joomla visitor
AuditorŪa
BUHEDERA
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 385

 38519

BUHEDERA

Guillermo F√°rber

Me duele la mano de tanto pensar en ti. / M√°s fuerte que el poder de la adicci√≥n, es la adicci√≥n del poder. / Hijo, t√ļ que estudiaste para piloto, despega el huevo del sart√©n que ya se est√° quemando. / La macroeconom√≠a es la pol√≠tica expresada algebraicamente. /

París

SEGURAMENTE has le√≠do que un reciente ataque terrorista fue, con sus 150 muertos, ‚Äúla peor masacre cometida en Par√≠s desde la segunda Guerra Mundial‚ÄĚ. Bueno, pues esto es ligeramente inexacto. 

Un desm√°n un poco mayor ocurri√≥ en 17 de octubre de 1961, y no fue de √°rabes matando franceses sino de franceses matando √°rabes. Ese d√≠a el alcalde de Par√≠s, Maurice Papon (que ya ten√≠a las manos bastante manchaditas de sangre como funcionario del r√©gimen colaboracionista de Vichy), lanz√≥ a las fuerzas policiales contra una manifestaci√≥n de 30 mil √°rabes que demandaban la independencia de Argelia como colonia francesa. 

En un alarde de conducta civilizada, las fuertemente armadas fuerzas del orden se abalanzaron sobre los fuertemente desarmados manifestantes, los macanearon con singular alegr√≠a a diestra y siniestra y luego los lanzaron al Sena donde, seguramente por no saber nadar (al menos los que no ten√≠an roto el cr√°neo), algunos por desgracia se ahogaron. 

El saldo fue de 200 argelinos muertos, tres mil heridos y once mil arrestados que fueron recluidos de inmediato en campos de concentraci√≥n o estadios deportivos. Medio a√Īo despu√©s, el gobierno tuvo que aceptar, muy a su pesar, conceder la independencia a Argelia (con un √°rea mayor que la de M√©xico y m√°s de triple que la de Francia). Esta decisi√≥n de De Gaulle despert√≥ una violenta reacci√≥n de ciertos sectores ultra nacionalistas (pied noirs), que la vieron como una derrota inaceptable y estuvieron a punto de concretar un golpe de estado y as√≠ desencadenar una guerra civil.

La batalla de argel

ES UNA ESTRUJANTE pel√≠cula de 1966, en blanco y negro, dirigida por Gillo Pontecorvo (m√ļsica del mismo Pontecorvo y del genial Ennio Morricone, la puedes o√≠r en https://www.youtube.com/watch?v=0_f67SkJJ_g). Ac√° en M√©xico la pel√≠cula estuvo prohibida durante muchos a√Īos, entiendo que porque mostraba demasiados detalles t√°cticos del sofisticado arte de la guerrilla urbana, a la que el propio presidente D√≠az Ordaz, el secretario de Gobernaci√≥n, Luis Echeverr√≠a, y el secretario de la Defensa, Marcelino Garc√≠a Barrag√°n, le ten√≠an un particular resquemor (quiz√° porque ya sab√≠an lo que ven√≠a en 68). 

Esta prohibici√≥n, como era de esperarse, convirti√≥ a la pel√≠cula en una de culto de la chaviza de entonces, a la que las fuerzas oscuras ya preparaban (naturalmente sin su conocimiento y menos su consentimiento) para servir de carne de ca√Ī√≥n en el zipizape trasnacional y manipulado del 68.

El día del chacal

LA NOVELA (de Frederick Forsyth) es de 1971 y la pel√≠cula, dirigida por Fred Zinnemannn, de 1973 (tiene un remake mediocr√≥n de 1997, con Bruce Willis y Richard Gere). Tanto la novela como la pel√≠cula original son espl√©ndidas. Cuentan la historia ficticia (pero posible) de un asesino ingl√©s a sueldo contratado para matar en Par√≠s al presidente franc√©s Charles De Gaulle, considerado ‚Äútraidor‚ÄĚ por los ultranacionalistas tras conceder la independencia a Argelia. 

La película fue prohibida en Chile por el dictador Pinochet, porque es prácticamente un manual para descabecharse a un presidente.

Abuelita

DESPU√ČS de acostar a sus nietos, apagar la luz y cerrar la puerta de su rec√°mara, una abuela se meti√≥ en su ba√Īo, se embarr√≥ en la cara una mascarilla anti arrugas, se puso su vieja piyama y sus pantuflas, y se dispuso a lavarse el pelo. Pero los ni√Īos comenzaron a hacer un esc√°ndalo a oscuras. Cuando a la abuela se le termin√≥ la paciencia, se enrosc√≥ la toalla en la cabeza, entr√≥ hecha una tromba en el cuarto de los ni√Īos, les puso una buena rega√Īada a gritos y volvi√≥ a salir enfurecida. Tan pronto sali√≥, escuch√≥ que el menor de los ni√Īos murmuraba: ‚Äú¬ŅQui√©n era √©sa?‚ÄĚ

Oooooommmmmm

RECUERDA MEDITAR cuanto puedas, cuando puedas.



More articles by this author

BUHEDERA BUHEDERA
  BUHEDERA Guillermo F√°rber Oye mijo, t√ļ que estudiaste Fotograf√≠a, s√°came unas...
BUHEDERA BUHEDERA
  BUHEDERA Guillermo F√°rber Sarcasmos Mijita, t√ļ que estudiaste Gastronom√≠a, prep√°rate unas...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 250 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner