joomla visitor
AuditorŪa
La guerra que viene… ¡México en la mira!
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 329

Mexico

 

 

Parafraseando a los clásicos decimonónicos:
Un fantasma recorre el mundo…globalizado:
El fantasma de los 43 de Ayotzinapa.

 

Las siempre esperanzadas abuelas sol√≠an decir: A√Īo de nones, a√Īo de dones. Pretend√≠an exorcizar el a√Īo de males. Mexicanos en los mercados globales, ¬°escuchad!:

  1. En la segunda semana de diciembre de 2014 -a√Īo de la eficacia-, inversionistas en papeles de deuda del gobierno federal retiraron capitales por un monto de 50 mil 866 millones de pesos. Y contando‚Ķ
  2. En las dos primeras jornadas de 2015 -a√Īo de Morelos, el siervo de la Naci√≥n que plasm√≥ sus Sentimientos en pergamino que los tecn√≥cratas mexicanos abominan recordar-, el √ćndice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores perdi√≥ m√°s de dos mil puntos.
  3. Para la primera semana de enero, la cotización de la mezcla mexicana de crudo rompió el piso de 40 dólares por barril, después de haber iniciado 2014 por encima de 100 dólares.
  4. El naufragante peso mexicano dio el 6 de enero 15.24 por dólar. (Obviamente, si olvidamos aquellos tres ceros que de un plumazo borró Carlos Salinas de Gortari.)
  5.  La Asociaci√≥n Mexicana para un Comercio Justo advierte que el mercado interno permanecer√° deprimido en 2015 porque, con el reciente magro incremento a los salarios m√≠nimos, los consumidores acumulan 30 a√Īos de p√©rdida de 70 por ciento del poder adquisitivo del salario, que no alcanza ni para adquirir la Canasta B√°sica Alimentaria.
  6. Las p√≠as casas de empe√Īo son asediadas por miles de jefes de familia que no encuentran mejor modo de trepar la cuesta de enero que ha incorporado a los usos y costumbres el eterno suplicio de S√≠sifo: El de la piedra rodante.
  7. Apenas unos cuantos t√≥picos de la agenda del horror. ¬°Feliz y pr√≥spero a√Īo nuevo! compatriotas globalizados.      

 

Megaciudades y el Ejército de los Estados Unidos

 

Olvidado el santoral republicano que nos recuerda el centenario de la promulgaci√≥n por Venustiano Carranza de la primera Ley Agraria revolucionaria, el 6 de enero Enrique Pe√Īa Nieto fue a la Casa Blanca a encontrarse con Barack Obama. (Al d√≠a siguiente recuper√≥ la memoria en Veracruz.)

Desde Washington, se nos informa que el embajador de M√©xico en los Estados Unidos, Eduardo Medina Mora estuvo insistiendo en 2014 en esa reuni√≥n bilateral. Finalmente, √©sta se agend√≥ para este mes, pero la Casa Blanca le neg√≥ el rango de visita de Estado y la limit√≥ a una ‚Äúvisita oficial‚ÄĚ. Con independencia de los resultados del encuentro*, lo tomamos como marco para acometer este primer tema de 2015.

La amenaza de la bomba nuclear

El contexto se da entre d√©cadas: A punto de terminar el ciclo de gobiernos posrevolucionarios, cuando la Ciudad de M√©xico se enrumbaba hacia la macrocefalia, alg√ļn mando de gobierno de Washington -de esos que sueltan la lengua sin pedirle permiso al cerebro- declar√≥ que el problema del Distrito Federal (ser√≠a el de la poluci√≥n) era f√°cil de resolver: Con una bomba de megatones.

Entonces, la perversa ocurrencia se tomó como una broma macabra y, como tal, se le quiso pasar por inadvertida. En los primeros meses de 2014, los servicios de Global Research -de cuyos temas Voces del Periodistahace reproducción editorial-, con crédito a Bill Van Auken, publicó una investigación bajo el rubro Gaza, Ucrania y los preparativos de los Estados Unidos para la guerra urbana.

La fuente de ese trabajo de investigaci√≥n -ahora lo confirmamos- es un manual elaborado por el Estado Mayor del Ej√©rcito (USA) / Grupo de Estudios Estrat√©gicos, denominado ‚ÄúMegaciudades y el Ej√©rcito de los Estados Unidos: Preparaci√≥n para un futuro complejo e incierto‚ÄĚ.

Entre una veintena de ciudades del mundo con potencial de conflicto urbano, aquel manual incluye la Ciudad de M√©xico. El cuestionamiento que se plantea en ese documento es si las Fuerzas Armadas norteamericanas est√°n preparadas para responder a ‚Äúla invitaci√≥n‚ÄĚ de gobiernos nacionales para resolver una crisis en sus megaciudades.

NinisLas abismales desigualdades socioeconómicas

En mérito de los estrategas que prepararon ese manual de intervención, debe decirse que reconocen que la crisis urbana tendría como causas no sólo la creciente densidad poblacional, sino las abismales desigualdades socioeconómicas, cuestión que -dicho sea de paso- la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal/ONU) ha analizado en los países de la región, colocando a México como campeón en la inequitativa distribución de la riqueza nacional.

El tema nos da para una retrospectiva: Sólo para ilustrar la referencia, anotemos que el presidente Luis Echeverría (1970-1976) se propuso dar un salto de calidad del modelo económico estabilizador a uno de desarrollo compartido.

Complot contra México

En ese periodo se hace visible ya el espectro de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos. √Čste √≥rgano tuvo entre sus agentes (1957-1968) a Philip Burnett Franklin Agee, quien escribi√≥ para efectos de Seguridad Nacional sobre la cr√≠tica situaci√≥n de varios pa√≠ses latinoamericanos, entre ellos M√©xico.

Bajo el impacto de la masacre de Tlatelolco (1968), seg√ļn la tipific√≥, Agee empez√≥ a pensar en su renuncia a la CIA. M√°s tarde, desde su retiro, denunci√≥ las salvajes pr√°cticas de la Agencia en pa√≠ses eufem√≠sticamente considerados aliados de los Estados Unidos. Peor, en los que no entraban en ese rango. George H.W. Bush, quien fue director de la central,  acus√≥ a Agee de traici√≥n a la patria. Muri√≥ en 2008 refugiado en Cuba.

Caspar WeinbergerDesde antes de su separación de la CIA, Agee fue rastreado y consultado por John Barron, quien en una temporada estuvo basado por el Servicio de Inteligencia Naval (USA) en Berlín. Especializado en espionaje, se convirtió en fervoroso publicistas de la Guerra Fría. Obviamente, desde su tronera anticomunista.

Echeverr√≠a asumi√≥ el poder cuando -con la Alianza para el Progreso- el presidente John F. Kennedy hab√≠a mudado ya la diplomacia de ‚Äúpuro palo‚ÄĚ a la de ‚Äúpan y palo‚ÄĚ. Codificado como populista en el interior, Echeverr√≠a fue marbetado como ‚Äúsocialista‚ÄĚ, ‚Äúcomunista‚ÄĚ, ‚Äútotalitario‚ÄĚ, seg√ļn el c√≥digo de los asesores de la Casa Blanca.

A unos cuantos meses de iniciado el mandato de Echeverr√≠a (por cierto se√Īalado por el sospechosismo como agente encubierto de la CIA desde que despach√≥ como secretario de Gobernaci√≥n), el esp√≠a John Barron fue contratado por la editorial Selecciones del Reader‚Äôs Digest, para que escribiera la historieta Complot contra M√©xico, puesta en circulaci√≥n aqu√≠ en 1971. S√≥lo un signo argumental: La acci√≥n invasiva de ‚ÄúRusia‚ÄĚ (por Uni√≥n Sovi√©tica) en los asuntos internos de M√©xico.

El panfleto abrió mercado a una literatura intimidante en territorio norteamericano con reproducción en México. Por simple asociación, mencionamos México en la encrucijada, con crédito al también ex agente de la CIA Daniel James, impulsor del México-United States Studies (MUSI), al que estuvieron afiliados algunos panistas, entre ellos Alejandro Gurza Obregón.

La CIA en México

Fue, ese, uno de los momentos que capturaron la aguda atención del maestro Manuel Buendía Téllezgirón quien, primero desde sus columnas en El Díay después en Excélsior, aplicó su sagacidad periodística para poner en cartelera la base de la CIA en nuestro país y la identidad de sus agentes. Sus temas pasaron a formato de libro bajo el título La CIA en México.

De hecho, desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial, los aparatos de espionaje estadunidenses pusieron la lupa sobre México.

Ruiz Cortines: Los agravios nos vienen del norte

Cu√©ntase que, estando en la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n, don Adolfo Ruiz Cortines fue visitado por emisarios del entonces presidente del PRI, general Adolfo S√°nchez Taboada, para que hiciera una declaraci√≥n expresa de proscripci√≥n del Partido Comunista Mexicano. Respuesta: Los soviets no nos han infligido ning√ļn agravio. Los agravios nos vienen de all√°; contra ellos hay que tener la guardia en alto, dir√≠a don Adolfo, extendiendo su brazo direccional hacia el norte de M√©xico.

Ya en la presidencia Jos√© L√≥pez Portillo y encendido el espejismo petrolero,  previo a la llegada de Ronald Reagan al Sal√≥n Oval de la Casa Blanca, el Grupo de Santa Fe, tanque pensante de calidad, elabor√≥ una serie de estudios conocidos como Documentos de Santa Fe, compendio para regir la diplomacia estadunidense. En cuanto a M√©xico, la carta de navegaci√≥n tuvo como cuadrante el potencial petrolero.

 

Drones militares

 

Estudiosos de Relaciones Internacionales coinciden en que los Documentos de Santa Fe, que inspiraron la Revolución conservadora de Reagan y la británica Margaret Thatcher,fueron recalentados y reciclados como Consenso de Washington.

Por supuesto, el tal Consenso prescribió el recetario para la compulsiva exportación del neoliberalismo y, por lo que corresponde a América Latina, la recolonización con la mira puesta en los recursos naturales; los energéticos, en primer lugar.

Humillar el orgullo de México

Entre la segunda mitad del sexenio de L√≥pez Portillo y los primeros a√Īos del doble mandato de Reagan, en medio de la perpetua guerra en Am√©rica Central, se produjo el triunfo de la Revoluci√≥n sandinista en Nicaragua.

En fiel congruencia con la solidaridad de México con la Revolución cubana desde el gobierno de Adolfo López Mateos, el de López Portillo declaró su simpatía a la victoria sandinista. Miguel de la Madrid sostuvo esa línea e impulsó el Grupo Contadora para la pacificación de Centroamérica.

Por esa y otras razones más, sonsacada por la Fundación Heritage, asesora áulica de Reagan, se escuchó desde las orillas del Potomac la implacable consigna: Humillar el orgullo de México como respuesta a la vieja conseja sobre La revancha de Moctezuma, entendida ésta como la urticaria purgante que al Imperio le provoca la memoria azteca de la guerra de despojo contra México en la primera mitad del siglo XIX.

Richard M. NixonNixon: La verdadera guerra

Para entonces, ya estaba en circulaci√≥n el libro de Richard M. Nixon La verdadera guerra/ La tercera guerra mundial ha comenzado (1980). El ex presidente defenestrado pone en el centro de gravedad la cuesti√≥n petrolera y avisa de los riesgos para Estados Unidos de que, entre otros pa√≠ses, M√©xico y Venezuela caigan en la √≥rbita del eje Mosc√ļ-La Habana-Managua.

Para evitar el contagio sandinista en la vecindad geográfica y cultural, el gobierno de Reagan maquina e instrumenta lo que después se conocería como la operación Irán-Contra, cuyo soporte financiero radicaría en el trasiego de drogas por armas, a fin de derrocar al sandismo. Reagan daba a los contrarrevolucionarios el título de combatientes por la libertad.

Fue la oportunidad de legitimaci√≥n por la Agencia Antinarc√≥ticos (DEA/USA) de los colaboracionistas c√°rteles de la droga de Colombia. El actual secretario de Estado John Kerry sabe bien de que se trata. Siendo senador, el 11 de noviembre de 1987 tuvo al frente al narcotraficante Roberto Mill√°n Rodr√≠guez. Su testimonio: ‚ÄúSi se√Īor‚ÄĚ, respondi√≥ √©ste a pregunta expresa, ‚Äúdinero procedente del narcotr√°fico fue usado por los contras‚ÄĚ.

La Carta Magna de la barbarie

La CIA entra en acci√≥n: En 1984 se proclama ‚ÄúLa cruzada cristiana y democr√°tica‚ÄĚ, cuyo sumario se condensa en el Manual de Operaciones Sicol√≥gicas en la Guerra de Guerrillas, volanteado desde el aire sobre Managua y la zona rural nicarag√ľense.

Contra el r√©gimen sandinista, la satanizaci√≥n: Extranjerizante, represivo, monigote de los poderes sovi√©tico y cubano. El contraveneno: Para el pueblo nicarag√ľense, democracia verdadera, no como la que impone ‚Äúel imperialismo ruso‚ÄĚ.

Estrategia: Atentados contra estructuras de comunicaci√≥n, secuestro de agentes de gobierno y su sustituci√≥n por paramilitares, montaje de tribunales populares donde ‚Äúavergonzar, ridiculizar y humillar los s√≠mbolos de gobierno‚ÄĚ; reclutar sacerdotes, personas prominentes y de prestigio para ‚Äúapoyar la causa‚ÄĚ.

En otro apartado, presentado como Manual del Combatiente por la Libertad: Boicoteo de servicios p√ļblicos, acaparar y robar alimentos, diseminar rumores, robar y ocultar documentaci√≥n oficial clave, contratar criminales para ‚Äútrabajos selectivos‚ÄĚ, crear m√°rtires llevando a la gente a enfrentamientos con las autoridades para provocar motines y disparos que causen muertes‚Ķ

La CIA en México. Ya está aquí el embajador John Gavin. En septiembre de 1986, es convocado el Foro Nacional para la Efectividad del Sufragio. Instructivo:

Organizaci√≥n electoral ‚Äúindependiente‚ÄĚ, tribunales p√ļblicos para juzgar a pol√≠ticos y funcionarios  corruptos, incitar a la clase trabajadora a desertar de los partidos pol√≠ticos, convocar a huelga general, boicotear a anunciantes de los medios de comunicaci√≥n. Acci√≥n internacional: Recurrir a acciones en el exterior. (La careta: no es lo mismo la denuncia internacional ‚Äúque pedir la intervenci√≥n extranjera‚ÄĚ. Je je je.) En fin.

Hacia 1988, la campa√Īa presencial del PAN, con el empresario Manuel de Jes√ļs Clouthier del Rinc√≥n como abanderado, adopta, corregidos y aumentados, los manuales de la CIA. La carta de la barbarie, se le identific√≥ entonces.

El golpe de Estado técnico

Es, ese,  el a√Īo en que el Frente Democr√°tico Nacional (FDN), con la candidatura de Cuauht√©moc C√°rdenas Sol√≥rzano, le pone el cascabel al gato y empieza a fracturar la hegemon√≠a electoral del PRI, que no impide, sin embargo, el Golpe de Estado t√©cnico(codificaci√≥n que le asesta el constitucionalista priista don Antonio Mart√≠nez B√°ez a la usurpaci√≥n del poder presidencial por Carlos Salinas de Gortari.)

Es llegada la hora de girar el volante hacia la derecha neoliberal. Cangrejos al compas/ marchemos hacia atr√°s. Lo hace el usurpador: Contrarreformas a pasto de la Constituci√≥n del Estado nacional y popular: Van en prenda la banca y el petr√≥leo, el sindicato y el ejido.  Se tranquilizan la Casa Blanca y la CIA. Se agazapan. Imperar√° El esp√≠ritu de Houston.

‚ÄúAdministraci√≥n‚ÄĚ del negocio de la droga

La CIA, se agazapa. La DEA, no. Es que, después del exitoso ensayo colombiano, toca a la DEA participar en México -de acuerdo con los principios neoliberales de cartelización-, en la administración del negocio de la droga.

A los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, justicia a secas. Se recompone la distribución territorial. A los enemigos, bote; a los amigos, entre los que se encuentra el nuevo corporativismo banquero-empresarial, manga ancha para abrir la rosa de los vientos a la droga.

Miguel de la Madrid despidió su sexenio con el monstruoso crack de la Bolsa Mexicana de Valores. Salinas de Gortari despidió el suyo con el maquinado error de diciembre de 1994. Surge el benefactor Bill Clinton, que impide la caída de la presidencia suplente de Ernesto Zedillo Ponce de León, quien introduce a México el exterminador modelo kaibil guatemalteco, inspirador de Los zetasy de la institución del sicariato.

Gobierno por empresarios y para empresarios

Zedillo entrega el poder presidencial al panista Vicente Fox, quien se deja de medias tintas: Este gobierno es de empresarios, por empresarios y para empresarios. Bienvenida la corrupción; ya no hay más condena a las tepocatas ni a las víboras prietas tricolores.

Algunas entran por la puerta grande al gabinete.

En el interregno presidencial, sin embargo, aparece el libro La guerra que viene, del ex jefe de la Defensa de Reagan, Caspar Weinberger, con su capitulo Operaci√≥n Azteca, dise√Īo para una en√©sima ocupaci√≥n armada de M√©xico por los Estados Unidos.

Es que -pretende justificar Weinberger-, los cárteles de la droga han desestabilizado el país, llegando a la osadía del derrocamiento del Presidente y esto está provocando la estampida de la plebe que, al invadir la Unión Americana, ponen en riesgo la Seguridad Nacional del imperio.

Con esa coartada dizque literaria, en el tránsito del gobierno de Fox al de Felipe Calderón, George W. Bush hijo asesta a México la Iniciativa Mérida, entre cuyas directivas está la del combate al crimen organizado. Calderón la acata, pero a lo bestia. El remedio salió peor que la enfermedad.

Herencia neoliberal: El ébola financiero

En el recorrido de Salinas de Gortari a Calder√≥n, el modelo neoliberal ha acumulado m√°s de 80 millones de pobres y miserables. En el proceso de descomposici√≥n del Estado mexicano han sucumbido 400 mil ni√Īos. Ocho millones de j√≥venes est√°n bajo el estigma de ninis (ni estudian ni trabajan.)

El despojo, la persecuci√≥n y expulsi√≥n de ind√≠genas y campesinos de sus territorios naturales, los han empujado a las √°reas metropolitanas donde medra la econom√≠a negra (informal se le llama amablemente) que abarca trata de personas, tr√°fico de drogas y armas, y prostituci√≥n. Macrocefalia, se diagnosticaba en los a√Īos 70. Hoy el Valle de M√©xico est√° ocupado por 23 millones de personas.

M√©xico devino paciente (v√≠ctima) de lo que hace unas semanas un alto ejecutivo del Fondo Monetario Internacional diagnostic√≥ como √Čbola financiero.

Petróleo, el oscuro objeto del deseo

Por fin hemos  llegado al siniestro conf√≠n del racavado (Renato Leduc dixit). Macrocefalia, se diagnosticaba en la d√©cada de los setenta. Hoy, el Valle de M√©xico est√° ocupado por 23 millones de personas. Su tronco, la sede de los Poderes de la Uni√≥n, encaja en codificaci√≥n de Megaciudad.

Desde que L√≥pez Portillo y el director general de Pemex Jorge D√≠az Serrano pusieron en marquesinas las estad√≠sticas de las reservas probadas y probables de hidrocarburos, la Comisi√≥n de Energ√≠a de los Estados Unidos empez√≥ a utilizar recursos satelitales para detectar el potencial petrolero mexicano, especialmente en la regi√≥n sur-sureste. La informaci√≥n fue concentrada en la CIA ‚Äúpara lo que pudiera ofrecerse‚ÄĚ.

En 1992-1993, en que Salinas de Gortari empez√≥ a negociar el Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte (TLCAN), el usurpador introdujo secretamente la cl√°usula petrolera como parte de la apertura comercial, seg√ļn consta en registros de El Capitolio en Washington.

Secretamente, también, en garantía de pago del rescate financiero organizado por Bill Clinton y su secretario del Tesoro, Robert Rubin, Zedillo Ponce de León hipotecó la factura petrolera. Fue más allá: En la revisión del tratado de límites fronterizos aceptó que la zona del Hoyo o los Hoyos de la Dona del Golfo de México, codiciada por su potencial petrolero, se fragmentara dejándole a los Estados Unidos la parte del león. A México le quedaron las cavernas quebradizas.

Vicente Fox se embarcó gustoso como grumete en la nave de George W. Bush hijo de la Alianza Energética de América del Norte, confirmando la cesión de la soberanía energética de México.

Hacia 2008, cuando Felipe Calder√≥n empez√≥ a procesar su contrarreforma energ√©tica, se hizo del dominio p√ļblico que brigadas militares-‚Äúacad√©micas‚ÄĚ, auspiciadas por universidades norteamericanas subsidiadas por la CIA y El Pent√°gono, con la coartada de localizar y prevenir focos de conflicto pol√≠tico-social mapeaban territorio estrat√©gico del pa√≠s.

Los drones empiezan a volar en cielos mexicanos

Los drones estadunidenses se empezaron a ver volando en cielos mexicanos como aves dom√©sticas. ‚ÄúS√≥lo para misiones especiales‚ÄĚ, quiso puntualizar el gobierno de Calder√≥n.

Ya, activos de las Fuerzas Armadas mexicanas participaban en prácticas navales del Comando Sur de El Pentágono en el Atlántico y el Caribe. Hacia finales del segundo sexenio presidencial panista, México sería inscrito tácitamente en la jurisdicción del Comando Norte.

A principios de 2012, en la Paz, Baja California, el Departamento de Estado le arrancó a Calderón la firma del convenio de Exploración y Explotación de Yacimientos Petroleros Transfronterizos. Culminaba la operación anti México iniciada por Salinas de Gortari y continuada por Zedillo y Fox.

Es absolutamente probable que este a√Īo M√©xico se convierta en importador de crudo desde los Estados Unidos, cuando ya es principal comprador de derivados; empezando por la gasolina. Dejad llegar a nuestras universidades a esos j√≥venes mexicanos ambiciosos, formarlos en nuestros valores y, al apoderarse de la Presidencia de M√©xico, sin gastar un solo d√≥lar o hacer un disparo,  ellos har√°n lo que nosotros queremos y lo har√°n mejor que nosotros, lleg√≥ a prescribir hace casi un siglo un secretario de Estado (USA). Brujo.

La subordinación de las Fuerzas Armadas mexicanas

Hasta el mandato de López Portillo, el Estado mexicano se resistió a integrar a sus Fuerzas Armadas a programas y planes del Departamento de la Defensa (USA). Si acaso, aceptaba convenios de compra de armamento para el equipamiento del Ejército y la Armada.

Con Zedillo Ponce de Le√≥n, en cambio, a m√°s de aumentar el n√ļmero de elementos mexicanos en centros de adiestramiento militar en bases norteamericanas, se orden√≥ al secretario de la Defensa participar en reuniones regulares de ministros de Defensa de Am√©rica Latina, convocadas por El Pent√°gono para concertar ‚Äúla defensa hemisf√©rica‚ÄĚ.

Fox encaj√≥ a M√©xico a la Alianza para la Prosperidad y la Seguridad de Am√©rica del Norte, promovida por Estados Unidos y Canad√°, y placenta de la Iniciativa M√©rida, hermana √©sta del Plan  Colombia. Calder√≥n ratific√≥ la sumisi√≥n a esa estrategia.

Antes de terminar el sexenio de Calderón, agentes de la CIA, de la DEA, del FBI, del Departamento de Aduanas y elementos de Inteligencia de El Pentágono -recuérdese la emboscada en Morelos contra marines norteamericanos por gentes del secretario de Seguridad Genaro García Luna-, se vieron transitar en México como Pedro por su casa.

La sangrienta guerra narca estaba en su apogeo. Teníamos a la orden del día operaciones como la Rápido y furioso, de trasiego supuestamente clandestino -pero operado por agencias gubernamentales- de armamento desde territorio norteamericano hacia México.

Se reconoce a la narcoinsurgencia

Genaro Garc√≠a LunaEn ese contexto, a semanas de entregar Hillary Clinton  el despacho del Departamento de Estado, desde esta dependencia se tipific√≥ la violencia en M√©xico como operaci√≥n de narcoinsurgencia. El propio general secretario de la Defensa, Guillermo Galv√°n Galv√°n reconoci√≥ que el Estado mexicano hab√≠a perdido el control de ciertos enclaves territoriales en manos del crimen organizado.

Ese fue el estado de cosas que recibi√≥ Enrique Pe√Īa Nieto. Como mero referente, el nuevo mandatario acometi√≥ su compromiso de un M√©xico en paz en Michoac√°n, precisamente el punto en el que Calder√≥n emprendi√≥ su loca aventura guerrerista en 2006.

La crisis se extendi√≥ en 2014 a Guerrero y luego vino ‚Äúel escudo‚ÄĚ de seguridad para las entidades de El Baj√≠o y el Distrito Federal, a fin de prevenir el efecto cucaracha. En diciembre pasado, el Departamento de Estado alert√≥ ya sobre riesgos en 19 estados de la Rep√ļblica.

Antes de llegar al tema de las potenciales crisis urbanas en las megaciudades, una acotación: Especialmente nuestro colaborador, Rodolfo Sánchez Mena, ha establecido la hipótesis de que, en la formación y operaciones armadas de las autodefensas michoacanas, aparece la mano negra de los Estados Unidos, habida cuenta que algunos mandos de esos cuerpos tendrían doble nacionalidad e incluso algunos habrían servido al ejército estadunidense.

Ciudad de México, conejillo de Indias

Ahora, al grano: Prepararse para una intervenci√≥n cuando el ej√©rcito de los Estados Unidos ‚Äúsea llamado‚ÄĚ a actuar,por gobiernos nacionales enfrentados a crisis en sus megaciudades, es la incitaci√≥n que se hace en el manual de operaci√≥n del documento que da pie a esta entrega.

Aunque el incitante estudio geoestratégico nombra ciudades de Asia y Medio Oriente, para circunscribirnos a América citamos Nueva York (USA), Ciudad de México, Sao Paolo y Rio de Janeiro (Brasil), ciudades de más de 10 millones de habitantes.

Insistimos en un se√Īalamiento arriba apuntado: A medida que la desigualdad entre ricos y pobres aumente‚Ķ la polarizaci√≥n econ√≥mica coexistir√° con desarrollos sin precedente y los barrios pobres y chabolas se ir√°n expandiendo junto con los modernos rascacielos. Este es el futuro urbano.As√≠ se advierte el caldo de cultivo de las crisis en las grandes metr√≥polis, seg√ļn el an√°lisis de los estrategas que elaboraron el estudio.

Obama y Pe√Īa NietoCrisis, se√Īalamos por nuestra parte, no simplemente potenciales, sino activas. Sus signos aparecen ahora mismo en Nueva York. En Brasil, se manifestaron durante el pasado Mundial de F√ļtbol, y se mantienen latentes hacia la pr√≥xima celebraci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos en el mismo pa√≠s. No hay moraleja. Simplemente, mirarse en esos espejos.

A partir de la referencia espec√≠fica, rastreamos otras fuentes del Departamento de la Defensa (USA) y del Departamento de Estado. Desde 2000, en que el Agencia de Seguridad Nacional y bajo la coordinaci√≥n de la CIA prepar√≥ un mapamundi sobre la conflictividad  activa y potencial en todos los continentes para conocimiento de la Casa Blanca, se hallan cientos de manuales de operaci√≥n militar en el extranjero; algunos, los m√°s prolijos, hasta de 500 p√°ginas, que incluyen una abundante cartograf√≠a y gr√°ficas estad√≠sticas.

El leitmotiv del estudio que comentamos, es la preocupación de sus autores sobre las limitaciones presupuestarias y la inexperiencia de las Fuerzas Armadas estadunidenses para actuar en una guerra urbana en ciudades, como lo advertimos ya, de gran densidad demográfica y disparidades socioeconómicas.

Con el modelo de las tropas nazis

La investigaci√≥n de Van Auken -a la que tambi√©n nos referimos antes sobre los ensayos en Gaza y Ucrania-, critica la pasividad de los gobiernos europeos, ‚Äúincluso cuando los medios los han obligado a admitir que, en la pr√°ctica, la totalidad de la ofensiva terrestre en esas guerras de represi√≥n ha sido dirigida por milicias neo batall√≥n Azov que, seg√ļn el Sunday Times de Londres, tiene el s√≠mbolo del lobo que fue utilizado por las tropas de asalto nazis y que ahora est√° prohibido en Alemania‚ÄĚ.

El autor denuncia la mascarada de la lucha contra el terrorismo y, al revisar documentos como el que da pie a estas notas, subraya que el objetivo es preparar al ej√©rcito norteamericano ‚Äúpara suprimir rebeliones populares, incluso en los propios Estados Unidos, y ha sido tambi√©n el de acometer una serie de ejercicios provocativos de entrenamiento de guerra urbana‚ÄĚ.

A principios de 2014, recuerda, se inaugur√≥ un centro de entrenamiento de guerra asim√©trica para el ej√©rcito estadunidense, en el escenario de un pueblo simulado, lleno de edificios y oficinas, una iglesia, un estadio de deportes, una parada de Metro y una estaci√≥n de tren. El ej√©rcito dijo que ese escenario se dise√Ī√≥ reproduciendo el complicado ambiente operativo y para desarrollar soluciones.

México: Poner las barbas a remojar

‚ÄúLas matanzas en Gaza y Ucrania‚ÄĚ, previene Van Auken, ‚Äúrepresentan una advertencia a las clases populares de los EE.UU y del mundo. La misma oligarqu√≠a financiera y multinacional que apoya estas guerras, est√° dispuesta a emplear la violencia letal para defender su sistema frente a cambios revolucionarios de la clase trabajadora. Est√° claro que las √©lites dirigentes y sus brazos militares se est√°n preparando para esta eventualidad‚Ķ‚ÄĚ.

Conclusi√≥n: Ser√≠a suicida pensar que el tema aqu√≠ tratado se reduce a especulaciones y a simulaciones digitales. Ante esa ominosa y monstruosa realidad, como lo aconseja la sabidur√≠a popular: ¬°Hay que poner las barbas a remojar! ¬°M√©xico est√° en la mira!  

  • Son realmente reveladoras las im√°genes oficiales del encuentro en la Casa Blanca: Obama tiene una expresi√≥n no s√≥lo hier√°tica, enfadada, l√≠quida, sino francamente despectiva ante su interlocutor Pe√Īa Nieto. ‚ÄúDialogaron‚ÄĚ al trav√©s de traductoras.   


More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 352 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner