las talevisoras para inaugurar al Presidente m√°s locuaz que haya padecido M√©xico, en diciembre de 2000. Im√°genes trucadas recorrieron el planeta dando testimonio del inminente peligro de extinci√≥n de los mexicanos, s√≥lo evitado por la oportuna presencia y diligente acci√≥n del mandatario que desear√≠a imitar a su h√©roe favorito: Kalim√°n.

Alertas para el despojo indígena

Desde luego, la alerta roja se hizo funcionar para que actuara Foximan. Comunidades ind√≠genas completas fueron desalojadas de tierras heredadas de seculares ancestros y las altruistas asociaciones se apresuraron a abrir cuentas bancarias, pedir el redondeo en las cadenas comerciales y recibir la ayuda internacional. Tres a√Īos despu√©s, en Atlixco, Puebla, se encontrar√≠an bodegas (contratadas en renta por el DIF), repletas con paquetes de despensa que nunca se entregaron a sus destinatarios y los ind√≠genas empezaron a bajar a la capital estatal a pedir la intervenci√≥n gubernamental para recuperar sus parcelas, ya carranceadas por los pescadores a r√≠os ‚Äúde fuego‚ÄĚ.

 


Popocateplt
Don Goyo

 

Es que aquellos bucólicos parajes son excelentes para proyectos de desarrollo turístico, sobre todo para turistas que gustan de emociones fuertes. Qué más fuerte que el lodo ardiente. Imaginemos la plusvalía. Y ahora… sólo falta que el Popo haga erupción. Pero el nuevo conductor de visitas guiadas para atraer visitantes extranjeros, ya no estará para verlo.

¬ŅA qu√© estadista serio se le ocurre ese tipo de vaciladas diversionistas para tratar de justificar sus fallas, frustraciones y otros d√©ficits de su gesti√≥n, refugi√°ndose incluso en el b√≠blico √Čxodo para recomendar a las v√≠ctimas que √©l imagina preparen documentaci√≥n y despensas para su inminente huida? S√≥lo a un tercermundista que se asume Mois√©s y tiene a sus suegros viviendo en las inmediaciones del Popo. Por supuesto, rigurosamente custodiados por el Estado Mayor Presidencial. A la Rep√ļblica de los c√≠nicos le hace falta un autor. Acaso Jorge Ibarg√ľengoitia.

El social, √ļnico volc√°n que hierve

Especular con una potencial erupci√≥n de los volcanes en M√©xico, es rentable pol√≠ticamente si el distractor induce a volver la vista del verdadero volc√°n social que hierve en el territorio nacional y que tiene m√°s fallas (tel√ļricas) y fallas (del Estado) que las de San Andr√©s, conexas y anexas, sobre todo si a la verosimilitud de la versi√≥n concurren los incesantes sismos de diverso grado que se han registrado en las √ļltimas semanas. La verosimilitud se parece a la verdad, pero no es.

Especular con esa especie terrorista, desv√≠a los ojos del escrutinio que indica que el Partido Acci√≥n Nacional est√° en la tesitura de perder el poder presidencial y su actual titular pasar√≠a al basurero de la historia como aqu√©l que permiti√≥ el regreso del Partido Revolucionario Institucional a Los Pinos, o bien, entregarlo a una segunda opci√≥n representada por las sedicentes izquierdas. Especular, especular, especular saca de la agenda medi√°tica otros sucesos que pueden prefigurar una tercera opci√≥n a√ļn m√°s indeseable para el stablishment. ¬ŅO no tan indeseable, seg√ļn experiencia documentable en Am√©rica Latina?

Despu√©s de que el general secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galv√°n Galv√°n, hace algunas semanas estableci√≥ sin rodeos que en algunas regiones del territorio nacional el crimen organizado se ha apoderado del control de instituciones del Estado, comparecieron ante El Capitolio estadunidense los jefes de los comandos Norte y Sur de El Pent√°gono, generales Charles Jacoby y Douglas Fraser, quienes fueron cuestionados por los senadores sobre supuestos v√≠nculos de terroristas iran√≠es con los capos mayores de los c√°rteles mexicanos de la droga, y la versi√≥n de que el c√°rtel de Sinaloa y Los zeta est√°n invadiendo Centroam√©rica para extender su reinado del terror a la cintura de Am√©rica; temas que encajan convenientemente en el concepto de seguridad hemisf√©rica, puesta bajo el cuidado de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de Am√©rica del Norte (ASPAN), que la Casa Blanca bushiana oblig√≥ a firmar al panista Vicente Fox y refrend√≥ en los hechos Felipe Calder√≥n, quienes quedaron embrocados en el compromiso de seguridad a toda costa y a todo costo, sin la correspondiente ‚Äúprosperidad‚ÄĚ.

El score: 150 mil muertos

Montado el escenario descrito, el general Galv√°n Galv√°n fue convocado a reunirse a fines de marzo con el secretario de la Defensa USA, Le√≥n E. Panetta, y el ministro canadiense del ramo, Peter Mackey, bajo una orden del d√≠a que se resume gen√©ricamente en seguridad hemisf√©rica y defensa de Am√©rica del Norte. Fue en esta reuni√≥n en que Panetta dijo creer que escuch√≥ en voz de militares mexicanos que el crimen organizado ha cobrado 150 mil cabezas, sin precisarse el periodo de la matanza ni si el dato es de la regi√≥n o s√≥lo de M√©xico. (Despu√©s, otra fuente mexicana, en otro evento, estableci√≥ el n√ļmero de homicidios en M√©xico en m√°s de 28 mil en 2011 -ya incluidas las ejecuciones-, lo que, sumado el sexenio, dar√≠a la suma aproximada difundida por Panetta. Es veros√≠mil.)

Lo espeluznante de esa saga es que, días después, el general Galván Galván fue desplazado hacia Chile, donde cubrió una agenda con los altos mandos de las Fuerzas Armadas del país austral, entre las que el Pinochetismo golpista residual emana un fétido aroma. Los contenidos de las conversaciones de Galván Galván con sus homólogos chilenos apenas si se conocieron en México.

Surge el Estado ‚Äúparalelo‚ÄĚ

En el marco de la cartaginesa Cumbre de las Am√©ricas tripulada por Barack Obama (el comisario mexicano debiera enterarse de que al moreno seudodem√≥crata le pisa los talones el republicano Mitt Romney), se divulgaron en M√©xico declaraciones del presidente de Per√ļ, Ollanta Humala, sacando a balc√≥n comentarios de Felipe Calder√≥n Hinojosa (quien asisti√≥ al encuentro para publicitar un corresponsable Sistema de Integraci√≥n Centroamericana en materia de seguridad), en los que √©ste reconocer√≠a que el narco est√° lejos de ser vencido.

Humala lo dijo as√≠: ‚ÄúAlgunos jefes de Estado han se√Īalado que el narcotr√°fico est√° entrando ya a remplazar en determinados sitios las funciones del Estado, como es el caso y como lo ha se√Īalado el Presidente de M√©xico, del tema de la recaudaci√≥n de impuestos, bueno, estas organizaciones compiten con el Estado en este tipo de cosas‚Ķ‚ÄĚ. (Si vale la acotaci√≥n: Lo √ļnico que repercute de la Cumbre es el esc√°ndalo provocado por los gara√Īones de la Casa Blanca, √°vidos de carne joven tropical. Ese es un vicio a√Īejo practicado por marines invasores del Tercer Mundo.)

Filtraci√≥n de un encuentro protocolariamente privado, no obstante no se produjo aqu√≠ ninguna aclaraci√≥n o desmentido oficial. No pod√≠a haberlo: Horas despu√©s, ante el Foro Econ√≥mico Mundial para la chiquillada, fue el propio Calder√≥n Hinojosa el que confirm√≥ su dicho: Los se√Īores (del narco) llegan a un lugar y disputan el monopolio de la fuerza al Estado. Ellos ponen su fuerza‚Ķ Existe una inercia sustitutiva del Estado; es decir, es un Estado paralelo. A confesi√≥n de parte, relevo de pruebas. O, a declaraci√≥n no pedida, ni evidencias se requieren.

¬ŅC√≥mo se explica que la jaur√≠a burocr√°tica y sus cajas de resonancia ladraron patrioteramente ante la codificaci√≥n de Estado fallido que √°reas de inteligencia de El Pent√°gono pusieron en circulaci√≥n a ra√≠z del nombramiento de Carlos Pascual como embajador de los Estados Unidos en M√©xico, y es, finalmente, el mandatario crepuscular el que acu√Īa el c√≥digo de Estado paralelo a cargo del crimen organizado, sin que los sedicentes l√≠deres de opini√≥n se inmuten?

Y ahora Acosta Chaparro

Hay que implantar medi√°ticamente la tesis del Estado paralelo para eventualmente usar el espectro como coartada que sirva a fines a√ļn m√°s oscuros. Cuestionar y acaso cancelar, por ejemplo, un proceso de elecci√≥n constitucional. Ya se intent√≥ en Michoac√°n, donde la v√≠spera del proceso se pretendi√≥ suspender la elecci√≥n para proclamar un gobernador aceptado de facto por todos los partidos y candidatos. Un ensayo a escala fallido de golpe de Estado. Luego al ganador constitucional se le calific√≥ por la oposici√≥n azul como pelele de la delincuencia organizada.

Acosta Chaparro
Acosta Chaparro

A los movimientos populares-estudiantiles se les aplastaba con el argumento de que no pod√≠a tolerarse ‚Äúun Estado dentro del Estado‚ÄĚ, seg√ļn pretensi√≥n que se atribu√≠a a las universidades p√ļblicas aut√≥nomas. Se montaba el teatro de las matanzas, y se boletinaba una vez consumadas √©stas: Choque entre grupos antag√≥nicos. Se ha creado estado medi√°tico al supuesto de la narco-insurgencia. A √©sta entonces hay que imputarle el asesinato de un general -Mario Arturo Acosta Chaparro Escapite- que, exonerado por los cr√≠menes en la guerra sucia y acusaciones de protecci√≥n al narco, fue declarado patriota abnegado, restituidos sus galones, y contratado como negociador con los c√°rteles de la droga por el gobierno que jura no pactar con los criminales, como lo hac√≠an los anteriores. Es la estampa folcl√≥rica de La rep√ļblica de los c√≠nicos. ¬ŅFue tal homicidio una simple venganza o una maquinada provocaci√≥n ‚Äúdesde lo alto‚ÄĚ, auspiciosa‚Ķ de qu√©?

Y, hasta despu√©s de m√°s de cinco a√Īos de guerra perdida, al cuarto para las doce se estima oportuno emitir protocolos para el desempe√Īo de las corporaciones federales encargadas de la represi√≥n y la opresi√≥n. De esquizofrenia habl√≥ en su visita el papa Benedicto XVI. ¬ŅD√≥nde est√°n las camisas de fuerza?

Nos abruma la desfachatez

Frente al imperativo del Estado constitucional, aun como mera aspiraci√≥n c√≠vica, no caben disquisiciones ret√≥ricas sobre Estado fallido o Estado paralelo. Ambas pseudo-categor√≠as afrentan la situaci√≥n de los mexicanos que, como ciudadanos, claman por el restablecimiento de la institucionalidad en este periodo cr√≠tico de formaci√≥n de los poderes p√ļblicos, que pone en juego la jefatura del Poder Ejecutivo federal, ay, tan erosionada por la desfachatez y la impunidad.

 

Itinerario6
El general en el laberinto

 

En esas est√°bamos, cuando la Rep√ļblica¬† soberana de Argentina decide expropiar el 51 por ciento de las acciones de capital de la empresa espa√Īola Repsol-YPF, que exporta las ganancias de la renta petrolera, provoca la¬† ca√≠da de la producci√≥n ante un mercado internacional en auge de precios y, como consecuencia, vulnera el super√°vit comercial argentino. Actuando m√°s que como s√ļbdito de la Corona, como lacayo de las rapaces trasnacionales, Felipe Calder√≥n Hinojosa reacciona con un arrebato injerencista y califica a aqu√©l gobierno del Cono Sur de irresponsable ‚Äúy muy poco racional‚ÄĚ. Es decir: un poco Irracional. Esto es, al margen de la raz√≥n.

Y, ¬Ņde qu√© t√≠tulos blasona¬† Calder√≥n Hinojosa para sentirse autorizado a diagnosticar cu√°ndo un gobierno extranjero es o no racional, por anteponer los intereses de su Naci√≥n a los de un expoliador for√°neo? Quiz√° habl√≥ de nuevo el subconsciente, movido por el odio azul hacia aqu√©l mexicano que es distinguido todav√≠a con la orden del Gran Expropiador, que pretendi√≥ darle a M√©xico su segunda Independencia: La econ√≥mica. El verdadero michoacano L√°zaro C√°rdenas del R√≠o.

Entra en acción la dupla Madrid-Washington

Una publicaci√≥n ib√©rica, de fuertes tufos franquistas, anunci√≥ entusiasta en su edici√≥n madrile√Īa del 20 de abril, el pacto de los Estados Unidos y Espa√Īa para enfrentar conjuntamente al gobierno argentino presidido por Cristina Fern√°ndez, nueva Pasionaria sitiada a dos fuegos: El de la p√©rfida Albi√≥n con el asunto de Las Malvinas, y ahora el de esa alianza que, al menos transitoriamente, sirve al inter√©s electoral de Barack Obama. No se hab√≠a visto a la diplomacia mexicana en peor trance de entreguismo, l√≠nea en la que se inscribe el candidato tricolor, quien ha insertado en su discurso de campa√Īa la desnacionalizaci√≥n de Petr√≥leos Mexicanos, objetivo que hasta su propio facilitador electoral, Carlos Salinas de Gortari mantuvo fuera del alcance de la opini√≥n p√ļblica cuando lo negoci√≥ en secreto en la firma el Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte.

Lopez Portillo
López Portillo

Ning√ļn empresario en sus cinco sentidos pensar√° en invertir en un pa√≠s que expropia las inversiones, dijo en Cartagena el michoacano, recordando que Petr√≥leos Mexicanos tiene suscrito en Repsol 10 por ciento del capital, sin compadecerse de que esa ruinosa inversi√≥n le est√° generando p√©rdidas a M√©xico a causa del desplome de las acciones de dicha corporaci√≥n en las bolsas de valores. Y eso que su gobierno, en ‚Äúsus cinco sentidos‚ÄĚ, autoriz√≥ esa fraudulenta inversi√≥n larvada por la discrecionalidad y el secretismo de la operaci√≥n. Por supuesto, Calder√≥n Hinojosa declar√≥ su solidaridad al visitante presidente de gobierno espa√Īol, Mariano Rajoy, quien lleg√≥ a M√©xico con el machete desenvainado en una incursi√≥n electorera patrocinada por el Partido Popular (PP), que repite la intromisi√≥n de su antecesor Jos√© Mar√≠a Aznar L√≥pez, quien hace seis a√Īos anduvo por aqu√≠ promoviendo votos para el hoy presidente designado.

¬ŅAznar viene de asno? Es pregunta

Nom√°s como simple ejercicio memorioso, recu√©rdese que, mientras que el peninsular Antonio Sol√° asesoraba a Calder√≥n Hinojosa fabric√°ndole peligros para M√©xico (en premio a lo cual el Presidente le allan√≥ su naturalizaci√≥n como ‚Äúmexicano‚ÄĚ), el franquista Aznar L√≥pez, verdadero ‚Äúl√≠der moral‚ÄĚ del PP, pon√≠a a caballo (de Troya) su Fundaci√≥n para el An√°lisis y los Estudios Sociales (FAES), que proclam√≥ un cap√≠tulo de su plan bajo el rubro Am√©rica Latina/ Una agenda de libertad, en cuya elaboraci√≥n particip√≥ el defenestrado jefe nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos.

Aznar L√≥pez, reclutador de partidos pol√≠ticos latinoamericanos para su causa (obviamente, entre ellos el PAN), en un discurso a la usanza de la Guerra Fr√≠a, se asume¬† cruzado contra la amenaza de ‚Äúlos enemigos de Occidente‚ÄĚ, contra los que invita a ‚Äúcombatir sin tregua‚ÄĚ. La alianza antisistema, sostiene el diminuto peninsular, empez√≥ a gestarse de manera espont√°nea, por coincidencia en los enemigos y en las fobias. Esa aversi√≥n es la que aglutina a la izquierda que fracas√≥ en mayo de 1968 y a la que se le vinieron encima los cascotes del Muro de Berl√≠n.

El jefe nato del PP se lanza contra ‚Äúlos intelectuales que alentaron el comunismo y hoy ven con complacencia la pulsi√≥n anti-occidental del islamismo jihadista, a los antiglobalizadores altermundistas del m√°s distinto pelaje y a las distintas manifestaciones de indigenismo, populismo y fanatismo religioso‚ÄĚ. Es la doctrina, pues, con la que el calderonismo sustituy√≥ el cuerpo ideol√≥gico esculpido por los padres fundadores del PAN, y a la que se acoge tambi√©n Josefina V√°zquez Mota, quien se place√≥ en Madrid al lado de Mariano Rajoy en v√≠spera de las pasadas elecciones espa√Īolas.

¬ŅQu√© diferencia hace la ret√≥rica de Aznar L√≥pez con la del discurso del neopanismo barb√°rico en contra de las izquierdas mexicanas en plena sucesi√≥n presidencial? Acaso s√≥lo los m√°s de 60 mil muertos generados por la guerra narca, a los que habr√≠a que agregar los casi 10 mil que aport√≥ el sexenio de Fox. Apenas un siete por ciento de las que provoc√≥ Francisco Franco en su sanguinaria ofensiva contra la Rep√ļblica espa√Īola, y en cuyo homenaje -al general√≠simo- se ha levantado en M√©xico La Rep√ļblica de los c√≠nicos por aquellos que en su momento -como a Benito Mussolini, el hombre que nos envi√≥ la Providencia, y Adolfo Hitler-, le escrib√≠an angustiadas cartas pidiendo los asistiera para salvarse del ‚Äúpeligro para M√©xico‚ÄĚ, L√°zaro C√°rdenas.

Impunidad, divino tesoro

Hemos rescatado tercamente las l√≠neas de la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n, de septiembre de 2006, en las que los magistrados reconocen que la injerencia de Vicente Fox en la campa√Īa presidencial, al trav√©s de sus declaraciones, se constituy√≥ en un riesgo para la validez de los comicios, pero se escapan por peteneras, alegando: ‚Äúde no haberse debilitado su posible influencia con los actos y circunstancias concurrentes, examinados detenidamente,¬† podr√≠an haber representado un elemento mayor para considerarlas determinantes para el resultado, de haber concurrido otras irregularidades de importancia que quedaran acreditadas‚Ķ‚ÄĚ. (M√°s claro: Ni el lodo.)

Con tan magistral exoneración de los magistrados, después del 2006 Fox pudo recorrer impunemente el mundo dictando conferencias sobre democracia, alardeando que él ha sido tan democratizador que ganó dos elecciones presidenciales consecutivas: La propia y la del presidente designado.

El p√°rrafo segundo del art√≠culo 108 de la Constituci√≥n mexicana (‚ÄúDe las responsabilidades de los servidores p√ļblicos y patrimonial del Estado‚ÄĚ), establece que ‚Äúel Presidente de la Rep√ļblica, durante el tiempo de su encargo, s√≥lo podr√° ser acusado por traici√≥n a la patria y delitos graves del orden com√ļn‚ÄĚ. ¬ŅD√≥nde dice la Constituci√≥n que el Presidente de la Rep√ļblica no puede ser procesado judicialmente por tales transgresiones una vez concluido el periodo de su encargo?

¬ŅNo existen en Am√©rica Latina precedentes que informan que, por ejemplo, Carlos Andr√©s P√©rez (Venezuela), Carlos Collor de Melo (Brasil), Rafael Videla (Argentina), Alberto Fujimori (Per√ļ) o Augusto Pinochet (Chile), etc√©tera, han sido procesados y en algunos casos sentenciados por delitos cometidos durante su encargo? Pero en M√©xico estamos en La Rep√ļblica de los c√≠nicos.

 

Pe√Īa y Fox
Con la venia del Se√Īor Fox

La perversa y pervertida coartada de la supuesta inmunidad constitucional respecto del presidente de la Rep√ļblica, ha sido esgrimida ahora en el Instituto Federal Electoral (IFE) en relaci√≥n con la transgresi√≥n sistem√°tica de la propia Constituci√≥n (no s√≥lo en materia electoral) por el presidente designado. Sin asomarse siquiera -¬Ņpara qu√©- a una elemental hip√≥tesis de en qu√©¬† consiste la traici√≥n a¬† la patria -¬Ņno cabe en esta categor√≠a punible el delito de lesa democracia?-, el IFE le ha otorgado y refrendado al michoacano licencia para seguir delinquiendo.

El presidente designado confes√≥ paladinamente que dio instrucciones a su consejer√≠a jur√≠dica para que revisara por d√≥nde era burlable el ordenamiento que le proh√≠be hacer propaganda en campa√Īa presidencial -sobre todo personalizada- en tiempos de veda publicitaria para el gobierno. Para entonces, el presidente designado hab√≠a remitido cientos de miles de cartas con su r√ļbrica personal a empadronados del Sistema de Administraci√≥n Tributaria, con evidente acento electoralmente publicitario. Esto fue causal de denuncia ante el IFE. Pero existe m√°s correspondencia con la firma del presidente designado, por ejemplo, la dirigida como ‚Äúpadre de familia‚ÄĚ a las madres que tienen a sus hijos bajo el cuidado del Programa de Estancias infantiles con la misma evidente intencionalidad: Te invito a que hagas de 2012 el mejor a√Īo de M√©xico. A√Īo, dicho sea de paso, de definitoria elecci√≥n presidencial. Y los otros miles de cartas corren por cuenta de la Secretar√≠a de Desarrollo Social.

El IFE, con marcadas y honrosas excepciones, concluye que s√≠, que el presidente designado viola los ordenamientos del IFE, que pueden pasarse por alto habida cuenta la falta de respeto que se tiene a si mismo ese √≥rgano presuntamente aut√≥nomo, si no fuera porque viola la Constituci√≥n. Pero resuelve que el conspicuo transgresor es intocable dada su investidura. Un consejero tuvo un argumento genial: Es que su firma ‚Äúes simulada‚ÄĚ. Dicho en t√©rminos cristianos: El Presidente es un simulador. Nueva medalla al pecho del usurpador. Estamos en La Rep√ļblica de los c√≠nicos.

A prop√≥sito, ya es hora de que se realice un balance de las resoluciones del IFE y del Tribunal Electoral para saber de qu√© lado est√°n cargando los dados. Al cabo que sus sentencias (las definitivas) se producen en tiempos diferidos. Como dice el ranchero: Despu√©s de conejo ido, pedradas al matorral. Se puede hacer ese balance con dispensa de tr√°mite, sabido como es en qu√© para el supuesto de la imparcialidad de los consejeros y magistrados. El dato ser√≠a m√°s indicativo que los resultados totales de las encuestadoras contratadas por el mejor postor, cuyo negocio tiene como premios plus puestos en el gabinete presidencial del que gane haiga sido como haiga sido, o reclutamientos excelentemente pagados para ‚Äúasesor√≠as‚ÄĚ de campa√Īas presidenciales.

Para ilustrar nuestro optimismo (Carlos Monsiv√°is dixit) citemos algunas expresiones campa√Ī√≠sticas: El IFE asegura que es un honor, con aplaudidoras porras pagadas, aceptar la complicidad ciudadana en la organizaci√≥n de las elecciones. Un partido que propagande√≥ la generaci√≥n del cambio y le mataron a su candidato presidencial, emblem√°tico de esa ilusi√≥n, ofrece otra vez el cambio. Un candidato presidencial con afeites televisivos dice que M√©xico merece estar mejor. De lo que se colige que M√©xico est√° requete bien. Pero en la apuesta por los spots, la otra -la del partido cuyo candidato lleg√≥ a Los Pinos ofreciendo¬† cambio-¬† dice que lo prefiere en M√©xico diferente y un tercero, con el tatuaje de ‚Äúla maestra‚ÄĚ, lo promete m√°s pr√≥spero y justo. Ay, credibilidad, cuantos disparates se cometen en tu nombre.

Como lo advertimos en la edici√≥n 280 de Voces del Periodista, a la dama de la ya marchita sonrisa botox, Josefina V√°zquez -quien valerosamente escap√≥ de las catacumbas machistas azules- le han venido apagando lo mota y la mandan al tercer sitio en las intenciones del voto, por abajo del afamado peligro para M√©xico, seg√ļn dice la Gazeta re-enana. El aspirante de la b√≠blica y veleidosa Nueva Alianza, que se califica como amenaza para los otros contendientes, se queja de discriminaci√≥n en foro de la econom√≠a tercermundista, y los autodenominados independientes o ciudadanos procuran pactos de resistencia y los anulistas le suben los decibeles a su convocatoria.

Y para rematar, como los adultos andan buscando el escape de la esquizofrenia electorera, el IFE ataca al sector m√°s vulnerable de la familia: Los ni√Īos. Les conmina a que digan qu√© esperan de los candidatos para ver si pueden esperar un futuro, pero los amenaza con que, una vez decantadas, sus demandas les ser√°n entregadas para que las incorporen a sus programas de gobierno. ¬ŅEs que no hay ya plataformas electorales registradas en el propio IFE? ¬ŅA qu√© meter a los ni√Īos en la demencia de los beligerantes? En fin. Vivimos en La Rep√ļblica de los c√≠nicos. ¬°Qu√© le vamos a hacer!

En esa Rep√ļblica de los c√≠nicos, al concluir el segundo sexenio de la alternancia usufructuada por el PAN, la cifra de muertos de hambre superar√° los 60 millones de compatriotas, seg√ļn estad√≠stica del Consejo Nacional de Evaluaci√≥n de la Pol√≠tica de Desarrollo Social (Coneval) analizada por investigadores del Instituto Tecnol√≥gico de Estudios Superiores de Monterrey. En ese sombr√≠o horizonte, los que todav√≠a creen en el D√≠a del Trabajo ambular√°n el l de mayo por las calles y plazas de M√©xico, ¬Ņen espera de qu√©? ¬ŅDe un milagrito guadalupano, como lo recomendaba el primer secretario de Trabajo de la alternancia, Carlos Mar√≠a Abascal Carranza? Dios lo tenga en su santa gloria.


Silabario del
buen candidato

Abjurar: Verbo que conjugan magistralmente los pol√≠ticos mexicanos una vez electos: Les valen las promesas de campa√Īa. Vicente Fox se declar√≥ arrepentido de haber ofrecido siete por ciento de crecimiento anual de la econom√≠a mexicana. Algunos candidatos suelen firmar ante notario compromisos de gobierno, como si no fuera suficiente el juramento constitucional de portarse bien. Por algo ser√°.

Andrajos: √önicas ra√≠das prendas que los tecnobur√≥cratas mexicanos dejaron a las v√≠ctimas de su pol√≠tica econ√≥mica. Desde los a√Īos ochenta, el √ļnico acceso al ‚Äúestreno‚ÄĚ en las familias es a los tianguis que venden ropa y calzado de ‚Äúsegunda mano‚ÄĚ, que ya es de tercer cuerpo sidoso o, en la frontera, a los autos chocolate.

Abril: En el viejo santoral republicano, el día 21 se conmemoraba el asalto armado de los Estados Unidos contra México. El teniente José Azueta es prototipo de héroe frente al acoso gringo. Ahora se rinden banderas ante Washington.

Mayo: Cuando había patriotas, éstos le pegaban en la madre a los zuavos invasores. Ahora, el día 5 se incendian palacios legislativos para que de los fraudes electorales no quede huella. Que no quede huella, que no, que no…

Mayo bis: Entre el Día del Trabajo y el Día del Maestro sólo queda la ignominia cetemista, gordilliana y calderoniana.

Macuarro: Dícese de los integrantes de la secta de Los chuchos del PRD. (En la jerga sinaloense a los chuchos se les conoce como perros). En el amasiato bipartidista se les compara con el mollierano Tartufo de color azul. No confundirlos con los Pitufos, que son de otra especie aparentemente inocente.

Ad hoc: Los jefes de los poderes Ejecutivo y Legislativo fabrican legislaciones auspiciosas, adecuadas a sus perversos fines. Cuando terminan su mandato, se van con el santo y la limosna, Por eso la plebe les grita: ¬°Regresa!... Lo que te robaste.

Alienación: Los sedicentes políticos de la nueva era padecen la esclavizante fascinación de las pantallas televisivas en grado de humillación. Se ponen bajo reflectores como antes se sometía a criminales en las ergástulas del servicio secreto.

Alima√Īa: Animal maldito que encarna en gobernantes que sustituyen al ya cl√°sico chupacabras.

A priori: Los tecnoburócratas creen que el conocimiento está por encima de la sabiduría.

Arrogancia: Los presidentes de la Rep√ļblica se sienten predestinados por la Divina Providencia. El Vaticano salud√≥ al fascista Benito Mussolini como hombre providencial.

Feminicidio: resabio de la cultura machista de los mexicanos que se presentó originalmente en Ciudad Juárez y fue tanto el éxito que se importó al Estado de México.

Gaviota: Plumas voladoras que en mi Mazatl√°n inspiran a los bardos. Hay variedades que sirven para impulsar el mercado agavero pre-presidencial que tanto multiplica el sonoro rugir del ca√Ī√≥n lar√≠ngeo de Jorge Negrete. Si bien mi paisano Pedro Infante expon√≠a la etiqueta de otro plum√≠fero, el Cuervo Tradicional, tan de mi agrado, en realidad no le entraba a la mexicana alegr√≠a.



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 241 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner