joomla visitor
Auditoría
Obama ¿De inspección al patio trasero?
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
402
Banner
401
Banner
400
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 207

Abril (1914) entra alsantoral republicano de México como una efemérides aciaga: Tambaleante el sanguinario usurpador Victoriano
Huerta -quien un año antes,tras los asesinatos de Madero y Pino Suárez, se había encumbrado gracias al “Pacto de la Embajada” urdido por el agente gringo Henry Lane Wilson-,el día 9 desembarcaron en Tampico tropas del acorazado etadunidense Dolphin. La resistencia local dio pretexto para que el gobierno de los Estados Unidos, sin declaración expresa de guerra, desplazara hacia costas del Golfo de México 44 buques de su Armada, cuyos activos -el día 21-, tomaron el puerto de Veracruz que, por órdenes de Huerta, había sido deliberadamente abandonado por el comandante militar de la plaza Gustavo Mass. La defensa porteña quedó a cargo, principalmente, de los cadetes de la Escuela Naval, que perdieron en zafarrancho a Virgilio Andrade y José Azueta. La ocupación norteamericana duró hasta el 23 de noviembre de aquel año. En diciembre, expulsado Huerta, el Jefe Constitucionalista, Venustiano Carranza, tomó el puerto como cuartel de operaciones, lo que, en ese periodo, consagró a la localidad como capital de la República.

Entre el 9 y el 21 de abril, cuando tampiqueños y veracruzanos se apresten a conmemorar aquél, uno de tantos agravios de los Estados Unidos a México, estará en nuestro país -los días16 y 17- el presidente demócrata Barack Obama. La confirmación de la visita coincidió con la decisión de la Casa Blanca, anunciada la semana pasada, de reforzar la frontera con al menos 300 agentes federales más y la creación de un centro de Inteligencia regional del FBI, entre otras acciones, a fin de prevenir la extensión de la violencia de los cárteles de la droga mexicanos hacia territorio estadunidense. Es el pretexto discursivo.

Ese acontecimiento -la presencia de Obama en nuestro país- no puede espe-Obama ¿De inspección al patio trasero? rarse haciendo abstracción de la memoria histórica. No se trata, sólo, de los desgarradores, dolorosos y costosos desencuentros registrados en casi dos siglos del México independiente. Para efectos actuales, habida cuenta la posición de poder del Partido Acción Nacional (PAN), preciso es recordar que, haciendo furtivo disimulo de los impedimentos de la legislación mexicana en la materia, en 1984, en ocasión de la convención, en Dallas, Texas,para lanzar a Ronald Reagan a un segundo mandato, el PAN se alineó en la campaña presidencial estadunidense al lado del Partido Republicano (PR). Para entonces,
era del dominio público que, a promoción de la Fundación Heritage, entre otros “tanques pensantes”, el PAN fue incluido en la nómina de donaciones de la Fundación para la Democracia, instituida precisamente por el gobierno de Reagan para apoyar a las oposiciones políticas en el mundo, con particular énfasis en América Latina.


Por ese entonces, también, el embajador John Gavin revelaba que el PAN había sido invitado como socio de la Unión Democrática Internacional, conocida como la Internacional
negra, impulsada por el propio Regan y su aliada Margaret Thatcher.

Todavía, en la pasada campaña presidencial de los Estados Unidos, el gobierno
panista de Felipe Hinojosa brindó auspiciosa anfitrionía en México al candidato del Partido Republicano John McCain, quien no tuvo
reparo en incluir en su agenda una visita electorera a la Virgen de Guadalupe, acto que se interpretó aquí como el propósito de
granjearse el voto de los mexicanos en el vecino país.

Aunque se afirma que, invariablemente, en política lo que parece, es, resulta excesivo afirmar que la ofensiva casi generalizada
en los Estados Unidos contra el gobierno de Calderón obedece a una revancha del gobierno demócrata como represalia a aquellos antecedentes. Lo cierto es que,
leyendo objetivamente en los signos de los tiempos, de ambos lados de la frontera existe una tensión que se explica por los efectos
de la violencia narca, sin que se atine tanto allá como acá a llegar a fondo en el ataque de las causas. Ni la Casa Blanca puede
atribuir el fenómeno solamente a México (cuando Reagan llegó a Washington, el escritor Dan Moldea tuvo un éxito editorial con su libro Oscura
victoria: Ronald Reagan, MCA y la mafia, en la que transcribe el testimonio del ex policía neoyorkino, Ralph Sakerno, quien profetizó: “El crimen organizado
pondrá algún día a uno de sus hombres en la Casa Blanca y no lo sabremos hasta que la mafia pase la cuenta”); ni Los Pinos puede seguir repitiendo,
al estilo de los ex presidentes priistas, que las adicciones de los gringos hacen de nuestro país el trampolín desde el cual se surte la alberca del Destino
Manifiesto.

Por encima de la trágica coyuntura, primada por el paranoico síndrome de la seguridad nacional, de aquel lado; y el patrioterismo recalentado por el PAN, de
este lado, hay una agenda bilateral vasta y compleja que no puede abordarse sólo con recriminaciones y ambigüedades mutuas.
El primer y prioritario punto de esa agenda, es el cataclismo económico. Desde la Casa Blanca, éste se asume como un riesgo
descomunal para el sistema capitalista, que hace ineludible la acción decidida del Estado, si de rescatar el Ave Fénix se trata.
Desde Los Pinos, se ve el huracán como simple y pasajera marejadilla, cuyo reflujo hay que dejarlo en manos de la Providencia. Si, dada la fatal interdependencia entre las
dos economías, no se concierta una estrategia convergente que respete las soberanías, el próximo encuentro se agotará en protocolos
estériles. En tal caso, quien lleva la de perder es México, como el eslabón más débil del circuito, y el suceso pasará a los
anales como un paseo postsemana Santa de recreo al patio trasero. Quedará para las calendas griegas el sueño guajiro-foxiano de
las “enchiladas completas”



More articles by this author

Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
En el mismo lugar y con las mismas gentesEn el mismo lugar y con las mismas gentes
¡Es la impunidad, señores, es la impunidad! Resulta desesperanzador y,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 678 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner