joomla visitor
AuditorŪa
MITOS Y MITOTES Gregorio Chino Popocatépetl
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 370

 p21370

MITOS Y MITOTES

Gregorio Chino Popocatépetl

¬ŅQu√© idiotez es esta?

Héctor Chavarría

COMO GUARDI√ĀN MILENARIO del Valle de An√°huac ‚ÄĒrodeado por el agua‚ÄĒ, se yergue el volc√°n Popocat√©petl ‚ÄĒmonte que humea, igualmente en lengua n√°huatl, con una altitud de 5,465 metros sobre el nivel del mar, de acuerdo al US Geological Survey.

 

         DESDE LA √ČPOCA PREHISP√ĀNICA el volc√°n fue motivo de curiosidad y culto para los pueblos aut√≥ctonos, los cuales se le acercaron con reverencia y erigieron diversos adoratorios en faldas y cumbre‚Ķ pero no s√≥lo en el ‚ÄúPopo‚ÄĚ sino en la mayor√≠a de los volcanes que saturan el valle y su enorme lago.

 

         El valle de An√°huac es una zona volc√°nica, rodeada por aparatos tect√≥nicos de todos los tama√Īos, pr√°cticamente todos ya apagados y sin excepci√≥n objeto de culto de las culturas aut√≥ctonas, nunca de temor como pretendieron los frailes, las peregrinaciones a los montes eran de reverencia y de j√ļbilo, las alturas estaban consagradas a los dioses encargados del clima y √©stos eran justamente considerados ben√©ficos.

 

         Hay que entender que estas deidades del clima eran amadas, sus cultos eran jubilosos‚Ķ fueron los europeos (cat√≥lico-romanos), quienes infundieron el temor a esas deidades y en muchos casos supedit√°ndolas al ‚Äúpoder‚ÄĚ de su propio dios y dando paso con ello al sincretismo religioso.

 

         Ese sincretismo que daba identidad crist√≠cola a los viejos dioses, fue causante de la creaci√≥n de ‚Äúcultos‚ÄĚ diversos en toda la geograf√≠a de M√©xico y en nuestras monta√Īas y volcanes a diversas imposturas.

 

         Pero antes:

 

Una peque√Īa cronolog√≠a

M√°s de medio mill√≥n de a√Īos de actividad puede presumir el siempre ajetreado Popocat√©petl.

Tres aparatos volc√°nicos, al menos, antecedieron al ‚ÄúPopo‚ÄĚ en la enorme extensi√≥n donde √©ste se erige hoy: el volc√°n Nexpayantla hace m√°s de 400 mil a√Īos, hay quienes opinan que el Nexpayantla era el volc√°n primigenio, de mucha mayor antig√ľedad y que su explosi√≥n conform√≥ en gran medida el Valle de An√°huac. De ser as√≠, se estar√≠a hablando de millones de a√Īos en vez de miles. El aparato tect√≥nico hoy llamado Ventorrillo que data de aproximadamente 23 mil a√Īos y El Fraile, que se remonta a 14 mil 500 a√Īos. Todos, seg√ļn dicen los expertos, fueron destruidos por manifestaciones eruptivas ‚Äúextraordinariamente grandes‚ÄĚ.  

Un buen n√ļmero de a√Īos en aparente calma del Popocat√©petl ‚ÄĒel volc√°n, a diferencia de la Iztacc√≠huatl‚ÄĒ, nunca ha estado totalmente apagado, fueron interrumpidos abruptamente por una emisi√≥n de ceniza, el 21 de diciembre de 1994, misma que inquiet√≥ a la poblaci√≥n, particularmente urbana, y a las autoridades, quienes ordenaron la evacuaci√≥n de las comunidades del flanco noreste. Aquello no fue una sorpresa total, desde tiempo antes se hab√≠a notado el progresivo aumento de la temperatura en el cr√°ter y tambi√©n los crecientes ruidos subterr√°neos.

 

Los tergiversados cultos actuales

Ha quedado perfectamente establecido que el nombre Popocat√©petl es de origen mexicatl y el mismo Hern√°n Cort√©s as√≠ lo consign√≥ en sus cartas de relaci√≥n a la corona, entonces el nombre de ‚Äúgregorio‚ÄĚ no es m√°s que una suplantaci√≥n del original, puesta por los ‚Äútiemperos‚ÄĚ o ‚Äúgraniceros‚ÄĚ en √©poca mucho m√°s reciente pues lo de ‚Äúgoyo‚ÄĚ y ‚Äúchino‚ÄĚ son apelativos de claro origen espa√Īol.

El nombre cristiano y el cuento que lo acompa√Īa se ha dado a conocer por los habitantes de Santiago Xalitzintla, una peque√Īa comunidad a 12 km del volc√°n. Cuenta la leyenda local que hace muchos a√Īos ‚ÄĒno dicen cu√°ntos‚ÄĒ, un habitante del pueblo caminaba por las faldas del volc√°n y, en ese momento, un hombre desconocido que se ve√≠a de edad avanzada, apareci√≥ ante √©l y dijo llamarse Gregorio Chino Popocat√©petl. As√≠ nom√°s.

El hombre se√Īal√≥ que era la personificaci√≥n del esp√≠ritu del volc√°n y que se aparece de tiempo en tiempo, para alertar a los lugare√Īos cuando habr√° alguna erupci√≥n o en el caso de que s√≥lo sea una solfatara, para tranquilizar a la gente ‚ÄĒlo cual al parecer no hizo y lo dej√≥ al SENAPRED, cuando el volc√°n entr√≥ en actividad eruptiva en diciembre de 1994.

Los habitantes de la comunidad conf√≠an su creencia en ‚Äúgoyo‚ÄĚ por las sosas declaraciones de un ‚Äútiempero‚ÄĚ, a qui√©n el esp√≠ritu del volc√°n se aparece mientras camina por las faldas de la monta√Īa o en sue√Īos. La primera persona que tuvo contacto con el ‚Äúesp√≠ritu‚ÄĚ del volc√°n fue integrante de la familia Analco, y desde entonces ellos han sido los ‚Äútiemperos‚ÄĚ que se comunican con el coloso y manejan el culto, aunque a √ļltimas fechas ha habido divisiones y otros ‚Äúgraniceros‚ÄĚ buscan encabezar los ritos de la superstici√≥n, en especial desde que la televisi√≥n comenz√≥ a difundir tales tonter√≠as.

Se dice que cuando los habitantes de Xalitzintla escucharon por primera vez el nombre de Gregorio Chino Popocat√©petl comenzaron a llamarlo ‚Äúgoyo‚ÄĚ y por eso cada 12 de marzo, d√≠a de San Gregorio Magno, suben los pobladores a llevarle flores y alimentos al volc√°n, para festejarle su santo y as√≠ mantenerlo contento con tales ceremonias m√°gicas, lo de ‚Äúchino‚ÄĚ es otra muestra de la modernidad del mito, pues se le dice as√≠ porque las solfataras suelen tener apariencia de rizos; y porque en M√©xico se le llama as√≠ al cabello crespo, resultante de la mezcla con africanos‚Ķ los verdaderos chinos lo que menos tienen es cabello rizado.

         Los seguidores de esta especie de secta argumentan que ellos son una supervivencia de un culto ancestral, pero esto es a todas luces falso, sus rituales europeizados nada tienen que ver con los de los antepasados prehisp√°nicos. Son cuando mucho una burda imitaci√≥n como la de los danzantes concheros-guadalupanos, mediante la cual tratan de cambiar el nombre a una de los volcanes m√°s bellos‚Ķ una infamia por donde se vea.

 

        

 



More articles by this author

 A TRAV√ČS DE MIS CRISTALES J√§germeister: El ‚Äúanest√©sico‚ÄĚ utilizado por las tropas de Hitler causa furor hoy A TRAV√ČS DE MIS CRISTALES J√§germeister: El ‚Äúanest√©sico‚ÄĚ utilizado por las tropas de Hitler causa furor hoy
  A TRAV√ČS DE MIS CRISTALES J√§germeister: El ‚Äúanest√©sico‚ÄĚ utilizado por las...
ESQUINA ESC√ČPTICA Los m√°s divertidos disparates de la astrolog√≠aESQUINA ESC√ČPTICA Los m√°s divertidos disparates de la astrolog√≠a
    ESQUINA ESC√ČPTICA Los m√°s divertidos disparates de la astrolog√≠a H√©ctor Chavarr√≠a BUENAS RAZONES PARA...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 227 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner