joomla visitor
AuditorŪa
RETOBOS EMPLUMADOS
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
416
Banner
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 279

RETOBOS EMPLUMADOS
PINO P√ĀEZ
(
Exclusivo para Voces del Periodista)

Caza de citas

(A Juan Pablo de Pina
poeta y chapinguero
que legó el sembradío en un versículo
)

 

EXTRAER UN LAICO PEDACITO de alguna oraci√≥n ajena -escrita o platicada-‚Ķ es antiqu√≠sima costumbre para reinventar aforismos, frases c√©lebres o ensalivadas regaderas que luego en p√ļblico se orean y se corean, a fin de invocar risotadas en alud. Se acecha lo dicho o anotado en plena cacer√≠a, se le seca en taxidermia y se luce despu√©s en citatorio.

Citatorio uno: citas re-citadas

Don Jelipe es proclive a fusilarse proverbios, dichos y dicharajos. Sin ser paremi√≥logo, repite satisfecho lo que ya se ha expresado hasta el reg√ľeldo, desde su estremecedor ‚ÄúHaiga sido como haiga sido‚ÄĚ, hasta su no vacilante (aunque s√≠ vacilador) ‚ÄúPrimero soy mexicano‚ÄĚ, con toda la m√≠mica acapulinada pero sin la gracia de Gaspar Henaine.

Pino

En 1862, un 5 de mayo m√°s grande que cualquier avenida, Miguel Negrete estereof√≥nico manifest√≥ ‚ÄúPrimero soy mexicano‚ÄĚ, al apartarse de los conservadores y combatir la invasi√≥n francesa. Un lustro despu√©s respaldar√≠a El Plan de Chalco de Julio Ch√°vez L√≥pez en el que la consigna Tierra y Libertad, casi medio siglo antecedi√≥ al Ej√©rcito Libertador del Sur en clamor tan cosechado. Asimismo, junto a Diego Hern√°ndez, el se√Īor Negrete redact√≥ El Plan de Sierra Gorda, en Quer√©taro, de contenido abiertamente socialista. ¬ŅCu√°l equivalencia podr√≠a establecerse entre el capulinesco ‚ÄúPrimero soy mexicano‚ÄĚ de don Jelipe y ‚ÄĚEl primero soy mexicano‚ÄĚ de vertiginosa asunci√≥n revolucionaria de don Miguel? ¬°Ni el fat√≠dico maese Platanito se arriesgar√≠a invent√°ndoles un parang√≥n en gracejada!

Enrique Pe√Īa Nieto est√° siendo asesorado por Vicente Fox y do√Īa Martita pa‚Äôver qu√© exclamaci√≥n entresacan de alg√ļn libro sin leer, una descontextualizaci√≥n nom√°s de o√≠das, similar a la que le aconsejaron sus quesadillescamente sesudos consiglieri durante su virreinato, con aquello de ‚ÄúTe lo firmo y te lo cumplo‚ÄĚ en signaturas al calce bien descalzas.

Josefina V√°zquez Mota inicialmente pretendi√≥ utilizar de slogan el t√≠tulo de su ‚Äúmotivadora‚ÄĚ obrita: ¬°Dios m√≠o hazme viuda por favor!, que por cierto ninguna relaci√≥n mantiene con lo parrafeado del interior. ¬ŅPaqu√© atemorizar faunos proletarios? Mejor construirles el pared√≥n de la ‚Äúreforma laboral‚ÄĚ, pero con sacrat√≠simas muecas a lo Teresa de Calcuta e ideario purificador de la Madre Conchita, Gat√ļbela y Las Poquianchis.

Quien ya no recurri√≥ al desplumador apotegma de ‚ÄúNo le han quitado ni una pluma a mi gallo‚ÄĚ es Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador en copyright a Benito Ju√°rez, emisi√≥n oral surgida en la guerra de tres a√Īos. El problema es que a don AMLO, oligarcas, el innombrable, el cu√Īao Hildebrando y la se√Īito Elba Esther‚Ķ s√≠ le arrancaron el plumero encuer√°ndole hasta el kikirik√≠. Por eso, ahora el tema es de picoretes, de silentes piquitos de pasi√≥n, de rep√ļblica amorosa, de puros pichoncitos y palomitas amancebados.

Citatorio dos: toques y retoques filosóficos

Irma Serrano, la teleol√≥gica Tigresa, que en la frente se puso un kamas√ļtrico eclipse lunar‚Ķ en reiteradas entrevistas detall√≥ su prosapia acad√©mica, egregia-egresada de la Facultad de Filosof√≠a y Letras, en base a ello, en un aristotelismo impresionante y renovador, cuando se le inquiri√≥ el porqu√© poner a su teatro Fru-Fru y quitarle el originario Virginia F√°bregas, la connotada actriz, cantante y catedr√°tica trascendentalista, textualmente, con toda la fenomenolog√≠a del calostro, ilustr√≥: ‚ÄúPorque de poner en mi propiedad las chiches de otra, mejor pongo las m√≠as‚ÄĚ.

Y cuando su sapiencia le acomod√≥ a la enciclopedista de los pectorales un lugarcito en el Senado -en la misma bancada de los seres progresistas- a su coordinador Porfirio Mu√Īoz Ledo, en hermen√©utica visi√≥n esclarecedora le interpret√≥ dotes de robusto arc√°ngel aut√≥ctono: ‚Äú¬°Guajolote Panz√≥n!‚ÄĚ le repet√≠a en oralidad y ex√©gesis, mientras coreaba y correteaba al tribuno-alado entre la maiceada osificaci√≥n de las curules.

La fil√≥sofa artillera del Ca√Ī√≥n del Sumidero, kantiana y acezante, revelaba el plum√≠fero grosor: ‚Äú¬°Guajolotepanz√≥nGuajolotePanz√≥nGuajolotepanz√≥n!‚ÄĚ en tercia de imperativo categ√≥rico, a lo que el aprior√≠stico correteado respond√≠a con la obesa y sumisa trinidad de don Plotino, en un ‚Äú¬°Gordogordogordo!‚ÄĚ de redond√≠sima infinitud.

S√≥crates, el que opt√≥ por la cicuta antes que la palinodia, tiene en la nomenclatura otro dial√©ctico heredero: S√≥crates Campos Lemus, quien en su m√©todo-log√≠stico de las substancias verbales, estipul√≥ sin sofismas la tautolog√≠a oval de su palabra:¬† ‚Äú‚Ķ lo que digo con el hocico lo sostengo con los huevos‚ÄĚ, n√≠tido y textual exclam√≥ el socr√°tico pensador en su vadem√©cum de sentencias extra√≠das de una brizna de centella: Mito y realidad del‚Ķ 68, m√°s que libro, cat√°logo de cacum√©nicas GRANDEZAS que le public√≥ Morgana Editoras en el 2000.

En la p√°gina 133, en ese texto que realiz√≥ con la colaboraci√≥n de F√©lix Ram√≠rez, quien funge de su entrevistador, don S√≥crates Bis informa que la casu√≠stica de su ilaci√≥n tan precisa se debe a ‚Äú‚Ķ que no me formaron en la joter√≠a‚Ķ‚ÄĚ. Si los antiescol√°sticos duendecillos de la imprenta no se inundan ante los crecidos r√≠os de don Her√°clito, he aqu√≠ una cita que, referente al apotegma anterior, desmenuza la nitidez de su dial√©ctica y desnuda el esp√≠ritu m√°s all√° de su escondite cartesiano: ‚Äú ‚Ķ con el maric√≥n de Gonz√°lez de Alba, a lo mejor no soy de su gusto; o probablemente me hizo proposiciones y lo mand√© al carajo (‚Ķ) √Čl habla bien de sus padrotes o de sus comadres, no de alguien que lo rechaza por puto‚Ķ‚ÄĚ.

