joomla visitor
AuditorŪa
De Adicto a ADICTO El manto de la saliva del diablo
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 389

 39018

De Adicto a ADICTO

Mi enfermedad es muy compleja, es sumamente complicada, es de fondo, hoy comprendo que cualquier enfermo emocional, ya sea, neurótico, depresivo, ludópata, vigoréxico, anoréxico, dependiente, adicto a sustancias y conductas tóxicas, como sea, maniaco depresivo, fármaco, alcohólico, debe de tocar fondo para poder derrotarse y salir del hoyo.

El manto de la saliva del diablo

Ernesto Salayandía García

En mi caso personal, las droga me volvió loco, me robó el sano juicio, me robó mi estabilidad emocional, familiar y laboral, me corrieron de mi trabajo, perdí piso, me hundí en depresión, consumía como loco, de una manera compulsiva, llena de ansiedad, fueron noches de un verdadero infierno.

Me volví loco atrapado por mis delirios de persecución, y sin duda alguna lo perdí todo, llegue a pesar menos de 50 kilos, flaco, ojeroso, amarillo y sin ilusiones con la blanco de los ojos, trasformado en café amarillento, y es cuando le pegas severamente al hígado, toco muchos fondos, me di cuentas de que no tenía amigos, nunca lo fueron, comprendí que estaba muerto en vida, atrapado sin salida y tome la decisión de internarme en un centro de rehabilitación por tres largos y duros seis meses, viví y sufrí el síndrome de supresión, pero esa es otra historia.

Horrible manera de perder

UNA COMIDA, como miles m√°s, fue en una hacienda hermosa en Texcoco, la tierra del Fara√≥n, Silverio P√©rez , al comp√°s del mariachi y entre taco y taco de barbacoa de carnero, empinaba la copa co√Īaquera repleta de tequila, junto con ampolletas de Coronita, era una comida de un empresario distinguido y fuimos invitados por su publicista, yo me puse hasta las chanclas, borracho y terco di todo un espect√°culo, peleando con mi mujer porque me aferr√© a manejar y as√≠ lo hice, nos regresamos a ciudad Sat√©lite poniendo el riesgo la vida de mis acompa√Īantes, mi mujer y un matrimonio amigo, m√°s el riesgo de otros automovilistas y claro, yo manejando con soberbia sobrada, agrediendo y provocando a otros, llegamos como pude a casa de mi amigo Daniel y como si no hubiera pasado nada, contin√ļe tomando y tomando, hasta que qued√© ahogado de borracho tirado en un sill√≥n de la sala, al despertarme, mi esposa no estaba, se hab√≠a ido llorando y decepcionada, Daniel y yo no ten√≠amos llene, trabaj√°bamos juntos en una cadena de radio, √©ramos ejecutivos de ventas y visit√°bamos las agencias de publicidad de la ciudad de M√©xico, todos los d√≠as nos pon√≠amos c√≥mo ara√Īas fumigabas, ya no regres√°bamos a trabajar en las tardes, frecuent√°bamos varias cantinas de la colonia Guerrero, con alguna frecuencia √≠bamos a c√≥cteles de agencias de publicidad y de algunas embajadas, nos pon√≠amos extremadamente borrachos y remat√°bamos en familia, los s√°bados y domingos.

Me sentía también que quería que todos hicieran lo mismo que yo

EN 18 A√ĎOS, todo un proceso en mi recuperaci√≥n, aunque me queda muy claro, que el tiempo no es recuperaci√≥n, la verdadera recuperaci√≥n son los hechos y los hechos son amores y comenc√© a motivar a Daniel y a muchos mas de que dejaran el alcohol, d√© que hicieran un verdadero cambio en sus vidas, algunos, aceptaron la invitaci√≥n y les dimos ls bienvenida al programas de Alcoh√≥licos An√≥nimos, ya sabes, me volv√≠ un fan√°tico de AA y entre mi loquera, mucha gente se puso bien y ahora est√°n libres de alcohol y drogas, por supuesto, qu√© otros no, Daniel corri√≥ con muy mala suerte, nunca quiso alivianarse, le perd√≠ ls huella. Hoy me duele y mucho las vidas de infinidad de adictos que han tocado fondos severos y que, ah√≠ siguen ba√Īados por el maldito manto de la saliva del diablo.

La ignorancia, ante todo

VISITO UN PROMEDIO de cuatro a seis escuelas por semana, tengo la oportunidad de que ni√Īos, maestros y padres de familia me escuchen y en el caso de la educaci√≥n primaria, les doy pl√°tica a los alumnos de cuarto, quinto y sexto grado, me encanta regalar mi colecci√≥n de nueve libros y motivar a que los ni√Īos se los lleven a sus casas, los lean, hagan sus reflexiones y pongan en pr√°ctica los conocimientos, igual, hago una exhortaci√≥n a los directores y maestros a que lean e impartan clases con los temas que ofrece mi literatura, todo ello con el esp√≠ritu de prevenci√≥n, no obstante han salido algunas madres, asustadas, impactadas por el t√≠tulo de La saliva del diablo, especulando sobre su contenido, hablando de lo que no saben y se muestran cerradas ante la posibilidad de que sus hijos lean el material de mis libros, hay tambi√©n maestras, que no est√°n de acuerdo en que mi testimonio, la historia de mi vida, sea escuchada por los alumnos de cuarto grado de primaria, suele ser muy impactante, como impactante son los testimonios de j√≥venes adictos que me acompa√Īan a dar este servicio a las escuelas.

Me doy cuenta de que estas personas, con todo respeto, no saben de lo que estamos hablando, no se percatan de que los ni√Īos est√°n en la cuerda floja, que la sociedad esta h√≠per enferma, que esto es cuesti√≥n de vida o de muerte y que esta amarga pesadilla, se vive a diario, a cada momento, en cada hogar, y no es cuesti√≥n de desigualdad social, no, esta enfermedad, no distingue edad, sexo, o posici√≥n econ√≥mica, los ricos tambi√©n lloran.

Un mal sue√Īo

ITZEL TIENE 16 A√ĎOS, desaparece con frecuencia de su casa, sus ausencias son de dos a tres d√≠as, Julia su mam√°, ha estado tras de m√≠ en las √ļltimas tres semanas pidiendo ayuda, y en una de esas logramos que la polic√≠a municipal la detuviera, donde fue encontrada intoxicada en los separos de la corporaci√≥n policiaca, de ah√≠ le hicieron antidoping, sali√≥ positiva a m√°s de cinco substancias y con un nivel de adicci√≥n alto, no logr√°bamos conseguir apoyo en ninguna instancia, hasta que el director de la coordinaci√≥n estatal de las adiciones, nos autoriz√≥ una beca en un centro de rehabilitaci√≥n para mujeres, solo que hubo un impedimento, la edad, ya que este anexo no est√° autorizado para internar menores de edad, la directora accedi√≥ a que fuera internada sin tener la beca por escrito, pero al d√≠a siguiente, la mam√° no encontr√≥ a nadie en la coordinadora de las adicciones y la echaron para afuera, esta ni√Īa adicta no pod√≠a estar ah√≠ ni un minuto m√°s, la mam√°, con toda la angustia que esto representa y con un leve sangrado debido a su embarazo de alto riesgo, me habl√≥ desesperada y tratamos de que fuera trasladada a otro centro, pero ante el temor de que se fugara, pedimos el auxilio de la polic√≠a municipal que nunca lleg√≥, y ambas, madre e hija, regresaron a su casa, al poco rato Itzel se volvi√≥ a fugar y de nueva cuenta se drog√≥ hasta el cansancio, ante la ignorancia de una funcionaria de adicciones, el poco tacto de la directora que no fue nada flexible y en fin de semana, la ni√Īa puso en riesgo su vida y por poco muere de sobredosis, un adicto pone en riesgo su vida y es capaz de hacer da√Īo a m√°s de 40 personas a su alrededor, no hay quien le gane a esta enfermedad, perra enfermedad de las adicciones y la ignorancia generalizada provoca la p√©rdida de vidas de ni√Īos, j√≥venes y adultos. 


Siete de cada diez matrimonios, se divorcian 
No es por la desigualdad econ√≥mica, este es un problema de salud emocional, es salud p√ļblica, familiar e individual, muchas mujeres contraen nupcias y al pasar del tiempo, se dan cuenta de que se casaron con un borracho o un drogadicto.

Con el tiempo, establecen codependencia y la relación se torna tóxica, por desgracia traen al mundo, dos o tres criaturas, hijos de alcohólicos que sufren severamente las consecuencias, con el riesgo de que ellos también repitan los mismos patrones de conducta de sus padres, por supuesto que hay violencia doméstica, desintegración familiar y lo mismo es en hogares pobres que ricos.

La enfermedad es comunitaria, no exclusiva y si estamos viendo tanto divorcio, si hay tantas bodas falsas, por qu√© la iglesia, por qu√© el gobierno, por qu√© la sociedad, no han hecho algo para evitar la desintegraci√≥n de estos matrimonios, cuyos c√≥nyuges, del amor se van al odio, odio extremo y aqu√≠, hay una muestra de la enfermedad emocional que padecemos y ante la magnitud no hay una cultura de prevenci√≥n y es una verdadera incongruencia, ahora que se cayeron infinidad de estructuras de los anuncios espectaculares, nos dimos cuenta de que no est√°n regularizados, no hay una autorizaci√≥n que certifique la fortaleza de estos anuncios, y despu√©s de los tristes hechos, alguien dijo: hay que regularizar la norma de los anuncios espectaculares y obligarlos a que sus estructuras sean m√°s seguras para evitar muertes y da√Īos.

Esto no sucede con las drogas, ahora con la legalizaci√≥n del uso y consumo de mariguana, el camino es que legalicen el cristal, la hero√≠na, la coca√≠na, las tachas y, toda la porquer√≠a que est√° al alcance de los ni√Īos.

Triste reacción ante la ignorancia de esta amarga pesadilla.

Gracias por leerme y m√°s por escribirme  Esta direcci√≥n electr√≥nica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Sigue mi huella en Twitter @teo_luna, b√ļscame en Facebook. 614 156 8520 montrealquebeclatino.com

Rompe con la ignorancia ante esta maldita enfermedad perversa del alma, La saliva del diablo. Te recomiendo la siguiente Liga:  https://www.youtube.com/watch



More articles by this author

De Adicto a ADICTO Bola de Nieve IIDe Adicto a ADICTO Bola de Nieve II
  De Adicto a ADICTO Bola de Nieve II Ernesto Salayand√≠a Garc√≠a S√©...
De Adicto a ADICTO Bola de NieveDe Adicto a ADICTO Bola de Nieve
  De Adicto a ADICTO S√© que muchos de mis art√≠culos que...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 343 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner