joomla visitor
AuditorŪa
VOCES DEL DIRECTOR Occidente, entre la sartén y el fuego
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
405
Banner
404
Banner
403
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 340

VOCES 2

 

VOCES 3

 

VOCES 1

 

LA VIOLENCIA, DEJ√ď ESCRITO EL CL√ĀSICO, ‚Äúes la gran partera de la Historia‚ÄĚ. La grave cuesti√≥n radica en saber qui√©n es el facultado para ejercer la violencia.

VOCES 4CON LA LLAMADA ‚Äúrevoluci√≥n conservadora‚ÄĚ proclamada hace cinco lustros por la dupla anglosajona Margaret Thatcher y Ronald Reagan, los gobiernos nacionales adscritos al modelo neoliberal han tomado a t√≠tulo de fe el monopolio leg√≠timo de la violencia como definici√≥n weberiana de Estado.

‚ÄúToda la fuerza del Estado‚ÄĚ, que es por su propia naturaleza un precepto consustancial a la disciplina socio-jur√≠dica, es invocado, sin embargo, a la primera provocaci√≥n, por gobernantes tecn√≥cratas emanados de carreras economicistas.

El asunto se pone peliagudo ahora que, sobre los regímenes constitucionales de cada Estado soberano, se impone compulsivamente el Derecho Corporativo Global, al que han de someterse, sin excusa ni pretexto, los pactantes de los nuevos bloques económicos occidentales.

La pregunta pertinente es si, por ejemplo, los Estados Unidos, que, después del conocido S-11, so capa de combatir el terrorismo en el extranjero, adoptaron voluntariamente el Estado policiaco contra sus propios ciudadanos.

Nos parece pertinente la pregunta habida cuenta que, mientras que los gobiernos aliados que con la coartada del antiterrorismo han puesto a la Humanidad al borde de la Tercera Guerra Mundial, en sus propio territorio son presa de un enervado nacionalismo de corte chauvinista que internaliza el conflicto bélico y pretende cerrar las fronteras a todo lo que provenga del exterior.

Evidentemente, ese es el signo más visible de las contradicciones del nuevo colonialismo acometido bajo la bandera de la globalización económica, cuya crisis no se compadece del estado de bienestar de los pueblos arrastrados sin consulta a un nuevo Holocausto.

Por su expediente cultural, nos referimos a países de Europa, donde la democracia electoral está permitiendo a los movimientos radicales de vocación fascista hacerse del poder político.

Otra cuesti√≥n diferente, por lo que ata√Īe a M√©xico, es la tendencia que se observa en los Estados Unidos, donde un precandidato presidencial, Donald Trump, se hace de una posici√≥n en la preferencia del voto en las pr√≥ximas elecciones presidenciales exaltando instintos xenof√≥bicos en grado de exterminio.

Existe en los contenidos del discurso del republicano Trump, referidos al combate al islamismo extremo, algo que no puede definirse como paradoja, sino como simple cinismo: Ya que los Estados Unidos son responsables de empollar al huevo de la serpiente en el Medio Oriente, debe hacer pagar a los gobiernos aliados de esa región el costo que implica para la sociedad norteamericana el sostener la guerra para erradicar el terrorismo.

 

VOCES 5

 

Cinismo es el t√©rmino, porque en el desesperado intento de satisfacci√≥n de la adicci√≥n al petr√≥leo, Washington no tuvo escr√ļpulos para provocar y financiar choques b√©licos entre naciones vecinas y, una vez definida una p√≠rrica victoria de algunas de las partes, remisas √©stas a la adhesi√≥n ideol√≥gica y econ√≥mica a occidente, les fabricaron caballos de Troya como al Qaeda, Hermandad Musulmana y otras formaciones radicales que han devenido b√°rbara tentativa de implantaci√≥n del Estado Isl√°mico, como resabio del viejo Califato.

El pecado obliga a la penitencia, y es el estado catártico en el que se encuentran las naciones socias de la Unión Europea, donde la estabilidad de sus regímenes pende de un alfiler bajo el empuje de los movimientos nacionalistas, cuya placenta tuvo su caldo de cultivo en otra forma de terrorismo: El nazifascismo.

Aquel espect√°culo sobrecogedor cae en la t√≠pica figura del que intenta escapar de la sart√©n y cae el fuego. Es el mismo riesgo en el que ahora mismo se encuentran los Estados Unidos, donde un nervioso Barack Obama, golpeado por el b√ļmeran en su propia casa, ya no quiere queso, sino salir de la ratonera. Lo lograr√° en unos meses m√°s, pero dejara sobre sus compatriotas una bomba de mecha corta.
Los remesones de la ultraderechización del Primer Mundo, fatalmente se están resintiendo gravemente en América Latina.

VOCES 6Casualmente, cuando Cuba contemporiza con la Casa Blanca para intentar sacar de la postración a su bloqueada economía, los gobiernos de signo progresista del Sur empiezan a ser desplazados. En Argentina y Venezuela, por la vía electoral. En Brasil, por la vía de un golpe de Estado legislativo.
Poner las barbas a remojar, no es una mala advertencia. En 2016, m√°s de un tercio de los estados de la Rep√ļblica est√°n convocados al cambio de gobernador. Sus resultados ser√°n plataforma para la sucesi√≥n presidencial de 2018.

Si la ceguera no nubla la intuición de las fuerzas políticas nacionales beligerantes, están a tiempo de evitar que el destino nos alcance. Vale.



More articles by this author

Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
En el mismo lugar y con las mismas gentesEn el mismo lugar y con las mismas gentes
¬°Es la impunidad, se√Īores, es la impunidad! Resulta desesperanzador y,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 413 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
401
Banner
402
Banner
400
Banner
399
Banner
398
Banner
397
Banner
396
Banner