Todo tema es asible al √°gora-agorera del se√Īor Campos Lemus, incluida la incons√ļtil ropita que se lava en casa del soliloquio, he aqu√≠ un descubrimiento que puso a temblar de fr√≠o a los hegelianos de anta√Īo y hoga√Īo, dej√°ndoles m√°s helados que un estornudo de esquimal, en un solo ¬°ach√ļ! de tesis, ant√≠tesis y s√≠ntesis: ‚Äú‚Ķ el pantal√≥n del enano: tiene m√°s culo que pierna‚Ķ‚ÄĚ. A los mexicanos los esencializ√≥ en una epistemol√≥gica dualidad: ‚ÄúCogelones‚ÄĚ y ‚Äújodidos‚ÄĚ. Y al √°nima de los estadounidenses la pepen√≥ en un pincelad√≠simo silogismo: ‚ÄúUn gringo es un pendejo, dos gringos son dos pendejos, tres gringos es una trasnacional‚ÄĚ.

Citatorio tres: lo que a pu√Īitos se agarre del enjambre

El antijuarista Francisco Bulnes, peror√≥ que ‚ÄúPor la democracia no vale la pena ni sacrificar la sangre de un puerco‚ÄĚ. Lo entrecomillado se halla en Imagen de Francisco I. Madero, ensayo de Eliseo Gaspar Rangel que el DDF le public√≥ en el ‚Äô84. Lo que no se encuentra en el estudio de marras es c√≥mo Jos√© Vasconcelos defini√≥ al antidemocr√°tico autor de El verdadero Ju√°rez: ‚ÄúBuey Cansado‚ÄĚ, le esput√≥ a ese don Francisco que s√≥lo hizo Panchos contra Porfirio D√≠az cuando √©ste, literalmente, cay√≥ embarcado, pues antes el se√Īor Bulnes era un porfirista que con enorme diligencia personificaba caravanas; situaci√≥n similar a la del pol√≠grafo Juan A. Mateos, todo miel con el dictador en el cargo, todo hiel con el exdictador en el descargo, hasta una novela de √°cido t√≠tulo le endilgo tras el derrumbe: La majestad ca√≠da.

En el terreno po√©tico, el bardo y ensayista de la Uni√≥n Americana, Archibald McLeish, expres√≥ quiz√° la m√°s lograda caracter√≠stica del arte versificador: ‚ÄúLa poes√≠a no se explica, la poes√≠a es‚ÄĚ. El trasgo brasile√Īo Ezio Flavio Bazzo, quien en M√©xico radic√≥ una buena temporada, radiografi√≥ a los comunistas de sololoy: ‚ÄúHablan como Carlos Marx y act√ļan como Carlos V‚ÄĚ, redact√≥ en su libro Arqueolog√≠a de nuestra verg√ľenza, editado antes de que feraces y feroces marxistas-salinistas ni moronas dejaran en las exhaustas intimidades de las arcas p√ļblicas.

De √Ālvaro Obreg√≥n es el oratorio bombardeo de ‚ÄúNo hay qui√©n resista un ca√Īonazo de 50 mil pesos‚ÄĚ, inspirado en Picaluga que a ese precio traicion√≥ a su ‚Äúamigo‚ÄĚ Vicente Guerrero; mismita cantidad que cobr√≥ Jes√ļs Guajardo por el asesinato contra el gran Zapata; id√©ntica cifra que anualmente recib√≠a la embajada EU del erario por v√≠a del porfiriato para los menesteres del gringu√≠simo boato; d√≠gitos igualitos con que esa dictadura, tambi√©n a√Īo tras a√Īo, subsidiaba a El Imparcial, peri√≥dico dirigido por Rafael Reyes Sp√≠ndola que n√ļmero tras n√ļmero hac√≠a de las p√°ginas ramilletes para don Porfirio y Carmelita, en la m√°s costosa y entintada florer√≠a. 50 mil de aquellas eras que significaban todo una feria con todo y su rueda de la fortuna.

Caza de citas: cinegética a disparos de retina.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 



More articles by this author

Yerros a hieros errados y herradosYerros a hieros errados y herrados
  ENCICLOPEDIAS, diccionarios, peri√≥dicos, revistas, ep√≠stolas‚Ķ tambi√©n la riegan con todo...
Dicharajo del carajoDicharajo del carajo
PAREMI√ďLOGOS recolectan dichos, decires an√≥nimos, que flotan una leyenda y...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 1302 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner