joomla visitor
AuditorŪa
Los problemas internacionales y nacionales de hoy
Voces Diario
Banner
Noticias
Cert√°men XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
ÔĽŅ
Edición 351

EDU 1


LA PRIMERA C√ĀTEDRA en relaciones internacionales en el mundo fue establecida en el Trinity College en 1919. Fue creada para entender las causas de las guerras y la evoluci√≥n de la misma sociedad internacional.


ES AS√ć, que en el escenario internacional contempor√°neo fueron surgiendo una multiplicidad de conceptos, categor√≠as anal√≠ticas, innovaciones te√≥ricas y acciones program√°ticas. Grandes conferencias internacionales se organizaron para establecer una nueva organizaci√≥n internacional, al t√©rmino de la I Guerra Mundial y al finalizar la II Guerra Mundial en la primera mitad del siglo XX. Y as√≠, EDU 2a finales de dicho siglo, cada pa√≠s empez√≥ a redefinir su visi√≥n del mundo con enormes esfuerzos, costos econ√≥micos y pol√≠ticos el mundo pas√≥ del uso de la fuerza al imperio del derecho y hoy en pleno siglo XXI, en una visi√≥n decimon√≥nica y ahist√≥rica se quiere regresar al uso exclusivo de la fuerza.

EN ESE CONTEXTO la obra intitulada ‚ÄúLa hora decisiva‚ÄĚ del Dr. Modesto Seara V√°zquez, publicada hace 30 a√Īos, adquiri√≥ una enorme dimensi√≥n pues nos present√≥ una nueva visi√≥n para abordar el an√°lisis de la crisis global que el mundo enfrentaba. Dej√≥ atr√°s el simple marco informativo tradicional y se centr√≥ en el an√°lisis multidimensional de la crisis contempor√°nea. Con dicho prop√≥sito el autor present√≥ sus ideas y argumentos de manera deductiva a trav√©s de una clara articulaci√≥n en forma de cinco grandes apartados: 1) La destrucci√≥n del medio, 2) La crisis econ√≥mica, 3) Las manifestaciones sociales de la crisis, 4) La crisis pol√≠tica, y, 5) La crisis ideol√≥gica. Finalmente el Dr. Seara nos present√≥ una serie de propuestas para enfrentar la crisis.


Obra b√°sica


La obra tuvo grandes m√©ritos: ten√≠a un excelente an√°lisis, estaba bien escrita y era √°gil en su lectura. Adem√°s ten√≠a otro m√©rito, fue escrita por alguien que hab√≠a tomado parte en el proceso de toma de decisiones en la materia, por tanto hab√≠a conocido desde EDU 3dentro la complejidad de los problemas y acciones tomadas. En M√©xico, pocos autores se hab√≠an atrevido a escribir al respecto y m√°s a√ļn a sugerir l√≠neas de acci√≥n.

Esto fue muy encomiable y merec√≠a reconocimiento. Plante√≥ una exposici√≥n te√≥rica interpretativa sobre la violencia inherente del ser humano, y continu√≥ con el an√°lisis de la situaci√≥n internacional prevaleciente durante los a√Īos de las d√©cadas de los ochenta y noventa.

El mundo se encontraba viviendo una crisis global de grandes convulsiones y los conflictos se habían multiplicado de manera alarmante: el problema grave del medio ambiente mundial, el fin de la Guerra Fría, el desmantelamiento de la URSS y el sistema socialista, el resurgimiento de los nacionalismos, la recesión de la economía mundial, la polarización creciente entre el Norte rico y el Sur pobre, la carrera armamentista, el problema del narcotráfico, la unificación alemana y la consolidación de la Unión Europea. Así pues, estos acontecimientos entre otros marcaron el escenario mundial.

Sin duda, dicho análisis nos permitió a los internacionalistas entender y calificar las acciones efectuadas o no por la comunidad internacional en materia de política internacional y sin duda, amplió el conocimiento a los estudiosos de las Relaciones Internacionales. Nos abrió el camino para hacer una reflexión amplia para ver en perspectiva y en prospectiva hacia dónde queríamos ir como país en este mundo de crisis global.

Con base en todo lo anterior releeí dicho libro, este 2016, y quedé asombrado del agravamiento de los problemas mundiales y la destrucción de algunas soluciones dadas a ellos: La destrucción del medio ambiente sigue in crescendo, la crisis económica está en apogeo, las manifestaciones sociales de la crisis aumentan en el orbe, la crisis política global y de los organismos internacionales es evidente, y, la crisis de valores en general se ha agravado.


Crisis global


El mundo se encuentra viviendo una crisis global de grandes convulsiones y los conflictos se han multiplicado de manera alarmante, se ha avanzado en declaraciones y acuerdos internacionales para detener el problema grave del medio ambiente mundial pero persiste como tal y se ha agravado, se dio el fin de la Guerra Fría pero surgió una Guerra Geoeconómica en la lucha por la conquista EDU 4de los mercados, abundan las guerras cibernéticas y las guerras del agua están por aflorar, se dio el desmantelamiento del sistema socialista, de la URSS y de la China socialista, pero han resurgido los nacionalismos a ultranza que amenazan las estabilidades regionales, y en particular al modelo de unidad denominado Unión Europea, se ha dado el Brexit, la recesión de la economía mundial ha reaparecido como un gran fantasma, la polarización creciente entre el Norte rico y el Sur pobre persiste y la desigualdad aumenta, la carrera armamentista sigue creciendo en particular en el noreste asiático, el problema del narcotráfico y del terrorismo internacional en lugar de disminuir ha aumentado.

La reflexi√≥n, es clara seguimos viviendo tiempos dif√≠ciles, pero lo que es peor a√ļn, es que no hay l√≠deres mundiales a la altura y envergadura para resolver o proponer soluciones globales, reales y estables a todos esos problemas.

Vivimos en ‚Äúdemocracias sin dem√≥cratas‚ÄĚ plagadas de corrupci√≥n que solo buscan beneficio personal econ√≥mico y pol√≠tico sin interesarles en lo m√°s m√≠nimo las sociedades y mucho menos el trabajar por el bien com√ļn de sus poblaciones.

EN S√ćNTESIS, en este 2016, y en palabras del propio Seara V√°zquez: ‚ÄúEl mundo atraviesa una grave crisis multidimensional, que afecta a todos los √°mbitos de la vida social y amenaza la supervivencia misma de los seres humanos. En el plano pol√≠tico vivimos la crisis institucional y de liderazgo, que se ha ido agravando en las √ļltimas d√©cadas.

Sabemos bien que las instituciones siempre van a remolque de la realidad social y surgen más que como productos lógicos, como hechos históricos que resultan del juego de las fuerzas sociales. Ninguna institución funciona de modo satisfactorio: organizaciones internacionales, universales o regionales, partidos políticos, parlamentos, sindicatos, universidades, etc., han resultado incapaces de responder a la evolución social y muestran un profundo desfase con esa realidad.

‚ÄúEn cuanto al liderazgo, el panorama general es decepcionante: desde el dirigente que recibe la visita de pajaritos, hasta el imberbe EDU 5heredero que juega con juguetes nucleares y misiles y sue√Īa con convertir a su enano pa√≠s en una gran potencia mundial, pasando por el energ√ļmeno que desea construir una nueva muralla china.

Las clases pol√≠ticas en todos los pa√≠ses, sin excepci√≥n, se mueven en una √≥rbita diferente de los pueblos, y se pierden en simples competencias por los puestos, sin programas substantivos que ofrezcan alternativas de soluci√≥n a los problemas reales. Ello les ha hecho perder credibilidad y les ha abierto un abismo con sus propios pueblos que ya no se identifican con ning√ļn dirigente. Al punto en que estamos, lo que se plantea ya no es un mayor o menor grado de bienestar, sino la supervivencia del g√©nero humano y ante ellos, los internacionalistas, como observadores profesionales de la realidad, tenemos la obligaci√≥n de llamar la atenci√≥n sobre ello y tratar de ofrecer soluciones, llenando el vac√≠o que dejan los dirigentes, distra√≠dos por la simple lucha por el poder personal‚ÄĚ. XXX Congreso de la Amei: Tijuana, 2016.

En esta tesitura es indispensable reiterar que estamos viviendo una nueva configuraci√≥n del poder internacional, generada a partir del t√©rmino de la Guerra Fr√≠a, con cambios dram√°ticos en las concepciones geopol√≠ticas y geoecon√≥micas en la b√ļsqueda de un nuevo ajuste del equilibrio de poderes militares-pol√≠tico-econ√≥micos, de coordinaci√≥n, cooperaci√≥n o confrontaci√≥n entre las grandes potencias del orbe.

China ha resurgido no solamente en sus aspectos militares sino con gran poderío económico e influencia política en el Noreste Asiático. Japón, sin lugar a dudas, sigue siendo una potencia económica en el área. Sin embargo, la presencia militar estadounidense en el Noreste de Asia ha sido un elemento de equilibrio disuasivo frente a China y Rusia. Y en este contexto, EE.UU. y China se están reajustando a la nueva configuración del poder mundial.

EE.UU., CHINA y los países del Noreste asiático tienen la capacidad y los medios para proteger la paz y la estabilidad en la región y debieran seguir teniendo la voluntad para mantener dicho objetivo. Sin embargo, en ese tenor China busca convencer a sus vecinos EDU 7para seguir una doctrina de seguridad regional liderada por Beijing y no por Washington propuesta planteada durante la reunión de cancilleres de la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia, celebrada hace algunos meses en la capital china.
Por otra parte, es indispensable remarcar que las organizaciones internacionales como la OMC, la OCDE, la FAO, el FMI, el BM, el SELA, la ALALC, la ALADI, el SELA, el CARICOM, el MERCOSUR, el ALBA, la UE, la APEC, el TLCAN, la OPEC, el PNUMA, la ONUDI, el PMA, la UNCTAD, etc. son instituciones y/o acuerdos que, a pesar de estar integrados por Estados, tienen sus propias normas y din√°micas.

Toman decisiones de alta importancia, como regular el sistema econ√≥mico, fomentar el desarrollo social y econ√≥mico, y la preservaci√≥n del medio ambiente; pues hoy es una realidad el cambio clim√°tico y la b√ļsqueda para preservar el derecho a la alimentaci√≥n, y de sus principios vigentes tales como el de sostenibilidad, equidad, responsabilidad y transparencia, y de una econom√≠a verde que redunde en beneficio de todas las naciones que habitamos un solo planeta. Por ello, tenemos que ser conscientes de la necesidad de lograr un desarrollo sostenible conjunto. Y de ah√≠ la necesidad que dichos organismos se adecuen a las nuevas realidades de este mundo cambiante.

EL PODER de las organizaciones econ√≥micas internacionales y sus labores son multifac√©ticas, van desde la b√ļsqueda de la preservaci√≥n del comercio de bienes libre de barreras arancelarias y no arancelarias, del comercio de servicios, del comercio de la tecnolog√≠a de la informaci√≥n, de la protecci√≥n a la propiedad intelectual, de la seguridad alimentaria, hasta las negociaciones justas y eficientes y de sus reglamentaciones equitativas.

Al conjunto de esas organizaciones o acuerdos, algunas veces, se les ve como instituciones obedientes o subordinadas a los poderes fácticos de las relaciones internacionales, pero se olvida la importancia histórica que han tenido para sostener un orden económico internacional más o menos estable, aunque no perfecto pero sí perfectible.

EDU 8Nada es perfecto, todo es perfectible. Sin duda, todas esas organizaciones y acuerdos internacionales requieren cambios y adaptaciones al mundo de este siglo XXI, comenzando por la ONU, el Banco Mundial, el FMI, etc. para verdaderamente resolver de ra√≠z los problemas mundiales arriba descritos y no solo paliarlos y cuantas veces sea indispensable la modificaci√≥n de las prioridades seg√ļn sean fundamentales al inter√©s de las naciones en el inter√©s general y no s√≥lo de unos cuantos pa√≠ses.

En la actual coyuntura resulta particularmente importante resaltar que cualquier negociación económica internacional, en la compleja diplomacia económica moderna, de hoy en día, es altamente especializada e implica un quid pro quo. El dar mucho a cambio de poco o nada, implica más que negociación, subordinación. Y, ésta, hoy en día es inaceptable

EL HECHO fundamental es que si no se realizan los cambios necesarios, y se da solución a los problemas económicos, sociales, políticos y con una mayor apertura democrática será más complicada la sociedad global, los jóvenes y la población en general podrían optar por más violencia. Los desafíos de los gobiernos, hoy en día, son el de luchar para mejorar la vida socio profesional de sus compatriotas, proteger su poder adquisitivo, garantizar la vivienda y luchar contra la corrupción y el terrorismo, el respeto a los derechos humanos, la desigualdad, desterrar la impunidad y lograr el imperio de la ley. etc.

Es claro e importante reiterar que; el terrorismo por medio de la violencia busca infundir terror, generar inestabilidad y atentar contra la seguridad nacional o internacional y crear miedo e incertidumbre entre la población. La consigna es poner en jaque un concepto central de la democracia: la libertad. Por ello, ante la barbarie, se debe buscar la consolidación de sociedades más justas, con menos impunidad, con más igualdad social, con más respeto a los derechos humanos, sin corrupción, y con la fuerza y la voluntad de la población y de los gobiernos.


EN MUCHAS REGIONES del mundo el deterioro de los gobiernos se ha agudizado, hecho que se ha visto reflejado en lo que podr√≠amos llamar ‚Äúuna condici√≥n de anomia nacional o regional, que es el estado de desorganizaci√≥n social como resultado de la ausencia o degradaci√≥n de normas sociales, que ya no son respetadas por los individuos ni sus gobiernos‚ÄĚ.

Queda claro que la seguridad depende, sobre todo, de las condiciones políticas y socioeconómicas de cada país. Con un buen desarrollo de la economía y de la elevación cuantitativa y cualitativa del los niveles de bienestar de la sociedad, la colaboración con grupos terroristas no sería una opción atractiva para la población y en particular para los jóvenes. Sin una mejor cooperación y coordinación entre los países del mundo será muy difícil lograr la estabilidad y seguridad mundiales. Sin duda, las regiones abandonadas o económica y socialmente descuidadas por las autoridades representan una verdadera amenaza a la seguridad y en su lucha contra el terrorismo.

Es importante remarcar que despu√©s de 27 a√Īos de la ca√≠da del Muro de Berl√≠n, el mundo sigue plagado de barreras o muros que EDU 9dividen a pa√≠ses, pueblos y familias desde Corea, Uzbekist√°n, Cisjordania, EE.UU., M√©xico, etc. Las razones que se aluden son m√ļltiples: combatir la violencia, el narcotr√°fico, la inmigraci√≥n ilegal o incluso la fiebre aftosa, pero el resultado es siempre el mismo: separar y atemorizar.

Hay casi una veintena de muros que siguen en pie. Los muros no han caído pero caerán, pues los muros no unen, y por ello es indispensable construir puentes que generen comunicación dando unidad dentro de la diversidad. Sin duda aquellos caerán siempre y cuando se ataquen los problemas reales que persisten en la sociedad internacional que son la desigualdad, la impunidad, la corrupción, la falta de respeto a los derechos humanos, la falta de rendición de cuentas, la inseguridad, la inestabilidad, la falta del imperio de la ley, la degradación de las normas sociales de convivencia, la falta de profundas reformas económicas, políticas y sociales a nivel mundial.

 


-. ESTADOS UNIDOS tiene un mercado de m√°s de 40 millones de consumidores de diferentes sustancias enervantes, equivalente al 15 % de la poblaci√≥n mayor de 12 a√Īos. ONU

-. En EE.UU., hay en promedio anual m√°s de 48 mil muertes relacionadas con las drogas, lo que representa un tasa de mortalidad de 155.8 por mill√≥n de habitantes de entre 15 y 64 a√Īos, la m√°s alta del mundo. ONU.

-. Más de 38 mil millones de dólares de cocaína se comercia de América del Sur a Norteamérica, 34 mil millones a Europa, de Afganistán se envían más de 20 mil millones de heroína a Europa, 13 mil millones a Rusia. En promedio 320 toneladas de cocaína, y 157 toneladas de heroína. UNODC.

-.La poblaci√≥n mundial entre 15 y 64 a√Īos consume alguna droga al menos una vez al a√Īo. UNODC.

-. Las grandes potencias del mundo tienen m√°s de 16,000 cabezas nucleares, Rusia 8 mil , EE.UU. 7,300; China 260, etc. SIPRI.

-. En 2015, hubo 214 millones casos de paludismo a nivel mundial, 438 mil murieron y el 66% de esos caso fueron menores de 5 a√Īos. OMS.

-. Entre 1970 y 2015 se ha dado un incremento de más de 50% de flujos de capital de países en desarrollo a países desarrollados. OCDE.

-. El 2.5% del agua del planeta es agua dulce, de la cual sólo el 1.2% es agua de superficie. ONU.

-. Los bosques h√ļmedos africanos representan el 45% de la biodiversidad mundial. FAO.

-. Una de las consecuencias del calentamiento global es la afectaci√≥n que se tiene en los oc√©anos y su desprotecci√≥n. INSTITUTO PARA EL DESARRROLLO INDUSTRIAL Y EL CRECIMIENTO ECON√ďMICO,IDIC.

-. Los pa√≠ses en desarrollo reciben el 73% de las remesas mundiales, mientras que los desarrollados son la fuente del 87% de dichos env√≠os. ANUARIO DE MIGRACI√ďN Y REMESAS.

-. Hay m√°s de 4.8 millones de sirios refugiados en el mundo. ACNUR.

-. 100 mil menores de edad viven en sótanos en Siria. ONU.

EDU 10-. Europa tiene 500 millones de personas, y en el mundo hay 7 mil millones. BM.

-. Las 600 urbes m√°s grandes del mundo detentan el 60% del PIB mundial. BM.

-. En América Latina aumentó la pobreza un 29.5 %. CEPAL.

-. En América Latina la muerte por tabaquismo es de 110.7 decesos por cada cien mil habitantes. OPS.

-. Los gases de hidrofluorocarbonos son 10 mil veces más potentes que el nocivo dióxido de carbono. ONU.

-. EE.UU., China y la India son los principales contaminadores del mundo. ONU.

-. Las naciones m√°s ricas deber√°n movilizar un m√≠nimo de 100 mil millones de d√≥lares anuales a partir del 2020 para apoyar la mitigaci√≥n y adaptaci√≥n al cambio clim√°tico en los pa√≠ses en desarrollo. CONVENCI√ďN DE CAMBIO CLIM√ĀTICO DE LA ONU.
-. En M√©xico, s√≥lo se denuncian 7 de cada 100 delitos. Del total de delitos consumados s√≥lo el 4.46 % se dicta sentencia condenatoria. La impunidad es de 95%. √ćNDICE GLOBAL DE IMPUNIDAD.

-. Se estima que anualmente ingresan a la economía de México entre 25 mil y 40 mil millones de dólares generados por el narcotráfico. ONU.

-. M√©xico ocupa el lugar 58 en impunidad de 59 pa√≠ses. √ćNDICE GLOBAL DE IMPUNIDAD.

-. Los mexicanos pasan m√°s horas en su trabajo que cualquier otro empleado en el mundo. La media en el mundo es de 1,766 horas de trabajo anuales, los mexicanos 2,246 sin que esto refleje mayor competitividad. OECD.

-. La generación de los Millenials representa más de 39 millones de personas en México. Aseguran ser persistentes y muy trabajadores. ENCUESTA DE EL FINANCIERO.

-. El 30% del PIB mexicano est√° representado por el comercio exterior. SE.

-. En el comercio móvil (ecommerce) el 88% de los compradores vía Smartphone son millenials. El 46% de consumidores hicieron su compra desde su celular y el 30% lo hizo a través de una tablet. CISCO.

-.En México, el 77% de las personas que se conectan a internet lo hacen vía smartphones. CISCO.

-. M√©xico invierte s√≥lo un 19.6 % de su gasto p√ļblico en educaci√≥n, 13.5 % menos que Ghana. INEGI.

-. En materia de igualdad en derechos humanos México ocupa el lugar 71 de 187 países. ONU.

-. M√©xico ocupa el lugar 58 en cuanto se refiere al √ćndice de Calidad Humana, por abajo de Brasil, Chile y Uruguay. BM.

EDU 11-. El 80% de los mexicanos mayor de 30 a√Īos no desarrolla actividad f√≠sica. UNAM.

-. 7 de cada 10 mexicanos son obesos debido al consumo de alimentos con alto contenido de az√ļcar y grasa. UNAM.

-. 20 millones de ni√Īos y j√≥venes mexicanos viven en el nivel de pobreza. UNAM.

-. México importa el 63.2% de las gasolinas que consume. La importación de esos seis de cada 10 litros son producidos principalmente en EE.UU. SHCP Y SENER.

-. El mercado de medicinas en México representa el 2.7% del PIB y los precios se han incrementado más del 10% que el IPC. COFECE.

-. México tuvo un tráfico aéreo de 64 millones de pasajeros y ocupó el lugar 18 a nivel mundial. EE.UU. tuvo 656 millones de pasajeros en 2015. IATA.

-. México tuvo 10 millones de ciber ataques en 2015. Y ocupó el 6 lugar mundial. CANIETI y MICROSOFT.

-. El 27% de los legisladores es mujer en México. OCDE.

-. El 25% de la electricidad que se genera en México tiene su origen en fuentes renovables. OCDE.

-. México cuenta con 59 zonas metropolitanas en donde habitan el 60% de la población. SEDATU.

-. El sector de vivienda, en la versión ampliada del valor de su producción, contribuye con el 14% del PIB nacional. SEDATU.

-. Ocho de cada diez mexicanos viven en zonas urbanas. SEDATU.

-. El n√ļmero de personas que vive en situaci√≥n de pobreza pas√≥ de 53.3 a 55.3 millones de 2012 a 2014 en M√©xico, es decir, de 45.5 a 46.2% de la poblaci√≥n total. De ese universo 11.4 millones est√°n en pobreza extrema. IDIC.

-. En México, 28 millones de personas, 23.4%, tienen alguna carencia alimentaria. CONEVAL.

-. En México, el 1% de la población concentra 43% de la riqueza nacional. OXFAM.

-. México es el segundo país de la OCDE con más desigualdades. OCDE.

-. S√≥lo el 21% de los mexicanos, entre 25 y 34 a√Īos, tienen el grado de licenciatura. Y el 55%, de los mexicanos, entre 25 y 34 a√Īos, no cuentan con educaci√≥n media superior o preparatoria. OECD.

-. En M√©xico, 8 mil embarazos son de ni√Īas entre 10 y 14 a√Īos, en su mayor√≠a por situaci√≥n de abuso sexual. UNFPA.

-. En M√©xico, se da una tasa de 83 embarazos por cada mil mujeres d entre 15 y 19 a√Īos,as√≠ como una tasa de prevalecencia de 73% en el uso de anticonceptivos entre adolecentes. UNFPA.

-. En el Sistema Nacional de Investigadores de México hay cerca de 25 mil científicos que reciben apoyo del gobierno. De ese universo un 11% (2 mil 800) están relacionados con el campo, el medio ambiente y la vida rural. Corea del Sur tiene 500 mil investigadores en ese sector. COLPOSVER.

-. México ocupa el lugar 12 a nivel mundial en producción de alimentos. COLPOSVER.

-. Cuarenta ciudades mexicanas, CDMX, Monterrey, Guadalajara, etc. están a punto del colapso en términos de movilidad urbana. AMTM.

-. México es una de las naciones que más consumen agua en el mundo, mientras que 10 millones de mexicanos no tienen acceso al agua potable. PROCEEDINGS OF THE NATIONAL ACADEMY OF SCIENCES e IDIC.

-. M√©xico pierde 155 mil hect√°reas de bosques y selvas cada a√Īo. FAO.

-. M√©xico es una de las naciones m√°s violentas en Am√©rica Latina, con un impacto econ√≥mico de 14% del PIB. en JULIO DE 2016, el INEGI registr√≥ 20,505 homicidios. √ćNDICE DE PAZ GLOBAL e IDIC.

-. La deuda publica de México, en 2012, fue de 34.3% del PIB actualmente es del 48.5%. Lo que significa que cada trabajador mexicano debe más de 160 mil pesos y cada bebé que nace ya adeuda más de 70 mil pesos. INFORME DE FINANZAS Y DEUDA PÚBLICAS.

-.La ONU hizo 14 recomendaciones al gobierno de México para la protección de los derechos humanos. ONU.

-. En México, la industria petrolera genera contaminantes que repercuten en la vida marina y de las personas que subsisten de ella. IDIC.

-. M√©xico recibi√≥ 24,771 millones de d√≥lares por concepto de remesas en 2015. ANUARIO DE MIGRACI√ďN Y REMESAS.


Un M√©xico So√Īado


Todo lo anterior, y tomando en cuenta el an√°lisis sobre la problem√°tica mundial de ayer y hoy, me da la pauta para, con base en esas ideas, reflexionar a√ļn m√°s sobre lo que est√° pasando en M√©xico en particular. Y me pregunto: ¬ŅC√≥mo me imagino a M√©xico en el 2030? Me lo imagino con un servicio civil de carrera de excelencia; con plena vigencia del Estado de derecho; con calidad de vida para todos los mexicanos; con liderazgos profesionalizados; con profundo conocimiento de lo que somos y nos valoramos; con un gran orgullo de ser mexicanos del siglo XXI; dentro de la revoluci√≥n del conocimiento pleno; con pleno ejercicio de la libertad y el respeto a los derechos humanos y a la tolerancia; un M√©xico de consensos; con la ciudadanizaci√≥n de las instituciones; con plena responsabilidad social de los partidos pol√≠ticos y de sus pol√≠ticos y de los empresarios; donde los pol√≠ticos tradicionales o arcaicos con un m√≠nimo de sentido com√ļn ‚Äďcomo dijera Antonio Gramsci‚Äď se conviertan en verdaderos estadistas; donde cada mexicano tenga un nivel m√≠nimo de formaci√≥n educativa de 16 a√Īos, con pleno dominio del espa√Īol, ingl√©s, chino, de la computaci√≥n, y una amplia cultural general; me imagino a M√©xico en el 2030 con una distribuci√≥n equitativa de la riqueza nacional; con trabajo de equipo social y pol√≠tico; con mucha autoestima y responsabilidad personal y social; con plena confianza, credibilidad, honestidad y transparencia, con absoluto espeto a los derechos humanos, imperio de la ley, sin impunidad, una distribuci√≥n equitativa de la riqueza, desarrollo humano sostenible y protecci√≥n al medio ambiente, etc.

PERO PARA LOGRARLO se requiere de la participaci√≥n de la sociedad civil como fuente √ļltima de cohesi√≥n social. Esta participaci√≥n, sin embargo, no debe verse como un movimiento insurgente; m√°s bien como una propuesta democr√°tica de gran viabilidad operativa y leg√≠tima. M√°s all√° de las estructuras clientelistas y de los sistemas tradicionales de comunicaci√≥n y acci√≥n entre el Estado y la sociedad del orden postrevolucionario. Hoy se necesita de una sociedad civil organizada, demandante y participativa.

El agotamiento de las reservas de organización social del Estado y el ejercicio democrático desde la sociedad misma, plantea nuevos EDU 12retos de convivencia social y organización política. El fortalecimiento democrático, sin una sociedad incluyente no es posible, ni tiene viabilidad ética, social o política. Este razonamiento no es ninguna novedad, en la base misma de nuestra Ley Fundamental se reconoce la supremacía de la sociedad sobre cualquier poder. Así, el artículo 39 de nuestra Constitución política reza: "La soberanía nacional reside esencial y originalmente en el pueblo….".

No se trata, de un permiso o concesi√≥n del Estado hacia la sociedad civil. En todo caso se trata de la reivindicaci√≥n originaria de la estructura pol√≠tica nacional, que promueva -de acuerdo a los tiempos modernos- la participaci√≥n de la sociedad civil en los asuntos p√ļblicos. Tenemos que reconocer la base fundamental de la democracia: la voluntad ciudadana. Rousseau, Hobbes, Spinoza, Kant y otros intelectuales nos ayudaron a entender el valor de la democracia. Adem√°s de manera concomitante, a trav√©s de la historia, el concepto de ciudadano nos ha ayudado a comprender que cualquier persona es igual ante los dem√°s. Tal cuesti√≥n, es el esp√≠ritu y el esfuerzo a emprender para lograr nuestra meta


Valor a la palabra


En estos momentos de incredulidad del ciudadano com√ļn hay que darle valor a la palabra, y que la palabra corresponda a los hechos y que los hechos correspondan a la palabra. Hoy estamos viviendo horas de ins√≥lita gravedad. De ah√≠ la necesidad de estar unidos como ciudadanos ante las dificultades y resta√Īar conjuntamente todo el tejido social. En toda democracia la gesti√≥n gubernamental, hoy llamada gobernanza, supone un di√°logo franco y amplio.

En el mundo hay en total 202 millones de personas sin empleo. De √©stas, el 37% son j√≥venes. En M√©xico hay 6.8 millones de j√≥venes, entre 15 y 29 a√Īos, que ni estudian ni trabajan, ‚Äúninis‚ÄĚ. En el mundo hay 600 millones de j√≥venes ninis. En el 2018, habr√° 215 millones de personas desempleadas en el mundo. De √©stos, el 39% ser√°n j√≥venes. Deseo un M√©xico con grandes oportunidades de trabajo para los j√≥venes mexicanos.

Deseo la innovaci√≥n, la confianza, la credibilidad, la transparencia, la efectividad y el pragmatismo. La meta es clara: ser innovadores, dar resultados, ser objetivos, pragm√°ticos, honestos, realistas y optimistas siempre. Existen desaf√≠os y nuevas realidades que afrontar. Durante los √ļltimos 20 a√Īos, M√©xico ha seguido siendo un pa√≠s en un eterno proceso, ‚Äúen v√≠as de desarrollo‚ÄĚ.

No sólo hay que resolver la cuestión relativa a la productividad y a la competitividad. Entre otras cosas, también se requiere certeza jurídica, transparencia y gobernabilidad, transparencia, legitimidad, honestidad y credibilidad para seguir creciendo.

LAS CIFRAS O DATOS DUROS, como ahora se les denominan, son contundentes, M√©xico ha retrocedido como pa√≠s exportador de la posici√≥n 12 a la 15. En materia de flujos de inversi√≥n extranjera el pa√≠s ha ca√≠do del cuarto al d√©cimo primer escal√≥n. En 1994, se dijo que el Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte (TLCAN) ser√≠a el gran promotor de empleos. S√≥lo se han creado siete millones en 22 a√Īos. La tercera parte del crecimiento de la poblaci√≥n en edad de trabajar llega a 17 millones, el faltante es de 13 millones. En 1980, M√©xico era la octava econom√≠a mundial. Hoy apenas alcanza el escal√≥n n√ļmero 15.

La pobreza persiste en M√©xico. En 2016, la pobreza de los mexicanos es similar a la de 1992. En competitividad M√©xico cay√≥ el a√Īo pasado nueve posiciones del 32 al lugar n√ļmero 41, de conformidad con el Anuario de Competitividad Mundial del 2015, publicado por el Instituto para el Desarrollo Gerencial con sede en Lausana, Suiza. El Foro Econ√≥mico Mundial ubic√≥ a M√©xico en el lugar 92 de un total de 148 pa√≠ses. No, no nos enga√Īemos, la educaci√≥n integral, el comercio y la innovaci√≥n tecnol√≥gica son los verdaderos motores y pilares del desarrollo hist√≥rico para cualquier pa√≠s. Por ello, se requiere reformar realmente y fortalecer el sector educativo, facilitar el comercio exterior y la innovaci√≥n tecnol√≥gica.


¬ŅMejoras?


En cuanto a la poblaci√≥n mexicana se refiere, ¬Ņqui√©n mejor√≥? Hay estudios profundos de investigadores de El Colegio de M√©xico, de la UNAM y de instituciones de los Estados Unidos, en los que se expone que los grandes ganadores fueron los estados del norte del pa√≠s. En el sureste de M√©xico fue todo lo contrario, el comercio no mejor√≥ en absoluto. Hubo un desbalance en el desarrollo, no hubo proyectos de cohesi√≥n social o para canalizar la inversi√≥n a esos estados pauperizados. Concentrarse en la regi√≥n norte del pa√≠s fue un error lo cual tiene que corregirse y evitarse en el futuro. No, no, no queremos un norte rico y un sur pobre. Adem√°s, tampoco se dio continuidad y estrategia en la promoci√≥n integral de las exportaciones. Se ten√≠an altos y bajos, y no se dio la transformaci√≥n. Es cierto, el comercio aument√≥ en 400% con los socios del TLCAN. Estamos muy nor-tea-dos. Seguimos des-orien-ta-dos. Hay que ver m√°s al oriente y menos al norte. Lleg√≥ la hora de corregir.


BASTA SE√ĎALAR que de 1994 a 2016, la proporci√≥n de comercio pr√°cticamente sigue siendo igual. Estamos concentrados en un grupito de naciones y no nos diversificamos, tal como lo han hecho los socios comerciales. Canad√° es prueba de ello. Este pa√≠s era exportador de madera, cereales y pescado en 1993 y 1994, y hoy, lo es de alta tecnolog√≠a. De M√©xico ¬ŅPodr√≠amos decir lo mismo? Rotundamente no.

Hay algo que falló y no queremos quedarnos en el pasado. Es vital corregir lo malhecho y tener una nueva visión hacia el futuro. Entre 1994 y 2016, el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano cayó. Estábamos en la novena posición, hoy ocupamos la decimoquinta, el PIB per cápita pasó de la posición 47 a la 71. Los salarios entre 1994 y 2015 solamente subieron 2.3%; hoy el desempleo se ubica en casi 5% frente al promedio de 3.1 entre 1990 y 1994. Hoy somos más de 120 millones de mexicanos. La pobreza sigue estable en un poco menos del 50% de la población, conforme a las cifras del Center for Economic and Social Research of New York, y el INEGI.

 

EDU 13

 

 

Y lo dram√°tico es que el 1% de la poblaci√≥n concentra el 43% de la riqueza nacional. Concuerdo con el gran educador y diplom√°tico mexicano, Jaime Torres Bodet, quien pensaba que ‚Äú‚Ķel progreso de una minor√≠a, por distinguida que a s√≠ misma se estime, no es el progreso de la naci√≥n ni de los ciudadanos ni de los mexicanos en su conjunto y en su plenitud. Pues, ninguna riqueza ser√≠a durable si no descansara s√≥lidamente en la equidad de la educaci√≥n y en una mejor distribuci√≥n equitativa de su riqueza econ√≥mica y de su cultura nacional‚ÄĚ.

Ese es el enorme desaf√≠o que ahora enfrentamos. Cabe hacer una reevaluaci√≥n para observar lo que se hizo bien y revertir las cuestiones negativas. Es indispensable salir de ese c√≠rculo vicioso y convertirlo en uno virtuoso, verbigracia, incidiendo en la competitividad, entre m√ļltiples acciones. M√©xico debe tener una econom√≠a competitiva y evitar distorsiones estructurales de la planta productiva. Lo m√°s importante es aumentar el valor agregado de la producci√≥n como lo hizo Canad√°, creo en el quid pro quo, algo por algo. Frente al exterior, es obligaci√≥n no confundir la coordinaci√≥n con la subordinaci√≥n.

Por todo lo anterior, como dir√≠a Jaime Torres Bodet, dos veces secretario de Educaci√≥n y una vez secretario de Relaciones Exteriores, ‚ÄúM√©xico requiere de una educaci√≥n para la libertad, una libertad para la justicia y una justicia para la paz social‚Ķ. si se mide el esfuerzo por las necesidades, el conjunto previsto podr√° parecer exiguo: pero si se mide por el caudal de los recursos disponibles, se advertir√°n su alcance y su magnitud‚ÄĚ. No descuidemos nunca m√°s la capacitaci√≥n de la juventud en el trabajo y para el trabajo creativo; para hacer justicia social a esos j√≥venes que est√°n √°vidos de una excelente formaci√≥n, de trabajar y de dar lo mejor de s√≠, para sus familias y a la naci√≥n. No los sigamos desperdiciando.

Si se desatiende esa tarea habrá mayor descompostura del tejido social. Estamos a tiempo de hacer la corrección indispensable. Requerimos de una nación unida por la justicia, en la libertad y en la paz social. Es la meta más elevada de todos nuestros esfuerzos.
Estos son tiempos difíciles que nos manifiestan la unidad existente entre democracia política y democracia económica; y además nos muestran que no se puede hablar más, sólo de una sin tomar en cuenta la otra.

 

EDU 14

 

 

Debemos seguir aprendiendo de los verdaderos hombres sabios como Albert Einstein, cuando afirmaba: ‚ÄúSi buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo‚ÄĚ. En estos momentos de incredulidad del ciudadano com√ļn hay que darle valor a la palabra, y que la palabra corresponda a los hechos y que los hechos correspondan a la palabra.

Hoy estamos viviendo horas de ins√≥lita gravedad. De ah√≠ la necesidad de estar unidos como ciudadanos ante las dificultades y resta√Īar conjuntamente todo el tejido social.

Termino con esta reflexi√≥n: Tenemos que innovar para afrontar los problemas existentes de manera distinta a las formas en que los hemos enfrentamos en el pasado. Miremos hacia el futuro con una nueva √©tica en el sector p√ļblico y en el sector privado y con gran inteligencia.

En uno de los cantos de la Il√≠ada, Homero resaltaba la virtud de los hombres. Considero que interpret√°ndolo podr√≠amos hacer una par√°frasis: ‚ÄúNo desconfiemos jam√°s de la primavera. Regresa siempre. Acaso con lo que pudieran ser los mismos problemas, pero con nuevas hojas y nueva savia, nuevas mujeres y nuevos hombres‚ÄĚ.

(Diplomático, analista político y escritor).



Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 514 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner