Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 286

APUNTE
JORGE GUILLERMO CANO

Y parecía una gesta

MÁS DE MIL 900 PERIODISTAS ACREDITADOS en la macro sala de prensa que instaló el Instituto Federal Electoral (IFE) (cerca de 10 mil en los estados); cabinas telefónicas, pantallas, cafetería, dos restaurantes aledaños, instalaciones para más de 30 medios nacionales y extranjeros; cerca de 150 corresponsales y enviados. La mirada del mundo en México.

Ifruade

 

POR ESA SALA SOLO CRUZABAN reporteros de todos colores y de todos lados; figuras y noveles, conocidos y no tanto; críticos y complacientes; emocionados y taciturnos.

Desde el viernes 29 (la macro sala estaba abierta desde el 25 de junio y cerraría hasta el 08 de julio) este escribiente se integró a esa disímbola comunidad y las jornadas serían de más de 12 horas diarias.

Ese día hubo conferencias de prensa como obligación ineludible y lo mismo el sábado, hasta unas horas antes de que las casilla abrieran, lo que estaba previsto para los ocho de la mañana del día primero, pero se atrasaron en general porque representantes partidarios exigieron firmar las boletas.

El domingo primero de julio la actividad inició a las seis y media de la mañana, con los honores a la bandera en la explanada central del IFE. Vendrían luego los retrasos en la instalación de casillas y después la espera, larga que parecía, de los primeros resultados.

El tamaño de la tarea

La tarea tenía visos de impresionante: 2 mil 127 cargos de elección popular en una sola jornada; presidente de la República, 500 diputados federales, 128 senadores, seis gobernadores, un jefe de gobierno, 579 diputados locales, 876 ayuntamientos, 16 jefes delegacionales y 20 juntas municipales.

Un padrón electoral de 84 millones 464 mil 713 ciudadanos registrados y una lista nominal de 79 millones 454 mil 802 electores, con una cobertura del 94.07 por ciento.

La lista nominal era, en 1991, de 36 millones 600 mil ciudadanos registrados y subió hasta casi 79 millones y medio en este 2012.

La denuncia previa

El viernes 29, en conferencia de prensa, la “Coordinadora Nacional de la Proclama por el Rescate de la Nación y el Posicionamiento por la Paz y el Respeto a la Legalidad Electoral”, de larga denominación, advertía que el proceso electoral estaba viciado y hay temor de que “se haya configurado un fraude, más que nada mediante la compra y coacción del voto”.

¿El proceso está deslegitimado desde ya? -Preguntamos. Cauta, la respuesta: “Hay temores fundados, tenemos denuncias…” -¿Dónde están las pruebas? cuestionarían reporteros de otros medios -“En su momento, en su momento”.

Una profunda descomposición

Por la noche del 29, monseñor Raúl Vera, Pablo González Casanova y Javier Sicilia, entre los principales, presentaron su proclama: “Las instituciones del Estado están inmersas en procesos de profunda descomposición y deterioro a causa de la corrupción, y debido a la penetración del crimen organizado en todos los niveles y ámbitos del gobierno”.

Nuestro país vive una situación de emergencia nacional. La soberanía ha sido comprometida”, dice el documento. “Convocamos a desarrollar espacios de debate y difusión. A reconstruir la coordinación y unidad de los movimientos y de las luchas del campo y la ciudad”.

El sábado 30 de junio continuaría el desfile de denunciantes. Casi todos coincidían: hay riesgo de fraude, es inminente, decían otros, pero no se presentaban las evidencias que reclamaba la prensa.

El día primero

El domingo l de julio, pasadas las ocho de la mañana, los primeros reportes de retrasos y largas filas en las casillas especiales. Sería en esas casillas, donde faltaron boletas de votación, que se darían las primeras protestas.

Hasta poco después de las ocho de la noche del día primero, hora del centro, iniciaría el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP). A las 20:30 horas, la secretaría ejecutiva del IFE presentaba su informe sobre la recepción del voto: “la presencia de los representantes de los partidos políticos y las coaliciones, indica que el PAN pudo vigilar directamente al 70.31% de las casillas; el PRI al 91.52%; el PRD con 50.26%; el PVEM al 41.16%, el PT al 50.66%; Movimiento Ciudadano al 28.84%; y Nueva Alianza tuvo presencia en el 50.46% del total de las casillas”.

En 21 mil 91 casillas hubo vigilancia de observadores electorales, el 14.78% de las instaladas.

La tendencia que no paró

Desde que aparecieron los primeros resultados el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, se fue arriba y nunca perdería la delantera. Cuando se había capturado el 9.32% Josefina Vázquez Mota llevaba un 26.82% de los votos, Enrique Peña Nieto, 36.19% y Andrés Manuel López Obrador el 32.28 por ciento.

Hacia las 22:00, la ventaja de EPN disminuyó y cerca de las 23:00 llegó a estar con sólo tres puntos de ventaja. Pero a partir de ahí subió de nuevo y se estabilizó entre 5.4 y los 6 y medio con que terminó el PREP.

Vázquez Mota ocupó por momentos al segundo lugar, pero después caería al tercero y de ahí no saldría.

Ahí están, esos son…

Pronto, las instalaciones del IFE se rodearon de manifestantes que protestaban por la insuficiencia de votos en las casillas especiales y el contingente se nutrió con opositores a Peña Nieto. A las dos de la mañana del lunes, los reporteros que dejábamos la macro sala, luego de una jornada de casi 20 horas continuas, fuimos prácticamente evacuados por una salida lateral, por motivos de seguridad, los manifestantes no distinguían entre personal del IFE o periodistas: “ahí están, esos son”, coreaban.

Cano2

El lunes 2 la macro sala estaba a media capacidad, ya muchos medios habían levantado sus tiendas de la explanada, mientras llegaban las noticias de las movilizaciones en el Monumento a la Revolución y la marcha de los estudiantes al zócalo capitalino.

Detrás del triunfo priísta

Vendrían los análisis y las coincidencias. Para el regreso del PRI a Los Pinos se conjugaron varios factores: la promoción de imagen con la participación interesada de las grandes televisoras, las encuestas, la “cargada mediática”, el quiebre de las expectativas de cambio, las inercias partidarias, la presumible compra de votos y el insuficiente apoyo al discurso de AMLO.

A fin de cuentas, la alianza PRI-PVEM ganó con un margen considerable (cerca de siete puntos de ventaja y más de tres millones 300 mil votos) a la alianza que postuló a Andrés Manuel López Obrador y en tercera posición se colocó la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota.

La desconfianza en el cambio perjudicó de manera injusta a López Obrador, y en la siembra, incluso del temor, participaron de manera activa los grandes medios. El (mal) acompañamiento de AMLO fue perjudicial, como hace seis años, afectado por los antecedentes de corrupción de cuadros dirigentes nacionales y estatales del PRD.

Difícil que prospere

La impugnación, buscando la anulación de la elección presidencial, está limitada de entrada porque el resultado electoral se tejió antes de las urnas, con la avanzada mediática, las encuestas que prefiguraban desenlaces en la percepción ciudadana y la denunciada compra de votos, pero será muy difícil establecer jurídicamente causales de nulidad, coinciden los analistas.

López Obrador, que es criticado por no aceptar el resultado, ha asumido una postura legítima ante su derrota formal y tiene todo el derecho de acudir a los órganos competentes para tratar de revertir el resultado que no le favorece, pero se ve muy complicado y lo más probable es que no prospere.

Continuidad neoliberal

Con el triunfo de Peña Nieto, el escenario esperable para México en los próximos años es la continuidad del modelo neoliberal, con algunos matices, casi similar al del panismo. Pero, en estricto, el riesgo de esa continuidad estaba en todos los candidatos, incluido AMLO.   La falta de contundencia en las propuestas de cambio al modelo socio económico, la incorporación de los grandes ricos capitalistas (pero “decentes”) y la explícita compartición del sistema vigente, limitaron los alcances de la propuesta de López Obrador.

Denuncias y descargos

Monederos electrónicos canjeables en las tiendas Soriana, de entre cien y 700 pesos, fueron entregados por el PRI a cambio del voto a su favor, según se ha denunciado en el estado de México. Personas que fungieron como representantes del PRI en casillas electorales reclamaron en la sección 34 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), dos días después de la elección, el pago de 600 pesos y un teléfono celular que les habían prometido.

El vocero priísta, Eduardo Sánchez, negó que su partido haya entregado tarjetas a cambio de votos y se refirió a un programa de “apoyo a la economía familiar” del gobierno del estado de México, “suscrito ante notario”, tratando de explicar el caso de las tarjetas canjeables en Soriana. Pero lo que está ahora en el centro de la discusión es la controversia entre la legalidad y la legitimidad de la elección.

Los motivos de Eruviel

El gobernador del estado de México, Eruviel Ávila Villegas, dijo que, desde marzo de este año a la fecha, su administración ha entregado más de 170 mil monederos electrónicos de la tienda Soriana a estudiantes mexiquenses, como parte del programa “10 Acciones por la Educación”. Ávila rechazó que las tarjetas se hayan utilizado para beneficiar a alguna organización política en las pasadas elecciones federales.

Pero el hecho es que son múltiples las denuncias de que fueron operadores priístas quienes entregaron las tarjetas, a otros les prometieron un pago, y hasta teléfonos celulares, luego de que comprobaran haber votado por el PRI.

¿Monumental montaje?

El PRI califica de “monumental montaje” los videos y la información sobre las tarjetas de Soriana: “es una representación teatral; el PRI nunca distribuyó esas tarjetas y no son simpatizantes reales”, dicen. Según el PRI, sus adversarios “disfrazaron” a los denunciantes de las tarjetas Soriana, luego les tomaron fotografías, llevaron reporteros y camarógrafos. El tricolor presentará una denuncia de hechos ante la PGR, advirtieron, por la probable comisión del delito de “simular pruebas materiales”.

El propio Peña Nieto entró a la discusión y después de calificar a AMLO como “mal perdedor”, señaló que las acusaciones de irregularidades “deben ser probadas en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”. En respuesta, López Obrador reiteró: la elección del domingo pasado fue “totalmente falsificada; no se cumplió la Constitución, que mandata que la elección debe ser auténtica y libre; se compraron millones de votos”.

En tanto, el equipo de AMLO continúa con el recuento y recepción de pruebas que presentarán ante el TEPJF.

Se anota Calderón

El lunes 9 pasado, Calderón entró al quite y se refirió a la “compra-venta de voluntades políticas” que “es simplemente inaceptable” e hizo “votos porque la autoridad electoral rectifique de inmediato y la castigue si debe castigarla”.

Aclaró Calderón que “el tema este de las tarjetas y las cuentas no digo que va ser suficiente, no lo sé, para descalificar una elección con esas diferencias, pero que debe ser resuelto, por supuesto”. En la aviada, se anotó la cúpula panista y hasta connotados miembros de la izquierda protestante recibieron con beneplácito la declaración.

El escenario emergente

De acuerdo a los resultados del cómputo final hasta el cierre de esta columna, el PRI tendría 207 legisladores (158 de mayoría relativa y 49 de representación proporcional); el PAN, 115 (53 de mayoría relativa y 62 plurinominales); el PRD, 99 (55 y 44); el PT, 19 legisladores (ocho y 11); PVEM, 34 (19 de mayoría y 15 plurinominales); Movimiento Ciudadano, 16 legisladores (siete y nueve), y Nueva Alianza 10 plurinominales.

De esa manera, PRI y PVEM tendrían 241 puestos en la Cámara de Diputados y sumando los de Nueva Alianza alcanzarían la mayoría simple. De conservarse la alianza de la izquierda (PRD, PT y MC) serían la segunda fuerza con 134 diputados y el PAN sería tercero con 115 legisladores.

¿Y en Sinaloa?

Ganó el PRI. Tendrá dos senadores, Aarón Irízar y Daniel Amador; el PAN completa la tercia con su segundo lugar, Francisco Salvador López Brito. Los tres, casi sin hacer campaña o medio haciendo que la hacían, obtuvieron los votos necesarios para llegar al Senado de la República, cada vez más devaluado.

Cano3

Las inercias funcionaron de manera acorde con nuestra raquítica cultura política; el efecto Televisa-Peña Nieto, para el PRI, y el voto duro panista, completaron la faena. Es cierto que también el efecto López Obrador llevó votos a otros candidatos que, por su solo lado, difícilmente habrían tenido ese resultado, aunque perdieron.

El reconocimiento

El reconocimiento, que se antoja un tanto apresurado, de mandatarios extranjeros (entre ellos, de manera notable, el “socialista” francés Francois Hollande, Raúl Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, de Venezuela) al “presidente electo” de México, Enrique Peña Nieto (que aún no lo es) es una reacción que atiende ciertas reglas pragmáticas de la llamada “diplomacia” internacional.

Chávez extendió una “felicitación” al pueblo de México “por las elecciones del primero de julio pasado”.

En obvio, tales apresuramientos no benefician en absoluto la causa de AMLO.

Tamborazos

-Según la lógica de Mario López Valdez, gobernador de Sinaloa, los medios deben callar los hechos, ocultar la realidad, es decir mentir, engañar, para “no asustar” a los turistas (los de casa que vivan en el miedo, total).

-No hay motivo alguno para festinar el retorno del PRI. Es un partido que expresa los vicios de la kakistocracia nacional y son muchos los especímenes a su interior que así lo hacen patente. Todo está por verse y esperemos que la tragedia mexicana, cuando menos, no se agudice.

-Y después de lo que parecía una gesta, la “jornada histórica” de las desveladas ifeñas, casi repetimos: que devuelvan las entradas.

-Sin solución a la vista (todos se hacen de la vista gorda) continúa la violación a la Constitución por parte del gobierno en los llamados “retenes”, mismos que propician la criminalidad en lugar de combatirla efectivamente.

-Abusos, humillaciones a la ciudadanía, transgresión sistemática de los derechos humanos, es la constante. En Sinaloa, una “comisión de derechos humanos” con vocación de ornamento. A ver hasta cuándo.

( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).



More articles by this author

APUNTE Tiempos de GomorraAPUNTE Tiempos de Gomorra
  APUNTE Tiempos de Gomorra Jorge Guillermo Cano Ni caso en reseñar las múltiples...
APUNTE Viene lo más difícilAPUNTE Viene lo más difícil
    APUNTE Viene lo más difícil Jorge Guillermo Cano   Se confirmaron las tendencias Es un...