joomla visitor
AuditorŪa
Pacificar México, imperativo rector
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 295

LA HORA DE LA VERDAD


Pacificar México,

imperativo rector


Piedra sobre piedra, el Estado liberal dise√Īado por la reforma juarista del siglo XIX -que, dijo Justo Sierra, no desamortiz√≥ las conciencias de la reacci√≥n-, y su extensi√≥n como Estado Social de Derecho, imaginado por los hombres armados y los constituyentes de 1917, han sido desmontados durante las √ļltimas tres d√©cadas, en un proceso sin soluci√≥n de continuidad que ha dejado, literalmente, un M√©xico de n√ļmeros rojos en todos los √≥rdenes de la vida nacional.

Pena4
¬ŅLa noche qued√≥ atr√°s?

En política no existen las casualidades. Resulta harto sintomático que, el pasado 1 de diciembre, las estampas más socorridas en las pantallas televisivas fueran las del Hemiciclo a Juárez, apenas unas horas antes redescubierto en toda magnificencia en la remozada Alameda Central, luego revestido de mugre por los provocadores, y las del vandalismo en las avenidas 5 de Mayo y Francisco I. Madero del Centro Histórico de la Ciudad de México.

La larga y fallida marcha hacia la democracia

La sucesión del poder político en el México independiente, puede datarse a partir de la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.

Entre El m√≠stico de la autoridad Porfirio D√≠az, que dur√≥ en el cargo 30 a√Īos, tres meses y 20 d√≠as con rango de dictador, y Pedro Lascurain, que en 45 minutos jug√≥ el papel de comod√≠n para dar paso a la sanguinaria usurpaci√≥n de Victoriano Huerta, sin embargo legitimada por el Poder Legislativo. Entre un emperador frustrado (Agust√≠n de Iturbide), un pretendido Alteza Seren√≠sima (Antonio L√≥pez de Santa Anna) y un emperador extranjero terminado en el pared√≥n (Maximiliano), pasando por las ex√≥ticas Junta de Notables y Regencias, los mexicanos han tenido -desde Iturbide y Guadalupe Victoria; √©ste de extracci√≥n constitucional en 1824, a Felipe Calder√≥n Hinojosa- 74 gobernantes.

Once mandatarios civilistas le preceden

Enrique Pe√Īa Nieto -aceptando¬† dicho conteo, acaso cuestionable- ser√≠a el gobernante n√ļmero 75. El dozavo del periodo civilista iniciado por Miguel Alem√°n Vald√©s, si bien Felipe Calder√≥n Hinojosa exhibi√≥ una descarnada vocaci√≥n castrense. Es el mandatario n√ļmero 23 con t√≠tulo de abogado. Hasta antes de que llegaran los tecn√≥cratas al poder, s√≥lo a Francisco Javier Echeverr√≠a (1838-1841) se le reconoc√≠a especialidad en asuntos econ√≥micos. Pe√Īa Nieto sucede a trece presidentes de la Rep√ļblica que, desde diciembre de 1934 -L√°zaro C√°rdenas del R√≠o- han logrado completar su periodo de seis a√Īos.

Pena1
C√°rdenas: su memoria pervive

C√°rdenas del R√≠o emprendi√≥ su mandato proclamando el primer Plan Sexenal de gobierno, al que fue lealmente congruente. Jos√© L√≥pez Portillo retom√≥ la idea de la planificaci√≥n estatal lanzando en los √ļltimos meses de su periodo el Plan Global de Desarrollo; iniciativa que Miguel de la Madrid continu√≥ con la reforma constitucional que dio soporte al primer Plan Nacional de Desarrollo.

El estilo personal de gobernar

Desde que Cárdenas del Río fortaleció el perfil del Estado nacional, tanto a él como a sus sucesores hasta 1988 les bastó jurar la Constitución como síntesis y programa del gran Pacto federal. Sólo Carlos Salinas de Gortari de Gortari, de origen legal violentamente controvertido, en las primeras horas de su sexenio sintió la urgencia de suscribir una excepcional Alianza estratégica con el Partido Acción Nacional (PAN), para obtener de éste la legitimidad de gestión.

Pena3
López Mateos, un gran patriota

Del variado origen de esos mandatarios, de facto o constitucionales (38 generales entre ellos), y de su cultura variopinta, viene el esfuerzo de historiadores mexicanos -entre ellos Daniel Cos√≠o Villegas- para caracterizarlos por su estilo personal de gobernar. Este es el enigma por descifrar en Pe√Īa Nieto, pues no es lo mismo el palacio de Gobierno de Toluca, que la fascinante residencia de Los Pinos. El poder supremo, no pocas veces en grado absoluto -producto de las facultades metaconstitucionales de las que hablaba el doctor Jorge Carpizo- suele desdoblar la personalidad del individuo y descubrir vocaciones antes soterradas. Es sentencia cl√°sica la de que el poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente.

¬ŅTiene alguna significaci√≥n a futuro la descendencia o ascendencia del patriota del Estado de M√©xico, don Isidro Fabela; o el estudio √Ālvaro Obreg√≥n y el presidencialismo moderno?, tema de la tesis profesional de Pe√Īa Nieto? ¬ŅO la tiene el impulso que a la noble doctrina internacional de M√©xico imprimi√≥ el tambi√©n mexiquense Adolfo L√≥pez Mateos (1958-1964)? S√≥lo existen profetas del pasado.

Respetar la historia y la ley

Con independencia de los compromisos espec√≠ficos firmados por Pe√Īa Nieto en campa√Īa electoral, el 1 de diciembre pasado se inici√≥ la etapa de los enunciados. El Pacto por M√©xico ha de conservarse entre corchetes, habida cuenta que las representaciones partidistas suscriptoras de la contraparte est√°n expuestas a ajustes nominales en el corto plazo en las direcciones nacionales del PRI, PAN y PRD.

Pena2
El ilustre Don Isidro Fabela

El cuadrante hist√≥rico aceptado por Pe√Īa Nieto para emprender su azarosa traves√≠a, se remite al legado prehisp√°nico, colonial, independiente, revolucionario y democr√°tico. Somos herederos de una tradici√≥n milenaria, que sabr√© respetar y conservar, anunci√≥ desde Palacio Nacional el Presidente, como imperativo rector de su gobierno, ce√Īido al estricto apego a la ley.

Para sustanciar los derechos y deberes establecidos te√≥ricamente por la Constituci√≥n en hechos pol√≠ticos concretos, Pe√Īa Nieto traz√≥ cinco ejes fundamentales de acci√≥n: 1) pacificar M√©xico, 2) revertir la exclusi√≥n socioecon√≥mica, 3) sustraer de las manos de los grupos privilegiados la renta de la riqueza nacional y hacerla llegar a los bolsillos de los menos favorecidos, 4) recuperar la educaci√≥n como f√≥rmula socialmente igualadora, y 5) restaurar la diplomacia activa para rescatar el honor de M√©xico como Estado solidario en el entorno global.

Mandamientos:

 

  • Programa nacional de prevenci√≥n del delito;
  • luz verde a la ley de v√≠ctimas;
  • reforma de la Justicia Penal;
  • cruzada nacional contra el hambre;
  • seguro de vida para amas de casa;
  • recuperaci√≥n del r√©gimen de seguridad social, partiendo del establecimiento de un sistema de pensi√≥n desde los 60 a√Īos de vida;
  • servicio magisterial con base en el m√©rito profesional y elevar a rango constitucional el sistema de evaluaci√≥n educativa;
  • impulso a la infraestructura como palanca del crecimiento econ√≥mico y de la competitividad;
  • nuevo sistema de transporte ferroviario;
  • revisi√≥n del r√©gimen de concesiones del Estado en materia de telecomunicaciones y operaci√≥n televisiva;
  • Nueva ley de deuda p√ļblica;
  • Cero d√©ficit en la gesti√≥n del presupuesto federal
  • Austeridad en el ejercicio del gasto federal.

 

Desafíos del nuevo gabinete

Sobre la integralidad de la visi√≥n constitucional, social, econ√≥mica y pol√≠tica del dise√Īo del nuevo gobierno, pesar√°n retos concretos al jefe del Poder Ejecutivo, al trav√©s de los secretarios de Estado encargados de despacho, a saber:

Desde el punto de vista estrictamente valorativo en el terreno pol√≠tico, el primer potencial de conflicto se identifica en el proyecto educativo. El nuevo secretario de Educaci√≥n P√ļblica, Emilio Chayffet Chemor se encontrar√° con la resistencia sistem√°tica del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educaci√≥n, asumido como patrimonio personal por la vitalicia presidenta, ahora usufructuaria de un nuevo tipo de control del liderazgo, Elba Esther Gordillo Morales, quien mantiene facturas por cobrar al titular de la SEP desde que fue desplazada en 2004 de la coordinaci√≥n de la bancada priista, por arreglos inconsultos con Los Pinos en materia de orden fiscal.

Al menos desde la gesti√≥n de Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n como secretario de Educaci√≥n, la beligerante dirigente magisterial ha sido acusada de pretender ser factotum en el dise√Īo y gesti√≥n de la pol√≠tica educativa. En el ejercicio del cacicazgo sindical, Gordillo Morales no ha estado sola. A partir de 1997, y despu√©s de la muerte del l√≠der de la Confederaci√≥n de Trabajadores de M√©xico (CTM), Fidel Vel√°zquez, ha tenido como aliado, entre otros, al secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep√ļblica Mexicana, Carlos Romero Deschamps, quien pretend√≠a, a su vez, hacerse del mando de la poderosa central obrera.

Desde donde amigo vengo

Al socaire de una nueva cultura laboral impulsada desde la Confederaci√≥n Patronal de la Rep√ļblica Mexicana, Gordillo Morales y Romero Deschamps compartieron con otros dirigentes sindicales de industria y servicios la iniciativa de la Uni√≥n Nacional de Trabajadores, que sobre la marcha abandonar√≠an, pero hace apenas tres a√Īos anunciaron un nuevo frente sindical alternativo al cetemismo, que se desvaneci√≥ en la perspectiva de la sucesi√≥n presidencial.

En el marco de la desvencijada reforma laboral propuesta por Calderón Hinojosa para transparentar el ejercicio sindical y exigir la rendición de cuentas, Gordillo Morales y Romero Deschamps se acompasaron para hacer una demostración de fuerza, haciendo coincidir reuniones nacionales de sus sindicatos a fin de renovar y fortalecer sus cacicazgos. Lograron disuadir al Congreso de la Unión a dejar la reforma mocha.

Adicionalmente, Romero Deschamps, ahora senador, querr√° ser factor en la eventual reforma energ√©tica (sin definici√≥n inmediata en las ofertas pe√Īistas), en cuyo caso pondr√° a prueba a los nuevos secretario de Energ√≠a y directores generales de Petr√≥leos Mexicanos y la Comisi√≥n Federal de Electricidad, cuyo estatus relacionado como empresas del Estado, est√° inscrito en los compromisos program√°ticos fundamentales del PRI.

De frente a la Alianza Energética del Norte

A prop√≥sito del sector energ√©tico, el desaf√≠o subyacente se agiganta para los nuevos secretarios de Hacienda y Cr√©dito (fisco) P√ļblico y de Relaciones Exteriores (diplomacia), expuestos a las c√≠nicas presiones externas al amparo de la Alianza Energ√©tica de Am√©rica del Norte, a la que las presidencias panistas se afiliaron; y la reciente amenaza expresa de Washington, de hacerse de los hidrocarburos de M√©xico y Canad√°. El sector se recibe bajo putrefactos tufos de entreguismo y corrupci√≥n.

El relanzamiento del potencial productivo del país y de reconciliación social, liberándolo de la obsesión del gerentismo y la especulación neoliberales, implica desafíos a la capacidad y voluntad políticas de los nuevos secretarios del Trabajo, de Reforma Agraria y de Agricultura, Desarrollo Rural y Alimentación. Las dos primeras dependencias han sido despojadas por la tecnoburocracia de su carácter tutelar de los derechos de la clase trabajadora, y han sido las plataformas de prestación del ejército de reserva a los cárteles del crimen organizado.

En Trabajo, queda el hoyo negro cavado por el calderonismo y el reto de la instrumentación de una incendiaria reforma laboral, suspendida por el Poder Legislativo en su acción más contundente para la democratización de los reglas de contratación colectiva y de limpieza sindical.

En Reforma Agraria, Calder√≥n Hinojosa quiso dejar v√≠a libre a la expropiaci√≥n de la propiedad rural (ejido y comunidades agrarias), enviando de √ļltima hora una iniciativa de reforma a la ley respectiva, con la que culminar√≠a la contrarreforma depredadora heredada del salinismo, que encuentra su sentido en el hecho de que, sobre suelo y en el subsuelo del territorio nacional se encuentra el potencial energ√©tico, y su r√©gimen de tenencia est√° en la mira al menos desde fines del siglo pasado, en que se lanz√≥ el proyecto privatizador contenido en el estudio El sur tambi√©n existe, patrocinado por el Banco Interamericano de Desarrollo y la Secretar√≠a de Hacienda zedillista.

Nueva sociedad para un nuevo hombre

En el sector Salud, incluyendo el régimen de Seguridad Social, endosado en sus líneas financieras estratégicas a administradoras privadas,  contra toda iniciativa de reforma al Sistema propuesta y defendida por especialistas independientes, de autoridad académica algunos, voceros de la Secretaría de Salud calderoniana, todavía una semana antes del cambio de gobierno, antepusieron una tardía reforma gerencial al improvisado e insuficiente Seguro Popular.

La pacificaci√≥n de M√©xico, que ha de pasar por las zonas cr√≠ticas arriba descritas,¬† toca al gabinete de Seguridad Nacional y, b√°sicamente, a sus erosionados y atrofiados aparatos de Defensa Nacional y Marina Armada, menguados en su autoridad, prestigio y confianza en aras de la glorificaci√≥n de una corrupta Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica.

Del hombre nuevo en una nueva sociedad hablaban los viejos utopistas. De este tama√Īo es el reto del que fue partido casi √ļnico y que, ahora que retorna al poder presidencial, ya no lo es. (Abraham Garc√≠a Ibarra)



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 455 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner