joomla visitor
AuditorŪa
ASIMETR√ćAS El voto: Nuestra historia
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
403
Banner
402
Banner
401
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 213


"Todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla".
Stanislaw Jeszy Lec
  
   I LA HISTORIA
-la madre de todas las ciencias- aporta luces acerca de nuestro presente, pues no sólo identifica los porqués de los problemas que ante sí tenemos, sino también inferidamente las soluciones a éstos.
   Como historiador -que tal es la formación académica de éste escribidor-, el presente e incluso los escenarios prospectivos posibles son comprensibles mediante el uso de los enseres de esta ciencia.
   Predeciblemente,  esos enseres -metodologías, pues-  dan viabilidad a la comprensión de la dialéctica de nuestra realidad si abordada para fines del ensayo periodístico. Ello es silogismo fiel.
   Cierto. Un periodista es, por definición, un político,  como bien decíalo José Alvarado y le secundaba con atinencia Francisco Martínez de la Vega-José Revueltas decía que el periodismo es historia.
   Revueltas -uno de los gigantes de la literatura mexicana-  sustentaba la tesis de que ejercer el periodismo en cualesquier de sus géneros es una forma de historiar.  Ello lo confirmaría Luis González y González.
   Don Luis era historiador de verdad.  En su célebre "Ronda de Generaciones" -lectura recomendada a los leyentes jóvenes- usa la herramienta nodal del arte de historiar, o sea el  historicismo.
   El historicismo -nos dice el pensador ecuatoriano Rodrigo Borja-  es la herramienta para discernir la realidad social en un periodo cualquiera de la historia y, por extrapolación, del presente mismo.
    
   II DICHO DE JAEZ y estilo más llano, conocer la historia, aquilatar sus moralejas y discernir sus alcances es esencial para un individuo y para una nación, pues contribuye a mantener despierta, viva,  la conciencia.
   Trátase, desde luego, de la conciencia política de la sociedad o, a fuer de precisorios, del pueblo, identificado éste evolutivamente como el principal y mayor elemento constitutivo del Estado.
¬†¬† Ese elemento constitutivo principal y mayor del Estado preside, seg√ļn las leyes del desarrollo social,¬† sobre los dem√°s elementos constitutivos de dicho Estado: el poder pol√≠tico, la soberan√≠a, el territorio, etc√©tera.
   Ello implica que el poder político del Estado está subordinado al pueblo, aunque para el  marxismo el poder político obedece al interés de un estrato o incluso un grupo faccioso de una clase dominante.
   En ambas concepciones  acerca del Estado hay verismos insoslayables.  En el caso del Estado mexicano se dan cita la interpretación romano-cristiana occidental y la marxista.
   Ello es evidentísimo ante la historia.  En México el poder político del Estado -o sean los Poderes de la Unión y sus personeros, conocidos éstos como "clase política"- no está subordinado al pueblo; lo opuesto.
   Es, pues, ajeno al pueblo ese poder político.  Lo ha sido, si nos remitimos a la experiencia histórica, desde que se consumó la Independencia, desde Agustín de Iturbide hasta Felipe Calderón.

¬†¬† III QUE LA SOBERAN√ćA reside en el pueblo es tesis incontrovertible que, sin embargo, ha sido negada en los hechos mediante la pr√°ctica pol√≠tica que, en la latitud mexicana, se sustenta sobre la simulaci√≥n.
   Simular que el poder político -la "clase política"- sirve al pueblo ha sido la constante (y lo es hoy dramáticamente) del Estado mexicano, salvo interregnos históricos (v. gr., las Leyes de Reforma).
¬†¬† Esto explicar√≠a en el presente el fen√≥meno del "voto nulo", que es una variante del¬† "voto √ļtil" que llev√≥ en 2000 a un demente confirmado,¬† Vicente Fox, a Los Pinos.¬† En 2006, √©ste impuso a don Felipe.
¬†¬† ¬ŅY la historia?¬† Al no conocerla un pueblo,¬† √©ste vive sometido, como lo ilustra cual¬† libro de texto¬† la realidad mexicana.¬† No en vano el poder pol√≠tico se afana en diluir la cabal ense√Īanza de la historia; es peligroso.
   Desconocemos el rostro social de nuestra historia y las leyes universales y particulares que la rigen; si la conociésemos en conciencia ya nos habríamos librado del poder político parásito que nos asfixia.
   Ese poder político sanguijuela -chupador de la sangre del pueblo- le teme a que los mexicanos conozcamos su historia más allá de los mitos, pues ello despertaría conciencias y agotaría la paciencia social.
   Mas, aun desconociendo la historia orgánica de las luchas del pueblo de México -concurrentes y simultáneas a sus fases de conformación mestiza- el instinto de supervivencia histórica ha prevalecido. Vive.

Glosario:
Alvarado, José (1911-74): abogado, escritor, periodista y educador neolenés. produjo copiosa obra periodística en Excélsior y Siempre! Fue rector de la Universidad de Nuevo León.
Borja, Rodrigo (1935-): jurista , fil√≥sofo y pol√≠tico ecuatoriano. Fue varias veces diputado y Presidente de la Rep√ļblica de 1988 a 1992.¬† Autor de varios libros. Catecdr√°tico e investigador acad√©mico.
Gonz√°lez y Gonz√°lez, Luis (1825-2003): historiador, fil√≥sofo, antrop√≥logo michoacano. Colabor√≥ con¬† Daniel Cos√≠o Villegas en¬† la Historia Moderna de M√©xico.¬† Autor de 18 libros, entre ellos La Rep√ļblica restaurada,¬† Los art√≠fices del cardenismo, Pueblo en vilo, La Ronda de las Generaciones, Invitaci√≥n a la microhistoria,¬† Todo es historia, El oficio de historiar. Dirigi√≥ la revista Historia Mexicana.
Martínez de la Vega, Francisco (1909-1985):  periodista, escritor y político potosino.  Fue diputado federal y gobernador de San Luis Potosí.  Recibió el Premio Nacional de Periodismo. Hermano menor del también periodista, escritor y humorista José Luis (1907-1954), quien fue director de Ultimas Noticias de Excélsior.
Revueltas, Jos√© (1914-1976): escritor, guionista, activista pol√≠tico, nacido en Durango, miembro de una familia de intelectuales y artistas. Sufri√≥ prisi√≥n varias veces, la primera vez en las Islas Mar√≠as a la edad de 14 a√Īos, acusado de sedici√≥n. En el gobierno de Gustavo D√≠az Ordaz (1964-70) fue encarcelado por cuarta vez ac usado de ser el "autor intelectual" del movimiento estudiantil de 1968. Autor prol√≠fico, siendo su novela m√°s emblem√°tica El apando.

 "Un candidato puede firmar compromisos ante notario..
pero una vez ... diputado ninguno de esos compromisos
tiene valor...  (él) no representa a la otra parte contratante".
                                                Renward García Medrano

¬†¬† I MENCI√ďNESE SIN√ďPTICAMENTE lo planteado ayer aqu√≠:¬† la historia -la madre de todas las ciencias-¬† identifica los por qu√©s del¬† presente y enuncia, a veces con llaneza, qu√© hacer para superar sus consecuencias.
   Incluso, la historia al elucidar soluciones a nuestros problemas como sociedad permite elaborar escenarios prospectivos posibles y, así, anticiparnos a situaciones futuras.
¬†¬† Por ello, dec√≠ase ayer,¬† el conocimiento historicista del pret√©rito tiene por efecto despertar conciencias y √©sto, a su vez, joder paciencias y alebrestar avisperos, seg√ļn la l√ļcida ex√©gesis de Eduardo Galeano.
   Por esas razones, pero en particular el efecto de despertar conciencias acerca de los por qués del contexto dado y sus manifestaciones,  el poder político desalienta conocer la historia.
   De ello adviértense evidencias claras.  El poder político del Estado mexicano ha reorientado los paradigmas prácticos de la escolaridad política del pueblo para hacer nugatoria la toma de conciencia de éste.
   No huelga insistir en que central a toda escolaridad política societal es 1) el conocimiento historicista de los hechos y sucedidos del pasado y 2) la comprensión cabal de las fuerzas que cincelan lo ocurrido.
   Ello tendría una secuela inevitable:  conciencia de nuestro contexto y las causas de su existencia.  Ello nos blindaría contra la manipulacion de conductas colectivas, liberándonos de nosotros  mismos.
   Ello, desde luego, no es utópico en un sentido filosófico ni mucho menos ideológico ni político.  Es posible lograrlo. Y la piedra de roseta -la clave- para ello es el conocimiento historicista del pasado.

¬†¬† II CASO EN PUNTO: la conducta electoral de la ciudadan√≠a -como agente volitivo del pueblo- en el lapso que abarca la √ļltima generaci√≥n de mexicanos confirma precisamente los asertos aqu√≠¬† formulados.
¬†¬† As√≠, en la elecci√≥n de 1991 -los nacidos en esa fecha tendr√≠an hoy 18¬† a√Īos de edad-¬† convocada para renovar la C√°mara de Diputados vot√≥ el 66 por ciento del total de empadronados, que era de 36,676.167.
   En las elecciones de medio sexenio de 1997, el porcentaje de votantes fue de 57.7, en un padrón de 52,208.966, en tanto que en 2003 las cifras fueron de 41.7 por ciento en un universo de 64,710.596  empadronados.
¬†¬† Los que votaron en 1991, 1997 y 2003 para renovar la C√°mara de Diputados se han reducido en proporci√≥n y n√ļmero, abrumados por un alud de electores que engrosa el total a casi 78 millones.
   Ese alud marca una diferencia orgánica y, desde luego, filosófica, ideológica y política y, sin duda, contextual en términos de cosmovisión, cultura política y conducta electoral. Lo cuantitativo es cualitativo.
   El 5 de julio próximo, los empadronados serán 14 millones más que en 2003.  Su composición socioeconómica, política y cultural es obvia consecuencia de una idiosincrasia distinta a la de sus predecesores.
   Pero la diferencia obvia en cuanto a idiosincrasia no es pleonástica, sino importante: es una generación de votantes cuya manera colectiva de ver al mundo deviene de la conjunción secuencial de ciertos vectores.

   III Y ALGUNOS DE ESOS vectores serían, a nuestro ver, los que siguen:
   Uno,  la reorientación de los paradigmas de la educación política neoliberal y mercantil  en el conocimiento y comprensión de la historia, la filosofía, lógica, ética y estética, a favor de los valores del lucro.
   Otro,  en tándem con la promoción de los valores del mercado, los personeros priístas y panistas del poder político del Estado mexicano han creado expectativas irreales en esos 14 millones de nuevos votantes.
   Uno más,  el cotejo cotidiano de las expectativas irreales de esos 14 millones con el telón de fondo real de un entorno competitivo desfavorable acentuado por la baja escolaridad y preparación de éstos.
   Otro más, el crecimiento diríase que exponencial de la depauperación de segmentos y clases sociales otrora con expectativas de movilidad, pero estratificados en la proletarización e incluso en la pobreza.
¬†¬† El grueso de esos 14 millones de mexicanos procede de esos estratos y clases sociales mayoritarios m√°s afectados en sus expectativas y sue√Īos cremat√≠sticos.¬† Su bagaje prospectivo es menor, pero m√°s pesado.
   Y conformados ideológicamente en la ecuación de que democracia es igual a mercado, si éste no funciona  aquella tampoco.  Para ellos, el modelo político es una entelequia obsoleta. Ergo: el "narco" crece.
   A ello auparíase  otro vector adicional:  las ocurrentes crisis -por definición corta-  han mutado monstruosamente en crónicas.  Las crisis ya no son tales, sino una constante. Permanente. El modelo es de crisis.

Glosario:
Auparíase: del verbo aupar. Montarse, incorporarse, subirse.
Cosmovisión: manera y forma de ver y entender al mundo, al hombre, el país, sus coterráneos, la historia, la naturaleza, el universo, etcétera.
Galeano, Eduardo (1940-): escritor y periodista uruguayo, célebre por su libro  intitulado Las venas abiertas de América Latina", considerado un clásico de la ciencias políticas y sociales.
Piedra de roseta:  documento en granito negro escrito en tres lenguas (griego, demótico y egipcio) cuyo hallazgo en 1799 permitió descifrar los jeroglíficos de gran parte de la antigua civilización de Egipto.
Tándem:  conjunto de dos elementos que se complementan.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.faustofernandezponte.com


More articles by this author

ASIMETRIASASIMETRIAS
La hora de los masones...
ASIMETR√ćASASIMETR√ćAS
¬ŅPe√Īa Nieto? ¬ŅFidel? ¬°El Chapul√≠n Colorado! ‚ÄúEn ausencia del...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 499 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
398
Banner
400
Banner
399
Banner
397
Banner
396
Banner
395
Banner
394
Banner
393
Banner