joomla visitor
Auditoría
Sismos escenarios de riesgo
Voces Diario
Banner
Noticias
Certámen XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 364

36413

Sismos escenarios de riesgo

Héctor Chavarría

121

En supervivencia solemos manejarnos con tres reglas, por ejemplo:

A los tres minutos sin oxígeno, se inicia la muerte cerebral, a los tres días sin agua se inicia el proceso

irreversible de daño y muerte, a las tres semanas sin alimento comienzan daños masivos en la masa muscular y a la postre sobrevendrá el deceso. Todo esto, excepto la falta de oxígeno, tiene variables respecto al peso, temperatura, edad, resistencia y entrenamiento.

A LOS MÁS DE CIEN SOCORRISTAS voluntarios que perdieron sus vidas buscando salvar otras, en los sismos de septiembre de 1985. Héroes anónimos y olvidados.

El primer sismo de septiembre de 2017, de 8.1 grados en la escala de Richter, se sintió fuerte en la CDMX, aunque el epicentro estuvo lejos de la capital, pero salvo el susto, un par de bardas derribadas y un mínimo aquí de bajas humanas (1), nos hizo sentir que esta ciudad era segura, fuerte y casi a prueba de sismos… algunos hasta se vanagloriaron por la efectividad y rapidez de los servicios de emergencia que verificaron con rapidez la urbe. Al parecer el único daño para la mayoría de nosotros (incluidos muchos veteranos de los sismos del 85), fue el insomnio que sufrimos hasta el día siguiente. Como todos los años habría un simulacro el 19 de septiembre, en recuerdo del sismo de 32 años antes.

Las alarmas sísmicas sonaron a las 1100 horas y el simulacro se llevó a cabo con la ya conocida entre diversión e indiferencia de las personas de la CDMX, muchos ni se enteraron, otros no participaron, algunos seguramente pensaron que el sismo anterior, del 7 de septiembre, había demostrado que la ciudad era “invulnerable”, al parecer nadie recordó al “insumergible” de 105 años atrás (2); el exceso de confianza es muy peligroso y puede ser fatal.

123

Una sacudida a la confianza

Poco más de dos horas después del simulacro anual, sin alarmas sísmicas previas, se produjo el segundo sismo 19-9 sin alerta sísmica como en el simulacro de poco antes, justo 32 años después del para muchos ya casi olvidado 19-9-85. Fue un recordatorio drástico de que la naturaleza es imprevisible y que la preparación para eventos naturales nunca es suficiente, aunque siempre necesaria.

Los huracanes, por ejemplo; son previsibles, detectables y dan tiempo para prepararse, los sismos son eventos (3) y por tanto imprevisibles, son fenómenos geológicos naturales que, a pesar de los adelantos tecnológicos, no pueden anticiparse; quién diga lo contrario miente, es un ignorante o aún peor, un alarmista gratuito, un individuo con intenciones aviesas o un charlatán en busca de provecho.

Se ha manejado mucho el concepto de “peligro sísmico” para el área de la CDMX, pero la verdad es que, por sus condiciones geológicas, se trata de una zona de certeza sísmica; no un sitio donde eventualmente se sentirá un sismo, sino un área donde siempre hay sismos.

Esa es la diferencia entre posibilidad de peligro y certeza.

Por consiguiente, quienes vivimos aquí debemos estar preparados para sobrevivir a tales eventos todos los días, en cualquier momento.

Desde 1985 a la fecha se ha avanzado bastante en la previsión de los sismos, se ha buscado educar para desastres a la población, pero no ha sido suficiente. Solo en la temporada de huracanes se hace hincapié en la necesidad de estar preparados para una evacuación y eso en las zonas costeras… la CDMX no sufre excesivamente por los huracanes lo cual es bueno porque basta una lluvia torrencial aquí para que haya inundaciones (llamadas eufemísticamente encharcamientos), lo cual lleva a recordar que esta ciudad está asentada sobre el viejo lecho de un lago… y lo que alguna vez fue un lago, tiene la molesta tendencia a volver a serlo. Pero el tema no son los huracanes ni los “encharcamientos”, sino los sismos y como sobrevivir en ellos o a pesar de ellos.

Esto, en el caso que nos ocupa, los sismos, nos lleva a una simple regla de tres para el objetivo de supervivencia:conocimiento, previsióny acción.

122

identificando riesgos

La identificación de riesgos se realiza mediante la observación del entorno que permite el conocimientodel peligro potencial en el sitio; número de ventanas, inclinación de escaleras, si se habita en planta alta o baja, esto lleva mediante este conocimiento e identificación a una mejor manera de protegerse con lo cual se llega a la previsión; los sitios seguros son junto a muros de carga, junto a muebles pesados, como refrigeradores grandes que no se caigan con las sacudidas y que eventualmente puedan crear un triángulo de vida (4). El grado de riesgo no es el mismo en todas partes y la medida puede y de hecho variará de un sitio a otro, la mejor protección sigue siendo desalojar el sitio y dirigirse a un punto de reunión seguro. La recomendación inmediata es buscar asesoría de los grupos de protección civil a fin de establecer sitios seguros, sitios de riesgo y ruta o rutas de evacuación, en lo que corresponde a la accióndeberán establecerse los sitios de reunión, estos deberán estar lo más alejados posible de estructuras que pudieran colapsar, las rutas de evacuación y los procedimientos de seguridad si se vive en edificios de condominio es recomendable crear un comité de emergencias (no sólo para sismos) e incluso un grupo encargado de coordinar acciones.

Es necesario hacer simulacros de manera cotidiana, uno general al año no es suficiente, de hecho, no sirve para algo. En países de certeza sísmica se hacen hasta dos por mes; es importante que la gente esté consciente y preparada, el mejor aliado del peligro es creer en su inexistencia.

125

NOTAS:

(*) Es socorrista de montaña, supervivencialista, escritor y periodista, autor de un par de libros sobre supervivencia: Sálvese quien sepay Perder el miedo.

(1) Una de las víctimas falleció a causa de un infarto, otra porque el pánico le hizo saltar desde un piso alto. Pero las cosas fueron diferentes en otros sitios, tanto en el caso de víctimas como de daños, considerables en ambos casos.

(2) El “insumergible” vapor de pasajeros Titanic se hundió en dos horas y minutos, el 15 de abril de 1912 con la pérdida de 1,500 víctimas, entre ellas el único mexicano que viajaba en primera clase, Manuel Uruchurtu. Los supervivencialistas llamamos a ese peligroso exceso de confianza, el síndrome Titanic.

(3) Un evento es algo, lo que sea, imprevisible y completamente casual, sea cual sea la causal… Es un barbarismo llamar a una fiesta, un acto de cualquier clase, homenaje, festividad, “un evento” dado que aquello se preparó, muchas veces en detalle. Un sismo, por naturaleza imprevisible, es un evento natural, las placas tectónicas del planeta se están moviendo todo el tiempo.

(4) El muy citado “triángulo de vida” tiene un problema fundamental en México; fue pensado para sitios que tienen construcciones ligeras de madera o algún material sintético, aquí construimos con cemento y los techos son de losas pesadas, en un edificio alto estamos hablando de toneladas, meterse bajo una mesa no es opción, los escombros la aplastarían y a quien esté debajo.



More articles by this author

La patraña de la santa muerteLa patraña de la santa muerte
La patraña de la santa muerte Héctor Chavarría “¿Morir, dormir, tal vez...
EN ESTE MES DE LA PATRIA  Una visita a nuestro himnoEN ESTE MES DE LA PATRIA Una visita a nuestro himno
EN ESTE MES DE LA PATRIA Una visita a nuestro himno Héctor...
¿Quién está en línea?
Tenemos 703 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner