joomla visitor
AuditorŪa
19/S. VIVIR UN SISMO Y LOS EFECTOS DE LA CORRUPCI√ďN EN UN HOSPITAL.
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 409

 40913

19/S. VIVIR UN SISMO Y LOS EFECTOS DE LA CORRUPCI√ďN EN UN HOSPITAL.

Rodolfo Ondarza*

En honor a las víctimas de los sismos de 1985 y 2017

Alguien que yo amaba, y por quien hubiera dado la vida se encontraba en ese momento desaparecida, días después su cuerpo sería encontrado bajo los escombros del entonces Hospital Juárez, junto con amigos y colegas, al lado de pacientes, y sin vida.

ERA EL MISMO hospital donde milagrosamente fueron rescatados, a√ļn con vida reci√©n nacidos varios d√≠as despu√©s del sismo de 8.1 grados, que en solo tres minutos devast√≥ la Ciudad de M√©xico la ma√Īana del 19 de septiembre de 1985.

Fue el bautizo de fuego, nuestro primer acercamiento a la muerte como médicos jóvenes, para muchos de quienes nos habíamos graduado en Medicina poco tiempo antes.

Me encontraba realizando mi residencia en cirugía general en un hospital del sur de la Ciudad de México. Se trataba de un centro hospitalario recién inaugurado, todo era nuevo y resplandeciente, con excelentes médicos adscritos, un hospital digno del primer mundo. Se trataba de una unidad hospitalaria de Petróleos Mexicanos.

No era como aquellos hospitales en donde me había formado como médico general, con grandes carencias de equipo y medicamentos, a la vez que albergaban personal con un gran espíritu de servicio, como el Hospital General de México y el mismo Hospital Juárez.

No, este no era como uno de esos hospitales donde frecuentemente los pacientes com√≠an sus alimentos con la mano, porque en aquellos a√Īos no siempre hab√≠a cubiertos para que pudieran alimentarse m√°s civilizadamente, luchando, al mismo tiempo por mantener p√ļdicamente en posici√≥n las batas viejas, y a veces rasgadas con un pedazo de tela adhesiva, tela indispensable para mantener en pie muchos implementos hospitalarios.

La suerte de estar vivos

Ese terrible d√≠a, en el hospital donde me adiestraba en cirug√≠a general, fueron evacuados todos los pacientes que pod√≠an darse de alta y atenderse domiciliariamente. En su lugar se recibieron trabajadores de salud, mayormente m√©dicos y enfermeras que pudieron ser rescatados de los hospitales derrumbados. De la noche a la ma√Īana el hospital general en que me encontraba se convirti√≥ en un hospital de sangre, equivalente a un hospital de guerra.

Al ver el estado tan lamentable en que llegaban nuestros colegas, con lesiones traumáticas de todo tipo, pudimos palpar la suerte que teníamos al estar vivos, muchos médicos confrontaron por vez primera la posibilidad de su propia muerte, y el sentir la enorme responsabilidad que teníamos frente a nosotros teniendo ahora a colegas como pacientes.

Fueron días en que mantenía la esperanza de que una de esas médicas que trasladaban fuera la persona en quien tanto pensaba.

El sitio que tenía asignado en ese momento para apoyar fue la unidad de terapia intensiva.

A la cama de los pacientes se realizaban procedimientos sencillos de fasciotomía descompresiva en las piernas de colegas-pacientes tratando de salvarles la extremidad de ser amputada. Los quirófanos estaban sobrepasados.

Atendía yo a una residente a quien ya se le habían amputado ambas piernas y un brazo.

S√ļbitamente sobrevino una fuerte r√©plica del temblor. Las alarmas de todos los monitores de terapia intensiva, al un√≠sono, sonaron fuertemente exigiendo la atenci√≥n urgente de los pacientes, las luces parpadeaban, mientras el edificio cruj√≠a y el suelo se mov√≠a, los plafones del techo se desplazaban y alguno ca√≠a, y fugaces nubes de polvo nublaban la vista.

El p√°nico se adue√Ī√≥ del personal, abandonaron a los pacientes con las heridas quir√ļrgicas abiertas, vi a mis colegas salir corriendo a mi lado de la unidad de terapia intensiva buscando un lugar seguro donde guarecerse.

La corrupción cobra vidas

La chica a quien en ese momento le realizaba una curaci√≥n me grit√≥ ¬°no me dejes aqu√≠!. Creo que √©ramos los √ļnicos conscientes que quedaban en la unidad. Mi primer impulso fue el desconectarla de cables y tubos, y cargarla llev√°ndola conmigo; despu√©s de un breve vistazo supe que eso era imposible, me acerqu√© a ella, la abrac√© y ella me rode√≥ con su √ļnico brazo. S√≥lo alcanc√© a decirle que no me ir√≠a, que no la dejar√≠a.

Mucho se habló entonces de la corrupción y negligencia en el sector de la construcción que llevó a la pérdida de muchas vidas en aquél entonces. Lo mismo se dijo en cuanto a edificios que se desplomaron en 2017 (https://tinyurl.com/yy4dh3s6, https://tinyurl.com/y2n27kuk).

En el 2017, con el apoyo del Club de Leones apoyamos en cuanto pudimos en la asistencia de los afectados en el sismo de ese a√Īo coordinando brigadas m√©dicas en la Ciudad de M√©xico y en otros estados. En 2017 circularon videos de equipos quir√ļrgicos que se mantuvieron admirablemente firmes durante procedimientos quir√ļrgicos sirviendo a su paciente durante el sismo (https://tinyurl.com/yx95jal8).

La corrupción, nuevamente la desdichada corrupción neoliberal nos llevaba al desastre, y costaba vidas.

Hemos vivido de cerca el caos ante la ausencia de un sistema coordinado para ayudar inmediatamente, prehospitalariamente, a la población en caso de una catástrofe natural en las grandes urbes. Y sólo es cuestión de tiempo para que algo similar vuelva a ocurrir.



More articles by this author

THE LANCETY EL PERSONAL DE SALUD EN M√ČXICO, DURANTE LA PANDEMIA COVID-19THE LANCETY EL PERSONAL DE SALUD EN M√ČXICO, DURANTE LA PANDEMIA COVID-19
  LA PUBLICACI√ďN EN THE LANCET ES PARCIAL, SUBJETIVA, Y CARENTE...
Manipulación política de las sociedades médicas
  Manipulaci√≥n pol√≠tica de las sociedades m√©dicas Rodolfo Ondarza* Nombramiento de directivos en...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 729 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner