joomla visitor
AuditorŪa
El cruento sino de √Āngel Aguirre
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 328

SemioferaPolítica

Aguirre y EPN

 

En las √ļltimas semanas el estado de Guerrero ha vuelto a estar bajo los reflectores de la opini√≥n p√ļblica, tanto  en los de la esfera nacional, como a los ojos de grupos y gobiernos de otras latitudes. Todo ello, por los violentos sucesos que acontecieron en el municipio de Iguala la noche del pasado 26 de septiembre.

 

Acontecimientos, cuya barb√°rica naturaleza nos hacen recordar los peores a√Īos de la llamada guerra sucia, misma que tuvo en Dos muertos por el desalojo en Ayotzinapaesa entidad uno de sus m√°s brutales escenarios. Hoy d√≠a, rememoramos con angustia el que hayan estados en donde priven las reglas de los poderes f√°cticos, y que √©stas sobrepasen abierta, y hasta descaradamente, a los derechos de la propia ciudadan√≠a.

Son sucesos que evidencian que, la democracia y el respeto a los derechos humanos, son pr√°cticamente letra muerta en aquellos lugares en donde existe un abierto maridaje entre los grupos delincuenciales y los funcionarios que administran el poder p√ļblico.

Guerrero ha sido, y ser√°, un estado en donde el poder pol√≠tico se ha corrompido a tal grado, que los ciudadanos saben que sus vidas penden de un hilo tan fr√°gil que se puede romper a  la menor protesta de su parte.

Soluci√≥n; ¬Ņun represor?

Es en este tenor que se insert√≥ la administraci√≥n de √Āngel Aguirre Rivero, quien  por segunda ocasi√≥n arrib√≥ al palacio de gobierno de Chilpancingo a trav√©s de las siglas del partido del Sol Azteca. √Čl como se√Īalaremos a continuaci√≥n, es un personaje que posee una muy vasta experiencia en las diversas formas de represi√≥n de cualquier forma de descontento social.

En recuerdo de Aguas BlancasPero, para al menos entender en parte la compleja situación por la que atraviesa una de las entidades más pobres de todo el país, es necesario echar un vistazo en torno a la vida de este tan polémico político guerrense.

√Āngel Aguirre naci√≥ en el municipio de Ometepec, hace ya 58 a√Īos, buena parte de su vida milit√≥ en las filas del Revolucionario Institucional. A trav√©s de las siglas del tricolor, lleg√≥ a la C√°mara de Diputados en un par de ocasiones y, al recinto de Xicot√©ncatl, sede de la entonces C√°mara de Senadores en una ocasi√≥n.

Tras los muy lamentables sucesos de la masacre de Aguas Blancas, en los que un grupo de campesinos fueron masacrados por la policía del estado, el entonces gobernador Rubén Figueroa Alcocer se vio obligado a pedir licencia al cargo en el mes de marzo de 1996. Por ello, el Congreso estatal nombró a Aguirre Rivero como gobernador sustituto, cargo que ocupó hasta 1999.

Fue en 1998 en su primera estadía en la gubernatura que Aguirre se vio envuelto en una matanza en el municipio de Ayutla de los Libres de la que, en su momento para deslindarse, dijo desconocer tanto el origen, como el porqué de la misma.

Cambio de camiseta

Tiempo despu√©s como buen pol√≠tico mexicano, en la coyuntura para elegir a un nuevo gobernador en Guerrero, Aguirre al ver que el PRI se inclinaba por su primo Manuel A√Īorve para postularlo a la candidatura al gobierno del estado, decidi√≥ acogerse al apoyo de la coalici√≥n que crearon el PRD, PT y Convergencia. Cabe recordar que esta candidatura cont√≥ con el decidido apoyo del entonces jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard y, por supuesto tambi√©n, con el soporte del grupo de la Nueva Izquierda perredista, mejor conocido como Los Chuchos.

Masacre de Aguas BlancasEn su segunda estadía al frente del gobierno guerrerense, Aguirre se caracterizó por su intolerancia ante cualquier forma de protesta social. Un grave ejemplo de lo anterior sucedió el 12 de diciembre de 2011, cuando las fuerzas estatales desalojaron un plantón de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa causando la muerte de dos estudiantes.

En aquel entonces, diversas ONG‚ÄôS y los propios estudiantes normalistas pidieron juicio pol√≠tico contra el ejecutivo estatal. √Čste como suele hacerlo, con toda la ret√≥rica del caso se√Īal√≥ que investigar√≠a a fondo estos sucesos, sin que a la postre se haya castigado a los verdaderos responsables.

Es tal la animadversi√≥n que Aguirre le tiene a los normalistas de Ayotzinapa, que recientemente el empresario Pioquinto Dami√°n Huato lo acus√≥ de que en los a√Īos 90 cuando ocupaba la Secretar√≠a de Educaci√≥n estatal, Aguirre Rivero le pidi√≥ que acusara a los j√≥venes ante la Procuradur√≠a estatal de ser guerrilleros del EPR. De esta manera ser√≠a posible fincarles delitos y, posteriormente, con los casos ya abiertos encarcelarlos.

Hay que resaltar que por la evidente violencia e ingobernalidad que privan en la entidad, en diversos municipios han surgido organizaciones de policías comunitarias, una de ellas es la de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, asentada en Olinalá. En ésta, una de las personas que destacaba por su labor era la activista social Nestora Salgado, quien de una manera burda fue acusada de secuestro y llevada presa a un penal de alta seguridad en Nayarit.

Violencia sin fin

Pioquinto Damián HuatoA todos estos síntomas de la gravísima descomposición social que existen en la entidad, misma que decía gobernar Aguirre Rivero, se le sumó lo que aconteció esa trágica noche del 26 de septiembre en el municipio de Iguala. Cruenta velada, en la murieron seis personas, 17 resultaron heridas, y hasta la fecha, 43 permanecen como desaparecidas.

Las investigaciones preliminares se√Īalan que fueron efectivos policiacos de Iguala los que rafaguearon al autob√ļs que conduc√≠a a los estudiantes de Ayotzinapa, as√≠ como al equipo de f√ļtbol de los Avispones de Chilpancingo. M√°s tarde, esos mismos polic√≠as entregaron a los j√≥venes que se encuentran desaparecidos a sus hom√≥logos del municipio de Cocula, quienes a su vez dejaron en manos del grupo delincuencial de los Guerreros Unidos a los estudiantes que hab√≠an privado de su libertad.

Días después de esta masacre el edil de Iguala José Luis Abarca, a quien se vincula con el mismo grupo delictivo y también, de haber ordenado el plagio de los 43 normalistas, pidió licencia al cargo, y desde entonces, hasta su captura, permaneció a salto de mata.

Amargos recuerdos de TlatelolcoTodo esto en un estado de cosas que nos muestran la enorme podredumbre que hay en Guerrero, un estado carcomido, en donde desde hace mucho tiempo los que mandan son diversos cárteles allí asentados.

√Āngel Aguirre con su manifiesta ineptitud, as√≠ como sus evidentes corresponsabilidades y omisiones en muchos de los hechos que han te√Īido de sangre a la entidad, logr√≥ que buena parte de la sociedad mexicana exigiera su renuncia. Por esta misma raz√≥n, hace algunos d√≠as la bancada panista en el Senado inici√≥ un procedimiento para lograr la desaparici√≥n de poderes en Guerrero, iniciativa que, con la evidente oposici√≥n del PRI y del PRD, no logr√≥ prosperar y la soluci√≥n al caso Iguala tome otro derrotero.

Nestora SalgadoSin duda, estamos en una encrucijada en donde somos testigos de una violencia generalizada por parte del Estado en contra de todos aquellos grupos sociales, cuyas demandas  son criminalizadas, tanto por quienes detentan el poder pol√≠tico, como por las agrupaciones criminales que subsisten en abierto maridaje con estos. En este desolador panorama la renuncia del gobernador √Āngel Aguirre Rivero al cargo para el que fue electo, no es sino el primer paso para buscar las m√ļltiples soluciones de fondo que requiere el estado de Guerrero.

Por esa larga historia de atropellos a los derechos de la ciudadanía, es momento para que la sociedad civil ponga fin a la impunidad que históricamente se ha enquistado en las tierras guerrerenses y que, más allá de la licencia que se le brindó a Aguirre Rivero, sea momento de sentar la bases de una sociedad justa y equitativa, que serían las condiciones primigenias para desterrar la grave crisis social que persiste en esa entidad.



More articles by this author

Veinte razones, veinteVeinte razones, veinte
Sin duda alguna; usted como ciudadano comprometido con la marcha...
Una izquierda pervertidaUna izquierda pervertida
La noción de una izquierda en un país como el...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 327 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner