joomla visitor
AuditorŪa
El criminal ISIS Una operación de la Inteligencia militar
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 344

ISIS 1

 

ISIS 2

 

EL ESTADO ISL√ĀMICO (EI) igual que los Hermanos Musulmanes o Al Qaeda, no son un ‚Äúaccidente de la historia‚ÄĚ, como les gustar√≠a calificarlo a Washington y Londres, sino una creaci√≥n de los servicios de Inteligencia. En un contexto global m√°s amplio, estos grupos forman parte del patr√≥n de cambios de r√©gimen que ha azotado a una gran parte del Oriente Medio y del norte de √Āfrica, y que ha abierto las puertas al caos.

 

EN 1991, la Oficina de Planificaci√≥n de Pol√≠ticas, un think tank del Departamento de Estado de Estados Unidos, decidieron que ten√≠an una ventana de 20 a√Īos para cambiar unos cuantos reg√≠menes de los pa√≠ses que estaban en el otro lado durante la Guerra Fr√≠a. Los siete pa√≠ses de la lista eran Siria, Irak, Ir√°n, Yemen, Somalia, Libia y L√≠bano. Si nos fijamos en los acontecimientos de la √ļltima d√©cada y lo comparamos con los objetivos establecidos del gobierno de EE.UU., nos damos cuenta que estos reg√≠menes han sido blanco de ataques por motivos que no tienen nada que ver con algo de lo que est√° ocurriendo sobre el terreno en todo este tiempo.

 

Una clara consecuencia de la política exterior

 

La incursión del Estado Islámico, desde junio de 2014, se enmarcó en una operación de inteligencia militar cuidadosamente planificada y apoyada en secreto por Estados Unidos, la OTAN, Reino Unido, Arabia Saudí e Israel.

ISIS 3A diferencia de lo que el gobierno estadounidense y los grandes medios de comunicaci√≥n se esfuerzan en recalcar, el √©xito del ISIS y de otros grupos radicales isl√°micos en Libia, Siria e Iraq es una clara consecuencia de la pol√≠tica exterior de Estados Unidos en Oriente Medio. La relaci√≥n entre el gobierno estadounidense y el ISIS sigue un patr√≥n tradicional, como su relaci√≥n con Al Qaeda y Osama bin Laden. Al igual que Al Qaeda, el ISIS es fruto de la intervenci√≥n de Estados Unidos (en el caso de Al Qaeda, la intervenci√≥n fue en Afganist√°n, en el marco de la guerra de poder contra la Uni√≥n Sovi√©tica en los a√Īos ochenta, mientras que en el caso del ISIS fue en Siria e Iraq y en el caso de Grupo Combatiente Isl√°mico Libio (GCIL) fue en Libia).

En su empe√Īo por asegurarse el control de Oriente Medio y Asia Central, la clase dirigente de Estados Unidos se ha valido sistem√°ticamente de los recursos m√°s retr√≥grados y reaccionarios. Una consecuencia importante de la estrategia de desestabilizaci√≥n de Libia y Siria ha sido el surgimiento y crecimiento de organizaciones radicales sun√≠es como el GCIL y ISIS.

Para llevar a cabo su estrategia de largo alcance, Washington y Londres compraron a golpe de talonario, los servicios de algunos de los terroristas m√°s buscados y peligrosos del mundo. Entre ellos, Abel Hakim Belhadj, uno de los terroristas m√°s buscados por EE.UU. a principios de los a√Īos 90.

Belhadj es el fundador y antiguo comandante del GCIL, una organización yihadista con vínculos históricos con Al Qaeda, los talibanes y la organización integrista egipcia Al Jihad. Se reunió con Osama bin Laden durante la guerra de Afganistán contra los soviéticos y, más tarde, por segunda vez, durante la ocupación estadounidense del país tras los atentados del 11-S.

En 1995, el MI 6 británico se dirigió a Belhadj y al GCIL para perpetrar el golpe de Estado inicial contra Gadafi. A los británicos no les importaba el historial de Gadafi en materia de derechos humanos, o más bien la vulneración que ejercía de esos derechos, sino que querían deshacerse de él porque era independiente y porque Libia era un país estable. A pesar de las tensiones étnicas que existían en Libia, las condiciones de vida generales de la población libia eran, por término medio, mucho mejores que en Arabia Saudí. Sin embargo, eso no les importaba a los británicos.

Lo importante era que Libia tenía grandes reservas de petróleo y ellos querían echarles el guante.

 

El plan para asesinar a Gadafi

 

Tras cuatro intentos fallidos de asesinar a Gadafi, Belhadj escapó. El plan para asesinar a Gadafi se encontró hace una década en la casa de Abd Al Rahman Al Faqih en Birmingham (Reino Unido) durante una redada policial. Ese mismo plan bélico que al final acabó con su vida se emplearía más tarde contra Gadafi, a partir de febrero de 2011.

Belhadj, al que la Administraci√≥n Obama hizo gobernador militar de Tr√≠poli (Libia) en 2013, en agradecimiento por derrocar a Gadafi, hab√≠a sido encarcelado en Guant√°namo hacia el a√Īo 2002, tras ser capturados por las fuerzas estadounidenses en Afganist√°n. Seg√ļn Associated Press, adem√°s de ponerlos m√°s tarde en libertad, el gobierno de Estados Unidos ofreci√≥ a este terrorista garant√≠as de seguridad para su familia, as√≠ como millones de d√≥lares de las arcas de guerra secretas de la CIA. Para acogerse al programa, Belhadj necesitaba tener buenas relaciones con organizaciones terroristas, especialmente Al Qaeda.

Se puso en libertad a Belhadj, y se le infiltr√≥ de nuevo en las regiones en conflicto para organizar grupos islamistas como Al Qaeda ‚ÄĒambos activos en los pa√≠ses en que Estados Unidos y la OTAN han pugnado activamente por un cambio de r√©gimen‚ÄĒ en Libia y Siria, respectivamente. Adem√°s, Belhadj ha sido defendido por Washington y elogiado por los senadores estadounidenses John McCain y Lindsey Graham. El mundo al rev√©s.

El plan maestro de derrocar a Gadafi se llev√≥ a cabo de la siguiente manera. En Libia, con el pretexto de intervenir por razones humanitarias, el presidente Obama orden√≥ a las fuerzas militares estadounidenses crear una zona de exclusi√≥n a√©rea para proporcionar una mayor cobertura a√©rea a las agrupaciones de Al Qaeda a fin de derrocar a Muamar el Gadafi. Quien dominaba la oposici√≥n en Libia era el Grupo Combatiente Isl√°mico Libio (GCIL), creado en los a√Īos noventa por Abel Hakim Belhadj, que hab√≠a luchado del lado de Al Qaeda y los talibanes en Afganist√°n de 1988 a 1992. El 3 de noviembre de 2007, el GCIL se declar√≥ rama oficial de Al Qaeda, pas√°ndose a llamar m√°s tarde Al Qaeda en el Magreb Isl√°mico (AQMI).

 

Clasificado como grupo terrorista

 

El primer atisbo de la magnitud de las mentiras de Washington lleg√≥ a principios de 2011, cuando el embajador Christopher Stevens facilit√≥ la entrega de armas a milicianos afiliados a Al Qaeda en Libia liderado por Abel Hakim Belhadj, el l√≠der del Grupo Combatiente Isl√°mico Libio (GCIL). Las armas, financiadas por los Emiratos √Ārabes Unidos, se entregaban en Bengasi pasando por Qatar.

 

ISIS 4

 

Cuando se llevó a cabo la operación para derrocar al dirigente libio al amparo de una resolución de la ONU, el GCIL fue clasificado como grupo terrorista por el Departamento de Estado estadounidense, el Ministerio del Interior británico y el Consejo de Seguridad de la ONU. Eso no impidió que los aliados contaran con los afiliados de Al Qaeda para asesinarlo.

ISIS 5Al final, Gadafi fue derrocado y asesinado el 28 de julio de 2011. D√≠a 11 de septiembre de 2012, el embajador Stevens y tres diplom√°ticos estadounidenses fueron asesinados y la embajada de Estados Unidos en la ciudad portuaria libia de Bengasi la cual qued√≥ destrozada por las llamas. M√°s tarde nos enteramos de que, en realidad, la ‚Äúembajada‚ÄĚ formaba parte de un complejo clandestino de la CIA en el que el gobierno estadounidense, bajo la direcci√≥n de Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado y actual candidata a la Casa Blanca, organizaba el env√≠o de arsenales de armas de Gadafi para perpetrar una masacre sumamente planificada en Siria.

¬ŅQui√©nes son los responsables de estos actos atroces? Las organizaciones principales aliados de combate de los estadounidenses ‚ÄďAnsar al Sharia, Escudo de Libia y la Brigada 17 de Febrero; las mismas organizaciones que participaron en el atentado contra la misi√≥n estadounidense y un anexo de la CIA en Bengasi, que se cobr√≥ la vida del embajador estadounidense Chris Stevens y tres diplom√°ticos estadounidenses; las mismas organizaciones que ondearon abiertamente la ‚Äúbandera negra‚ÄĚ de Al Qaeda y el ISIS despu√©s de que cayera el gobierno de Gadafi y muriera el embajador Stevens, al igual que lo hicieron antes de ser enviadas a combatir en Siria contra las fuerzas del gobierno de Bashar al Asad, y en el transcurso de la contienda, en nombre de esos mismos servicios aliados de la OTAN.

Es decir, el grupo Ansar al Sharia, liderado por Abu Sufian bin Qumu, un antiguo preso de Guant√°namo vinculado a Al Qaeda; el grupo Escudo de Libia, liderado por Wisam bin Hamid (identificado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos como jefe de Al Qaeda en Libia), que recibi√≥ en el aeropuerto a los marines estadounidenses procedentes de Tr√≠poli y los acompa√Ī√≥ hasta el anexo de la CIA; y la Brigada 17 de Febrero, encargada de velar por la seguridad de la misi√≥n, y capitaneada por Ismail Sallabi, est√°n todos dirigidos por el GCIL de Abel Hakim Belhadj, afiliado a Al Qaeda, uno de los grupos que plane√≥ el atentado suicida de Casablanca en mayo de 2003 y que tiene s√≥lidos v√≠nculos con quienes estuvieron detr√°s de los atentados terroristas de Madrid en 2004.

 

ISIS 6

 

Al Qaeda: de principal enemiga a mejor amiga

 

¬ŅC√≥mo pas√≥ el GCIL-AQMI de ser el enemigo m√°s odiado de Estados Unidos a ser su aliado de confianza? Mientras George Bush pon√≠a ISIS 7a Al Qaeda de excusa para una intervenci√≥n militar directa, la Administraci√≥n Obama usa a Al Qaeda, y ahora al ISIS, para derrocar a gobiernos independientes con el fin de balcanizar o desintegrar despu√©s los pa√≠ses en cuesti√≥n, o bien utilizarlos como marionetas suicidas contra mayores enemigos, como Rusia, China o Ir√°n. Este enfoque conlleva una fraternizaci√≥n m√°s o menos abierta con los grupos terroristas, tal como se√Īal√≥ de forma general Obama en su famoso discurso de El Cairo en 2009.

De hecho, gran parte de los principales generales y combatientes del ISIS fueron seleccionados a dedo, trasladados, armados y equipados por los aliados de Estados Unidos, la OTAN y los países del Golfo.

Para terminar, les hago una pregunta: ¬ŅC√≥mo hemos llegado al punto de que las potencias occidentales empiecen a armar y apoyar el terrorismo con tanto descaro y mostrando un absoluto desprecio por los principios b√°sicos de los derechos humanos?

 



More articles by this author

La trastienda de TrumpLa trastienda de Trump
La trastienda de Trump Daniel Estulin ¬ŅEl final del camino?                           (Exclusivo...
La √Čtica del PeriodismoLa √Čtica del Periodismo
LA √ČTICA DEL PERIODISMO  Por: Daniel Stulin  EL CONFLICTO NUNCA PUEDE SER...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 449 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner