joomla visitor
Auditoría
Mil maneras de morir
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 406

 4066

Mil maneras de morir

Abraham García Ibarra

La otra pandemia: Cólera morbo

ELcólico miserere es al Cólera morbo lo que el coronavirus al Covid-19. La prevención de su contagio y propagación responde a las mismas reglas que aplican a la pandemia de moda en México y en el mundo.

Los registros históricos reportan que el Cólera se expandió al planeta desde Calcuta. A España arribó en 1833. Diez años después de la consumación de la Independencia, la bacteria la saludó en México en mayo de ese mismo año.

En los años noventa del siglo XX, la epidemia tuvo brotes en Oaxaca. No se desvanece la sospecha de que la bacteria fue sembrada por manos criminales en ríos y arroyos de aquella atribulada entidad.

Entre 2010 y 2012, Sinaloa reportó casos de ese padecimiento en relativa escala. En 2013, ya se detectó en el Distrito Federal, Hidalgo, San Luis Potosí y Veracruz.

Los datos anteriores son reales en tiempo real, como reales son sus atroces consecuencias en los sectores de la población más desprovistos de atención sanitaria. Paradójicamente, se pretende prevenir la actual pandemia con el uso intensivo del agua. Pero es el agua, además de monopolizada para sectores de alto consumo comercial e industrial, la portadora más eficaz de la bacteria del cólera morbo.

La metáfora es que en México, aún antes de que llegara el coronavirus, ya había mucha cólera política, sólo superada por el morbo desencadenado por las redes sociales, tributarias de los medios de comunicación convencionales. Cambio de página.

Golpeada, la línea de flotación del “barco de gran calado”

En la transición presidencial en México de 2018, el peritaje fue que la economía nacional estaba colapsada. Las agencias financieras multinacionales acaban de avisar que, por los impactos de la pandemia en el espectro económico, el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano se desplomará en 10.5 puntos porcentuales.

No es ninguna noticia que la crisis financiera internacional de 2008-2009 pegó en la línea de flotación del barco de gran calado que blasonaban los tecnócratas del calderonismo. Su tanque pensante financista, sin embargo, porfió en la terca aplicación de las depredadoras políticas de choque.

El PIB mexicano ya estaba herido de muerte: Las calificadoras de riesgo país, desde mitad del sexenio pasado, encendían luces rojas a causa de que la deuda pública mexicana rebasaba los límites manejables.

Antes de la declaración de emergencia nacional en 2020, analistas de la banca comercial colocaban el débito público por arriba del 50 por ciento del PIB.

Más temprano que tarde, pues, la frágil burbuja iba a estallar. Economía popular quebrada, poquito faltaba para que la espiral tocara las variables fundamentales de la Macroeconomía, como ahora está sucediendo.

Economía especulativa vs productiva igual a Economía criminal

Lo que los especialistas conocen como expectativas económicas decrecientes ya estaban en el tobogán. Sólo se requería un poco de grasa para acelerar su deslizamiento. Es el resultado de privilegiar la economía especulativa sobre la economía productiva, agreste sendero que condujo fatalmente a la Economía criminal, cuya placenta son los delitos de cuello blanco.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el PIB mexicano decreció 4 puntos porcentuales para situarse en 2019 en un billón 207 millones de dólares en libros.

Secado el manantial del ingreso por petróleo después de la contrarreforma petrolera,las reservas en divisas internacionales quedaron atadas a cuatro fuentes. La tercera, más deuda externa; la cuarta, la oferta de servicios turísticos.

La primera de esas fuentes, aún activa, es el movimiento de principal y excedentes de los tráficos -no necesariamente en este orden por valor monetario- de personas, armas y drogas. Este tercer giro, acrecentado por la fabricación de sustancias sintéticas, que han dejado en segundo plano los derivados del opio y el cáñamo sagrado; la mariguana. La cocaína se cocina aparte y sólo es objeto de tránsito. De todos modos, genera rendimientos en metálico y papeles bursátiles.

600 mil millones de pesos al año: PIB del narcotráfico

Sigue siendo un misterio en qué casillero de la Balanza de Pagos apunta el Banco de México los capitales y renta en dólares y euros que genera el narcotráfico.

De todas formas, para 2015 algunas agencias financieras internacionales hablaron de una fascinante suma de casi 60 mil millones de dólares al año, algo menos que el crédito flexible que a largo plazo ofrece a México el Fondo Monetario Internacional.

Para 2018, último año de Peña Nieto, fuentes de los Estados Unidos reportaron unos 19 mil millones de dólares, pero en Londres se ajustó el balance y allá se reconocieron más de 29 mil millones de dólares al año. La conversión a pesos se fijó aquí en 600 mil millones, 10 por ciento de los presupuestos de la Federación para el actual ejercicio fiscal.

Sobre lomo de trabajadores migrantes: 38 mil millones de dólares

La segunda fuente de ingresos en divisas, no es más sangrienta que la del narcotráfico, pero es igualmente dolorosa: Las remesas que nuestros trabajadores transterrados remiten desde los Estados Unidos a sus familias.

Para 2019, la cifra en remesas fluctuó entre los 36 mil millones y 38 mil millones de dólares. Con los 30 mil millones de dólares del narco, ya nos hacen una suma de casi 80 mil millones de dólares, aproximándose al 7 por ciento del PIB mexicano anual.

Un punto porcentual anual que caiga el PIB, hace perder hasta 275 mil empleos. Si cae 10 puntos porcentuales, como lo anuncia el FMI, tendremos más de 2 millones 750 mil empleos perdidos.

Método Ollendorff pone a flote la imbecilidad inconsciente

El anterior es el cuadro real en tiempo real de la economía mexicana. De lo que sigue que es irracional e inadmisible que los agentes políticos sigan expectorando cólera y agigantando el morbo social cuando estamos a meses -si no es que años- de disponer de vacuna y tratamiento sólo para la pandemia Covid-19.

En el siglo XIX, el lingüista alemán Heinrich Gottfried Ollendorff patentó un método para la enseñanza de idiomas que lleva su nombre. Un ejemplo del disparate: ¿Qué hora es? El interlocutor: Yo soy más alto que tú. Un lector de Ollendorf concluyó que ese método pone a flote la imbecilidad inconsciente.

Si tenemos una rica lengua, como el español, ¿por qué los políticos a la mexicana se siguen “comunicando” con el método Ollendorff? Es cuanto.

 

 



More articles by this author

ITINERARIO 2021 La “izquierda” que camina al basurero de la historiaITINERARIO 2021 La “izquierda” que camina al basurero de la historia
  ITINERARIO 2021 La “izquierda” que camina al basurero de la historia Abraham...
ITINERARIO 2021 Destino manifiesto de la 4-T: El caos “Izquierda” mortalmente tóxica; no es biodegradable
  ITINERARIO 2021 Destino manifiesto de la 4-T: El caos “Izquierda” mortalmente...
¿Quién está en línea?
Tenemos 713 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner