joomla visitor
AuditorŪa
EDITORIAL
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 295

EDITORIAL

Pragmatismo,

bestial ensayo que tiene

a la nación postrada

Pragmatismo, es talar los frondosos bosques de la cultura para buscar el camino de retorno al orangut√°n. Pragmatismo, es extinguir toda noci√≥n de¬† √Čtica, renunciar a la raz√≥n y abandonarse al dictado oportunista del instinto. Pragmatismo es, en s√≠ntesis, dar la espalda a la Historia, porque se la ignora o se reniega del edificante hacer humano al trav√©s de los siglos.


editorial voces 295

 

Moral es ‚Äú√°rbol‚ÄĚ que da moras, dijo una vez un cacique chocarrero potosino -Gonzalo N. Santos- quien, surgido del movimiento armado, se inici√≥ pol√≠ticamente en el Partido Nacional Revolucionario y termin√≥ su ciclo en el Partido Revolucionario Institucional, revestido de fama como pistolero electoral.

De aquella obscena expresi√≥n -tomada a t√≠tulo de fe- se valieron los detractores del viejo r√©gimen pol√≠tico mexicano para dar por sentada la subcultura antidemocr√°tica del Partido de la revoluci√≥n. Cuando a√ļn hab√≠a intelectuales en el Partido Acci√≥n Nacional (PAN), que los hubo, √©stos hicieron de la frase leitmotiv de su discurso opositor.

Al presidente panista saliente, Felipe Calder√≥n, le dio por despedirse del encargo, refocil√°ndose en el canto bravero de los corridos El hijo desobediente y El perro negro. No s√≥lo: Remiti√©ndose a met√°foras poltronas, hizo de la suprema magistratura de la Rep√ļblica estampa de cuento infantil identific√°ndola como la carroza que, a la media noche, se convierte en calabaza arrastrada por ratones.

¬ŅC√≥mo lleg√≥ el partido de las derechas al pragmatismo? Recorriendo el tramo de setenta a√Īos -de la oposici√≥n al poder-, dejando a la vera de su ruta la promesa √©tica de sus padres fundadores y la moralidad defendida por la primera generaci√≥n directiva, para embarcarse sucesivamente en el relativismo moral y terminar chapoteando en la inmoralidad.

La llamada generación del cambio de sedicentes militantes del Partido Revolucionario Institucional empezó por devaluar los valores de la cultura nacional y los principios ideológicos de la Revolución, reduciéndolos a simples mitos y dogmas desechables, como coartada para ofrecer a los mexicanos una fantasiosa postmodernidad repartidora de ilusoria prosperidad.

Desde 1988, el pueblo mexicano empez√≥ a castigar con su voto al gobierno del PRI. Juiciosos analistas del propio partido, al hacer el balance de los resultados electorales de aquel a√Īo, concluyeron que el voto de castigo contra el r√©gimen tuvo su placenta en los depredadores resultados de una pol√≠tica econ√≥mica dictada por el pragmatismo de la tecnoburocracia priista. En 2000, el presagio se cumpli√≥ cabalmente como respuesta indignada a la terquedad fundamentalista de los neoliberales.

El PRI sali√≥ de Los Pinos, pero los nuevos hu√©spedes porfiaron en el pragmatismo devastador. Los panistas no s√≥lo se avergonzaron del legado doctrinario que dio cuerpo ret√≥rico al humanismo pol√≠tico; se refugiaron en la ley del menor esfuerzo intelectual y nadaron de muertito sobre pilas de cad√°veres de cientos de miles de compatriotas. Y todav√≠a, en sus horas crepusculares, el derrotado estelar del pasado 1 de julio record√≥ entre los humos de la hoguera electoral que alguna vez su partido postul√≥ el ‚Äúhumanismo pol√≠tico‚ÄĚ.

La publicitada transici√≥n democr√°tica se qued√≥ tambi√©n en esqueleto declamatorio. Si alguien espera que la osamenta sea revestida de musculatura nueva, puede sufrir otro desencanto. En el actual Congreso de la Uni√≥n se observa a sobrevivientes de la usurpaci√≥n de 1988 y de las bancadas parlamentarias priistas que en 2000 y 2006 cedieron los arreos presidenciales a adversarios que en el trascurso de las √ļltimas dos d√©cadas hab√≠an dejado de serlo para convertirse en aliados.

Ambos bandos siguen hermanados en un pragmatismo de pastiche que ha dejado el llano en llamas. Como inane consuelo a sus repetidas derrotas, los voceros del PAN le asestaban a cada nuevo sucesor en la presidencia priista una expresi√≥n de la comedia espa√Īola, como herencia maldita del mandatario saliente: Imposible la dejasteis para vos y para m√≠.

Es probable que Enrique Pe√Īa Nieto, en su debut¬† en el Poder Ejecutivo federal, tenga que revirarle a sus antecesores panistas con el mismo, justificado reproche. Como el crimen, el pragmatismo ‚Äúno paga‚ÄĚ. Al menos, no a los votantes, siempre defraudados por la acci√≥n del gobernante.



More articles by this author

Gregorio Jiménez, una víctima más del exterminio periodísticoGregorio Jiménez, una víctima más del exterminio periodístico
LA FEADLE, R√ČMORA BUROCR√ĀTICA ¬† Gregorio Jim√©nez, una v√≠ctima¬†m√°s del exterminio period√≠stico¬†Gregorio...
SUCESOSSUCESOS
SUCESOSEl presidente Barack Obama felicit√≥ a Enrique Pe√Īa Nieto por la...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 555 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner