joomla visitor
Auditoría
Pensamientos positivos sobre Tiempos Obscuros.
Voces Diario
Banner
Noticias
Certámen XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 321

No hay duda de que en la última década y media, Europa, los EE.UU. e Israel han participado en una serie de sangrientas guerras, las desigualdades han aumentado en todo el mundo, la crisis económica se ha convertido en endémica y, más recientemente, los militares de derecha y regímenes civiles han barrido al poder a través de Asia, África del Norte, Europa y Canadá.

             Sin embargo y pese a ese panorama general sombrío, importantes acontecimientos positivos han surgido lo que plantea la posibilidad de cambios fundamentales para revertir la ola reaccionaria actual. Voy a proceder con la descripción de esta evolución positiva, teniendo en cuenta el contexto retrógrado en el que se producen.

The drugReacción y progreso en Asia

             El cuadro macro-político-económico de Asia no podía ser más oscuro: los regímenes de derecha gobiernan en los principales países: hay una junta militar en Tailandia y un régimen cívico-militar en Pakistán. En Japón, un primer ministro de derecha se ha comprometido a volver a armar al país. Gobernantes de derecha han tomado el poder en Australia, Indonesia, Corea del Sur e India. En China, las desigualdades se intensifican mientras que el número de multimillonarios y millonarios pronto superará las de los EE.UU. Los regímenes en Afganistán y Pakistán apoyan los ataques con aviones no tripulados de intervención y a los militares estadounidenses en su territorio.

            Frente a este ajuste reaccionario, está el aumento de la lucha de clases de millones de trabajadores chinos, que obtienen mayores ganancias en los sueldos y salarios en el curso de la última década; con un promedio superior al 10% anual. Las ganancias acumuladas han dado lugar a la duplicación de los salarios mensuales. La principal razón se puede encontrar en su voluntad de participar en huelgas, manifestaciones y otras formas de acción de clase.

             El aumento de los salarios en China tiene enormes consecuencias globales positivas. Muchas empresas se han trasladado de las ciudades de la costa hacia el interior, por la “proletarización” de las provincias y de ampliar y profundizar el alcance de la acción obrera. Mientras tanto, muchas empresas extranjeras y chinas han trasladado sus fábricas a países con salarios más bajos como Camboya, Vietnam, Bangladesh y Laos, con lo que la lucha de clases se ha intensificado. En los últimos años, las huelgas y las protestas violentas han estallado en Camboya, Vietnam y Bangladesh.

             Hay indicios de que los capitalistas de los Estados Unidos pueden hacer sus inversiones ‘en la deslocalización”; es decir llevar las fábricas de re-localización y de negocios de nuevo a los EE.UU., a causa de los salarios más altos y el aumento de la militancia en China contrapuesta a la disminución de estos en los EE.UU. Con el agotamiento de China como fondo de reserva mundial de mano de obra barata, el mercado laboral mundial siente el aumento de la capacidad de los trabajadores para luchar con éxito por mejores condiciones de trabajo y salarios.

             Flujos de salida de capitales chinos superarán este año por primera vez los anteriores. Estas salidas incluyen las inversiones especulativas en gama alta de bienes raíces en Occidente y mayores inversiones en sectores extractivos de África, América Latina, Oceanía, Asia, Europa del Sur y Ucrania. Esta expansión de las inversiones productivas ampliará la clase obrera y llevará a más luchas.

             En resumen, el aumento brusco y sostenido de los salarios chinos, como resultado de la lucha de clases, tiene un significado histórico mundial, ya que ondula a través de la economía mundial, poniendo en marcha una cadena de movimientos socio-políticos- positivos.

Estados Unidos adalid de los derechos humanos en el mundoEl significado más grande de la guerra afgana

La prolongada guerra de EE.UU. en Afganistán, ahora en su 13vo año, la derrota y la retirada de Washington en el campo de una resistencia nacional talibán invicta, tiene enormes consecuencias para EE.UU. la construcción del imperio, así como la opinión pública nacional y los movimientos de resistencia nacionalista en todo el mundo.

             En primer lugar la guerra ha convertido en opositores a la gran mayoría de los estadounidenses frente a nuevas intervenciones militares, especialmente las relacionadas con las tropas de tierra. El “Síndrome de Afganistán” (en sustitución del “Síndrome de Vietnam” de los años 1970 y 1980) se ha convertido en un obstáculo para la puesta en marcha de nuevos proyectos de construcción de un imperio militar.

             La intervención “humanitaria” de Obama  en Libia se limitó al  bombardeo de las ciudades y de la infraestructura, mientras que le fue imposible enviar tropas de tierra estadounidenses para ocupar efectivamente el país, establecer un gobierno seguro y así apoderarse de los campos petrolíferos de valor. Como resultado de ello, su gobierno títere y débil en Trípoli ha colapsado y la producción de petróleo de Libia es mínima. Libia es un “estado fallido” fragmentado y regido por los ejércitos tribales con su infraestructura una vez moderna, en la ruina.

             Del mismo modo los EE.UU. se ve obligado a librar una guerra contra el gobierno nacionalista laico en Siria a través de mercenarios yihadistas, resultando como el “Síndrome de Afganistán” en bloques dispersos sin una participación mayor y más directa con tropas de EE.UU.

             A pesar de una enorme presión sobre el Presidente y el Congreso de los EE.UU para lanzar una guerra contra Irán desde la quinta columna de Israel, el llamado “lobby israelí”, el “síndrome de Afganistán” ha limitado a Washington a depender de las sanciones económicas. El deterioro incontrolado, violento en el Medio Oriente causado por las guerras abiertas y encubiertas de Estados Unidos ha obligado a una apertura de las negociaciones diplomáticas con Teherán con la consiguiente furia de los militaristas en Tel Aviv y los agentes estadounidenses. En otras palabras, la derrota de la invasión de EE.UU. y la ocupación de Afganistán, así como el costo enorme y destructivo de una ocupación prolongada a la economía de los EE.UU, ha debilitado la capacidad del imperio estadunidense para invadir, ocupar países y adversarios ricos recurriendo al pillaje, hoy y en el futuro próximo. Las Guerras de Oriente Medio para Israel, debilitan la presencia de EE.UU en América Latina y Asia.

             SiriaWashington ha tirado miles de millones de dólares de dinero público y sufrido bajas importantes en interminables guerras en el Medio Oriente, promovidas enérgicamente por la configuración del poder sionista nacional a instancias de Israel. Debido a esta configuración de poder influyente, los EE.UU han perdido influencia económica, política y diplomática significativa en sus esferas tradicionales de control. Cuotas de mercado de Estados Unidos en varias regiones han disminuido. Las nuevas organizaciones regionales, con excepción de los EE.UU, han proliferado en toda América Latina. China ha expandido ahí sus propias relaciones comerciales lucrativas, erosionando aún más la hegemonía de EE.UU. Mientras los EE.UU sigan interviniendo en el Medio Oriente, serán incapaces de hacerlo eficazmente contra los levantamientos populares y los gobiernos de centro-izquierda en América Latina. Mediante la canalización de sus recursos para apuntalar tiranos hereditarios en el Golfo y una brutal junta militar de Egipto, los EE.UU no han sido capaces de continuar su papel más tradicional en América Latina.

             Los EE.UU tienen un montón de aliados regionales y clientes en el Medio Oriente y África del Norte, pero carecen de legitimidad popular y gobiernan mediante el terror y la represión. En Turquía, las protestas masivas han estallado contra el régimen de Erdogan, incluyendo importantes sectores de la clase obrera turca militante. Kurdos, islamistas e izquierdistas han ganado influencia dentro de Turquía y a lo largo de sus fronteras. Mientras tanto, los socios comerciales de la región, como Irak, están en crisis y el comercio se ha derrumbado. Aunque el primer ministro Erdogan puede ganar las elecciones, su legitimidad entre la población está empañada y su ambición de ser un importante líder regional está severamente disminuida.

             Israel continúa extrayendo miles de millones anuales de dólares en ayuda de EE.UU, mientras quedan desposeídos y muertos de hambre a los palestinos. No obstante el creciente boicot y movimiento de “desinversión” internacional está socavando el poder de los “lobbies” de ultramar de Tel Aviv para dirigir la política de EE.UU y de la UE, Israel nunca ha estado tan aislado, temido y despreciado a los ojos de los pueblos del mundo. Encuestas de la opinión pública internacional han calificado reiteradamente las políticas de Israel como una fuente importante de la guerra y la inestabilidad en el mundo de hoy.

             En los EEUU y la UE, más que nunca están hablando en contra de los crímenes de Israel contra la humanidad, a pesar de las campañas de las principales organizaciones sionistas, para amenazar y castigar a las voces críticas. Cada vez más el poder de Israel se basa en su numéricamente pequeña élite del poder sionista; los millonarios y multimillonarios que son dueños de los medios de comunicación y que  financian campañas políticas. Los líderes de las principales organizaciones judías de los EE.UU se enfrentan a una disminución significativa del número de miembros, especialmente entre las jóvenes generaciones de Judíos de América, dispuestos a comprometer sus energías y recursos a un militarista Israel.

repartiendo petroleoLos Estados del Golfo Clientes precarios y aliados dudosos

Los Estados del Golfo, como Arabia Saudita, han ofrecido su “papel” de apoyo a las guerras de Estados Unidos en el Medio Oriente, a pesar del costo. Jordania, Qatar, Arabia Saudita, Yemen y Barein gobiernan por la coerción sobre sus poblaciones. Las mayorías están exigiendo la libertad democrática y, en algunos casos, han participado en protestas a gran escala a pesar de la brutal represión. Las bases militares estadounidenses en la región serán vulnerables cuando estas mayorías pro-democracia finalmente logren derrocar a las dictaduras monárquicas.

             Por otra parte, los regímenes del Golfo están jugando un doble juego peligroso: Apoyan públicamente los EE.UU mientras que en secreto la financiación de los terroristas islamistas suníes opuestos a los Estados Unidos en Siria y el gobierno títere en Irak. Los Estados del Golfo financiaron los sangrientos “cambios de régimen” en Egipto y Libia, mientras que los EE.UU puede haber sido el mejor servido en concertar acuerdos para compartir el poder. La monarquía saudí se ha unido a Israel para tratar de sabotear cualquier negociación de Estados Unidos con Irán. Aunque, sobre el papel, los EE.UU pueden tener los clientes y aliados en todo el Medio Oriente, éstos carecen de legitimidad, estabilidad y la confianza son cimientos débiles para proyectar el poder estadunidense. Ellos son una sangría constante de recursos financieros y no tienen ninguna simpatía pública de los electores EE.UU.

ErdoganEuropa: Crisis, Expansión y Resistencia

Mientras que la Unión Europea amplía su territorio con la anexión de facto de la Ucrania occidental y Moldavia así como las estaciones de la OTAN e instalaciones militares en las fronteras de Rusia, la economía de la UE está sufriendo el período de recesión y estancamiento más largo y profundo desde la Gran Depresión.

             Después de seis años de crisis sin final a la vista, la realidad objetiva desmiente cualquier noción restante del capitalismo en Europa como un sistema de “auto rectificación” capaz de mantener el crecimiento y la prosperidad. Por el contrario, las desigualdades cada vez mayor y los salarios, así como la red de seguridad social están en franco declive, la polarización de clases es cada vez mayor. Todas las condiciones objetivas para un renacimiento de la lucha de clases están presentes.

             Con incluso más duras y  retrógrada medidas  que imponen a las poblaciones de los oligarcas en Bruselas, los trabajadores y los empleados asalariados, tanto en los sectores públicos y privados, están mostrando signos irregulares y esporádicos de resistencia masiva. Esto sentará las bases para las confrontaciones más generales y sistemáticas en el futuro no muy lejano.

             A pesar de que la Unión Europea se ha sobrepasado a sí misma, tomando el control del oeste de Ucrania a través de un régimen golpista repugnante y brutal, se ha encendido una revuelta partidista en el este de Ucrania industrial. Los trabajadores y los empresarios han creado una república democrática popular y están comprometidos en una guerra de resistencia nacional contra la junta colaboradora de la UE en Kiev.

La UE y las amenazas de sanciones más duras contra Rusia

EE.UU. ha provocado furiosas críticas de importantes sectores de la clase capitalista en Alemania, Francia, Italia y otros países. La Asociación Nacional de Industriales y la Cámara de Comercio de EE.UU han publicado editoriales y anuncios de página completa en todos los medios financieros influyentes, con el argumento de que las nuevas sanciones contra Rusia darán lugar a pérdidas de miles de millones de dólares en el comercio y las inversiones y costarán cientos de miles de empleos en Estados Unidos.

             La importancia de esta ruptura actual entre la clase capitalista y el estado imperial pone claramente de manifiesto el conflicto entre militaristas basados en Washington y los productores e inversores basados ​​en el mercado. Y cuando este conflicto se profundice, habrá la posibilidad de una coalición bien financiada de base amplia de oposición a la visión militarista de la “globalización”

             Mientras tanto, Rusia y China han avanzado hacia una nueva alianza política, económica y militar en respuesta a las sanciones. Comercio de rublos y yuanes, en lugar de dólares y euros, se está expandiendo. La economía nacional se está convirtiendo en la fuerza motora del nuevo modelo de crecimiento en China. La industria local está reemplazando las importaciones europeas a través de “sustitución de importaciones” en Rusia.  En suma, Washington y las sanciones de Bruselas y sus amenazas bélicas contra Rusia y China están teniendo un efecto boomerang. Ellos están costeando a los fabricantes y exportadores importantes cuotas de mercado occidentales en países grandes y dinámicos para fomentar profundas divisiones internas dentro de las clases dominantes de los EEUU y la UE.

4xl4Is1PlHgEl aumento de clases y las luchas nacionales en la Unión Europea           

La lucha de clases desde abajo se intensifica en la UE. En Grecia, el partido de izquierda Syriza, controla a los gobiernos municipales en Atenas y en todo el Ática, y actualmente lidera en las encuestas nacionales. En Francia, el neoliberal, militarista, llamado régimen “socialista” del presidente Francois Hollande ha perdido credibilidad y se cierne en atención al público en un 19%. Se revuelca en el estancamiento económico, con un desempleo de dos dígitos y una serie interminable de escándalos. La revuelta popular crece en contra de la “austeridad” y la dictadura de Bruselas. Hasta ahora, por desgracia, esta ira pública se ha capitalizado con mayor eficacia por la derecha nacionalista, pero es de esperar, que la izquierda reaccione y así sea revitalizada por la crisis, porque se intensifican las contradicciones de clase en un futuro próximo y estas deben aprovechar la oportunidad para organizar y dirigir.

             En España, la izquierda y los movimientos en el País Vasco, Cataluña y los nacionalistas ‘neo-liberales’ en Barcelona y Bilbao, están desafiando al régimen derechista de Madrid. Un telar de la crisis del Estado, donde el enorme ejército de jóvenes desempleados (50%) podría desempeñar un papel importante en la radicalización del movimiento de independencia.

América Latina: la centro-izquierda, la derecha y la izquierda

             En la segunda década del siglo 21, muchas de las ilusiones de la centro-izquierda y sus temores sobre los EEUU se han desvanecido. El llamado “socialismo del siglo XXI”, no tiene “socializada” cualquier economía, mientras que los EE.UU no ha logrado orquestar un cambio de régimen y la instalación de sus clientes neoliberales en cualquiera de los principales países de América del Sur. La excepción es Honduras, un país en ruinas, con decenas de miles de refugiados que huían de la junta militar civil instalada por Estados Unidos, incluyendo a miles de niños hondureños hacinados en campos de deportación en Estados Unidos.

             Lo que ha surgido es una lucha triangular entre regímenes de la centro-izquierda respaldados por mayorías electorales, los partidos de derecha apoyados por Estados Unidos y los movimientos sociales de izquierda y los sindicatos.

             Los EE.UU. se han asegurado el apoyo a su nueva Alianza Trans-Pacífico de Colombia, Chile, Perú y México. Sin embargo, esto no ha minado las organizaciones independientes regionales de comercio y cooperación, que excluyen a los EEUU, como la UNASUR y el ALBA. Tanto Chile como Perú, “aliados” cerca de los Estados Unidos, dependen mucho más de su comercio con China que con los EE.UU.

             Durante la última década, Washington ha tenido éxito en la organización de dos golpes de Estado: Honduras y Paraguay. Pero hasta ahora ha fracasado en tres naciones mucho más grandes y vibrantes: Venezuela, Bolivia y Ecuador.

             Washington mantiene siete bases militares en Colombia, pero Bogotá ha firmado acuerdos políticos y de mutuo respeto de su soberanía política, de comercio y militares con Venezuela para poner fin a las incursiones militares fronterizas.

             La centro-izquierda ha consolidado el poder político en Uruguay y Bolivia, y en menor grado en Brasil y Ecuador. Sin embargo, la dependencia de la centro-izquierda en las exportaciones agro-minerales y el capital financiero extranjero ha causado el estancamiento económico nacional. Esto ha llevado al crecimiento de los partidos electorales de derecha y a intentos de golpes violentos en algunos países, mientras que la promoción del crecimiento de los movimientos sociales de izquierda ha liderado importantes acciones directas en los demás. En Venezuela, el derecho se ha involucrado en la violencia electoral, sangrientos ataques por matones a sueldo, las manifestaciones callejeras destructivas con la quema de las clínicas y las centrales eléctricas, así como una campaña orquestada por la élite para sabotear la economía. En medio de una inflación de dos dígitos, la violencia callejera política y una ola de crímenes, la base popular de la centro-izquierda se ha erosionado en Venezuela.

             Washington ha utilizado a sus tribunales para atacar a Argentina por el fallo a favor de los llamados capitales buitres ‘o fondos de inversión especulativos que habían comprado deuda argentina después de su grave crisis económica y ahora están empujando al país hacia el impago de su deuda externa actual o la contaminación de sus reservas extranjeras para recompensar a los capitales “buitres”.

             El presidente Obama continúa el boicot de EEUU de  medio siglo contra Cuba en un espléndido aislamiento interno y en el extranjero, a pesar de tanto alarde ante la opinión pública nacional e internacional a favor de las relaciones normales con La Habana. La creciente y violenta oposición de derecha contra la centro-izquierda en Venezuela y Argentina ha polarizado a sus sistemas políticos. A medida que avanza la derecha, los movimientos populares y las movilizaciones se intensifican y aumenta la volatilidad política. Mientras que el peligro de las adquisiciones de la derecha está creciendo, también lo son las oportunidades de la izquierda para ganar un apoyo importante en la base de masas tradicionalmente de la centro-izquierda.

south-african-miners-protest-data-1024x684África: La histórica huelga general en Sudáfrica

Mientras que los ex-nacionalistas gobernantes de Sudáfrica, Angola y Mozambique siguen saqueando el tesoro y enriqueciéndose en colaboración con las corporaciones mineras de EEUU-UE-China, los trabajadores de las minas sudafricanas están creando una alternativa potencialmente radical. Durante cinco meses, los mineros del  platino en Sudáfrica han participado en la huelga más larga, más disciplinada, organizada y exitosa en la historia de África. A pesar de la brutal masacre de 39 mineros por el régimen burgués gobernante (Congreso Nacional Africano), la oposición de las mayores empresas mineras del mundo en África y el liderazgo de lleno total de la central sindical, los mineros se han mantenido firmes. A raíz de su éxito, los militantes sindicales están organizando una nueva confederación y un nuevo partido de los trabajadores. Sus líderes han introducido un nuevo espíritu de esperanza y de lucha entre los millones de pobres, desempleados y marginados africanos.

Los Estados Unidos: Victorias pequeñas pueden conducir a grandes movimientos

Es tentador ser pesimista, sobre el cambio progresivo en los Estados Unidos con su central sindical anémica y políticamente irrelevante y un movimiento por la paz; el declive de las organizaciones de base independientes, la cooptación de los políticos negros y latinos por el Partido Demócrata, dominado por Wall Street y de la represión de Estado. A nivel internacional, el régimen de Obama ha aumentado su apoyo a la intervención directa y próxima en Siria, Irak y la región del Golfo. Washington ha dado más de dos mil millones de dólares en ayuda militar a la junta militar egipcia. Obama ha lanzado otros quinientos millones de dólares en ayuda a las fuerzas mercenarias armadas invasoras Siria. Fuerzas Especiales de Estados Unidos y miles de armados ‘contratistas’ han sido enviados a Irak y mil marines estadounidenses están listos aguas afuera.

             Por otro lado, hay signos de esperanza en el horizonte; más del 80% del público en EE.UU ha rechazado belicismo de Obama, y sus ambiciones de volver a entrar en Irak.

             Era la opinión pública de EE.UU y las cartas a sus representantes en el Congreso las que bloquearon el plan de Obama para bombardear Siria. Su abrazo cruel al golpe de Estado egipcio ha alienado a la gran mayoría de los demócratas seculares y musulmanes moderados en el norte de África y Oriente Medio.

           Mohamed El apoyo sin restricciones de Obama a la apropiación de tierras de los colonos de Israel y la complicidad “business-as-usual” de las empresas de EE.UU con los judíos radicales en Cisjordania a los que se oponen cada vez más en la UE, las iglesias cristianas en EE.UU. y en Canadá presbiterianos, entre otros y por el creciente boicot mundial, de Desinversión y Sanciones al Movimiento.

             En las elecciones locales de los Estados Unidos, hemos visto una verdadera y consecuente socialista elegida para el Consejo de la Ciudad de Seattle. El sindicato de maestros de Chicago lidera una lucha enorme por toda la ciudad, con base en los barrios negros y mexicanos-americanos, contra los cierres de escuelas y de maestros que son draconianas con despidos iniciados por el ex-Wall Streeter, “Jefe del ex Gabinete” de Obama, ciudadano israelí con doble nacionalidad; el alcalde de Chicago Rahm Emmanuel. Una amplia coalición sindical, basada en la comunidad, se ha formado para desafiar a las políticas de austeridad de la máquina de dinero y corrupción de Emmanuel en las próximas elecciones municipales.

             Sitios web de medios de comunicación alternativos, critican las políticas proxenetas de Wall Street y se oponen profundamente a nuevas guerras, ahora informan a millones de ciudadanos estadounidenses a medida que buscan su lugar en los movimientos populares.

             Por primera vez, los dos grupos de presión empresariales principales: la Asociación Nacional de Fabricantes (NAM) y la Cámara de Comercio de EE.UU (USCCB) se han unido a la oposición pública por  las sanciones de Washington contra Rusia. El hecho de que los empresarios grandes y pequeños, locales e internacionales reconozcan que las intervenciones militares de Estados Unidos y las sanciones económicas y boicots han afectado sus ganancias, al limitar su acceso a los mercados y al costar miles de puestos de trabajo nacionales, es un importante avance político. Durante más de dos décadas, los intereses comerciales de los Estados Unidos, especialmente en las grandes petroleras, han sido llamados al silencio, mientras el matón Israel ha presionado con éxito para las sanciones contra Irak, seguida por una invasión a gran escala, y luego más sanciones contra Irán, Siria y el Líbano. El reconocimiento de que esto ha perjudicado a los inversores estadounidenses y que ha cortado el acceso a los mercados internacionales, lo cual eliminó a cientos de miles de empleos en Estados Unidos y causó que se elevara el precio del combustible para cientos de millones de consumidores. El impulso actual de sanciones contra Rusia no tiene el apoyo rabioso del lobby pro-Israel y los intereses estadounidenses están encontrando efectivamente valor para enfrentarse a los militares y a ciertos sectores del complejo militar-industrial para aislarlos políticamente en Washington. Sin embargo, esto podría no presagiar algo bueno para la presión sionista por las guerras y las sanciones en el Medio Oriente en el futuro.

Nuestra esperanza no es sólo  un sueño.

El poder institucional de los belicistas y la puerta giratoria de Wall Street-Washington son una fuerza importante atrincherada en los EE.UU. Pero también debemos reconocer que podemos ganar y hemos ganado las elecciones a nivel local a través de nuevas organizaciones de base comunitaria. Constituimos la corriente principal en nuestra oposición a las nuevas guerras en Irak, Siria y otros lugares. El enemigo, es el capitalismo y es de gran alcance, pero ha fracasado en generar nuevos puestos de trabajo bien remunerados y necesarios para

En busca de un sueño.

En busca de un sueño.

mantener un nivel estable de vivir para el ’99%. No se puede ofrecer, la atención a la salud de calidad eficiente y oportunidades educativas para los ciudadanos estadounidenses. No se puede financiar un sistema nacional de pensiones adecuado o proteger y construir comunidades seguras y puestos de trabajo. Nadie compra más a los capitalistas las “historias de éxito”, historias con que han engañado a nuestros padres y abuelos de los años 1940 – 1990. La imagen principal del capitalismo hoy en día es de las averías económicas, las ejecuciones hipotecarias, la estafa de Wall Street, la impunidad de los criminales corporativos, es corrupción rampante, crisis prolongada, es la disminución de los niveles de vida, el estancamiento y ha cortado la espalda a los servicios sociales vitales.

             Sólo en su espléndido aislamiento, lejos de la opinión pública estadounidense, pueden los economistas académicos y los medios de comunicación pagados en exceso y que se llenan financieramente la  boca, para vanagloriarse de la victoria del capitalismo, pero están contando sólo los beneficios crecientes y la riqueza cada vez más concentrada del 1% sin tener en cuenta la empobrecimiento del 99%.

             Estamos unidos con la mayoría en la economía y en la oposición a la puesta en marcha de más guerras en el extranjero. Compartimos una comprensión clara de la naturaleza oligárquica actual del sistema político de los EE.UU. Cuando nos movamos de nuestra visión compartida hacia una organización efectiva, de la protesta a la política de estrechas cuestiones generales, desde hacks del Partido Demócrata a genuinos e independientes dirigentes de base, podremos unirnos al resto de la humanidad en una lucha con dignidad por un mundo mejor. Podemos encontrar aliados e inspiración entre los cientos de millones de trabajadores chinos que duplican con éxito sus salarios cada siete años, entre los obreros armados valientes en el este de Ucrania, que luchan por la democracia y la autodeterminación, entre los mineros militantes en Sudáfrica, entre la mayoría de los socialistas democráticos en Grecia, entre los nacionalistas de izquierda en los países vascos y catalanes y los demócratas populares en Egipto, Palestina, Irak y otros lugares.

             Estamos profundamente conscientes de los obstáculos, los costos humanos y el largo camino por delante. Nada es inevitable o predeterminado. El progreso depende de un compromiso personal y de intervención. No estamos solos, estamos ganando adeptos y estamos avanzando. Cada uno de nosotros tiene un contexto nacional y cultural particular, pero todos comparten los valores universales de la libertad, la justicia social y la solidaridad.

En última instancia, es la lucha por la libertad que le da sentido a nuestra vida cotidiana.

 

*Traducción: Voces del Periodista

De su original en ingles

con autorización de su autor.



More articles by this author

China y Estados Unidos: Planificación racional y lumpen capitalismo (I)China y Estados Unidos: Planificación racional y lumpen capitalismo (I)
China y Estados Unidos: Planificación racional y lumpen capitalismo (I) James...
La élite del poder en tiempos de Trump ¿Quién gobierna América? La élite del poder en tiempos de Trump ¿Quién gobierna América?
La élite del poder en tiempos de Trump ¿Quién gobierna América? James...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 419 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner