joomla visitor
AuditorŪa
Falta que corra mucha sangre bajo los puentes antes de Presidente habemus
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 275

{vozmestart}
{vozmeend}

{vozmestart}

ITINERARIO 2012

Falta que corra mucha sangre bajo los

puentes antes de Presidente habemus

Aunque sus respetables y desinteresadas encuestadoras ya le han fajado la banda presidencial, el mexiquense Enrique Pe√Īa Nieto sabe -o, dicho con mayor propiedad, deber√≠a saber- que los votos que cuentan para el 1 de julio, aunque no los cuente el IFE porque esos electores no poseen credencial del RFE, no se emiten en M√©xico. Por eso resulta de elemental l√≥gica que el abanderado del PRI se haya placeado en Davos, Suiza, para cabildear el padrinazgo del Club de los Ricos que ha probado su eficacia mandona en el quita-pon de mandatarios europeos, haciendo de los electorados nacionales una mera abstracci√≥n.

Pe√Īa Nieto, sin embargo, no contaba con la astucia del chapul√≠n azul Felipe Calder√≥n Hinojosa que, al ser designado por el Foro Econ√≥mico Mundial estadista global, adquiere un plus que, aun de hojalata, le lubrica las meninges en el delirio de permanencia transexenal, seg√ļn lo propone el peninsular Antonio Sola, quien juega su carta alternativa asesorando a Josefina V√°zquez Mota, a la que no podr√° recomendarle el uso del slogan ‚Äúpeligro para M√©xico‚ÄĚ pues, seg√ļn conspicuos panistas, lo plagi√≥ para endosarlo con la etiqueta de propagada negra al actual presidente designado. (El FEMd. descart√≥ la candidatura de Barack Obama porque le falta todav√≠a un buen tramo para alcanzar los m√°s 60 mil muertos en el quinquenio de Calder√≥n.)

1

El recurso que todav√≠a le queda a Pe√Īa Nieto, es arrancarle el secreto a Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n (presente tambi√©n en las heladas cumbres de Suiza) sobre c√≥mo hizo los amarres con los operarios de los √≥rganos electorales para armar la alternancia de 2000 y meter al PAN a Los Pinos. Si lo logra, el siguiente paso del egregio egresado de la Universidad Panamericana, ser√≠a mover los resortes del Opus Dei para recibir en marzo la eucarist√≠a electoral de manos del inminente visitante Benedicto XVI, anticip√°ndose a la devota V√°zquez Mota, quien tiene la ventaja de que se habla de tu con Dios y le pide favores.

Como se ve, todavía falta, literalmente, que corra mucha sangre bajo los puentes antes de que, el 2 de julio, el cielo mexicano se ilumine con la proclamación de Elba Esther Gordillo Morales de Presidente habemus, como lo hizo antes que el IFE y el Trife en 2006.

Mito genial de las encuestas

Aun cuando faltan ajustes en el Registro Federal de Electores (eliminación de credenciales con terminación 03, defunciones, sentenciados por juez, etcétera), ya se sabe que existen en México más de 80 millones de mexicanos credencializados, si bien el listado final podría quedar en algo más de 78 millones 200 mil. No es corta la nómina de Estados miembros de la ONU que están muy lejos de alcanzar ese indicador poblacional, ni siguiera sumando a varios de ellos.

No obstante ese universo de potenciales votantes, agencias de encuestas se acogen a la liberalidad de la ley o la transgreden si tal existiera, para tratar de convencer a los ingenuos de que la supuesta visita domiciliaria, el abordaje callejero o la consulta telef√≥nica a 500, mil o dos mil individuos, refleja los sentimientos de la Naci√≥n. As√≠ lo hacen ex bur√≥cratas desempleados, militantes partidistas embozados, empleados secretos de cadenas televisivas, que luego aparecen en pantalla, no para explicar las t√©cnicas y normas cient√≠ficas aplicadas a los sondeos de opini√≥n (pues algunos no saben ni siquiera discernir el concepto de metodolog√≠a), sino disfrazados de polit√≥logos, remedos de Sartori, verdaderos domines que, en materia de Teor√≠a del Estado, de Teor√≠a Constitucional o de los m√°s simples manuales de Ciencias Pol√≠ticas y Soci9ales no conocen ni la O por lo redondo. Pero sus productos sirven a algunos intelectuales org√°nicos para continuar con sus estribillos babeantes de 2006 contra la candidatura de izquierda, a Josefina V√°zquez Mota para anunciarse ya como candidata sin necesidad de llegar al 5 de febrero y a los publicistas de Pe√Īa Nieto para preguntarse si de veras es preciso gastar dinero en el proceso de 1 de julio.

Por atenerse a ese fraude mercadot√©cnico, cayeron en su momento el priista Francisco Labastida Ochoa, el perredista Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador (al que el IFE y el Trife le dieron el empuj√≥n final) y el panista Santiago Creel Miranda en las internas de su partido hace seis a√Īos. Tope en ello, los partidos y precandidatos se ofrecen como rehenes de esos m√©todos que sirven de coartada para conculcar la democracia interna de esas formaciones, dejando de lado y sin derechos a su membres√≠a de base y eliminando aspirantes inc√≥modos, que se agregan a los excluidos por la v√≠a directa del dedazo.

Brutal ataque a IFE y Trife

Sirviendo de convenenciero ariete a los intereses de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (desplazada de la contratación discrecional de la publicidad electoral para las elecciones generales en marcha), el Partido Acción Nacional, y concretamente la Comisión de Elecciones a cargo de José Espina, ha lanzado una ofensiva brutal contra el Instituto Federal Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a cuyos consejeros y magistrados presentan como una amenaza a la Libertad de Expresión y una Espada de Damocles contra partidos y pre o candidatos.

El pretexto es si los aspirantes a la presidencia de M√©xico pueden debatir o no (en los medios electr√≥nicos) al margen de la organizaci√≥n de esos encuentros que por ley corresponde al IFE, y hacerlo en aquellos medios interesados en escuchar las posiciones y propuestas de los beligerantes en los t√©rminos de de un ejercicio period√≠stico. El debate sobre los debates ha puesto a flote de qu√© est√°n hechos algunos pusil√°nimes precandidatos. Josefina V√°zquez Mota, por ejemplo, expres√≥ vehementemente sus dudas jur√≠dicas. ¬ŅQui√©n que pretenda gobernar M√©xico puede tener duda de lo que prescriben la Constituci√≥n en materia electoral y el correspondiente C√≥digo Federal de Procedimientos y Procesos Electorales (Cofipe)? Pues un ignorante.

RAITINERARIO

En abono de V√°zquez Mota debe se√Īalarse que es Espina, con un discurso pueril y farragoso, el que ha sembrado el miedo con el pretexto de una sentencia del Trife referida al proceso electoral de Nayari de 2011. Magistrados, consejeros, especialistas en Derecho electoral de la academia, etc√©tera, han precisado que lo que se sanciona no es el debate -a lo que conduce la insidia de Espina-, sino que partidos, candidatos o terceros adquieran a cambio de pago tiempo en las estaciones de televisi√≥n o radio en que se difunden los debates. Y se le ha dicho hasta el cansancio a Espina que las invitaciones a debatir son a titulo gratuito y en funci√≥n del inter√©s period√≠stico. Pero no entiende el hombre. No es f√°cil ilustrar, menos convencer a un necio. Y pensar que de √©l depende la agenda de los precandidatos panistas.

Sabotaje a la participación electoral

Es cierto que, mientras se hinchen sus cuentas bancarias con dinero p√ļblico, nadie cree que consejeros y magistrados electorales puedan caer en la paranoia. Pero, con independencia de los llamados a anular el voto el pr√≥ximo 1 de julio, hay otros agentes ‚Äúpol√≠ticos‚ÄĚ que -conc√©dase que involuntariamente- no contribuyen a animar la participaci√≥n en las urnas. Verbigracia: Con la fama p√ļblica que ensombrece la imagen de los legisladores, ¬Ņes posible que alguien se entusiasme por elegir diputados federales que acaban por darse directivas como la del impresentable perredista Guadalupe Acosta Naranjo, quien, √©ste s√≠ paranoico, acaba de salir con la jalada del espionaje a sus probos hom√≥logos? Como si se requiriera de andar contratando plomeros para conocer vida y milagro de esa casta incorregible. Y para huir de las casillas electorales, basta con padecer sin defensa posible la incesante agresi√≥n auditiva y visual de los spots del Instituto Federal Electoral, del correspondiente al Distrito Federal y de la Fiscal√≠a para Delitos Electorales de la PGR. Sus publicistas, por lo visto, llegaron tarde al reparto de materia gris. ¬ŅNo podr√≠an concretarse los directivos de esos organismos a difundir con puntualidad y concisi√≥n las funciones que la Constituci√≥n y el c√≥digo les asignan, sin contaminarlas de falacias que no se tragan ni sus familias? Misi√≥n imposible. (AGI).

{vozmeend}

 



More articles by this author

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 401 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner